REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
24 | 05 | 2019
   

Arca de Noé

La culta Polaca


Por Supuesto

Hectoburlario Lexicón de 100 palabras
El heterónimo de esta sección, Héctor Anaya, está preparando un nuevo libro, que tiene garantizada la amenidad, ya que el título revela su intención: No hay humor sin víctima.
Uno de sus capítulos reunirá muestras de varios lexicones, algunos ya legendarios como los de Ambrose Bierce, Camilo José Cela, Eli de Gortari, José Luis Coll, Marco Antonio Flota y Pedro Galán. El propio autor ha empezado a armar su Hectoburlario, compuesto, como su prefijo lo sugiere, por 100 entradas y no más, que está sujeto a las sugerencias y aportaciones de los lectores.
Prestó a esta sección un adelanto, para dar idea de lo que intenta con su lexicón:

Ad-ovo. Lo que se hace por fuerza y no por grado.
Antitetánico. Suero cuyo efecto secundario induce a aborrecer los pechos femeninos.
Anuario. Culo germano.
Añejo. Año menor
Apíndice. Texto añadido, útil para indicar su contenido, cuando el editor lo omite.
Apógrifo. Drogadicto falso.
Apólego. Texto de exaltación narcisista.
Aspacto. Forma que adquiere un pacto.
Ateo. Dulce michoacano, en forma de o.
Autoredad. Escritor experimentado, de autoría veterana.
Axenofobia. Odio o temor a lo axeno, lo no conocido.
Bisemenal. Individuo que eyacula dos veces por semana.
Mateo. Falso profeta; agnóstico oculto tras la M.
Meticuloso. Supositorio, en italiano.
Ooteca. Cultismo por pereza, flojera o hueva.
Peña. Piedra en el camino de la democracia.
Potísimo. No es insulto sexista, sino superlativo culto, semejante a poderosísimo.
Saponaria. Planta detergente usada por los sapos para asegurar su pureza aria.
Telegdrama. Desusado medio escueto de comunicar con clave Morse un drama.
Telúrico. Infusión recomendada a enfermos de las vías urinarias.
Timoteo. Dios pagano del fraude.
Tiranía. Régimen despótico, impuesto por el Ayatola.
Vacilo. Germen inculto, con mala ortografía.
Vacuna. Pesebre de ternera recién nacida.
Valentina. Mujer que se mueve con lentitud.
Valoor. Elogio por la valentía o el arrojo.
Vennecia. Intento de vencer la reticencia de quien no acepta el cortejo.
Vigente. Asombro del recién operado de cataratas al recuperar la calidad de su visión.
Vóytelas. Libérrima traducción de tenis, del francés tennez-vous.
Zapote. Fruto mexicano, no confundir con un gran batracio.
Zarzaparrilla. Traducción gallega del chimichurri argentino para la carne asada.


