REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
05 | 12 | 2019
   

De nuestra portada

Centenario luctuoso de Henry James y Jack London


José Miguel Naranjo Ramírez

HENRY JAMES
“Fue necesario que después de su muerte pasaran por lo menos veinte años para que el reconocimiento fuera universal. Hacia el centenario de su nacimiento, 1943, la aceptación de que se trataba de un clásico y un innovador era casi unánime.” Con las palabras antes transcritas, el escritor Sergio Pitol nos presenta a uno de los narradores más importantes de la literatura universal en el siglo XIX y principios del XX, me refiero al escritor norteamericano e inglés Henry James.
Si al inicio la obra de James no tuvo el reconocimiento que merecía, hoy es considerado uno de los escritores imprescindibles de la literatura universal, su amplia obra puede estudiarse por etapas, sin embargo, independientemente de la gran variedad de obras que escribió James, existen algunas novelas canónicas de lecturas y una de ellas lleva el título: Los Papeles de Aspern.

Los Papeles de Aspern
Para Henry James la novela es una impresión de la vida, y después de conocer su biografía y leer algunas de sus novelas, me atrevo a afirmar que las obras de James están totalmente impregnadas de rasgos muy personales que le tocó vivir. James nació en Estados Unidos, pero desde muy niño se fue a vivir a Inglaterra, estuvo una temporada en Francia, fue muy cercano a Italia, y llegó el momento que decidió vivir en Inglaterra la mayor parte de su vida, es por ello que en las novelas de James visitaremos constantemente ciudades de los países antes mencionados, y sobre todo, sus personajes tendrán un fuerte conflicto de identidad.
Otra característica que se percibe en la obra de James, es que parte de la historia, temática y problemática planteada en las novelas, son experiencias directas, intereses personales e incluso se encuentran demasiados rasgos autobiográficos, todo lo antes señalado lo podremos descifrar de manera clara en Los Papeles de Aspern.
Dicha novela fue publicada en el año 1888 cuando James ya radicaba de manera definitiva en Inglaterra, es importante señalar que de la vida privada de James se conoce muy poco, a pesar de su gran fama como escritor, James fue un hombre reservado, tal vez, el escritor nacionalizado ingles despreció la publicidad, porque para él el arte era mucho más que el protagonismo, utilizó el arte para ensancharnos el mundo, no para comercializar con él, y es que la banalidad con la que se empezaba a utilizar la literatura es un tema central en la novela.
La historia central que va a narrar en Los Papeles de Aspern es originada por una experiencia personal de James, como primer dato es importante puntualizar que del personaje que lleva la voz narrativa en la novela nunca conoceremos su nombre, y decir que podría representar el alter ego de James, sería ofender al escritor, porque precisamente James a través de su personaje sin nombre, está realizando una fuerte crítica de la banalidad y mercantilismo con la que los “poetas e intelectuales” estaban utilizando el arte.
Jeffrey Aspern había sido uno de los grandes poetas del siglo XIX, el personaje sin nombre dice ser uno de los acérrimos admiradores y expertos del poeta Jeffrey, por años ha estudiado su obra y tiene importantes artículos que han difundido los poemas de su ídolo, lo que resulta sorprendente es que después de años y años de estudio sobre la vida y obra de Jeffrey Aspern, el personaje sin nombre acaba de descubrir que todavía vive uno de los grandes amores del poeta, la anciana Juliana Bordereau.
Juliana Bordereau fue una mujer bellísima y amante del poeta Aspern, en la obra es presentada como una mujer de cien años, Juliana vive en el olvido y abandono en un castillo en la ciudad de Venecia, el personaje desconocido quien es de origen americano viajó a Italia para tratar de tener algún acercamiento con Juliana y poder tener acceso a las famosas pero no conocidas cartas que el poeta Aspern le enviaba a su gran amor Juliana.
Antes de visitar el abandonado castillo donde vivía Juliana, el personaje sin nombre sabía que la anciana no recibía a nadie y cuando alguien lo hizo y le hablaron del interés por los papeles del poeta Aspern, ella no tan sólo se molestó, además, agregó que no tenía papel alguno y si los tuviera a nadie se los daría. Bajo el antecedente antes mencionado el personaje sin nombre planeaba la táctica de cómo poder llegar a la anciana y adquirir los famosos papeles que a él lo harían celebridad y por supuesto le traerían muchos beneficios.
La estratagema para poder acercarse a la anciana fue llegar a esa gran casa como inquilino, llegó el día esperado y en el castillo lo recibió la sobrina de Juliana llamada Tita Bordereau, platicó con ella, vio que las dos mujeres vivían en absoluto abandono, que no tenían ni les interesaba tener contacto alguno con el mundo, fue en ese contexto como el personaje sin nombre se presentó y dijo que era escritor e iba a vivir una temporada en Venecia porque quería escribir, y el jardín que ellas tenían era el lugar ideal para poder llevar acabo sus propósitos, agregó que estaba dispuesto a pagar de alquiler lo que ellas consideraran conveniente.
El personaje sin nombre fue aceptado como inquilino e incluso estaba decidido a enamorar si era necesario a la sobrina de la anciana, pero nunca se iría de ese castillo sin haber obtenido los papeles de su gran ídolo el poeta Jeffrey Aspern. Aquí inicia toda la historia que los mantendrá interesados de principio a fin por conocer esta obra clásica de la literatura universal.
Con los Papeles de Aspern, Henry James dejó su huella imborrable en la literatura y le puso un nuevo sello a la forma de narrar consistente en que el escritor dejó de ser omnisciente y los personajes son los únicos que nos pueden platicar su verdad y su realidad, esto implica que si quiere conocer la historia completa solo habrá que, a través de esta formidable novela, viajar a Venecia y conocer qué pasó con los papeles del poeta Jeffrey Aspern.

