REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
14 | 10 | 2019
   

Confabulario

Poemas regionales y campestres


Edwin Lugo

VERACRUZ

Con la nota timbrada del soneto
con la púrpura gala del lenguaje
labrando con tus alas un boceto
se descubre tu esencia y tu linaje.

Veracruz:
Eres cuerno de abundancia y alegría,
pródigo granero que compartes
los frutos de tu tierra en demasía
y tu virtud en las ciencias y en las artes.

Hoy pregono tu valor y tu hidalguía,
que tu lealtad Veracruz lleva mensaje:
eres el bello estado que porfía

asombrando por su fuerza y su coraje,
el pueblo que al escribir su biografía
¡Transforma el verso en homenaje!

FORTIN
Cual despunte de un alba que inaugura
la armonía de la camelia inmaculada,
la ciudad de Fortín es la estructura
de tu gente laboriosa y ordenada.

Por las manos de Dios acariciada,
por las manos del hombre florecida
la gardenia de marfil estremecida
es la ofrenda de la tierra cultivada.

Y en el ahínco tenaz del jardinero,
que reverente ante la planta se arrodilla
mientras trina el jilguero vocinglero

se comprueba que en Fortín, botón preciso,
en el tronco por el que resbalan las ardillas
se ha quedado un rincón del paraíso.




SAN ANDRES TUXTLA, CATEMACO

Agua verde con la luz de hechicería,
en la piel tropical que da al boscaje
la apariencia de un mar en lejanía,
exaltando del trópico el follaje.

Catemaco, ostentas el seráfico celaje,
húmedo del calor que mengua el viento,
y regala el más espléndido hospedaje
tu famoso manantial para el sediento.

Con el frescor de la lluvia te solazas,
y a San Andrés donde jade se evidencia
le imprimes la verdura en finas gasas

ornándose con el matiz de tu linaje,
y no acierta a definir ninguna ciencia
la gracia insuperable del paisaje.

XALAPA

Compendio del saber, ciudad preciada,
que brillas por tus luces diamantina,
y eres réplica de Atenas engarzada
en el joyel de la letra salmantina.

Envueltos en mil velos nacarados,
tus jardines se acurrucan y suspiran,
y en la piedra ancestral de tus santuarios
arden siglos de fe que te iluminan.

Xalapa: tus edificios asombran al esteta,
la cultura es en ti presencia y fama
.¡Qué en un banco de tu parque hoy el poeta

comparta con tu juventud tan entregada,
el libro que conduce hasta la meta
del futuro de la patria mexicana!


COATEPEC

En tus laderas teñidas de turquesa,
allá donde los cafetales hacen nido,
se prodiga la feraz naturaleza
con fragancias que aroman los caminos.

Coatepec: eres ósculo del cielo,
apoteosis de natura inmaculada
en la copa de tus árboles revuelo
de la fauna variopinta y emplumada.

En tus noches la luciérnaga se prende,
en la comba del cielo ya estrellada
que enmudece los labios de sorpresa

y en la aurora el disco que se enciende,
madura en la planta despuntada
el néctar que paladeamos en la mesa.

ORIZABA

A Orizaba le llaman pluviosilla
hogar de una novia “La Calandria”
y terruño de otra joven ¡Angelina”
que en pluma de Delgado se estamparan

Orizaba la de las luchas obreriles,
gloriosa en los pinceles de Velasco,
es las manos callosas y fabriles
de tus hijos entregados al trabajo.

Por la simas de tus cerros imponentes,
por las crestas de tus montes atrevidos,
por tus ríos trastocados en torrentes

Orizaba: ¡Por siempre bendecida!
Eres lluvia escapada en la corriente
que renueva el prodigio de la vida.

PUERTO DE VERACRUZ

Bullanguera, indómita y bravía,
sol y arena en playas de bonanza,
eres cuna de patriótica porfía
y eres puerto abierto a la esperanza.

En tu cálido carnaval hay fantasía,
desplegada en el ritmo del huapango,
y el ingenio de la estrofa es alegría
escurrida entre las risas del fandango.