Los sueldos de los líderes de partidos
Los texto-servidores (neologismo de Paco Rodríguez), al servicio del oficialismo o de los intereses privados y retrógrados, insisten en deslizar la sospecha de que hay algo oscuro en la subsistencia de Andrés Manuel López Obrador, el actual presidente de Morena, a quien se acusa de vivir hoy de su partido, pero murmuran que no se sabe de qué vivía antes, pues desde que dejó de ser Jefe de Gobierno del DF, no ha desempeñado trabajo remunerado. De nada ha servido que él aclare que sus simpatizantes han hecho aportaciones económicas para que se dedique a lo suyo, que es la política, y que adicionalmente haya sostenido que sus libros también le aportan regalías, pues como le han supuesto riquezas no comprobadas, les extraña que siga su ritmo de vida sin ingresos justificables.
El mismo tipo de periodistas y la misma campaña calumniosa urdieron el gobierno de entonces y la prensa vendida de siempre, cuando se decía de los que en el 68 nos opusimos a las autoridades, que quién nos financiaba. El incongruente señor Díaz Ordaz llegó a señalar que en la mañana cobrábamos en la embajada rusa y en la tarde en la yanqui. Nunca aceptaron ni él ni sus corifeos, el hecho de que nuestros magros ingresos los obteníamos "boteando", pidiendo a la gente no su caridad, sino su cooperación para sostener el Movimiento Estudiantil. Le consta a Por Supuesto que en la cuenta abierta por López Obrador se depositaban lo mismo algunos pesos y centavos que aportaciones de cientos o miles de pesos, para que prosiguiera su causa.
Y desde que Morena se convirtió en partido, su presidente, como todos los demás líderes partidistas, recibe el pago de ley que en todo el mundo dan los militantes a quien dirige el partido y desde luego aquí también. Todos cobran, no sólo AMLO y por cierto él no es de los que más reciben, no obstante la importancia política, social y numérica de Morena.
Luis Castro Obregón, del PANAL, con escasos miembros y nula importancia política, si no va de parásito del PRI, tiene el sueldo bruto más alto: $100,334.00, que menos impuestos le deja un cómodo ingreso -pa' lo que hace- de $72,730.00
Le sigue otro de la morralla partidista, al servicio del mejor postor o pastor, un Delgado dantesco, que ya supo lo que es la cárcel para los malos servidores (del Gobierno, no de los votantes), quien con su Movimiento Ciudadano se asegura mes tras mes $83,400.00 ingresos brutos, que se vuelven $59,911.00 luego de impuestos. Otro morrallero que pinta menos en el panorama político, pero que sabe aliarse a quien le garantice seguir vigente y presente en la nómina, es Hugo Eric Flores, del llamado Partido Encuentro Social (PES que por la boca muere), quien también le cuesta a la Nación $81,081.00 en bruto y luego en neto, más prestaciones: $63,333.00. Despuecito viene el dirigente del PAN, Ricardo Anaya, quien nada más se lleva, tras impuestos, $54,513.00, aunque en bruto recibe $77,571.00. Y la verdad es un hombre que vive de milagro, porque con lo que le debe costar mantener a sus hijos recibiendo lo que él supone es mejor educación en Estados Unidos, no es posible imaginar que le rinda su sueldo para esas y otras dilapidaciones. Pero en fin: a lo mejor por eso quiere ser Presidente, a ver si con ese sueldo sí le alcanza y se quita de privaciones. Y en esa lista de beneficiarios ya le toca el turno al Jefe a quien todos los anteriores sirven, Enrique Ochoa Reza, del PRI, con sueldo bruto, propio del IQ de que está dotado, de $72,711.00, que sin impuestos se reduce a $66,578.00, que debe ser lo que gasta en gasolina su flotilla de taxis o lo que le producen en intereses lo que se autopagó de indemnización por renunciar a la CFE, ya no se diga los agradecimientos que debe recibir del hijo de Alejo Peralta por haberle favorecido con la constante compra de los medidores que tanto han mermado a los consumidores de energía eléctrica.
En sexto lugar, ahora sí le toca a López Obrador, cuya remuneración neta llega a $50,000.00, aunque la bruta alcanza $66,172.00. Pero con ese ingreso no puede aspirar a entrar a la lista de Forbes, ni a una de Forceps que se pudiera inventar en México.
Luego aparece en séptimo lugar la modosita Alejandra Barrales, que es la que recibe menos (Por eso se quejan las mujeres de que "a trabajo igual no corresponde salario igual"), pues sólo se queda con $47,430.00 ya libre de impuestos, ya que en bruto llega a ganar $66,172.00, que ni así le podría alcanzar para pagar las mensualidades del departamento que compró a plazos en Miami. ¿Cómo le hará? ¿O quién la patrocinará o apadrinará? El otro Anaya, líder de partido, en este caso el del Trabajo, don Alberto, no se sabe cuánto gana, porque aunque es obligatorio inscribir en la Plataforma Nacional de Transparencia lo que recibe de los dineros oficiales, no ha querido poner sus datos al descubierto. (Y por cierto, el heterónimo de esta sección, Héctor Anaya, lamenta que no se puedan patentar los apellidos, pues le avergüenza que lo ostenten los dos líderes partidistas, de los cuales no se hace uno). Y a una triquiñuela parecida han recurrido los verdes del PVEM. No se sabe cuánto gana, oficialmente, Carlos Alberto Puente, su dirigente, que como siempre va "de mosca" en los viajes que emprende el PRI, es posible que reciba "prestaciones" que nadie registra.
Bueno, pues en esas frioleras de dinero, más lo que se les otorga a los partidos para sus gastos operativos, se van nuestros impuestos.

Personajes en busca de autor... y de obra
Umberto Eco tiene mala fama de autor muy, muy serio, por aquello de la semiótica y sus sesudas novelas exploradoras de mundos antiguos, pero la verdad es que con frecuencia le ganaba la risa, como demuestran sus escritos periodísticos, denominados Diario Mínimo I y II, publicados originalmente en Il Verri. El espíritu lúdico de Eco aconsejaba servirse de diferentes mecanismos para hacer unos escritos amenos, entre ellos el hipertexto. El siguiente ejercicio de Por Supuesto, lo elaboró en homenaje del italiano maestro del lenguaje:

