REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
26 | 05 | 2019
   

Confabulario

Poemas


Leonardo Sevilla

inconclusa...

sigue así tu narración
invadida por la poesía
tu labor se interrumpe
como una afrenta personal
te empeñas en reanudar
la gesta que cuenta
aunque también cante
una telúrica emoción
con el registro de los pájaros
en vilo esperan los capítulos
que algún día culminen otro ensueño...

pero no te importa demasiado
por el momento: la paciencia
es la mejor virtud y respuesta
como siempre, la prisa
en enemiga y verdugo se convierte
de la libertad creativa
cuya meta es la calidad
y la magia cómplices
de la auténtica entrega...

incertidumbre y fábula

te lanzas a la otra orilla
para descubrir tus tentaciones
con las yemas abrasadoras
acaricias la carne del espíritu
y una risa arrasadora
de penas y de alegrías
danza con los siete velos
que rodean tu sensual vientre
mientras coqueteas con la vida
sin pedir la cabeza de ningún profeta...

soy ella
que se convierte
en semilla y en estrella y en poesía
cabal en la nocturna amistad
entre la tierra y el cielo, la luna
asolada espejea al sol
en ofrenda que juega
con la rabia y la ironía
de las alas, los colores y las notas
giran en los dados
que tiran los hados
y el destino ante los ojos del sentimiento
ruedan como jeroglíficos:
las piedras y las parábolas vuelan
y regresan como las estaciones al azar
convertidas en brujas, hechiceras
y sacerdotisas contemporáneas
las mujeres comunes y corrientes
de carne y hueso con el corazón
que canta inmerso en la fábula...

Fusión desparpajada

Se me ocurre
la enésima intensidad
plástica sonora
en blanco y negro
quizá sea una monocromía
del cosmos abierto
en una fuente de papel

Vislumbro el continuo trazo
a solas con el silencio
emerge el hechizo
como fruto de una invocación
o volcánica idea y melodía
que se fragua hasta entre sueños
las llamas de la sorpresa propia
en el desdoblamiento despacioso
brotan de un yo sin castrante ego
convertido ya en un tú y un nosotros
con instantánea empatía contagiosa

Intermitente estructura

Es en azul o en negro
La tinta que burbujea
Pero no importa el color
Tanto sino la pregunta
Que desde el alma emerge
Y se escurre generosa:
Un cuerpo desnudo
Chispea en un still alive
O en un curioso bodegón
Que a la deriva navega
Con lozanas o marchitas frutas
Mientras las miradas callan
O escuchan sutiles texturas
De agua, arena o terciopelo
Y entonces las voces de las pinturas
Se entonan con la partitura del cielo

Emerge una chispa
Que desde el origen
De su estirpe suspira
Arrebatada por el deseo
Y el orden lineal subvierte
Y a simple vista parece
Puro caos que de repente envuelve
Con su embrujadora insinuación
Desde el subterráneo hasta el horizonte

J

Es un rostro o una sombra
Que fosforesce con una máscara
De perfil que a la luna sonríe
O acaso bosteza con su aleteo
Entre los brazos del frenesí
Cada facción esboza
Los años del espíritu
Y el cuerpo, sigue nomás
Sin saber hasta cuándo...

En el lienzo descansa
Al fin el esqueleto
Sin carne el ayer permanece
Ahora en el cráneo sin ideas
Pues los sentimientos y la sangre
En el corazón se encuentran
Ausentes y las experiencias divagan
Sonámbulas entre el vaivén de los aires
Y los días como las viejas olas del olvido...

Testa profana

Ella está desnuda
y yo ignoro cómo se llama:
sólo observo el contorno
de sus cautivadores muslos
que encienden la fuga añorada
de una sensibilidad en vilo
y a la deriva con su loca coreografía.

El pintor se retrata
con una silueta de nieve
como una escultura sin edad
esculpida en un rapto de pasión
celebra cada latido
mientras respira a fondo
la tierra y el verde revolotean.

Insistencia

Insistes
Cada día vas al taller
Aunque la técnica
-Convertida casi ya en tu doble naturaleza-
Sólo sea un trampolín
Hacia el momentáneo vacío
Que muere y renace contigo hasta el fin

Mantienes el equilibrio
Sobre el acantilado encantado
Sin red que te proteja
Mientras monstruos y fantasmas
Acechan tus susceptibles pasos
Por los caminos de la incertidumbre
Y los hilos son colores
Y dimensiones que cautivan
A lo largo de la tela:
Lágrimas y pétalos y suspiros
Que cincelas con inusitado entusiasmo
Cuando tus huérfanos pasos ilusionados
Se adentran despacio y sin miedo en el amor
Como en las lúdicas llamas de una flor.

Impresiones Expresionistas...

Lo dicho:
Testa, pää, cabeza
De un pez o un ave
En la oscuridad sobresalen
Con una melena roja saluda
La danza de un cráneo
Como el guiño de un bandoneón
El ladrón de corazones invade la hoja
Y con su fantasía ofrenda
Un refugio táctil en secreto

La muerte esconde
Un fugaz o largo camino
Y remite de golpe a la paradoja
Cuando el viajero manifiesta su libertad
A través del recuerdo y el deseo
Y rompe a la vez la inerte rima del soneto
Extraviándose en el vientre del silencio
Entre la espina dorsal y las costillas
Escuchando el compás de sus palpitaciones

leonardo.sevillalobos@gmail.com