REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
25 | 05 | 2019
   

De nuestra portada

Festejando aniversarios de escritores famosos


José Miguel Naranjo Ramírez

Setenta años de Héctor Aguilar Camín

En la literatura mexicana contemporánea existen varios escritores que son muy conocidos, pero poco leídos, en muchas ocasiones crecemos con prejuicios sobre determinado escritor y eso provoca total desinterés por conocer su obra, para ser más concreto, si le nombro a Héctor Aguilar Camín, inmediatamente podría venir a nuestra mente prejuiciada que es un escritor sistémico, aparentemente cercano al Salinismo, comunicador de televisa, etc. Sin embargo, respetando la diversidad de ideas, considero que hasta los escritores que no son de nuestro agrado deberíamos leer, para criticar hay que conocer, y más si las opiniones, artículos y libros de estos escritores influyen en nuestra sociedad.
No es el objetivo del presente artículo defender o atacar a Héctor Aguilar Camín por su trayectoria publica como periodista y líder de opinión, el único objetivo es presentar a Aguilar Camín el escritor de novelas, y en este terreno tengo gran admiración y reconocimiento por el escritor, por lo tanto, festejaremos los 70 años recién cumplidos del escritor, con una de sus novelas más conocidas y emblemáticas, titulada: Morir en el Golfo.
Si la figura pública del escritor ha sido controversial, Morir en el Golfo, su primera novela no podía ser diferente, es una novela que te atrapa desde las primeras páginas y no dejas de leerla hasta conocer el final, la obra fue publicada en el año 1985, es importante remarcar que estamos ante una novela y no un documento histórico, esto implica que aunque en la obra aparecerán personajes ficticios y reales realizando hechos muy conocidos, todo lo narrado es producto de la imaginación de Aguilar Camín.
El primer dato que quiero compartirles es que parte del escenario central es el Estado de Veracruz, en esta obra aparecerán nombres de importantes políticos muchos aún vivos, quienes dialogarán con personajes ficticios, si en la lectura empiezan a identificar el origen de los personajes ficticios es permitido, sólo recuerde que es una novela. La obra está escrita en primera persona, la voz narrativa la llevará el personaje central de quien nunca sabremos el nombre, sólo es llamado “El Negro”, un prestigiado periodista a nivel nacional. “El Negro” estudió la preparatoria en la Ciudad de Xalapa, e hizo gran amistad con Francisco Rojano Gutiérrez, estos dos personajes además de la gran amistad que los une, tienen en común un gran amor llamado Anabela Guillaumín, quien al final se casó con Rojano.
“El Negro” es originario del Municipio de Coscomatepec, desde joven se fue a vivir a la Ciudad de México y su columna política era un referente de opinión nacional. Francisco Rojano se dedicó a la política, cuando Luis Echeverría llegó como Presidente de México, Rojano ocupó la dirigencia de la CNOP en el Estado de Veracruz, después fue secretario particular del Secretario de Gobierno en el periodo de Rafael Hernández Ochoa, y desde esa posición Francisco Rojano aspiraba a la silla presidencial del Municipio de Chicontepec.
