REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
16 | 09 | 2019
   

Arca de Noé

La Tradición


Roberto Bravo

En la producción de narrativa literaria y poesía existe el temor en los creadores, y el estigma de los críticos, de que quienes siguen escribiendo de manera tradicional les espera, a sus textos, el anaquel de los libros olvidados. Debemos ser contemporáneos en nuestra escritura, aunque nadie nos diga cabalmente qué es ser contemporáneo, e insistir en dejar atrás el conservadurismo. Algunos escritores han contratado, como los artistas del espectáculo, quien diseñe su imagen, y les diga cómo presentarse en público para parecer actuales. El autor no sólo debe estar al día en materia literaria, sino que debe parecer que lo está. Y si alguna vez preguntamos a ese poeta de actualidad que nos dé un concepto sobre el que descansa su poesía, no sabrá qué decirnos, titubeará y eso será todo. Baudelaire que además de ser poeta sabía lo que estaba haciendo pensaba:
Los poetas que se guían solamente por instinto, me parecen incompletos. La vida espiritual de esos poetas debe sufrir en algún momento una crisis que los obligue a repensar su arte, descubrir las oscuras leyes a partir de las que pueden crear, y deducir de este análisis una serie de preceptos cuyo eterno propósito es la infalibilidad de la producción poética.
Guiadas por esta preceptiva, desde principios del siglo XX, tres poetas miembros de la familia Herrera Prats de Tuxtepec, Oaxaca, me permiten presentar tres ejemplos de una tradición que es usada por muy pocos en estos días.

COMO EL AGUA
Por Angelina
Como el agua hazme Señor
Transparente y cristalina
Dúctil, suave y cantarina,
Que viva con esplendor
Y logre en mi derredor
Extinguir pronto la llama;
Ese fuego que en el ser
Se prende de chispa inquina,
Que a ese ser contamina
Intranquilizando el alma.

Que cual arroyo mi vida
Serena siga su andar,
Para que al llegar al mar,
Ese océano en el que anida
Toda el agua de la vida,
Esta gota que será
Mi ser en la inmensidad
Se fusione, y confundida
(con su misión ya cumplida)
Se funda en tu eternidad.


NAUFRAGIO
Por Mireya Herrera Prats
Amigo, ¿no miras? el barco naufraga,
no quedan pilotos
y a mares remotos
el gélido oleaje nos arrastra.

Tremenda la roca se ve allá a lo lejos
no quedan pilotos
y a mares remotos
tristes y cansados vamos a arribar.

No tenemos tiempo en la travesía
no quedan pilotos
y a mares ignotos
solos llegaremos sin meta alcanzar.



ETERNIDAD
Por M.R. Prats de Herrera
Temida eternidad
Patria desconocida
Dejo aquí mis amores,
Los frutos de mi vida
Me voy en soledad.