REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
14 | 10 | 2019
   

Confabulario

Poemas en Totonaca y Español


Manuel Espinosa Sainos

Xa sluntulu mimakni

Mimakni,
sluntulu mimakni,
lata akgtam stanat
takgoloja kkinkgastín.

Mimakni,
sluntulu mimakni,
lakum laxax kankalay kkatawanín,
lakum jaka kankalay.

Mamankganinán mimakni,
makatsatatliy xlisakgsi kkinkatiyatna.

Senan mimakni kkinkakiwín,
makawiy kin kiwi,
makawiy kixkgonat
mamixiy kilichichiwán.

Mimakni,
sluntulu mimakni,
likankalay puxulokgot
nimá aku puxkanit,
likankalay xlimuksan asiwit.

Lu stlan tapiliy mimakni
kxa smalala kimakni.

Mi makni,
sluntulu mimakni,
xtachaná kgalhtuchokgo
latujuy kkapuxkga,
matsamay kimpuchuchut,
makawiy kin chiwix.

Chu tlitawalay, skgoliy
kxtampin kakiwín.

Mi makni,
sluntulu mimakni,
makgotniy kistun,
ni akxniku sputa kstajat.

Xajjja taktay chuchut
kxa sluntulu kinkgapín,
talakgoxalakapastaka kkakiwín.

Mi makni,
sluntulu mimakni,
xtachana tlanka kgalhtuchokgo
latapuliy k kinkakiwín.


Tu cuerpo desnudo

Tu cuerpo,
tu cuerpo desnudo,
una gota rodante
en la espalda de mis cerros.

Tu cuerpo,
tu cuerpo desnudo,
tiene el olor de las naranjas
sobre la hojarasca,
el jugo del mamey.

Humecta,
inunda de néctar mi tierra.

Llueve tu cuerpo en mis bosques,
moja mis árboles,
humedece mis ganas
enraizadas en la tierra.

Tu cuerpo,
tu cuerpo desnudo,
tiene el sabor de la granada
recién cortada,
el dulce olor de las guayabas.

Se desliza suculento
en mi piel morena.

Tu cuerpo,
tu cuerpo desnudo,
un arroyo de pasos lentos
en la profundidad de los barrancos,
llena de agua mis pozos.

Impregna mis piedras
y permanece cantando,
entre las hojas de los árboles.

Tu cuerpo,
tu cuerpo desnudo,
alimenta mi cántaro,
es una incansable gotera.

Una cascada
derramada en mis muslos,
un suspiro en la montaña.

Tu cuerpo,
tu cuerpo desnudo,
es un largo río
que atraviesa en mis montes.

Paks listlán

Paks listlán tatakgsa kmin tamputsni,
lata stlan lhpipitawakay lapaxkit chu talakgxtamit
kxakgan xanat chu kxapakgan paxkina jun,
lata kgoxolakapastaknat xla noviembre.

Tampulhuwa tantilinín lamakgolh
kxtankilhtín min tamputsni,
xtachaná litaxtuy lakum tlanka kakiwín
akxní pakglhkgoy lasmukukun xanat.

Paks milistlán tatakgsa kmin tamputsni,
lata tuxtuná taní lakachitanita,
lata stlan kwakxilha akxni slip slip kgoskgoy pilam,
lata tlanka tapaxkín maxkiya min tse’.

Lustlan likaxtlawanankanit xkgatyaw
kxlakgyitat min tamputsni,
xtachana pala skimaka litlan
xtachaná pala malaknuma xtlatlín limajinín kmimakni.

Toda la belleza

Toda la belleza se concentra en tu ombligo,
el acto amoroso que tiembla sobre las alas
de la flor silvestre y el amante colibrí,
el suspiro de noviembre.

Hay mil danzantes haciendo fiesta
en el patio de tu ombligo,
es un campo redondo
tapizado de flores amarillas.

Toda tu belleza se concentra en tu ombligo,
el manantial donde naciste,
el desfile de luciérnagas en mis ojos,
el amor que le tienes a tu madre.

Hay un altar con frescas heliconias
en un rincón de tu ombligo,
es una ceremonia ritual
con inciensos que cantan en tu piel.


Stakma min tsikit

Wa xlitlanka mi nakú
niwa talilhkay xlilaktlanka mintsikit,
chaná wanín min tse
akxní makwalín xmasekga jun.

Lakampi ninalakstakkgoy mintsikit,
lakampi ninalimalakgastakgwanikgoya
mintatantlín laktsu spun.

¿Katsiyakú?
wix smuyu lakawant
chu pekwant,
lakum aktsu kuyu
skulu skulu tsala kkakiwín.

Uku chu kum xtachana tantiy stantas
stlan kgoskgoy kkawunín min tsikit,
chalhuwa ti lakpuwanikgoyán,
chalhuwa ti walipatankgoy xtatlinkán
k akgatunu mimpakgán,
chalhuwa ti kgalhwanampatankgoy milhtikita.

Nitlakg paskat wix
kum lutlanka mintakilhni
osu lulipaxaw min chaxpán,
chaná wanín min tse.

Chu wix pekwant,
lakum aktsu xpipilekg tsapa tsapa kgost,
tsala, nitakatsiy nikú pit.

Uku chu pi xtachaná
akxní pakglhkgoy lakswan xanat mintsikit,
uxku chu pi xtachaná sakgsi laxax mintsikit,
chalhuwa ti wun litaxtupatankgoy
matastiwitnipatankgoy misakgsitawakat.


Senos crecientes

Tu corazón no se mide
con el tamaño de tus pechos,
dijo tu madre al colocar en tus pezones
el nido del colibrí.

Para que no se hicieran grandes,
para que no provocaras con tu danza
el despertar de los pájaros dormidos.

¿Te acuerdas?
Dejaste brotar una sonrisa inocente
y te asustaste,
fuiste una armadilla enroscada en su concha
rodando por el monte.

Ahora que tus senos
son dos pájaros revoloteando,
ya quisieran muchos colocar su canto
en cada una de tus alas,
beber el atole dulce.

No eres más mujer si tienes
las caderas anchas
y las piernas bien frondosas,
dijo tu madre.

Y te asustaste,
fuiste una pequeña mariposa
volando por el aire, sin rumbo.

Ahora que tus senos se han convertido
en el despertar de los naranjos,
ya quisieran muchos ser el viento
para mecer las frutas colgadas en el árbol.