En el año 1976 a “El Negro” le tocó cubrir la campaña política presidencial donde José López Portillo fue electo Presidente de México, (no había otra opción, era el único candidato), en la gira por Veracruz “El Negro” se reencontró con su amigo Rojano, y éste lo invitó a comer a su casa para que saludara a Anabela y a sus pequeños hijos, después de los saludos, abrazos y recuerdos, Rojano le dijo a su amigo que tenía que confesarle un tema muy delicado, se fueron sólo ellos dos a un pequeño cuarto y Rojano con expedientes en mano le platicó lo siguiente:
En el año 1974, es decir, dos años atrás se habían ejecutado tres masacres en distintos municipios, Rojano creía que las tres tenían un tema en común, que será el tema clave en toda la historia. La primera matanza fue el 14 de junio del 74 en el Municipio de Papantla, Ver. La segunda fue el 22 de julio en Altotonga, Ver. y la tercera en el mes de Noviembre del mismo año en el Municipio de Huejutla, Ver. Fueron varias personas las asesinadas, pero sólo unas de ellas tenían el tiro de gracia, además, previo a sus muertes, las que tenían el tiro de gracia habían recibido una maleta de cuero donde claramente se percibe un problema de compraventa de tierras con la sección 35 del Sindicato Petrolero con sede en la Ciudad de Poza Rica, Ver.
En este contexto de la novela aparecerá otro personaje ficticio pero clave en la historia llamado Lázaro Pizarro, este personaje era el líder del Sindicato petrolero y un hombre poderoso que contralaba todo lo político y social en la región de Poza Rica. Francisco Rojano prácticamente le dijo a su amigo el periodista que el responsable de las matanzas había sido Pizarro, y por si fuera poco, Anabela había heredado unas cuantas hectáreas de una de las asesinadas, sin olvidar que Rojano quería ser Presidente de Chicontepec y el enorme poderío que tenía Pizarro era un impedimento para los propósitos de Rojano.
El periodista le prometió a Rojano que investigaría el tema antes de publicar cualquier nota, como serio periodista quería pruebas, datos, información, etc. “El Negro” tenía un amigo en la Secretaría de Gobernación que manejaba la información más secreta e importante del País, pero había algo más, su amigo era originario de Veracruz, cuando el periodista le comentó el delicado tema a su amigo secreto, éste le dijo que se estaba equivocando, que Pizarro era un prócer, que antes de publicar cualquier nota se diera la oportunidad de conocerlo y platicar con él, fue así como se dio la cita entre “El Negro” y Pizarro en la Ciudad de Poza Rica en Marzo de 1977.
Hasta aquí es una pequeña presentación de esta magistral novela, falta todo por ocurrir, José López Portillo será Presidente de México, Lázaro Pizarro le muestra todo su poderío al periodista, Francisco Rojano es candidato a Presidente Municipal de Chicontepec y como es de esperarse gana la elección, para ese entonces Anabela Guillaumín ya había hecho el amor varias veces con “El Negro” en la Ciudad de México, el pueblo de Chicontepec se subleva y lincha a su Presidente Municipal, Anabela huye a la ciudad de México, buscará venganza contra Pizarro, todo esto y muchas cosas más le esperan cuando lea esta sensacional novela.
Finalmente, en esta obra Aguilar Camín desnuda la forma corrupta de cómo se ejerce el poder, cómo se asciende en la política mexicana a los puestos públicos, a la riqueza inexplicable, cómo la corrupción y el despilfarro están en todos los niveles. Morir en el Golfo tristemente es una obra vigente, lo peor es que no hemos cambiado ni en la forma ni en el fondo, y considero que eso si está en nuestras manos, sólo hay que atrevernos a pensar y actuar.

