REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
24 | 05 | 2019
   

Letras, libros y revistas

La biblioteca de David recomienda...


David A Figueroa Hernández

Santa Anna. Nuestra historiografía siempre ha tenido la característica de enseñarnos quiénes son los personajes nacionales catalogados como heroicos o malvados. Como nación, gozamos de grandes caudillos que han dado forma a nuestra actual vida contemporánea pero se ha vituperado a otros, cuyas acciones han sido un tanto negativas social, económica y políticamente hablando, pero en este contexto ¿quién está libre de culpas?
La presente lectura es un reconocido esfuerzo por tratar de colocar en un juicio más equitativo, a uno de los personajes más siniestros de la historia Patria, Antonio López de Santa Anna.
A lo largo de su vida, este héroe, considerado por algunos un héroe nacional y por otros un traidor y vende patrias, tuvo a México comiendo de su mano a lo largo de casi tres décadas en las que fuimos víctimas de dos intervenciones extranjeras, pérdida de nuestro territorio (aunque no fue tal ya que fue considerada una “venta”), una hacienda nacional en ruinas así como un intento por establecer una dictadura y, finalmente, la conquista de grupos centralistas y federalistas del poder político del país.
La figura enigmática de Antonio López de Santa Anna fue sin duda de hipocresía y deslealtad pero tampoco podemos ignorar los escasos momentos de lucidez al frente de las batallas y los grandes proyectos (egocentristas también) que no se llevaron a cabo en su mandato, tales como la edificación de una “Victoria alada” (como nuestro mal llamado Ángel de la Independencia) y la convocatoria para comenzar a buscar lo que más tarde llevaría al encuentro con la letra y música de nuestro hermoso Himno Nacional.
Para Fuentes Aguirre, nuestro autor, hablar a través de este “espléndido bribón”, como él le llama, es una forma de conocer hechos poco comentados y discutidos en la historia nacional. ¿Por qué dejar que Texas se separara tan fácilmente de nuestro país pretextando la no aplicación de la Constitución de 1824? ¿Por qué si tuvimos a las tropas norteamericanas en nuestras manos no pudimos repeler la agresión que la que más tarde nos arrebataría más de la mitad del territorio? ¿Por qué Santa Anna anteponía los gallos, los vítores y las mujeres por encima de su Patria?
Para quienes gustan de conocer facetas extrañas y poco conocidas de nuestros personajes nacionales, Santa Anna es sin duda una excelente opción ya que no sólo nos deja ver al personaje político, sino a la persona que guarda detrás y el porqué de muchas acciones que derivaron en lo que ya conocemos; algunas otras que si hubiesen sido llevadas a cabo, nuestro país sería otro, para bien o para mal.
El análisis hecho a Santa Anna es negativo; no obstante, el autor procura no condenarlo de facto porque la historia nacional así lo decidió, sino hace una serie de juicios razonados de las acciones tomadas por él sin pasar por alto la difícil situación interna y externa que el país tenía antes, durante y después de los diferentes gobiernos que encabezó este Presidente de la República.
Otros actores como Valentín Gómez Farías, Juan Álvarez, Nicolás Bravo, Guadalupe Victoria, José Joaquín de Herrera, Anastasio Bustamante y José Justo Corro, entre otros, proporcionan un amplio espectro para contextualizar la novela y entender las constantes pugnas por allegarse del poder político.
Las traiciones realizadas a nuestro país, no fueron hechas por un sólo hombre, en este caso Santa Anna, sino fueron una serie de cobardías por muchos más que nuestra historia no ha juzgado correctamente; esto es lo más importante que Armando Fuentes intenta aclararnos para que el lector haga su propio análisis y continúe investigando esa otra historia que no conocemos y que, en algunos casos, sólo nos quedamos con la visión que nuestro magisterio y el sistema educativo nos alecciona: los buenos y los malos, desde cierto punto de vista.

Santa Anna. Ese espléndido bribón y la guerra de Estados Unidos contra México, esa infame bribonada. Armando Fuentes Aguirre “Catón”. Ed. Diana. 2012, 659 pp.


dfigueroah@yahoo.com.mx