REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
18 | 10 | 2018
   
01-08-2014 
Porque los libros también te harán llorar
Autor: Mariana Chávez
¿Cuál fue el primer libro que leíste? ¿Cuándo fue la primera vez que le dijiste a alguien ¡Te amo!? ¿Cuándo fue la primera vez que tuviste que despedirte de un amigo hasta que doliera? ¿Cuándo perdimos la inocencia en este mundo cruel? Pero que con una sola palabra se puede transformar nuestro espacio.
Estas y muchas preguntas puede lanzar nuestro cerebro y corazón con la película “The book thief” (Ladrona de libros) (2014) dirigida por Brian Percival con las actuaciones de Geoffrey Rush, Emily Watson y Sophie Nélisse que nos transporta a la Alemania nazi desde los ojos de una pequeña e inteligente rubia que nos envuelve con sus palabras impresas cual dulce sueño y nos mira a través de esos hermosos ojos que definitivamente a más de uno nos hizo remontar a nuestra infancia pero que al mismo tiempo, durante el film, da esa sensación que algo se resquebraja dentro, el doloroso despertar del sueño infantil ante un mundo apocalíptico como lo fue la segunda guerra mundial, en donde las palabras, la belleza hecha prosa era más que un delito, no había espacio para lo que tal vez ahora ya no se aprecia desde el boom de la tecnología, los libros, que guardan secretos, amores, familias, lágrimas, sonrisas, dolor, injusticias, alientos, espíritus, parecieran sólo palabras sueltas, al aire, pero que la pequeña Liesel se encargó de guardarlas desde el momento en que aprendió a leer de la mano de Hans, su padre, de su ferviente oyente, Max, y su mejor amigo y enamorado eterno, Rudy, por supuesto sin quitar mérito a esa madre hecha de truenos por fuera pero con el corazón tierno, Rosa.
Pocos han tenido y muchos deseamos tener una vida tan próspera al envejecer, un espíritu como el de Liesel sobrepasa las fronteras humanas, tanto que a la muerte cautivó y sin duda “almas como la de Liesel hacen que me obsesione con los seres humanos”