Setenta años de Francisco Martín Moreno

La novela histórica parte de hechos duros, demostrables y comprobables, hechos a veces muy conocidos, sin embargo, el novelista si bien parte de datos duros, cuando empieza a novelar se encuentra ante un océano de libertad para recrear, imaginar, fantasear. Lo antes señalado es muy importante al momento de leer las novelas de Francisco Martín Moreno, porque en sus obras el escritor nos enseñará gran parte de la historia de México de manera creativa e imaginativa.
Lo antes comentado sirve como base para evitarnos suspicacias sobre la veracidad o falsedad de lo narrado por Francisco Martin Moreno, no obstante, en sus obras podemos aprender y conocer información poca conocida o revelada, pero sobre todo, cuando se leen las novelas de Martín Moreno, independientemente a la interpretación de los hechos, el lector realmente adquirirá un conocimiento muy amplio y detallado de la historia de México, el ejemplo puntual de lo señalado se encuentra en la novela: México Negro.
La obra: México Negro fue publicada en el año 1986 y es la primera novela de Martín Moreno. Para el escritor y editor Luis Mario Schneider, la novela es un referente obligado de consulta para cualquier interesado en conocer el tema de la historia del petróleo en México, por supuesto que el tema central de la obra es el petróleo, pero lo interesante es que Martín Moreno partiendo del sector energético, explica gran parte de la problemática de México desde el porfirismo hasta el arribo de Lázaro Cárdenas como Presidente de la República.
Toda la historia iniciará de manera concreta a partir del porfirismo, que es el contexto histórico cuando las empresas petroleras norteamericanas e inglesas entraron a nuestro país para explotar gran parte de nuestros recursos, en esta etapa Martín Moreno nos cuenta con información documentada y con historias reales e imaginadas, el posicionamiento y enriquecimiento impresionante de estos consorcios transnacionales.
La novela inicia con la historia de la familia Montoya, integrada por José Guadalupe Montoya, su esposa Eufrosina, los dos hijos Valente e Hilario, esta humilde familia de indígenas vivían en la huasteca tamaulipeca en las tierras que habían heredado de sus antepasados, sembraban naranjas, limones, maíz, era la forma de su sobrevivencia, con el paso de los años en la finca de los Montoya se descubrió que en gran parte de su tierra existían muchos hoyos de chapopote, en las tierras colindante de los Montoyas, la empresa petrolera Tolteca Petroleum, había comprado por las buenas o por las males grandes extensiones territoriales que le producían enormes cantidades de petróleo.
El abogado mexicano representante de la empresa norteamericana llamado Eduardo Sobrino, fue a visitar a los Montoyas con el objetivo de comprarles a favor de la Tolteca Petroleum sus tierras, la primer respuesta de don José Guadalupe fue un no, pero Sobrino no desistió y logró un acuerdo de arrendamiento por cinco años, el acuerdo consistía que los Montoyas podrían seguir viviendo y trabajando en sus tierras, y la empresa obtenía el derecho de realizar investigaciones sobre el subsuelo de las mismas.
Con el paso de los cinco años, para la empresa norteamericana la finca de los Montoyas representaba una fortuna de dinero por la cantidad de petróleo que poseía, intentaron comprársela, Don José se resistió lo más que pudo y al final con diferentes estrategias y artimañas José Guadalupe fue cruelmente asesinado, la familia se desintegró, además, se vieron obligados a vender por una miserable cantidad la finca que por años les perteneció.
Así es como las empresas norteamericanas empiezan a adquirir enormes propiedades territoriales, exportan a Estados Unidos el petróleo, lo refinan y después venden el combustible a casi todo el mundo incluyendo a México. El inicio de la explotación petrolera es con Don Porfirio Díaz y las empresas no pagaban impuestos, en concreto vinieron y le regalamos el petróleo sin poner la mínima oposición y sin recibir beneficios importantes.
Explicándonos el fenómeno del petróleo, Martín Moreno aprovecha el contexto para explicar al mismo tiempo la forma de gobernar en México, nos cuenta un sinfín de anécdotas de personajes, reuniones, decisiones, el proceso de la caída del porfirismo, previo a ello nos narra la famosa entrevista que Don Porfirio le concedió al periodista Creelman, donde dijo que México estaba preparado para la democracia, esto motivó a los grupos internos que buscaban acabar con la dictadura, y Estados Unidos permitió e incentivó ese cambio, todo porque Don Porfirio le estaba dando muchas facilidades para extraer el petróleo a las empresas inglesas por encima de las norteamericanas.
La revolución estalló, Madero llegó al poder democráticamente, les aplicó un impuesto a las empresas norteamericanas, como era de esperarse éstas enloquecieron de coraje, planearon y diseñaron la caída y muerte de Madero, así como el ascenso al poder de Victoriano Huerta. El Presidente de Estados Unidos William Taft no reconoció la presidencia de Huerta, lo que originó en parte la intervención norteamericana de 1914, los empresarios apoyaron a Venustiano Carranza, luego lo asesinarán, llegarán al poder los sonorenses Adolfo de la Huerta, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, pero ninguno podrá ponerles un alto a esas poderosas empresas que además de explotarnos y robarnos nuestro petróleo, determinaban en gran medida las decisiones sobre nuestro país.
Fue hasta el periodo de Lázaro Cárdenas, cuando de manera más contundente se pudo detener el robo descarado de nuestro petróleo, si bien la expropiación petrolera tuvo sus limitaciones, el sólo acontecimiento fue un acto de dignidad y amor por nuestro país, pero como la historia en México tiende a repetirse, hoy le estamos dando cabida a empresas extranjeras para que nos sigan explotando, por lo tanto, a treinta años de la publicación de su novela, ojalá que Francisco Martín Moreno cumpla muchos años más de vida, porque tendrá que seguir escribiendo y describiendo el México negro de la actualidad.