Muchos años después, Gregorio Samsa se encontraría, por haber extraviado el recto camino, en una selva oscura de un rincón de La Mancha, de cuyo nombre no quería acordarse, donde despertó frente al pelotón de fusilamiento, convertido en insecto, en camino a Comala, donde le dijeron que podría hallar a su padre. Y en efecto, Eneas, no Gregorio, ni tampoco Pedro Páramo, cuando llegó al Hades para hablar con su padre Anquises, a quien en Liliput retuvieron unos pequeños seres, al confundirlo con Gulliver, lo trató de abrazar, pero no pudo abarcarlo, porque vuelto espíritu que iba a hablar por su raza era intangible. Con Virgilio, como primer guía de turistas, pudo visitar el Purgatorio, donde saludó a Platón y Aristóteles, que no estaban pudriéndose en el Infierno por herejes, no bautizados, ya que por haber nacido antes que Jesús, no fueron considerados ateos, aunque de acuerdo con la nueva moral cristiana incurrieran en faltas capitales, veniales y aun contra el Espíritu Santo, el peor de los pecados.
Gregorio-Eneas-Dante, podría haber sido condenado a varios círculos infernales, pues con Pantagruel llegó a excesos en la Gula y aconsejado por Lady Macbeth incursionó en el crimen de asesinar al tío Claudio, que mató a su padre, pero él no era Hamlet, sino Edipo, que fatalmente terminó con su progenitor Layo, puso en predicamento el nombre de su madre, ¿Yo-casta? y sentó la fama, popularidad y fortuna de Freud, convertido en su complejo más notable y lucrativo.

¿Y qué tal si nos vamos auto-regulando?
Hace tiempo que el Estado abandonó sus obligaciones vigilantes que por ley le corresponden, sobre todo en el terreno de las telecomunicaciones, ya sea radio o televisión, no se diga internet y redes sociales.
¿El propósito declarado? Respetar la libertad de expresión y no cometer censura alguna, de conformidad con la Constitución. Y sí, en parte es cierto que no impide lo que podrían considerarse excesos en la contención de expresiones, que pueden ser consideradas vulgares, majaderas (excrementicias), groseras, albureras, todas ellas prohibidas por una Ley obsoleta, que antes se obligaba a respetar, pero ahora se ha dejado a la auto-regulación de los concesionarios, los productores y conductores de programas.
Como las empresas son ahora las que dictan lo que sí se puede decir y lo que no se debe decir, so-pena de que se restrinja la publicidad comercial o la propagoficial, los conductores se adecuan a los criterios de quienes manejan los tiempos de la radio y la televisión. Si antes eran sagrados el Presidente y la Virgencita de Guadalupe, hoy lo que se ha santificado es la línea oficial, que puede permitir criticar al Primer Mandatario, pero no tocar ni con el pétalo de la duda la política oficial. ¿Que el Presidente se equivocó? Pue que. ¿Pero que no ganó las elecciones que dijo haber ganado limpiamente? Eso sí ni quien lo ponga en duda, así se cuelen informaciones acerca de la compra del voto, las reclamaciones de los partidos opositores o la acción intimidatoria de ciertos grupos golpeadores de los sindicatos afines o las asociaciones solidarias con el gobierno.
Así que si el Gobierno nos deja la responsabilidad de auto-regularnos, debiéramos hacerlo entre periodistas y comunicadores, en vez de acatar la máxima canina (que por razones lingüísticas se emparientan con el cinismo) de que "perro no come perro", ya que una crítica u observación a un colega de trabajo no debiera entenderse como ataque que amerita venganza.
Entre escritores, autores de obras impresas o representadas en cine, teatro o televisión, suelen suscitarse las críticas, a veces laudatorias, a veces desaprobatorias y nadie le retira la amistad a quien no le gusta alguna producción nuestra, aunque alabe otras, pero si se censura a un "comunicador" y no por razones ideológicas sino por fallas profesionales, de inmediato se divulga la idea de que se le critica por envidia o porque se obedece a alguien que le motiva a hacerlo. Y no, no es así.
Fui amigo, durante años, de Pepe Cárdenas, incluso a petición suya trabajé con él como crítico literario en un noticiario que tuvo en el Canal 13 hace algunos años. Aunque no compartía sus posturas ideológicas, respetaba su profesionalismo y el propósito de presentar las noticias con un criterio abierto y dispuesto a recoger opiniones encontradas. Pero por desgracia he visto inclinar su criterio al oficialismo y con amañado estilo darle gato por liebre al radioescucha y televidente, pues so pretexto de darle espacio a "todas las voces" en realidad propicia la presencia de comentócratas afines al gobierno y al criterio empresarial. Y si le da cabida a quienes tienen otra opinión, aguza su cuestionamiento, los impugna y trata de que se retracten.
Algo parecido ocurrió recientemente cuando entrevistó a López Obrador, con motivo de las elecciones para la gubernatura en el estado de México y llegó el momento en que afirmó sin pruebas que el político había pactado con su antigua rival política, la maestra Elba Esther Gordillo, para que el voto de los profesores se inclinara a favor de la también profesora Delfina Gómez álvarez. El dirigente de Morena rechazó haber negociado con la ahora presa ex dirigente del sindicato de profesores, pero Cárdenas insistió y cuando López Obrador le reclamó que lo estaba calumniando, el conductor del noticiario se llamó ofendido, porque él no era calumniador y dio por terminada la entrevista y más tarde llamó en su auxilio a conocidos opositores a AMLO, alegó que el político atacaba la libertad de expresión y ya en ausencia siguió en días posteriores su machacona campaña, a quien llama "dueño de Morena", como si dirigir un partido lo convirtiera en su propietario (Jamás le ha dado trato igual a los que manejan con nepotismo otros partidos políticos). Pero, además, Por Supuesto sabe bien quién fue el que le pidió a Elba Esther que los profesores del estado de México apoyaran a la profesora Delfina, en tanto colega magisterial y no por simpatía ideológica. Fue el propio personaje, ése sí simpatizante de la maestra Delfina, quien fue "compañero sentimental" de Elba Esther, quien le contó a Por Supuesto cómo se había gestado el apoyo y por tanto no hubo acuerdo cupular de López Obrador y la Gordillo, como insistentemente sostenía Pepe Cárdenas que se había producido y sólo buscaba que AMLO terminara avalando su dicho, por lo que hartó al político la insistencia y le reclamó que lo estuviera calumniando, pues desde luego no era cierto que hubiera llegado a arreglo alguno con la profesora Gordillo. ¿Dar a conocer esta confidencia del antiguo compañero de Elba Esther, que le da la razón a López Obrador, va a convertir a Por Supuesto en enemigo político de Pepe Cárdenas? ¿Pedirle que rectifique su actitud tendrá que ser considerada una mala acción de La Culta Polaca? ¿No hay que criticar a los colegas periodistas? ¿Hay que formar con ellos un solo frente? ¿Qué no se puede entender que estas observaciones harán mejores periodistas, perfeccionarán la comunicación?
Aunque la verdad, luego de la manera como manejó la reunión de la OEA en Cancún, siempre contra la canciller venezolana Delcy Rodríguez y en favor del aprendiz de diplomático, Luis Videgaray, quien fue más trumpista que Donald, hace pensar que Cárdenas ya no va a rectificar. Terminó por calificar impropiamente a Delcy, al asegurar que en la reunión "enseñó los colmillos, ladró y mordió", como si defender a su país de sus atacantes fuera delito grave contra la Humanidad.

