REVISTA DIGITAL DE PROMOCI脫N CULTURAL                     Director: Ren茅 Avil茅s Fabila
22 | 07 | 2019
   

De nuestra portada

Alianza Televisa-Iusacell: un favor m谩s del panismo


Jorge Bravo

Sorda a los argumentos, las explicaciones, los datos duros, los reclamos y la historia de abusos y prebendas; ciega a la excesiva concentraci贸n televisiva y a las implicaciones de la convergencia tecnol贸gica en la distribuci贸n multiplataforma de contenidos, el Pleno de la Comisi贸n Federal de Competencia (Cofeco), con excepci贸n del voto en contra del comisionado Miguel Flores Bern茅s, autoriz贸 el 14 de junio la concentraci贸n entre Televisa y TV Azteca a trav茅s de Iusacell.
Esta decisi贸n se suma al conjunto de privilegios que el Partido Acci贸n Nacional (PAN) otorg贸 a los dos grupos que controlan la televisi贸n comercial abierta y que ahora son socios en la telefon铆a y el Internet m贸viles.

Este art铆culo se escribe antes de conocer el resultado de las elecciones federales del 1潞 de julio. Todas las encuestas indican que el PAN no conservar谩 el poder federal. Cada ciudadano tendr谩 sus razones para no refrendarle su confianza al partido que se autodenomin贸 como del 鈥渃ambio鈥 pero que la historia lo coloca como de la continuidad e incluso el retroceso y la impericia para gobernar. El PAN no la tuvo f谩cil pero en materia de medios de comunicaci贸n, no tengo duda, fracas贸 en su democratizaci贸n, en su apertura, en su funci贸n social; tampoco tengo duda de que el panismo, representado por Vicente Fox y Felipe Calder贸n, gobern贸 a favor de las televisoras privadas. La alianza de ambas a trav茅s de Iusacell es la decisi贸n pol铆tica y econ贸mica m谩s perversa porque fue el resultado natural de no haber regulado a los medios, de otorgarles prebendas, de dejar pasar y de ceder a sus reclamos.

Los comisionados de la Cofeco fueron sometidos a chantajes y presiones indebidas y esa circunstancia propici贸 que el Pleno del 贸rgano antimonopolios modificara su resoluci贸n del 24 de enero de 2012 al analizar el recurso de reconsideraci贸n que interpusieron ambas empresas, permitiendo la concentraci贸n. La Cofeco impuso condiciones inciertas que no s贸lo propusieron las televisoras sino que adem谩s les benefician sobre manera, lo que hace dudar de la eficacia de las mismas a futuro.

El siguiente es un listado de por lo menos diez favores gubernamentales en los 煤ltimos 12 a帽os. Habr谩 quien piense que es un tema ideol贸gico, pero cuando s贸lo dos empresas concentran 95 por ciento del total de las frecuencias concesionadas, y esa concentraci贸n de recursos comunicacionales no se ataca desde la autoridad, cualquier iniciativa, decisi贸n u omisi贸n de la misma tendr铆a a favorecer a煤n m谩s a esos dos grupos medi谩ticos.

1. El 鈥渄ecretazo鈥 del 10 de octubre de 2002, que redujo de 12.5 a 1.25 por ciento el tiempo que los medios electr贸nicos otorgan en especie al Estado mexicano. A partir del a帽o siguiente se dispar贸 de manera exponencial el gasto p煤blico en comunicaci贸n social, cuyas principales beneficiarias han sido precisamente las televisoras privadas. En 2002 las erogaciones en materia de comunicaci贸n social ascendieron a mil 987.5 millones de pesos; en 2003, tras el 鈥渄ecretazo鈥, la cifra creci贸 a 3 mil 88 millones de pesos. 脡ste fue el inicio de una serie de decisiones cuestionables; el impacto econ贸mico de cada una de ellas ha sido en beneficio de Televisa y TV Azteca. La 煤nica excepci贸n fue la reforma electoral de 2007-2008 que modific贸 el modelo de comunicaci贸n pol铆tica y prohibi贸 la contrataci贸n de tiempos y espacios en los medios de comunicaci贸n y, por lo tanto, merm贸 sus ingresos durante los procesos electorales. Sin embargo, las televisoras ya tienen dispuestas en el Congreso de la Uni贸n una 鈥渢elebancada鈥 que podr铆a promover una contrarreforma electoral y recuperar la contrataci贸n de pautas en los medios electr贸nicos.

