REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 09 | 2019
   

De nuestra portada

Mochada presupuestal a la cultura


Daniel Dueñas

Y así es, merced a la baja del crecimiento económico del 1.2% en el Producto Interno Bruto, uno de los más bajos de los últimos años, el gobierno en funciones se verá obligado a adelgazar el presupuesto nacional para el próximo año, practicando recortes a varios rubros inmersos en el gasto público, seriamente afectando a las áreas que tienen que ver con la promoción de la cultura, ya en las artes, ora en la ciencia y, algo que atañe a millones de jóvenes, en los subsidios federales a las universidades públicas, a las que conocemos como centros de estudios superiores, instituciones encargadas de la formación de las presentes y futuras generaciones de profesionistas tan necesarias para el país.
Estas universidades tienen cuna en cada uno de los estados de la federación, logro alcanzado gracias al esfuerzo, dedicación y empeño de gobernantes locales apoyados por los gobiernos centrales, que se empeñaron en llevar la educación superior a lo largo y ancho de la nación, donde han sentado reales, han formado ya dos que tres generaciones de profesionales en las leyes, la medicina, la ingeniería civil e industrial, en la administración pública y privada, en las artes, la historia, las letras y otras más, que han venido a enriquecer con el saber ahí adquirido, sí, en las aulas, con los maestros adecuados, brindándoles no sólo una educación correcta, sino gratuita, si consideramos lo magro de las colegiaturas.
Esta gratuidad no podría darse sin el apoyo de los gobiernos y sus gobernantes decididos a llevarlo a cabo, tampoco sin las aportaciones del gobierno federal, apoyos ambos que, gracias a la forzada reducción de los presupuestos locales y el federal, se verán mermados, mochados, dice la grey universitaria, poniendo en un auténtico brete a los directivos de estas instituciones, a quienes se les nubla el futuro con tal moche y desmoche que se les viene encima, tal es el caso, como de las del resto del país, de nuestra Universidad Autónoma del Estado de Morelos, que ya ha anunciado por adelantado su preocupación, temor y no poca tristeza, frente a lo inevitable, frente a un mal, producto de otro a nivel mundial que harto nos afecta, la recesión económica que invade a Europa y a los Estado Unidos, hoy paralizado su gobierno ante la negativa de las cámaras de representantes, de autorizar el presupuesto, fenómenos que, a la vera de los que también asuelan al resto de América, repito, obligan a los idos y traídos desmoches.
¿Habrá solución al problema? ¿Habría rendija económica que aprovechara el gobierno local? Difícil, pues también éste sufrirá desmayos en su presupuesto, aunque no debemos adelantar vísperas negativas y sí elevar rezos para que nuestro gobernante saque algo de la manga, un as que convierta los dos pares en el triunfante full.