REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 07 | 2019
   

Arca de Noé

La Culta Polaca


Por Supuesto

Reconocimientos tardíos a José Agustín y a Daniel Sada
Por fin, ya cuando el juvenil escritor José Agustín rebasa los 67 años y cuando Daniel Sada ha fallecido, les van a dar a los dos el Premio Nacional de Ciencias y Artes, que hace tiempo merecían.

José Agustín, que indudablemente redirigió la literatura con sus novelas precoces La tumba y De perfil y luego refrendó su calidad con obras singulares como Se está haciendo tarde, (final en la laguna), Ciudades desiertas, Cerca del fuego, Vida con mi viuda, ensayos como La Tragicomedia mexicana, guiones de cine como El tapanco o sus relajientas películas como Cinco de chocolate y uno de fresa, Ya sé quién eres, te he estado observando, que él mismo dirigió, sus memorables trabajos sobre el rock, considerado por él como La nueva música clásica. Autor, igualmente, de obras de teatro como Abolición de la propiedad y Círculo vicioso.

¿Por qué no se le premió antes? ¿Por ser crítico frente al oficialismo? ¿Por el prejuicio sembrado por Margo Glantz, al considerarlo más de “la onda” que de la escritura? ¿Por no ostentar títulos de maestrías y doctorados, a pesar de ser magister de las letras? ¿Por mal hablado? ¿Por su humor crítico e insolente?

Hubo tantos que lo precedieron como ganadores del Premio (muy cuestionables por la escasa importancia de su obra), que el Jurado, fundamentalmente conformado por funcionarios públicos, está obligado a explicar porqué no había elegido con anterioridad al novelista, cuentista, dramaturgo, guionista, periodista, crítico literario, conductor de programas de tele, en fin un verdadero hombre de la comunicación.

Por lo que hace a Daniel Sada, igualmente sabedor del oficio literario como cuentista, novelista, poeta, periodista, docente, el Premio sí que le llegó tarde, pues aunque se sabía probable ganador no llegó a conocer la noticia, pues cuando se anunció estaba sedado en un hospital y murió algunas horas después.
Entre sus cuentos se recuerdan Registro de causantes y Ese modo que colma y de sus novelas Una de dos, Porque parece mentira la verdad nunca se sabe, Casi nunca y A la vista, de las más recientes. Y entre sus poemarios cabe destacar Aquí y El amor cobrizo.

¿Se trata de premios literarios o políticos?


El comandante no tiene quién le escriba
Dada su proclividad a ser más Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, como lo establece la Constitución, que a ejercer las otras funciones que el Tribunal Federal electoral le concedió, se puede decir del ocupante de Los Pinos, Felipe Calderón que es más comandante que gobernante.

Bueno, pues este personaje que al parecer no lo dejaron jugar de niño a los soldaditos, igualmente da la impresión de no contar con algún amanuense que le escriba con cierta corrección lo que ha de decir, o por lo menos con la más elemental sindéresis.

El señor, que le dio carácter militar al desfile del 20 de noviembre, por tradición deportivo, aprovechó este año (casi el postrero), para dirigir a la nación, por los medios electrónicos, un mensaje que presuntamente trataba de rendir homenaje a una revolución social nunca apoyada por los padres putativos de su partido.

Y en plena desobediencia a las leyes gramaticales –total, si no hace caso a las otras, ¿por qué iba a perdonar las de la escritura?–, que se atreve a soltar de su ronco pecho un disparate que debiera estar penado con multa mayor: “A nuestra generación le corresponde por (sic) preservar ese legado”.

¿Ese “por” habrá sido una licencia poética equivalente a “multiplicar”? Aunque tal hipótesis significaría suponerlo “Licenciado en Poesía”, graduado tal vez en una “Escuela Libre de Poesía”, en lo que tal vez sí se antoja que pueda ser experto, como podría atestiguarlo el poeta Javier Sicilia, quien por lo menos ha registrado su falta de sensibilidad, que no es atribuible a un verdadero poeta.