2. La toma de las instalaciones de CNI Canal 40 en el Cerro del Chiquihuite por parte de un comando armado enviado por Ricardo Salinas Pliego, concesionario de TV Azteca, el 27 de diciembre de 2002. Desde entonces el empresario se hizo de un canal adicional de cobertura local de manera ileg铆tima, sin que hasta el momento la autoridad haya actuado conforme a derecho. Independientemente de los pr茅stamos y alianzas que haya realizado Salinas Pliego, hacerse del control de un canal de televisi贸n no puede ocurrir sin la intervenci贸n de la autoridad, pero as铆 ocurri贸. La toma de las instalaciones y de la se帽al de Canal 40 sigue irresuelta; la toler贸 Fox y Calder贸n no la resolvi贸.

3. El acuerdo de adopci贸n del est谩ndar tecnol贸gico ATSC/53 (seleccionado por la CIRT), la pol铆tica de transici贸n a la Televisi贸n Digital Terrestre y el modelo de multiprogramaci贸n, promulgado en 2004 por Vicente Fox, mismo que no promueve la pluralidad. En este mismo acuerdo se refrendaron las frecuencias de las televisoras hasta 2021 sin el pago de una contraprestaci贸n.

4. La aprobaci贸n un谩nime por 327 votos y en s贸lo siete minutos, el 1潞 de diciembre de 2005, de la llamada Ley Televisa, y su posterior publicaci贸n en el Diario Oficial de la Federaci贸n en abril de 2006. La iniciativa inclu铆a, entre otros art铆culos perniciosos como el 28, la posibilidad de que s贸lo las empresas de radiodifusi贸n pudieran ofrecer servicios adicionales de telecomunicaciones sin necesidad de una licitaci贸n. Aunque esta iniciativa fue desmontada por la Suprema Corte de Justicia de la Naci贸n, el r茅gimen jur铆dico de la radiodifusi贸n y las telecomunicaciones permaneci贸 intocado y, por lo tanto, a favor de las televisoras. Es decir, las reformas favorec铆an al duopolio, pero dejar la ley como estaba tambi茅n鈥

5. El Acuerdo de Convergencia de 2006 que permite a los operadores de televisi贸n y audio restringidos a ofertar telefon铆a (Televisa concentra 53% del total de suscriptores de televisi贸n de paga), pero le proh铆be a Telmex utilizar su red para dar televisi贸n. M谩s de seis a帽os despu茅s, esta restricci贸n sigue pesando sobre el principal operador de telefon铆a fija e Internet; en cambio, no se ha abierto la competencia en el mercado de televisi贸n abierta. Puesto que Televisa tiene al mayor n煤mero de clientes de televisi贸n de paga, impedir durante un sexenio que Telmex compita en ese mismo mercado implica una medida proteccionista no a favor de los usuarios sino de las empresas controladas por Televisa.

6. Diversas autorizaciones por parte de la Cofeco para que Televisa pudiera adquirir porcentajes mayoritarios de empresas de cable como Cablem谩s, Televisi贸n Internacional (TVI), adem谩s de Bestel, que cuenta con una amplia red de fibra 贸ptica, durante 2006 y 2007. Es decir, la autoridad permiti贸 concentraciones (sobre todo en televisi贸n de cable) cuando la empresa ya ten铆a una participaci贸n importante en ese negocio. Por si fuera poco, las condiciones impuestas para autorizar algunas de esas operaciones no han sido debidamente cumplidas por parte de Televisa.

7. El otorgamiento (10 de junio de 2010) al grupo de inversionistas integrado por Televisa, Telef贸nica y Megacable de un par de hilos de fibra oscura de la Comisi贸n Federal de Electricidad, por la irrisoria cantidad de 884 millones de pesos. Han pasado dos a帽os y todav铆a no iluminan ni operan esa infraestructura b谩sica, que se concesion贸 a bajo costo para fomentar la competencia y la inversi贸n en el mercado de las telecomunicaciones.