El otro México profundo
Fue Guillermo Bonfil Batalla, el antropólogo, el activista social, el hombre interesado en los seres marginados, quien puso en circulación la afortunada frase del México profundo, que ahora todos reconocen como el que crearon los gobernantes, pero les avergüenza que exista. Ejemplifican lo que les anticipó Sor Juana: son «el niño que pone el coco/ y luego le tiene miedo».
Bonfil se refirió a lo que John Kenneth Turner encubrió bajo la idea del México bárbaro, los del rencor social y político, capaces de subvertir el orden.
Pero hay otro México profundo, no propio de periodistas, sociólogos, antropólogos, políticos, que por haber sido sepultado por los colonizadores es materia de historiadores, arqueólogos, ingenieros, investigadores del subsuelo, que han venido descubriendo desde hace tiempo cómo debajo de la cultura impuesta, orgullo de la Europa renacentista, está la original, no menos grandiosa, de los aborígenes prehispánicos. Gracias a las excavaciones se ha podido saber que no sólo en Tlatelolco cohabitan las tres culturas que le dieron nombre a una plaza, sino que en todo el país subsisten la actual de la tecnología avanzada y retadora arquitectura, la que trajeron los conquistadores y la de los vencidos que demuestra su excelencia con su inmarcesible presencia.
Sobrepusieron los vencedores sus construcciones, sus costumbres, su idioma a los preexistentes, pero su conquista resultó inacabada, pues no pudieron exterminar los tres frentes en que pretendieron actuar: idioma, costumbres y edificaciones han persistido y hasta los han influido, para demostrar el acierto del poeta Carlos Pellicer que se opuso a la teoría cara a Vasconcelos, en el sentido de que los españoles nos habían traído la cultura. Sostenía el tabasqueño: «Los españoles no nos trajeron la cultura. Nos trajeron su cultura», pues ya había una propia en estas tierras, generadora de arte, ciencia, literatura, música, cosmología, teogonía, filosofía, medicina...
Afortunadamente, desde que empezó a desarrollarse en México la arqueología y aún antes, los estudiosos de la Historia entrevieron en documentos y códices lo que las selvas y montañas ocultaban y poco a poco fueron dando idea de ese florecimiento anterior. En los años recientes, desde hace 40, le ha tocado a un gran arqueólogo, Eduardo Matos Moctezuma, poner al descubierto la hazaña arquitectónica y cosmogónica del Templo Mayor, que asombró a los conquistadores, pues nunca supusieron que en tierras lejanas hubiera una ciudad tan asombrosa como Tenochtitlan. Ahora, Matos Moctezuma ha vuelto a sorprender al país y al mundo con el vislumbre del Templo de Ehécatl, el dios del viento y el Juego de Pelota que detrás de la Catedral Metropolitana, yacen bajo construcciones superpuestas, que cabe esperar sean puestas a la vista de todos, especialmente de aquellos que se asombran de las culturas de otros países porque ignoran la profecía de Los Memoriales de Culhuacán: «En tanto que dure el mundo, así durará la gloria y la fama de México-Tenochtitlan».