La magia de las palabras,
libro interactivo para niños

Como cada año, el heterónimo Héctor Anaya va a hacer la tarde de Reyes la primera presentación de libros, en este caso del 2012.

A las 5 de la tarde, del jueves 5 de enero, en un lugar aun no determinado, pero que podría ser el de costumbre, este escritor dará a conocer uno más de sus volúmenes infantiles, La magia de las palabras, que es un libro interactivo para niños o un libro para niños interactivos.

Se trata de una obra destinada a que los niños descubran la magia de las palabras, mediante numerosos juegos verbales y de mesa: lotería de la ortografía; disparates y atinadas, una versión particular de serpientes y escaleras; tripas de gato para recordar mejor los acentos; dominó de sílabas para incrementar el vocabulario; sopas de letras que enseñan a pronunciar consonantes o a fijarse en las partes de la Gramática o recordar signos de puntuación o a descubrir los idiomas más hablados en el mundo; pictografías que explican el origen de las letras; fuentes brotantes de los idiomas que surten el español. Sin olvidar desde luego cuentos para niños en los que pueden participar.

El libro contiene juegos de lenguaje conocidos, como palindromas, anagramas, acrósticos; pentavocálicas; una versión de ¡Basta! para mejorar la ortografía; salto de letras; “De los pies a la cabeza”; palabra clave; animales escondidos en las palabras; escaleras del futuro; “La madre de las palabras”, árboles de flores y alimentos, en fin: multitud de juegos que pueden ayudar al niño (y al adulto también) a que jugando jugando descubra la magia de las palabras, así como la abuela desalmada se la enseñó a Héctor, a quien no llevó como en el caso de Aureliano Buendía el de los Cien años de soledad, a conocer el hielo, pero sí el cielo de las palabras.

Como siempre habrá fiesta y brindis para niños, con dulces, chocolates, jugos, rosca de Reyes, proporcionada por Juan y Juan Pablo Reyes, verdaderos reyes de la Pastelería La Vasca. Y alegría, mucha alegría, en esta fiesta de Reyes que constituye la primera presentación de libros del año.

Informes y reservaciones para el espectáculo que es gratis, al 5553-2525 y al correo-e abrapalabra@prodigy.net.mx


Terrorismo a domicilio

Todavía no empieza el fatídico año 2012, en que los dadores del pánico, los medios o miedos de comunicación, han establecido como el fin del mundo, y ya esparcen temores un día sí y otro también, a partir del malhadado descubrimiento de que los mayas y otros grupos históricos pronosticaron que a fines del siguiente año se acabaría la vida.

Que si va a venir de lejos el Armagedón, en forma de asteroide que acabará con Washington o Nueva York, porque desde luego hasta para el castigo los dioses los preferirán a ellos; que si una desglaciación desglaciará a Nueva York o que un tsunami con origen en el nada pacífico Pacífico, terminará con la California de ellos o una erupción volcánica en Yellowstone arrasará con varios estados de la Unión Americana. Se espanta a la gente con estas ideas, pero no se menciona en absoluto cómo es que Estados Unidos no ha querido firmar el Protocolo de Kyoto para preservar la capa de ozono, que impediría descongelar los polos.

Ahora bien, como el país vecino es el centro del universo, cuando la desgracia termine con las poblaciones consentidas de Dios, el Apocalipsis se extenderá al resto de las naciones, pues ya sin Estados Unidos no valdrá la pena –y mucho menos la alegría– seguir viviendo.

¿Qué la abusiva Ley Patriota de USA, que ha terminado con todos los derechos civiles y humanos, so pretexto de la lucha contra el terrorismo, no alcanzará para frenar a quienes aterrorizan a domicilio a la población mundial con la amenaza del fin del mundo?