8. La asignaci贸n de un bloque de 30 Mhz a la alianza Televisa-Nextel a precio de ganga, 180.3 millones de pesos, cuando los otros competidores pagaron m谩s de 5 mil millones de pesos por un bloque similar del espectro radioel茅ctrico en la pol茅mica licitaci贸n 21. Aunque fue la propia Televisa la que rompi贸 el acuerdo comercial con Nextel, la autoridad no dej贸 de otorgar los t铆tulos de concesi贸n cuando todav铆a estaban aliadas ambas empresas.

9. La falta de compromiso para impulsar una legislaci贸n integral en radiodifusi贸n y telecomunicaciones. El PAN 鈥搒ecundado por otros partidos en ambas c谩maras del Congreso鈥 present贸 la iniciativa de Ley Federal de Telecomunicaciones y Contenidos Audiovisuales, el esfuerzo m谩s acabado por reformar el r茅gimen legal en esta materia. Sin embargo, el alejamiento del gobierno y su partido para sacar adelante su propia iniciativa fue absoluto.

10. El retraso intencional en la licitaci贸n de frecuencias para nuevas cadenas de televisi贸n abierta.

Con la alianza Televisa-Iusacell la Cofeco ha querido configurar un monopolio convergente que se enfrente a las principales empresas de telecomunicaciones de este pa铆s, pero con ello no protege el inter茅s p煤blico ni el bienestar de los consumidores, s贸lo el provecho privado de las empresas. La Cofeco ha pretendido equilibrar el mercado de las telecomunicaciones, pero erradic贸 de un plumazo la escasa competencia que exist铆a en radiodifusi贸n, fusionando a las dos televisoras que concentran 95 por ciento de la audiencia.

No existe un s贸lo argumento a favor de la competencia econ贸mica para haber autorizado la alianza, m谩xime cuando el mercado de la televisi贸n abierta se encuentra altamente concentrado y el gobierno dej贸 pasar todo el sexenio antes de licitar nuevas frecuencias para televisi贸n abierta. A lo anterior se suma el esquema de multiprogramaci贸n contenido en la pol铆tica de transici贸n a la Televisi贸n Digital Terrestre, el cual no requiere licitaci贸n ni contraprestaci贸n para ofrecer servicios adicionales, ni siquiera autorizaci贸n por parte de la Cofetel, adem谩s de que impide la pluralidad de voces.

Como ocurri贸 con la llamada Ley Televisa, esta decisi贸n (que vuelve a favorecer exactamente a los mismos protagonistas) ocurre en medio de un complejo proceso electoral. Una vez m谩s, la clase pol铆tica, el gobierno en turno y los reguladores vuelven a ser fr谩giles ante el poder de chantaje de las televisoras, acrecent谩ndolo todav铆a m谩s con decisiones regresivas como la de la Cofeco. Se produce, adem谩s, cuando las televisoras privadas, principalmente Televisa, enfrenta una de sus mayores crisis de credibilidad, cuando est谩 envuelta en un esc谩ndalo que ya alcanz贸 dimensiones internacionales, y cuando activos sectores de la sociedad reclaman la parcialidad y los sesgos informativos de las dos televisoras que ahora estrechan v铆nculos comerciales gracias a la obsequiosidad de quienes debieran velar por la competencia y prevenir concentraciones anticompetitivas.

Todo lo anterior no puede entenderse sino como una instrucci贸n presidencial. Es precisamente el Ejecutivo Federal el responsable directo del otorgamiento de privilegios y prebendas a trav茅s de los organismos reguladores como la Cofeco y la Cofetel, capturados por los intereses pol铆tico-electorales de la actual administraci贸n.

Este ramillete de d谩divas a cambio de nada, pues el gobierno ha perdido el rumbo y su partido ocupa el tercer lugar en las preferencias electorales, s贸lo documentan hist贸ricamente que el presidente Felipe Calder贸n gobern贸 en beneficio de Televisa y TV Azteca. Mientras tanto, la sociedad permanecer谩 en espera de la democratizaci贸n de los medios de comunicaci贸n. Todos estos regalos del gobierno le permitir谩n a Emilio Azc谩rraga Jean y Ricardo Salinas Pliego 鈥渧ivir mejor鈥濃

@beltmondi