REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
27 | 05 | 2019
   

Confabulario

Diluvios


Alfonso Pedraza

Primeras quimeras
Evitando la bruma y el frío de la lluvia, pasaban los días bajo cubierta haciendo lo que tanto les placía:
—Para mañana chuletas de pegaso, después pechugas de ave roc —decía Noé a su esposa, mientras descarnaba a diente limpio unas costillas de unicornio.

Exclusividad
Agobiado por el celaje y el vendaval, pasaba los días bajo cubierta haciendo lo que tanto le placía:
—Después de esto, verás lo que pagarán por una simple pareja de chanchos —comentaba Noé a su esposa, mientras manejaba el ábaco con maestría.

In memoriam
Cae la lluvia. El monótono sonido del meteoro divino es un arrullo en todos los recovecos.
El goteo cesa, silencio total en la techumbre del arca. Los primeros en abandonar la nave, la pareja de muningos; enormes roedores verdes, saltaron por la borda buscando tierra. Murieron sin remedio; la barcaza sólo pasaba debajo de un claro en la tormenta.
Herederas de estirpe, las ratas repiten el acto en alta mar al menor signo de alarma.

Interrogante o necedad ancestral.
Cuando diluvió, ¿el dinosaurio estaba ahí?

Divina vacuna
Por mandato celestial fueron excluidos del arca: virus, bacterias y demás microseres vivos. Noé, atosigado por la bruma y el frío de la lluvia incesante, se mantenía a cubierta meditando. Preocupado por saber si en verdad los navegantes estaban libres de microbios y de sus males, preguntó:
—Yahvé, padre mío, ¿en verdad vamos libres de ellos?
—Confía hijo, nunca los padecerán en el futuro… mas, si aparecen, será por obra de los evolucionistas.

De lluvia, ocios y ausencias
Chirría una y otra vez el catre de Noé. Todas las parejas copulan para perpetuar su especie. Sólo la esposa de Noé, irritada por la fría lluvia continua, pasa las tardes y las noches bajo cubierta rumiando amarguras.
—También nosotros peligramos como especie — le decía—, y tú sólo comes y haces cálculos financieros.
El catre de Noé, vacío, chirría por el vaivén del oleaje.