Otra Vuelta de Tuerca

Una de las novelas más celebres del escritor Henry James, es sin duda alguna, Otra Vuelta de Tuerca, la cual fue publicada en el año 1898. La novela se ha convertido en una lectura insoslayable e incluso ha sido llevada en varias ocasiones a la escena cinematográfica, la obra se ha traducido a un sinfín de idiomas, en general, Otra Vuelta de Tuerca es un verdadero clásico de la literatura universal.
El primer comentario que se puede hacer sobre la novela, es que estamos ante una obra de misterios y enigmas, la estructura narrativa en que se cuenta la historia es lineal, es decir, el lector no tendrá complicaciones en identificar a los personajes, ni mucho menos sufrirá en los tiempos y formas en que es contada la trama, sin embargo, desde la pequeña introducción que antecede a los XXIV capítulos que integran la novela, el lector quedará atrapado en un suspenso y no renunciará a él hasta conocer el final de esta misteriosa novela.
En la obra conoceremos a cuatro personajes reales, vivos, junto a ellos aparecerán dos fantasmas o almas en penas, una de las grandes preguntas que se van formulando al momento que se está realizando la lectura, consiste en: Saber si realmente los fantasmas existen o son imaginaciones. Por supuesto que entre más se lee, más suspenso habrá, y surgirán muchas preguntas más, por ahora me permitiré hacer una breve presentación de la historia.
Toda la trama se desarrolla en una casona en Londres, Inglaterra, en esta amplia casa viven dos niños llamados Flora de ocho años de edad y el niño Miles de diez años, Flora y Miles son hermanos huérfanos, quien se hace cargo de su manutención y educación es su tío. En la historia el tío nunca convivirá con los principales personajes, de hecho él lo único que hace es contratar a una Institutriz para que se haga cargo de sus sobrinos, pero la condición que le pone a la Institutriz es que a él nunca lo moleste, le pagará bien, pero será la Institutriz la responsable absoluta de la educación de los niños y resolver cualquier problemática que se presente.
La Institutriz es descrita en la novela como una mujer guapa, educada, joven, cuando llegó a la mansión conoció a la señora Grose, quien era ama de llaves de la mansión. La primera impresión que tuvo la Institutriz fue de mucho agrado por el lugar donde llegaba a trabajar, además, desde un inicio había sido tratada de una manera cortés, el mismo día de su llegada le presentaron a la niña Flora, una niña hermosa, tierna, relata la Institutriz que con solo mirarla te inspiraba amor y ternura, fue precisamente Flora quien le enseñó toda la mansión a la Institutriz, existían muchas habitaciones vacías, pero aun así al inicio en la casona se respiraba un ambiente agradable, natural y de cordialidad.