Festejando a Cristina Pacheco

Aquí nos tocó vivir, es el nombre de uno de los programas televisivos que conduce la extraordinaria periodista, escritora, y conductora, Cristina Pacheco. La característica especial que tiene el programa consiste en que los invitados son personas sencillas, sin renombre o fama, es decir, Cristina Pacheco entrevista a la gente del pueblo que nos contará anécdotas y vivencias de lo rutinario y ordinario de la vida, con la misma estructura de sencillez y realidad. En el año 1984 fue publicado un libro de cuentos de la escritora, titulado: Sopita de Fideo.
El libro integra veintiocho cuentos los cuales fueron publicados al inicio de los ochentas en los periódicos El Día y Unomásuno. La temática es variada, pero lo que le da unidad a la mayoría de los cuentos, es el retrato de la vida cotidiana del pueblo mexicano, claro está que al referirnos al pueblo y no a los políticos o adinerados, las historias serán en su mayoría de pobreza extrema, prostitución forzada, violencia, explotación laboral, desintegración familiar, abuso de autoridad, alcoholismo, abandono, tristezas, soledades, en general, son cuentos realistas que no buscan impresionar o sorprender al lector. Cristina Pacheco a través de sus cuentos sólo está describiendo la difícil vida de muchos hogares mexicanos.
En el cuento: “El menor de la familia”, Daniel a sus cinco años de edad es huérfano de padre y no conoce a su madre, vive con sus hermanos, siempre trae la misma ropa, en los pequeños cuartos donde viven no tiene un lugar propio para dormir. Daniel duerme de arrimado junto a su hermana Rebeca, ella cuando lo regaña lo amenaza que lo enviará a un internado, un día su hermana lo mandó a buscar agua a la casa de la vecina y como el pobre Daniel se tardó un poco en hacer el mandado, su hermana lo sentenció: “No, ya ni vayas; ya se me hizo tarde. Pero te advierto que cuando vuelva, me la vas a pagar…”.
Más adelante me encontré con el cuento: “Lorenzo el magnífico”, el sólo título me hizo recordar a un Príncipe y a Maquiavelo, sin embargo, el recuerdo nada tiene que ver con la realidad, Don Lorenzo es un sencillo jardinero olvidado por sus hijos y con absoluta necesidad de trabajar a pesar de su avanzada edad: “Invariablemente daba principio al trabajo con un monólogo que era una excusa adelantada por la lentitud con que lo realizaría: Antes era diferente porque me ayudaban mis hijos y juntos en un rato acabábamos. Desde que estudian ya no quieren trabajar conmigo. Les da vergüenza enlodarse. Muchachos tontos, parece que no saben que al final de la vida todos acabaremos igual enterrados.” Con el paso de los días don Lorenzo estaba a punto de perder una de sus piernas, a pesar de ello cojeando y como podía no dejaba de ir a trabajar, no por ser esclavo al trabajo, todo era por necesidad.
La soledad, el abandono, y la insensibilidad son temas difíciles pero muy vivibles en estas sociedades egoístas, en: “Jerónimo, el viejo”, la historia es desgarradora, Jerónimo de joven fue alto, fuerte, en la actualidad era un viejito enfermizo dependiente de su hija Marina, vivía en un pequeño cuarto en la casa de su hija, un día Marina fue a su cuarto y le dijo a su padre que se vistiera, que la maestra estaba por llegar, Don Jerónimo desesperado le responde:
“Ah… entonces ¿siempre me mandas al asilo?, la mujer va a salir, pero su padre estira los brazos, como si deseara estrecharla. –Marina, ya casi no como: en la mañana atolito. Ni pan quiero. Al mediodía mi sopa aguada, porque eso sí me gusta, pero te consta que nunca alcanzo a llegar a los frijoles. Y en la noche… Bueno, si quieres ya no me des de cenar. Ni café siquiera porque se me va el sueño. Papá, por favor, se lo suplico, levántese… -Marina, yo sé lo que te digo: ya no voy a durar. Con la ropa que tengo me aguanta hasta que me muera.”
A Marina le había costado mucho tomar la decisión de enviar a su padre al asilo, y más en estos momentos que su padre le pedía clemencia para que no lo enviara, pero el esposo de Marina le exigía y ordenaba sacara a su padre de esa habitación para que en ella durmieran sus dos hijos, estando en plena discusión padre e hija, entró Rafael el esposo de Marina: “Újule, otra vez chillando… En cuanto oye estas palabras Don Jerónimo se incorpora, adopta una actitud heroica y dice: -Ya voy, nomás le estaba contando a mi hija cómo fusilaron los federales a mi hermano Chuy delante de mí. Parece que estoy oyendo la voz del infeliz que dio la orden: Disparen, apunten, fuego… Chuy cayó, enterito como un hombre. A ver Marina, búscame mi calcetín.” para irse con la maestra.
Para finalizar les narraré el cuento: “Mi tumba, mi casa”, donde Domitila es desalojada por un Licenciado, Domitila no opuso resistencia al desalojo, acordaron día y hora, cuando llegó el día la pobre Domitila todavía no terminaba de empacar sus cosas, en lo que terminaba de empacar le contaba al Licenciado lo difícil que era para ella salirse de esa casita, porque ganaba muy poco y no tenía a donde ir, el Licenciado estaba desesperado y no le interesaba escuchar los lamentos de Domitila, casi al finalizar el diálogo entre los dos personajes, Domitila le expresó a su verdugo:
“¿Sabe que me da risa? Que solo cuando me muera voy a tener un hoyo dónde meterme. Entonces sí, a querer o no, van a hallarme un lugarcito en el mundo. Hasta me han dado ganas de ir por allá, a los panteones, y decirles a los camposanteros: “Oigan, déjenme vivir en el pedazo de tierra donde van a ponerme cuando esté muerta. Entonces no voy a necesitarlo, mientras que ahora sí. Lo digo en serio, a mí no me importa quedar soterrada. Siempre he vivido en el sótano, siempre estuve más abajo que todos y nunca me importó, ni siquiera cuando estaba muchacha. Ahora que tengo 82 años, ¿Usted cree que pueda mortificarme vivir un poco más abajito?”
Lo narrado desde mi pluma, ideas e interpretación, son algunos cuentos que integran: Sopita de Fideo. Finalmente, leer parte de la obra de Cristina Pacheco ha sido un verdadero disfrute, hoy que estamos festejando sus setenta y cinco años de vida, la mejor manera de celebrarlos es leyendo y Conversando con Cristina Pacheco, no en su programa, sino a través de su obra.

