REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 07 | 2019
   

Letras, libros y revistas

Aparta de mí este cáliz de Luis Humberto Crosthwaite


Elsa Cano

En la línea de novelas transgresoras, infractoras, provocadoras e irreverentes tenemos La última tentación de Cristo de Nikos Kasanzakis, Misterio bufo de Darío Fo, Jesucristo Pérez de Eugenio Aguirre, El evangelio de Lucas Gavilán de Vicente Leñero, El evangelio según Jesucristo de José Saramago, El evangelio según René Avilés Fabila y muchas otras.
Aparta de mí este cáliz (2009) de Humberto Crosthwaite además de lo anterior, es una novela violenta, agresiva, impactante y sentimental.

Es la historia de un hombre que se cree Jesucristo, pero un Jesucristo especial, muy del siglo XXI y que está enamorado de una mujer a la que le habla de usted y a la que desea besar; es pues, una paráfrasis. Este Jesucristo ha estado preso durante mucho tiempo porque asesinó a Pequeño. Es un personaje terrenal que sueña que puede beber cerveza con sus amigos del barrio, que abre su changarro a las 8 de la mañana y que si está cansado cierra temprano. Se trata de un Jesucristo feliz, dispuesto a todo por salvar a la humanidad, excepto ser crucificado.

Crosthwaite compara las playas de Tijuana con las de Galilea porque se parecen: el sol enardecido, la arena quemante y el aire caliente que provoca alucinaciones, como la de un hombre que despierta creyéndose Jesucristo.

Mesías de barrio, de pasado carcelario con discípulos y fans como cualquier icono juvenil acompañado de jóvenes apóstoles, guardaespaldas seguros y reconocimiento colectivo. Así este personaje central discute con Mateo, el contador que le ayuda con su declaración de impuestos, discute con Judas, chivato, rajón, soplón, con Lázaro pepenador y con Hortensia emancipada e insumisa sirvienta.
Luis Humberto Crosthwaite (Tijuana, 1962) es autor de varias novelas y libros de relatos: Marcela y el rey al fin juntos, El gran preténder, Idos de la mente, Instrucciones para cruzar la frontera, Estrella de la calle sexta. Pertenece al minimalismo escritural, ése que no consiente una prosa ripiosa, pero que cuida la expresión precisa y detonante.

Crosthwaite tiene sus fuentes en Tijuana, Caléxico y San Diego, escribe del mundo que conoce desde niño y se expresa en un español lacónico, inmediato, breve, directo, sin recovecos ni artilugios, empero, un español que no deja de ser poético porque usa metáforas, aliteraciones, prosopopeyas, ritmo y eufonía.

Este libro es también un homenaje a 2 boleros: Bésame mucho de Consuelo Velázquez y Usted de Gabriel Ruiz.
Los personajes de esta novela no son tradicionales, delineados o dibujados de principio a fin. Es el lector el que está obligado a construirlos. Esto es así porque la novela posmodernista como ésta, no está escrita para cualquiera; está hecha para los posmodernos.

A este Jesucristo y sus nuevos apóstoles habría que buscarlos entre los chemos, darketos, punketos, chicanos, chilangos, pachucos, cholos, chundos y demás tribus urbanas, porque de entre ellos surgirá el nuevo Mesías no de los magnates o de los intelectuales.

La aportación de Aparta de mí este cáliz es que todo sucede en sueños.