REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
09 | 08 | 2020
   

Letras, libros y revistas

Léopold Sédar Senghor


Marisa Trejo Sirvent

Léopold Sédar Senghor, a quien se ha llamado “Padre de la Negritud”, junto con Aimé Césaire y León Gortrand Damas, nació en el pequeño pueblo de Joal que se encuentra ubicado a unos cien kilómetros de Dakar, el 9 de octubre de 1906. Su padre, Basile Diogoye Senghor, hombre rico de noble ascendencia dedicado a la ganadería, fue fundador de una numerosa dinastía (Léopold tuvo oficialmente dos docenas de hermanos). Su madre, nacida en Dijilas, Senegal, de origen más humilde, tuvo un hermano pastor que cuidaba rebaños a quien Léopold tuvo un gran cariño: “yo me sentía, -decía él- de sangre materna y buscaba en cualquier ocasión la compañía de mi tío quien me abrió los ojos a la vida de los animales y a los fenómenos de la naturaleza”. Su padre, que tenía otros planes para él, lo castigaba de vez en cuando, al regresar de hacer las visitas a su tío; pero aun así, Léopold supo disfrutar de la vida del campo, nadando en el río, montando los caballos a pelo, recogiendo frutos silvestres o simplemente jugando.
A la edad de ocho años cuando corría el año de 1914, es enviado al norte de su pueblo, al internado de N’Gasobil (Le Piuts-de-Pierre) a solamente seis kilómetros de su lugar de origen. Pero siendo él, por el lado paterno, de raza Serère, no hablaba más que esa lengua cuando llegó a estudiar con los padres del espíritu santo, por lo que tuvo que aprender el francés, lo que le fue fácil pues demostró gran habilidad para las lenguas, ya que posteriormente aprende el inglés, mientras visita a un hermano suyo que vivía en Gambia. Fue Léopold un niño no sólo de gran memoria sino de una inteligencia brillante.
A los dieciséis años, se va a Dakar, queriendo ser seminarista mientras continúa sus estudios en el Colegio Liberman, deseo que no satisface, al aceptar, no con poca tristeza, su falta de vocación. Termina sus estudios de Bachiller en el Liceo Van Vollenhoven donde se distingue de otros estudiantes, en francés, en griego, en latín y en álgebra. Con una sed de estudio y amor por la literatura, lee a los clásicos y, es en esta época, cuando comienza a escribir sus primeros versos, desafortunadamente extraviados.
Con un diploma en la mano y una media beca del gobierno hace su primer viaje, en barco, a Europa, llegando a París en pleno otoño para iniciar sus estudios en el Colegio Louis-le-Grand, de la Sorbona, durante tres años. En este colegio tuvo como condiscípulos a: Georges Pompidou, Robert Verdier, Paul Guth y Henri Queffelec. En 1930, deseoso de conocer mejor Francia recorre una de las más bellas regiones francesas, la Touraine, en bicicleta. Tres años después, obtiene su naturalización francesa y es designado como el primer agregado africano de la Universidad. En 1934, cuando funda la revista El estudiante negro (que reúne a poetas antillanos y africanos) junto con Aimé Césaire y León Gortrand Damas, y, es en medio de acaloradas discusiones del grupo, cuando surge el concepto de “La Negritud”, que defiende el “conjunto de valores culturales del mundo negro-africano”.
En 1937, se desempeña como profesor de literatura y gramática en el Liceo Descartes de Tours y en 1938 en el Liceo Marcelin-Berthelot en Saint-Maur-des-Fossés. En 1939, la guerra lo convierte en soldado y es en esa época cuando publica su escrito Lo que el hombre negro aporta en la Editorial Plon, y en 1940, cae prisionero en La Charité-sur-Loire, hecho que marca profundamente sus convicciones al convivir con campesinos y pescadores. Ahí comienza a aprender alemán con el deseo de leer a Goethe en su idioma. Escribe sus Hostias negras, anales del sufrimiento y del sacrificio. En 1941, liberado por enfermedad, participa en la resistencia en el Frente Nacional Universitario. En 1945, publica Cantos de sombra en la Editorial Senil. Es elegido Diputado de Senegal en la Asamblea Constituyente. A partir de esa época, sus publicaciones se vuelven cada vez más prolíficas: poemarios, escritos sobre la Negritud, estudios sobre la poesía negra, prefacios, ensayos, inclusiones en antologías, etc.
Finalmente, en 1960, es elegido primer Presidente de la República del Senegal en el momento en que también se da la secesión del Senegal con la República de Mali. En 1961, publica su libro Nocturnos. Recibe varios Doctorados Honoris Causa: Universidad de París en 1962; Universidades de Strasbourg y de Ibadán en 1964; Universidades de Lovaina y de Fordham en 1965; Universidades de Harvard, de Laval y de Beirut en ese mismo año; Universidades del Cairo, Alger y Burdeos en 1967; en 1968 recibe, finalmente, el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Fráncfort.
Entre otras distinciones con las que fue distinguido, sobresalen: el Premio Internacional de Poesía y Medalla de Oro de la Academia Francesa, en 1963; el Premio de la Paz (de los libreros alemanes), en 1968; es nombrado Miembro del Instituto de Francia, en 1969; ocho años después, en 1977, recibe el Premio Literario Príncipe Pierre de Mónaco y el Premio de Poesía Francesa, por toda su obra; en 1981, el Premio Alfred de Vigny; en 1983, es elegido como Miembro de la Academia Francesa. Léopold Sédar Senghor fue también Presidente de la Interafricana Socialista y Miembro del Consejo Pontificio para la Cultura.
Entre otras obras suyas se encuentran: Cantos para Naët y El Mensaje de Goethe a los nuevos negros; De la libertad del alma o elogio del mestizaje (1950); La Juventud de Víctor Hugo (1952); La Bella Historia de Leuk-le-lievre, La contribución negro-africana en la civilización mundial, La aportación de la poesía negra y Lenguaje y poesía negroafricana (1953); La estética negro-africana, El espíritu de la civilización o las leyes de la cultura negro-africana, Ethiophiques, Cantos de sombra y Hostias negras, las dos últimas en reediciones (1956); Los elementos constitutivos de una civilización de inspiración africana; Nocturnos (1961); Poemas (1964); Elegía de los Alizés (1969); Libertad II, Nación y vía africana del socialismo (1971); Cartas de invernadero (1973); Libertad III, Negritud y civilización de lo Universal (1977); Elegías mayores y Diálogo sobre la poesía francófona (1979); La poesía en acción y por último, en 1983, publica Libertad IV.
Léopold Sédar Senghor, este poeta senegalés que renunció en 1980 a su cargo como Primer Magistrado del Senegal para retirarse apaciblemente a escribir, aún no ha sido valorado en el mundo de habla española, debido a que lamentablemente, muchas de sus obras continúan sin ser traducidas.

Bibliografía

DEMOUGIN, J. (1987). Dictionnaire de la Littérature française et francophone. Tomo 3, París, Larousse.
GUIBERT, A. (1969). Léopold Sédar Senghor. 8ª. Ed., París, Editorial Seghers.
CORZANI, J. (1974). Encyclopédie Antillaise. Littérature et Poésie. París, Gallimard.
KESTELOOT, L. (1987). Anthologie Negro-africaine. Bruselas, Marabout.
L. MONDEJAR, P. (1972). Poesía de la negritud. Madrid, Editorial Fundamentos.