REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
18 | 10 | 2018
   
26-11-2012 
EL ELEFANTE BLANCO Y EL LABERINTO FIDECÍNICO
Autor: Javier Ortiz Tirado Kelly
Por Javier Oteka

Una de mis hipótesis respecto a las triquiñuelas en el proceso para acceder al Fidecine, cuya demostración es absolutamente factible, puede redactarse más o menos así:

La última convocatoria para la presentación de proyectos a Fidecine fue publicada el domingo 30 de octubre de 2011, indicando que el período de recepción de proyectos comenzaba el jueves 3 de noviembre de ese mismo año y terminaba cuando se agotaran los recursos. Es decir, a la comunidad en general se le dieron sólo 3 días (lunes, martes y miércoles) para preparar y presentar sus complejísimas carpetas, en caso de que quisieran ingresar entre los primeros con más factibilidad de obtener recursos.

Además de ese embuste, en ese momento cambiaron las reglas de operación y los documentos que solicitaban. Entender una reglamentación con tanto cambio, es entrar en un laberinto del que casi sólo pueden salir bien librados ciertos productores y leguleyos enterados con bastante anticipación.

A mí, el Coordinador de Fidecine me revisó la carpeta de mi proyecto, como a todo aquel que lo solicitara, antes del día de la recepción, y eso porque me enteré previa pero tardíamente del próximo lanzamiento de la convocatoria, ya que los chismes vuelan aunque sea con poca oportunidad. Es así que, a marchas forzadas pude ajustar y corregí todo lo que me recomendó el Coordinador. El día de la entrega, ese mismo Coordinador ya me quería rechazar la entrega de mis carpetas. Salí bien librado de ese obstáculo porque pude demostrar que no faltaba nada de lo que él me había pedido; pero al final fui prácticamente aniquilado.

Toda esa maraña no puede ser diseñada así, sino para favorecer a quienes logran enterarse con bastante anticipación de todo ese laberinto y de los cambios en las reglas. Por eso, a la mayoría la rechazan, a veces simplemente porque a alguien le falta un intrascendente papel que podrían llevar al día siguiente, pero desde luego, perdiendo el turno.

Es un proceso kafkiano rediseñado en cada convocatoria para favorecer a la clientela de los leguleyos previamente enterados. La mayoría perece a medio camino, no porque estén mal sus proyectos, sino porque la tramitología burocrática se encarga de eliminarlos para beneficiar a los leguleyos, a los promotores e intermediarios quienes después enajenan sus proyectos a otros sujetos de apoyo, dejando un margen muy estrecho para quienes sin estar coludidos sí logran concluir el proceso. Yo le apostaba a ese estrechísimo margen, la víspera del día inicial para la entrega pernocté con otros cinco “pacientes” a la intemperie, frente a las oficinas del Imcine para ganar un buen lugar, pero fui aplastado por el elefante blanco que me esperaba al final del laberinto Fidecínico.


Suscríbete a CineDenuncias en Facebook:

http://www.facebook.com/groups/308252719236825/