Sergio Fernández, un genio vivo

Las estadísticas oficiales señalan que en México se lee muy poco, pareciera que la falta de lectura es un mal genético en la mayoría de los mexicanos, sin embargo, existen algunos lectores convertidos es grandes escritores, que a lo largo de su vida han leído un universo de libros, estos lectores son verdaderamente considerados sabios, y lo peor es que a veces esos sabios mexicanos son poco conocidos y consecuentemente poco leídos, tal es el caso del erudito escritor y académico mexicano Sergio Fernández, quien se encuentra cumpliendo 90 años de vida.
Sergio Fernández es Doctor en letras españolas y Catedrático emérito en la UNAM, además, ha impartido clases en una gran cantidad de países latinoamericanos y europeos, su obra es bastante amplia, pero desde el primer acercamiento claramente se percibe que estamos ante un sapiente escritor especialista en temas de literatura española desde el renacimiento a la fecha, lo antes comentado se puede comprobar al momento de leer una de sus grandes novelas titulada: Segundo Sueño, publicada en 1976.
Por honradez intelectual debo confesar que es mi primer acercamiento a esta difícil y complicada novela, en la lectura no tuve ningún problema de comprensión en cuanto a la estructura de la historia, los personajes, lugares, crítica política, social, no obstante, la interpretación y análisis de la obra va mucho más allá de la historia desarrollada y los temas planteados, en Segundo Sueño se encuentran como base el Primer Sueño de Sor Juana Inés de la Cruz, tanto en la novela como en el poema existe como escenario central el viaje místico, onírico, el viaje por el saber, sólo que en Segundo Sueño, Sergio Fernández está transgrediendo principios que han sido rectores, aquí nos encontraremos con la fatalidad, el rechazo, la soledad, y sobre todo el vacío.
Novela compleja, filosófica, en su momento no sabes si lo que estás leyendo son imaginaciones, reflexiones, soliloquios o hechos reales que están sucediendo con el personaje, casi todo sucederá en la ciudad de Colonia, Alemania, el personaje central es un mexicano que se va a vivir una temporada a Colonia con tres objetivos muy bien planteados, por una parte impartirá un curso de arte mexicano, al mismo tiempo aprovechará su estancia para conocer e investigar sobre las pinturas de un destacado pintor renacentista llamado Lucius Altner y basado en las interpretaciones de sus cuadros escribirá la biografía del pintor, finalmente el investigador mexicano escribirá sus memorias.
Como cortesía para el lector, puntualizaré que Lucius Altner es un personaje imaginado, partiendo de este genio ficticio renacentista, Sergio Fernández disertará, reflexionará, y realizará una fuerte crítica sobre gran cantidad de temas, habrá que tener cuidado en el manejo de los tiempos, porque en momentos estaremos situados en el siglo XVI discutiendo en Alemania sobre el luteranismo, y de pronto el personaje se sentirá incomodo en Colonia, y viajará a Venecia ya en pleno siglo XX a discutir temas modernos, Venecia es claramente la ciudad preferida del personaje.
En la historia conoceremos que la mayoría de los cuadros pintados por Lucius Altner se perdieron en un incendio, sólo se salvaron los siguientes: El Tríptico de la Virgen, conformado por: La Revelación de la Virgen, La Agonía de la Virgen, María en el limbo, más, el Matrimonio del duque de Álava y Venus en el cementerio de Lovaina.” Es importante aclarar que sobre Lucius nunca se ha escrito nada y tampoco se posee una foto donde podamos conocerlo, por lo tanto, el trabajo que realizará el investigador mexicano es de enorme relevancia.
