REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
18 | 12 | 2018
   

Arca de Noé

El latinoamericano ante su problemática


Dalia Maria Teresa De León Adams

La problemática que hoy en día afrontan los grupos étnicos latinoamericanos, de manera directa nos concierne a todos los que de algún modo vivimos las consecuencias del subdesarrollo económico y social que presentan nuestros países acompañados por una serie de acontecimientos políticos y culturales.
Los países en vía o proceso de desarrollo se ven en la necesidad de adquirir tanto infra, como supra-estructura cada vez más sofisticada y abundante y, por ende, de un mayor costo adquisitivo, de este modo van siendo asimilados por la economía industrializada y tecnológica, que genera la dependencia económica con los países imperialistas o del primer mundo, los cuales poco a poco han ido introduciendo grandes monopolios en casi todo el bloque latinoamericano.
Por otro lado observamos la ingerencia de corte política que muestran las grandes potencias y que en términos reales, se puede decir, se traduce en el interés por adquirir dominio en zonas estratégicas mundiales, aunado a la venta de armamento que genera grandes divisas.
Así, los problemas que acosan a nuestros países tercermundistas, imposibilitan su desarrollo económico. Constantemente en los noticieros podemos apreciar los esfuerzos e intentos de los sectores afectados, por solucionar los problemas que nos acosan tanto en el presente, como en el futuro cercano. Testimonio de ello son las constantes reuniones celebrada periódicamente con diversos jefes y representantes de gobiernos extranjeros, con los cuales México ha hecho tanto acuerdos como tratados, intentando diálogos con ellos para encontrar posibles soluciones.
Ahora bien, es importante precisar que el estudio de Latinoamérica lleva implícito el problema del “subdesarrollo”, problemas que en términos socio-económicos presentan nuestros pueblos latinos. Al respecto la analista económica Darcy Ribeiro sostiene que los móviles del desarrollo y el subdesarrollo, desde el punto de vista de la economía moderna, se generan a partir de la Revolución industrial.
El afamado filósofo y economista alemán Karl Marx por su parte explicaría cómo lo económico es el factor determinante de lo social, además de ser el generador de cambios dentro de la estructura de los distintos sistemas políticos.
De este modo, si bien es cierto que la revolución industrial vino a desencadenar transformaciones dentro del campo de lo económico, la historia es simplemente el testigo de los elementos que pueden permitir o no un reajuste en la estructura económica y, por ende, generar un cambio socio-político.
En el caso de Latinoamérica, la sociedad creada por la península ibérica tenía una economía eminentemente agraria, carácter que persistió hasta finales del siglo XIX y, es precisamente este paso tardío hacia los beneficios de la industrialización, lo que impidió su desarrollo a la par que los países que se vieron desarrollados por sus beneficios, es decir, Europa y Norte América, entre algunos bloques asiáticos, los cuales paulatinamente fueron perfeccionando su infra y supra-estructura cada vez más especializada.
A este respecto el economista Abelardo Villegas explica en relación al subdesarrollo de Latinoamérica, que los pequeños latifundistas no logran comprender, ni mucho menos a realizar lo que es en esencia la propiedad privada moderna. Observó que el aceleramiento industrial no llegó a realizarse por lo tanto, al no comprender que por esencia el trabajo industrial en general lleva a la riqueza y, por ende, Latinoamérica no pudo beneficiarse con el progreso económico.
De tal modo que toda Latinoamérica quedó estancada, ubicándose dentro del bloque del “Tercer Mundo”, término que según explicara Pierre Jalée, surgió en el año de 1955. Por su parte Jean Lacouture como Jean Baumier sostienen que dichos países no engloban al sistema capitalista, ni mucho menos al socialista.
Una definición más al respecto es la que proporciona Jalée. Él argumenta que el término de “Tercer Mundo” se encuentra englobado por toda América, salvo Estados Unidos; Oceanía exceptuando Australia y Nueva Zelanda; además de África y Asia exceptuado los países socialistas, Japón e Israel. Hoy en día en opinión de muchos analistas económicos, también exceptúan a China.
Pero por otro lado retomando nuevamente la problemática Latinoamericana, en cuanto a su ideología e identidad, éstas solamente pueden ser explicadas a partir del proceso de descolonización. Momento que debemos tomar en cuenta pues la asimilación cultural legada por los peninsulares, no fue continuada o por lo menos sentida como propia por los recién “descolonizados” quienes se sintieron sin “identidad”.
Recordemos que en el momento de la emancipación del yugo español, la mayoría eran habitantes de la región de México, de Centroamérica y de Sudamérica, antecedidos por los haitianos quienes fueron los primeros en emanciparse (de Francia) ellos lograron su liberación, siendo el ejemplo y un motivo más para el despertar por la lucha a la independencia y finalmente la región de Brasil con la liberación de la colonia portuguesa.
Sin embargo no existía un sentimiento de pertenencia o identidad con los colonizadores, por lo que a falta de una “identidad propia” se intentó regresar a los valores autóctonos o prehispánicos, por considerar de algún modo nuestras raíces étnicas, inferiores; ello hizo llevarnos al anhelo de tener como prototipo ideal a lo “extranjero”. Con ello no se tomó conciencia de ser una nueva sociedad mestiza, con el orgullo propio de “identidad latina”. Por ello el historiador y sociólogo Leopoldo Zea opinaría:
-“A la demanda de la emancipación política debe seguir la demanda de la emancipación cultural.”-
Sin embargo solamente se ha dado, el marginalismo indígena.