A los días de haber llegado a la mansión, la Institutriz recibió una carta del Colegio donde estudiaba Miles, la carta decía que el niño era expulsado de manera definitiva de la Institución; cuando el niño Miles emprendió el viaje de regreso a su casa, fue recibido cortésmente por la nueva Institutriz y su hermana Flora, al momento de la presentación y saludo, la Institutriz quedó asombrada por la belleza física de Miles, y de la misma manera, no comprendía cómo un niño tan educado, fino, noble, caballeroso, había sido expulsado, la Institutriz pensó que todo era producto de la envidia que pudieron tenerle a Miles.
Con el paso de los días, la caballerosidad y buena educación de los niños se confirmaba, y por si fuera poco eran dos niños súper dotados, leían a Shakespeare, eran excelentes músicos, por tal motivo, la Institutriz resolvió no comentarle nada al tío sobre la expulsión de Miles, sin olvidar que el acuerdo había sido que a él no lo molestara en nada, que todo lo resolviera ella, así fue como la Institutriz decidió por el momento seguir educando al niño Miles.
En este ambiente de orden, felicidad, tranquilidad, formalidad, cortesía, paz, la Institutriz no tan sólo estaba dichosa con su trabajo, además, ya les tenía un enorme amor y admiración a Flora y Miles. Un día la Institutriz salió sola a caminar por los campos que rodeaban a la casona y a cierta distancia vio a un hombre cerca de la mansión, la imagen de aquel hombre no se le borró, cuando regresó a la mansión platicó con la señora Grose, y al describirle la Institutriz las características del hombre que vio, la señora Grose espantada dijo que ése era el señor Quint, pero que hacía tiempo había muerto, Quint años atrás trabajó en la mansión y convivió mucho con los niños.
La Institutriz quiso mantener la calma y le pidió a la señora Grose hiciera lo mismo y no les comentara nada ni a los niños ni a los criados, días después la Institutriz salió a caminar con Flora y de lejos vieron a una mujer con un rostro que impresionaba y espantaba, todo indica que la niña la vio, aun así no le hizo ningún comentario a la Institutriz, regresaron a la mansión y la señora Grose le comentó a la Institutriz que por los rasgos descritos era la señorita Jessel, quien era la antigua Institutriz, pero también había muerto.
A partir de aquí empezará la novela a desarrollar conductas en los niños que despiertan suspicacia en la Institutriz y ésta en lugar de temer, enfrenta el problema como un verdadero reto a resolver, porque entre más se lee la historia se va aclarando que estas almas en penas, quienes fueron muy cercanas a los niños, pretenden llevarse las almas de Flora y Miles, de hecho les adelanto que el alma en pena de Quint, desde el inicio de la historia ya está dentro del cuerpo de Miles, luego entonces, vuelve a surgir la pregunta: ¿Realmente los niños veían y tenían contactos con los fantasmas o eran alucinaciones de la Institutriz?
Finalmente, hasta lo aquí planteado es el aporte del presente artículo, falta mucho por leer y conocer de esta impresionante novela, al final puede suceder que cuando termine de leer la historia completa, su corazón en suspenso podrá dejar de latir como sucedió con el corazón del niño Miles, con la gran diferencia que el lector no morirá, sólo se entristecerá e impresionará.