Veracruz: tras el atardecer anaranjado
se hunde tu castillo entre las sombras,
entonces el costeño endomingado

baila al son de las arpas y las coplas,
¡Y el palique en La Parroquia renovado
se refresca con la brisa de las olas!

MINATITLÁN

Río y mar, maridaje de centurias,
se unen en una escena de proezas.
allá donde el Dador dio con hartura
una tierra rebosante de riquezas.

En tu seno el petróleo se derrama,
Minatitlán: de sol de fuego exhausto,
en el pozo el penacho que se inflama
es ofrenda de luz en holocausto.

Así ejemplas con los logros de tu traje,
nobilísima ciudad: sonrisa y llama,
que en las metas no caben los virajes

y el trabajo fecundo y sostenido,
es la cuota que la patria te reclama
¡Y el deber con tu patria está cumplido!

CÓRDOBA

Embriaguez de follaje en desvarío,
en las hojas mecidas por el viento
vegetal sonatina que el rocío
regala su frescor y su contento.

Por tus calles de activo movimiento,
por tu parque de exótico extravío,
por el lenguaje gris del firmamento
en Córdoba perdura el señorío.

En tus plazas serenas y tranquilas,
la provincia veracruzana se recuesta
y parece que hasta entornan las pupilas

los balcones a la hora de la siesta
y se estremecen de dulzor las clorofilas
en el naranjo cordobés que es una fiesta.


TARDECITA EN SAHUAYO

Tardecita en Sahuayo que en oros de fiesta,
pones fin a un día caluroso y ufano,
traes perfumes y brisas de la verde floresta
mientras trinan las aves en alegre parvada.

La parroquia convoca ¡Cantarín campanario!
a concluir en el campo laboriosa jornada,
es la hora azulada de rezar el rosario
y gozar de la noche cual una gema encantada.

Ya los novios se aprestan al romance sabroso,
es la hora propicia de decirle a la amada,
un te quiero sincero que la llene de gozo
y que acceda a la boda largamente anunciada.

Tardecita en Sahuayo, en tu plaza arbolada,
en sabroso palique cuando llegue el invierno,
quiero irme una noche que luzca estrellada
y hundirme en el sueño misterioso y eterno.


MAÑANITA SAHUAYENSE

Preciosa mañanita friolenta aquí en Sahuayo
despuntas con la aurora detrás del monte azul,
y traes gratos aromas de algún verde sembrado
y vas venciendo sombras con tu rosada luz.

Mañanita en que riega la angosta callejuela
sonriente una muchacha que alegre madrugó,
y que a la vaca pinta que gusta de ordeñarla
le arrima con la mano la alfalfa con amor.

Y allá tras las paredes de adobes el colegio,
convoca a los infantes a la ciencia del saber,
mientras el campesino previene su talego,
el tractor o la yunta y un beso de mujer.

Y el pueblo se levanta, con fe ansía el progreso,
el huerto da sus frutos, la abeja da su miel,
y el pájaro travieso, conspicuo carpintero,

construyendo su nido, cumple con su deber,
Sahuayo de la ciénega fecunda y generosa,
tu campo es de la patria su plácido vergel.


FIESTAS DE LA INDEPENDENCIA

Fiestas de la independencia
hoy vienen a mis recuerdos,
gran alboroto en las calles,
banderas, cohetes, desfiles,
y cañonazos y truenos.
Los niños de las escuelas,
orondos caminando tiesos,
y gendarmes y milicos
aguerridos en sus puestos.

Por la noche romería,
antojitos, golosinas,
y dulces para los dulceros,
y garbanzos y alegrías,
charamuscas y buñuelos.

Más tarde venía el baile,
y las muchachas arreglos
de trajes típicos lucen
portando charros sombreros.

¡Oh, las fiestas septembrinas
que me causaban desvelos,
viendo bailar a mi novia
dándome con otro celos!

Y luego al siguiente día,
regadas sobre las calles
con las basuras dispersas
que levantan barrenderos

y el aguacero en la tarde,
mas en la noche el encuentro,
con dulces reconciliaciones
y palabras de contento.