REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
10 | 12 | 2019
   

Apantallados

María Félix, un gran mito


Martha Chapa

A cien años de su nacimiento, María Félix confirma que es todo un mito a la vez que se va aclarando con nuevas e impactantes revelaciones de quienes la conocieron o vieron en sus películas y hoy le sobreviven.
Así, es evidente que el gran público tenga mayor información sobre su destacada trayectoria profesional en el cine, más que en la vida personal, que tantas veces se ocultó o distorsionó entre rumores y chismes coyunturales. Por ejemplo, pocos sabían de sus inclinaciones incestuosas hacia uno de sus hermanos que con el tiempo hasta ella aceptara públicamente.
Su vida fue entonces o estuvo marcada por claroscuros, lo mismo de triunfos resonantes que de episodios sombríos e incluso trágicos. Una carrera fulgurante en el cine que le atrajo riqueza, poder y admiración, contrastando con amores fallidos o interrumpidos por la muerte del ser amado, como ocurrió en el caso de Jorge Negrete o de Alex Berger. Y qué decir del que seguramente fue el golpe más fuerte de su vida como la muerte de su adorado e hijo único, Enrique.
Una mujer que tuvo una presencia influyente al lado de personajes célebres de la música, la política o los toros. Cómo no recordar a Agustín Lara o al torero Luis Miguel Dominguín.
El hecho paradójico es que ahora se sabe más de ella, de su intimidad, de sus amores, sus anécdotas o sus debilidades, que parecieran fueran antes dosificadas con un toque de misterio que sin duda también contribuyó a la formación del mito cinematográfico y en la propia vida social de México.
Hoy, nos cuenta uno de los hombres con los que ella sostuvo una relación sentimental, Antoine Tzapoff, que ella era muy diferente de lo que se creía, pues por momentos no era tan fuerte ni tenía ese carácter que se le atribuía, pues buscaba la protección masculina, como tampoco la dureza o frialdad de quien era evidente su ternura y sentido del humor en el trato íntimo.
Pero más allá de tantas historias o leyendas que de su vida se cuentan, es sin duda uno de los grandes personajes, de la llamada época de oro del cine mexicano y de la cultura popular o por igual de la vida palaciega y de la élite social, desde los años cincuenta hasta los últimos días de su vida, dada su amistad cercana con personalidades de la talla del genial pintor Diego Rivera o del expresidente Miguel Alemán, así como en el plano. Internacional ya se trate de Eva Perón, George Marchal, Yves Montand y Gérard Philipe o Jean Cocteau, quien llegó a decir que: “es tan bella que hace daño”.
Su mismo deceso fue polémico y ya no digamos la formulación de la herencia y los herederos de sus bienes que tanto lamentara otra luminaria de México como lo es Elenita Poniatowska, en el campo de las letras, el arte y la cultura, quien piensa que fue una desafortunada decisión de la diva mexicana porque su casa de Polanco bien pudo haberse convertido en un museo de y para ella, en lugar de haber sido regalada o incluso demolida ya tristemente en nuestros días.
La astucia y agudeza de la sonorense tejió en forma paralela y produjo frases inolvidables como aquélla de que “Si bien el dinero no proporciona la felicidad, como calma los niervos”, aunque por cierto nuestro amigo y colega José García Ocejo, también cercano a ella, afirma que quien en realidad lo dijo antes fue la actriz “mejor pagada del mundo” Zsa Zsa Gabor.
Una vida apasionante e intensa fuera y dentro de los sets cinematográficos y con etiquetas múltiples: devoradora de hombres, amante de las joyas y del dinero, puros, viajes, relaciones con intelectuales, uso implacable del poder en su carrera hacia el éxito, y dueña de una deslumbrante belleza física y embrujadora personalidad, que llenaba sobradamente las pantallas del cine, además de importantes espacios de la vida social, política y cultural en México y el Extranjero.
Hace ya 12 años que murió y cien que han pasado desde su nacimiento, ameritan recordarla hoy en toda su dimensión y carga emocional, tanto de las oleadas de sus admiradores como de sus críticos y detractores que nunca la faltaron.
Una mujer, una actriz, una mexicana que seguiremos viendo en retratos y películas y de la que de seguro no dejaremos de hablar, para bien o para mal, tal como ocurrió en su arrolladora vida misma.

enlachapa@prodigy.net.mx
www.marthachapa.net
twitter: @martha_chapa
facebook: Martha Chapa Benavides