Porque la verdad es que cada uno de nosotros sabe cuándo acabará el mundo: el día que muramos, pues muerto yo el mundo termina. ¿O no?

Así que basta de llevar el miedo a domicilio.


El Diagnosticador

Con la experiencia que ha adquirido en su sexenio de becario, es muy probable que ahora que se quede sin chamba, oficialmente al menos, Felipe Calderón organice un consultorio privado, que podría llamarse Diagnósticos Instantáneos.
Y es que a distancia y por obra de la Divina Providencia, que a su erudito entender de la Suave Patria le dio a su tocayo San Felipe la gracia de otorgar higos (sic), él puede saber si una anciana aborigen murió de gastritis y no de una violación de militares; puede dictaminar asimismo que la “impericia de un piloto” precipitó la caída del avión en que viajaba su Patroclo particular, José Camilo Mouriño o si Michael Jackson murió de un pasón de droga, para ejemplificar sobre los riesgos de endrogarse (no endeudarse, sino meterse todo tipo de chochos) y también –antes que ningún perito– establecer que el helicóptero en que volaba otro secretario de Gobernación, se vino abajo por culpa de la opacidad, perdón, de la nubosidad, a pesar de que ahora los instrumentos de una nave pueden anticipar qué obstáculo se oculta tras la intensa bruma.

En Estados Unidos ya condenaron a pagar con años de encierro al médico del cantante y bailarín, que por ceder a las presiones del divo, le mandó más narcotizantes de los que podría asimilar un ser humano. Porque sí hubo sobredosis, pero recetada por el ambicioso médico y no por el actor de la farándula, que fue difamado por un presidente –haiga sido como haiga sido– de México, a quien el abogado o los familiares del divo gringo no han demandado, pero podrían hacerlo luego del 1° de diciembre de 2012.

¿Y los otros infamados por el Diagnosticador Instantáneo: los estudiantes masacrados en Ciudad Juárez, que de inmediato supuso que eran narcos, los mineros que fueron abandonados en la gran tumba de Jorge Larrea; los electricistas que no eran los malos empleados que hundieron a la Compañía de Luz; los miles de muertos que no eran narcos y que han sacrificado las fuerzas armadas o policíacas, los ediles michoacanos que al final resultaron inocentes, pero cargan con el estigma de proteger narcos y un largo etcétera?

Calendarios habemus

La compilación de escritores en que figuran los natalicios de autores nacionales y extranjeros, el registro de citas y noticias de poetas, novelistas, creadores de obras literarias, científicas o históricas, ya está a la venta en algunas librerías, pero sobre todo a través de internet (abrapalabra@prodigy.net.mx o por teléfono (5553-2525).

Ilustrado por el Mtro. Guillermo Ceniceros, con espléndidos retratos y con las creativas imágenes de la pintora Aída Emart, por el dibujante Arturo Rodríguez Pineda, por la maestría del fallecido acuarelista y dibujante a la tinta, el siempre recordado Ángel Mauro, y con las magníficas fotografías de Pascual Borzelli, este compendio de Escritura y Lectura recuerda los centenarios del filósofo Leopoldo Zea, del dramaturgo Eugene Ionesco, del historiador y periodista Fernando Benítez, el bicentenario de Charles Dickens y el sesquicentenario de Emilio Salgari, los 300 años de Rousseau y otras conmemoraciones literarias dignas de importancia.
Abunda en informaciones relativas a los grandes autores, en muestras de ingenio de los escritores geniales y en huellas de sabiduría de los autores de todos los tiempos.

Además contiene la lista, puesta al día, de todos los Premios Nobel de Literatura, la relación de académicos mexicanos de la Lengua Española y de autores publicados por Conaculta y el FCE.

No se vayan a quedar sin su ejemplar, que para fines de año ya quedan pocos. Se entrega a domicilio en el Distrito Federal y zona conurbada o se envía a estados de la República, con el consabido recargo por los gastos de transportación.