¿Y usas IUSAS la luz?
De pronto el recibo del consumo de luz aumentó considerablemente, aunque Peña Nieto y sus cómplices del PAN y el PRD, tras la aprobación de la Reforma Energética habían anunciado que iban a bajar las tarifas de la luz, el gas, la gasolina y en general todas las fuentes de energía. Fue la promesa. Una de tantas... que desvergonzadamente no se cumplirán.
Y como, a pesar del Artículo 87 de la Constitución, la Nación no le demandará al Presidente no haber mirado "por el bien y prosperidad de la Unión", saldrá impune del gobierno, sin pagar por las culpas u omisiones que en vez de hacer prosperar al país lo hundieron más. Por eso el 87 es el artículo más inútil de la Carta Magna.
Y todo por la voracidad y la codicia, a través de las complicidades fraudulentas.
Porque si el consumo de luz, por ejemplo, es más caro, no es porque ahora la gente ilumine su casa con mayor intensidad o use más aparatos eléctricos, sino tal vez porque los nuevos medidores del señor Carlos Peralta Quintero fueron programados para encarecer el producto, lo que nunca se podrá saber porque el monopolio de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) impide que técnicos externos a la empresa puedan verificar si funcionan correctamente, porque nadie puede abrir los medidores más que los propios técnicos de la CFE, quienes no van a decir jamás que los hallaron deficientes.
Y como todos los medidores son de IUSA, la empresa del señor Peralta que ganó sin competencia todas las licitaciones a que convocó la CFE, dirigida por Enrique Ochoa Reza, actual presidente del PRI, que si no gana arrebata, pues no hay manera de comparar con otro aparato para saber si está bien calibrado.
Pero no, el redactor rectifica: sí hubo competencia, pues como le consta a los investigadores de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), las empresas del Grupo IUSA S.A. de C.V., se enfrentaron a Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V., que se creó en septiembre de 2011. Que ambas tengan su domicilio en Reforma 2608, edificio propiedad de Peralta Quintero, es sólo obra de la casualidad, Como es coincidencia que el accionista mayoritario (99.9%) de la competidora de IUSA, Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V., sea el señor Antonio Tort Rivera, hermano de Mariana Tort Rivera, esposa de Peralta Quintero. ¡La maldita realidad que se impone a la ficción!
También es casual que al cambiar los antiguos medidores por los nuevos de IUSA, el consumidor tenga que pagar más: "-Es que antes los aparatos no medían bien", es la respuesta amañada de la empleada de mostrador de la CFE. Y si el consumidor se queja de la anomalía, la CFE le manda un técnico, a quien el quejoso debe pagarle, y todo para que invariablemente informe que todo está en orden y que a lo mejor el consumidor es el que tiene una fuga en sus instalaciones o derrocha energía: el quejoso siempre es el culpable y está indefenso ante los monopolios de CFE e IUSA, que en los últimos cinco años, según el MCCI, pudo ganar con la CFE cerca de 12 mil millones de pesos, seguramente porque la empresa del Estado sabe ser agradecida con quienes hacen de una dependencia de servicio un productivo negocio. Y como los que saben hacer ganar los premia el gobierno, se llevaron a Enriquito Ochoa Reza a dirigir un PRI que fuera ganador, "haiga sido como haiga sido".