JACK LONDON

El Llamado de la Selva
Jack London es un escritor estadunidense que con el paso de los años se ha convertido en uno de los autores más leídos y traducidos. En algún momento todos hemos tenido contacto con sus famosas obras ya sea a través de la lectura o el cine, sin embargo, antes de introducirme en el mundo literario producido por London, me permitiré realizar el siguiente comentario.
En diversos estudios biográficos se afirma que Jack London se suicidó cuando tenía sólo cuarenta años de edad, su verdadero nombre era John Griffith London. Cuando London murió ya se habían publicado gran cantidad de sus novelas, London fue abiertamente socialista, se casó y tuvo hijos, en los estudios biográficos se manifiesta que de joven padeció varias enfermedades, después sufrió fuertes problemas de alcoholismo, en general, sobre la vida de este genio se puede leer gran cantidad de información, pero lo único que me causa desasosiego es cómo puede un hombre de carácter, de lucha, suicidarse, si parte de sus personajes siempre se sobrepusieron a todas sus desgracias.
La novela con la que inicialmente recordaremos a Jack London se titula: El Llamado de la Selva, la cual fue publicada en el año 1903. En la obra de London nos encontraremos con la naturaleza primitiva a plenitud, bosques, regiones de Estados Unidos como Alaska, Santa Clara, o montañas y zonas nevadas de Canadá, realmente al momento de las lecturas de las obras de London, el lector vivirá verdaderas aventuras que dejarán una enseñanza, un mensaje y un recuerdo inolvidable.
En El Llamado de la Selva, el personaje central es el perro Buck, no existirá ningún protagonista que rebase la figura de Buck, e incluso de las personas que aparecen en el relato, sólo uno logrará tener cierta relevancia porque es quien le salva la vida a Buck y logra demostrarle un genuino amor. Buck es un perro-lobo, una especie rara, única, sus primeros años los vivió en una gran casa en Santa Clara, donde Buck siempre fue tratado como rey, era el mandamás de la casa, su amo lo consentía y adoraba, en esa casa donde vivía un juez con su familia, Buck y todos sus compañeros eran bien atendidos y vistos como parte de la familia.
Manuel era auxiliar del jardinero, en aquellos años estaba la fiebre del oro en Canadá, muchos aventureros arriesgaban sus vidas con tal de llegar a zonas pocos conocidas y encontrar el precioso y anhelado metal, para ese y otros fines de trabajo pesado se compraban gran cantidad de perros que eran utilizados como perros de carga, un día Manuel a escondidas se llevó a Buck con el objetivo de venderlo a buen precio, Buck lo siguió porque jamás pensó que su vida cambiaría al irse de paseo con el criado de la casa, a pesar de lo fuerte y poderoso que era Buck, siempre fue un perro obediente porque creía en los humanos:
“Buck soportó la soga con silenciosa dignidad. Era una ceremonia inesperada, pero había aprendido a confiar en los hombres y a suponer que ellos tenían razones que superaban el entendimiento de un perro.”
Cuando Buck se dio cuenta de qué se trataba y quiso reaccionar ya estaba vendido, fue enjaulado y con el paso de los días lo compraron a un buen precio para ser utilizado como perro de carga del servicio postal del Gobierno en Canadá, es a partir de este contexto que la novela empezará a contar toda la odisea vivida por el perro Buck, y en cada historia el concepto que Jack London nos va dejando de los humanos no es muy halagador.
Buck con el cambio drástico que tuvo en su nueva vida, fue modificando su forma de pensar y actuar, mientras vivió como un perro libre, podría decirse que vivía con dignidad, cuando fue vendido y llegó con el encargado de domarlo, Buck tuvo un fuerte enfrentamiento con su opresor, varias veces se le fue encima para atacarlo y recuperar su libertad, pero el domador lo recibió con palos y el pobre Buck por más que luchaba siempre era derribado y fuertemente lastimado, llegó un momento que el perro aceptó que contra los palos no podía, sabía que si no actuaba con inteligencia iba a morir.
“Poco a poco, Buck empezó a recobrar el sentido, pero no su fuerza. Siguió tendido en el sitio donde se había desplomado y observó al hombre del suéter rojo. –Se llama Buck –dialogó consigo mismo el hombre, citando la carta con la que el tabernero le anunciaba el envío de la jaula y el perro. –Bueno, Buck muchacho: hemos peleado un poco, pero no vale la pena que las cosas pasen a mayores. –De pronto parecía de buen humor –Has aprendido cuál es tu lugar y yo sé perfectamente cuál es el mío. Sé un buen perro y todo marchará bien. Pórtate mal y te deslomaré a palos, ¿entiendes?
Mientras hablaba acarició sin temor la cabeza que había golpeado con tanta ferocidad, y aunque se le erizaba el pelo al roce de esa mano Buck lo soportó sin protestar. Pero cuando el del suéter rojo le trajo agua, bebió ávidamente. Y después devoró la generosa ración de carne cruda que aquel hombre le sirvió directamente con sus manos. Había perdido: lo sabía, pero no estaba derrotado.”
Las transformaciones que va sufriendo Buck, son muy parecidas a las que tenemos los humanos, en esta parte de la obra se ve claramente la problemática entre civilización y barbarie, Buck en su ambiente de trato humano era un perro educado, comía a sus horas, lo hacía despacio, en su nueva vida al inicio quería conservar su forma de ver y vivir la vida, pero el ambiente tan bárbaro no se lo permitía, si comía despacio todos los demás perros se le iban encima y le quitaban su comida, así que Buck sólo tuvo que regresar a sus verdaderos orígenes, es decir, o domino o me dominan, o mato o me matan, luego entonces, lo único que nos hace un poco humanos es la educación, pero sin ella somos tan bárbaros como los animales.
Aun así, el hombre podrá ser derrotado, pero jamás destruido, esa es la premisa.

