REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
27 | 05 | 2019
   

Arca de Noé

Sobre la prostitución. El caso de México, España, Estados Unidos y Holanda


Luis David Pérez Rosas

           Todo país que deseé comprender a sus habitantes como
           personas, debe necesariamente realizar diversos
           análisis interpretativos, principalmente, de los
           hechos y fenómenos que manifiesta su sociedad.

La prostitución es un hecho social innegable y que ha existido a lo largo de la historia de la humanidad. Mas allá de las posturas moralistas, este fenómeno es un objeto de estudio interdisciplinario; la psicología, la antropología, la filosofía, la pedagogía, la historia y la sociología pueden aportar valiosos elementos teóricos para la comprensión de esta situación, lo que serviría de base para las directrices políticas en este importante sector de la sociedad.

Sin embargo, la prostitución no se explica de la misma manera en todas las sociedades; y no me refiero al carácter de elegancia o no elegancia que se le pueda atribuir. La cuestión estriba en que está ligada al estilo de vida de cada cultura; de tal manera que la hipótesis que sostengo es que según el nivel de desarrollo y estilo (calidad) de vida social de los habitantes de cada país, dependerán los motivos de la prostitución femenil. Entonces, existe una diferencia sustantiva de este aspecto entre los países del primer y del tercer mundo.
Antes que nada, dos cuestiones: 1) en este artículo no analizaré los vínculos de la prostitución con la drogadicción, con el contexto sociocultural inmediato de quienes la ejercen, ni con un sinnúmero de variables que, sin duda, intervienen en este fenómeno, pues estos aspectos requerirían de otros análisis que incluso ya han sido debidamente trabajados; y 2) tampoco me propongo validar universalmente mi hipótesis ni las conclusiones, pues existen mejores estudios que el presente; la intención es solamente ofrecer una interpretación de los hechos que yo, presencialmente, pude constatar.

Veamos primeramente el caso de la Ciudad de México, en el cual tomaremos de ejemplo a “La Merced”, donde podemos apreciar a una gran variedad de damas dedicadas a la prostitución, que en su mayoría es motivada por la desesperación ante la necesidad económica. Las mujeres capitalinas y de otros estados (solteras, divorciadas o madres solteras, principalmente) necesitan obtener ganancias para satisfacer su existencia. Este sector de la economía informal, siente los desgarramientos de las crisis económicas tan normales y recurrentes en México, un país todavía en las inacabables vías para el desarrollo.

Acerca del segundo caso, tenemos a Madrid, España, lugar cosmopolita y plagado de prostitución en su mayoría latina; al menos eso vi a partir de las nueve de la noche en una de las calles muy cercanas al Hostal (albergue para estudiantes internacionales) donde nos hospedamos mi ahora (ex)novia y yo (hace algunos ayeres…), en el centro de la ciudad. Por medio de fuentes indirectas supe que este sector es el más explotado sexualmente y que hay mujeres en condición de inmigrantes ilegales, lo que significa que no existen de forma escrita y oficial, como personas, para el gobierno español, por lo que una o varias de ellas podrían ser asesinadas o maltratadas y no se sabría de quién se trata. Las personas inmigrantes ilegales en algún país son susceptibles de ser discriminadas, esclavizadas, maltratadas y explotadas; caso similar con las indocumentadas en Estados Unidos. A pesar de que España pertenece al primer mundo, la necesidad económica es el motor que impulsa la prostitución, o sea, también hay crisis.

Respecto al tercer ejemplo, que alude a San Antonio, Texas, en USA, la cuestión ya cambia; de entrada por tratarse del país más opulento del orbe. Hace varios años que estuve allí, y pude apreciar con diversas lecturas de documentos que los motivos de la prostitución femenil adquieren una interpretación distinta que las anteriores. Esto porque, de hecho, en todo Estados Unidos, generalmente quienes ofrecen este servicio no han sido motivadas por la urgencia económica ni por el desempleo sino prácticamente por el gusto personal, lo cual significa que la prostitución representa sólo un estilo de vida más y también una fuente de ingreso extra. Incluso, algunas universitarias estadunidenses han posado para revistas pornográficas y se han relacionado con la prostitución. En contraste, el gobierno de los EEUU es tan rico, que ofrece apoyos económicos y atención gratuita a quienes están en situación de desempleo; en dicha nación hay una gran variedad y diversificación de “refugios o albergues” llamados Shelters, o sea, instituciones destinadas a familias, mujeres, hombres y niños que no tienen hogar, así como para las prostitutas y otras personas.

Y en cuarto lugar, se encuentra el “Barrio Rojo” de Amsterdam, la capital de Holanda, también conocida mundialmente como la ciudad más democrática. Allí, la prostitución no es un acto que se ejerce “a escondidas de la ley y que se sujeta a las manos implacables de la corrupción” como en los tres ejemplos anteriores, sino que adquiere un carácter legal, es decir, se ha convertido desde hace muchos años en una actividad laboral digna, con un sueldo fijo, con derechos y obligaciones tributarias.

Esto muestra que las damas que realizan esta actividad deben conservarse sanamente, usar debidamente los métodos anticonceptivos, o sea, es un campo de profesionalización y ética, y no de mera empírica e improvisación, lo cual indica una concepción superior. Ellas se encuentran en la tarde y avanzadas horas de la noche en vitrinas (escaparates similares a los exhibidores de trajes de moda que hay en los centros comerciales), posando sus esculturales cuerpos en bikinis y cuando están atendiendo a un cliente, las cortinas deben permanecer cerradas.

De hecho, “dicen por ahí” que después de haber solicitado este servicio aquellas damas le devuelven al cliente su cartera si ven que fue olvidada (cosa que no sé si en los países anteriores sucedería), pero eso no se los puedo confirmar porque no solicité el servicio (fui sólo teórico y no práctico)... Así las cosas, los holandeses y las holandesas, niños y niñas, abuelos y abuelas, adultos y adultas... todos caminan por allí sin prejuicio alguno; la prostitución es algo normal y legal, además de que existe un riguroso control del sida, aspecto que se escapa en aquellos países que siguen “ignorando” este evidente fenómeno social.

Cabe agregar que, en Amsterdam es permitido legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo, el uso de drogas, además de que es un país que representa la vanguardia en cuestiones de derechos de las personas discapacitadas; en fin, temas y avances legales en los que México se encuentra en situación de atraso, al igual que los países del tercer mundo.
Por lo tanto, tomando como referencia estos cuatro casos sobre la prostitución, podemos decir que la hipótesis planteada al principio se comprobó, por consiguiente se convierte en una tesis que sostiene el vínculo directo entre el nivel de vida de una nación y los motivos de la prostitución. De esto se puede inferir que mientras mayor sea el rezago económico de un país, la mayoría de las explicaciones de la prostitución femenil tendrán un origen económico; y, mientras menor sea el rezago económico de un país, la mayoría de las explicaciones de la prostitución femenil tendrán su origen en el gusto individual, de diversión, de simple estilo de vida subjetivo.

La prostitución es un hecho social, que como tal no puede ser ignorado ni estar supeditado a las perniciosas garras de la corrupción de las mafias ni de la complicidad de las autoridades, porque se empeora aún más la cuestión. En primera instancia, para comprender y abordar un fenómeno cultural, es necesario partir de su reconocimiento, luego su estudio y explicación, y después reflexionar sobre la implementación de decisiones inteligentes, o sea, políticas sociales incluyentes y equitativas.

luisdavidper@yahoo.com.mx