REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
16 | 09 | 2019
   

Letras, libros y revistas

Canto general de Pablo Neruda en lengua coreana


Francisco Carranza Romero

La escritura y construcción del libro Canto General fue un proceso que duró muchas décadas de investigación sobre el continente americano, de paciente selección de imágenes y de lucha intensa con las palabras. Pablo Neruda (seudónimo del chileno Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, 1904-1973) realizó la paciente labor de escribir esta epopeya con pensamiento, sentimiento y voz de un americano. Para muchos críticos, este libro es su mejor expresión poética.
La traducción al coreano, labor de la hispanista Hyesun Ko de Carranza, también ha sido una labor de varios años por las siguientes dificultades: El conocimiento de las realidades geográficas, históricas y culturales del continente americano. La obligación de estudiar los significados de los nombres de lugares, plantas, animales y costumbres. La difícil comprensión del lenguaje metafórico; luego, la búsqueda de sus equivalentes en lengua coreana. Hasta los mismos hispanos sufren para comprender los poemas.
Las notas explicativas a pie de página ayudan al lector coreano a conocer y comprender la naturaleza e historia de Hispanoamérica; así aprecian mejor el bello mensaje poético.
La traducción, innegablemente, es una labor de mucha responsabilidad. El traductor sin ética, sin esfuerzo y sin paciencia puede devaluar una obra de arte. El objetivo de la traducción es ofrecer un texto en una versión digna en otra lengua. Así como el buen escritor no fija la fecha del término y publicación de su obra; el traductor honesto tampoco debe hacerlo mecánicamente fijando una fecha determinada de entrega. El arte de la creación y recreación (traducción) necesita la paciencia del oso y no la impaciencia del tigre (una referencia al mito fundacional de Corea). Algunos poemas de Canto General ya habían sido traducidos de la versión inglesa al coreano. Pero, la traducción de otra traducción -no directamente de la lengua original- lleva, muchas veces a errores.
Hyesun Ko de Carranza, docente jubilada de la Universidad Dankook, Corea del Sur, ya ha traducido al coreano varios libros sobre Hispanoamérica que han sido publicados por la prestigiosa editorial coreana Munhak kwachisong. Gracias a su labor la sociedad coreana valora la cultura hispanoamericana. Sus traducciones, citadas aquí, aparecen en orden cronológico:
Antología poética de César Vallejo (1998, primera traducción del poeta peruano en lengua asiática). En 2010 se realizó el simposio sobre César Vallejo en el Instituto de Estudios de Asia y América, Universidad Dankook; allí estuvieron los colegas de China, Taiwán, India y Japón que ofrecieron traducir en sus lenguas). En 2015 el colega indio Ganguli -docente de Jawaharlal Nehru University- cumplió la promesa y tradujo al hindi y bengalí; y en el mismo año salió la traducción en tailandés.
Popol Vuh (1999. Libro maya que contiene mitos de cosmogénesis y antropogénesis, creencias y costumbres prehispanas).
Oda frente a la isla de Ceylán (2000, Pablo Neruda, temas sobre Asia).
Visión de los vencidos (2015, Miguel León Portilla).
Canto General (Moduwe Nore en versión coreana) ha salido en el mes de agosto de 2016. La obra está dividida en 15 secciones o capítulos: La lámpara en la tierra (sobre América indígena), Alturas de Machu Picchu, Los conquistadores (encuentro brusco de europeos y americanos. Dos versos dicen mucho: “Los carniceros desolaron las islas. En Cajamarca empezó la agonía”), Los libertadores (lucha de indígenas y mestizos), La arena traicionada (mención de los traidores y dictadores); América, no invoco tu nombre en vano (canto a la riqueza natural de América), Canto general de Chile (fauna, flora y la labor del hombre chileno), La tierra se llama Juan (insurgencia de los obreros), Que despierte el leñador (el despertar de la conciencia social), El fugitivo (sobre su vida de fugitivo), Las flores de Punitaqui (vivencias en el norte de Chile), Los ríos del canto (homenaje a los luchadores), Coral de año nuevo para la patria en tinieblas (contra el dictador González Videla), El gran océano (canto al Océano Pacífico y a las estatuas de las Islas Pascuas. “Tu estatua está extendida más allá de las olas”), Yo soy (su rol como poeta luchador. “La sombra que indagué ya no me pertenece”).
Alturas de Machu Picchu es el canto a la grandeza de la arquitectura incaica que, desafiando al tiempo y a los cambios climáticos, se yergue sobre la montaña, sobre el río y sobre el valle. Cuando Neruda llegó a Machu Picchu quedó emocionado ante tanta grandeza y belleza, y escribió buscando el diálogo con los anónimos constructores. Ahora los coreanos pueden compartir su emoción poética. “VIII: Sube conmigo, amor americano. / Besa conmigo las piedras secretas. XII: Sube a nacer conmigo, hermano. / Mírame desde el fondo de la tierra. / Yo vengo a hablar por vuestra boca muerta. / Hablad por mis palabras y mi sangre. X: Piedra en la piedra, el hombre, ¿dónde estuvo? / Aire en el aire, el hombre, ¿dónde estuvo? / Tiempo en el tiempo, el hombre, ¿dónde estuvo?”
El libro de 731 páginas, incluyendo la breve explicación del poemario y la bibliografía, ya está expuesto en las principales librerías de Corea del Sur. Algunos periodistas coreanos, después de leer el libro, reconocen que, gracias a esta traducción, se enteran de la faceta que desconocían de Neruda: un poeta con compromiso político y social. Descubren que Canto General es una epopeya y no un poemario lírico como el ya conocido “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”.
Ahora los lectores coreanos pueden comprender mejor al continente de América multicultural y de muchos colores descrita en lenguaje poético. Ahora, a ellos les toca gustar la obra y opinar sobre ella.