Todos los cuadros están en el museo de Colonia, cuando el investigador mexicano los conoce y empieza a interpretarlos para escribir la biografía, inmediatamente descubre por qué se incendió la obra de Lucius, se percibe que el pintor era de tendencia luterana, además, las interpretaciones de los dibujos eran un escándalo para la época, ejemplo es que María la Virgen cuando murió no se fue al cielo al lado de su hijo, la pobre María se fue al limbo, por si fuera poco, Lucius en su cuadro enseña que Jesucristo fue el que se le arrodilló a María Magdalena y no ella a él, tal vez, porque Lucius está viendo a Jesús como humano y no como divinidad, eso implica deseos carnales e incluso hasta una posible duda de Jesús de morir para salvarnos.
Conforme se avanza en la lectura, se descubre que Lucius Altner es alter ego del narrador, hay muchos temas y pasajes de sus vidas que los unen, un tema muy recurrente será la bisexualidad, el narrador en México tuvo amoríos con Hugo y Piedad, en Alemania tendrá dos amores, Elizabeth y Karl, Lucius Altner está casado con Alana Melk y al mismo tiempo siente una fuerte pasión por Alexander Voss Notker, las madres de Lucius y del narrador serán dominadoras y posesivas, con la característica especial que la madre del narrador lo guía, manipula y maneja a través del Tarot, de hecho en toda la novela el personaje va conduciendo su vida por los consejos que le da su madre resultado de las cartas místicas, el narrador es “arcano mayor XII”.
En toda la lectura sin importar el tema que se esté planteando, existirá la duda, el vacío que provoca la inmediatez de todo es brutal, ese vacío existencial es un tema inherente al hombre, porque nuestras vidas día a día se van diluyendo, y lo que en este momento sentimos esencial, importante, mañana mismo es historia, es recuerdo, es sólo un acto o una imagen, entre más caminamos, más nos acercamos al final, entonces surgirán gran cantidad de preguntas desde las más profundas hasta las más simples, pero todas representan una duda ante el vacío que nos provoca la rapidez del tiempo que nos lleva a la nada. En el mismo momento que leía Segundo Sueño, me surgieron las siguientes preguntas: ¿Valdrá la pena esforzarse tanto para poder leer esta brillante pero complicada novela? ¿En qué me servirá su lectura? ¿Resolverá algo en mi vida? o ¿Sólo es la vanidad de seguir conociendo autores y libros?
Cuando me acercaba al final de la lectura, la propia novela me dio la respuesta, sucedió en el momento cuando el narrador reflexionaba sobre la relación que tenía con Elizabeth, él sabía que sus encuentros íntimos que tanto disfrutaba tendrían un próximo final, porque al regresar a México nunca más la volvería a ver, eso le provocaba enorme crisis existencial, pero por otra parte pensaba que esos momentos reales que se vuelven esenciales, donde dos cuerpos se hacen uno, son los momentos que le dan esencia, sentido y sustancia a nuestras vidas, luego entonces, la moraleja es que en algunos años es muy probable que no me acuerde a la perfección de la lectura de esta compleja novela, pero lo que ella provocó en mí cuando la leí, es un acto que ahí queda, y ha logrado despertarme un segundo sueño, para la vida y el amor.

miguel_naranjo@hotmail.com