Colmillo Blanco

Una de las características más puntuales para describir a Jack London, es el enorme amor que siempre profesó por los perros, y ese amor canino se vio reflejado en la novela: El Llamado de la Selva en la cual le dio vida al perro-lobo llamado Buck, y en su otra obra cumbre, la titulada: Colmillo Blanco. Las dos novelas son creaciones separadas con historias diferentes, no obstante, al final existirán varias circunstancias que las une e incluso en la gran diferencia de los finales de las historias se puede encontrar el hilo conductor de las obras.
En El Llamado de la Selva, el perro Buck creció en la civilización y en un ambiente humano, cordial, fue tratado con amor, en la historia conocimos que Buck vivía en Santa Clara con un Juez y su familia, Buck fue perversamente vendido por uno de los criados de la casa, y de ser un perro educado se convirtió en un animal salvaje, peligroso. La interesante historia de Colmillo Blanco será totalmente opuesta, el perro-lobo nació en la selva y desde cachorro aprendió a matar para comer, a sobreponerse a todos los peligros que lo acechaban en el mundo animal salvaje, Colmillo Blanco por el único ser vivo que sentía respeto era por la loba que le había dado la vida, lo cuidaba, lo protegía y le proporcionaba la comida.
La novela desarrollará varias historias con diferentes personajes, si bien Colmillo Blanco será el personaje central, en esta historia Jack London le da gran importancia a un personaje que representa al ser humano amoroso, generoso, noble, educado, paciente, y al momento de leer los últimos capítulos de la novela, fácilmente se podrán empatar personajes y lugares de El Llamado de la Selva con Colmillo Blanco.
En las siguientes líneas trataré de desarrollar brevemente parte de la historia sólo centrada en Colmillo Blanco. Kiche es la madre de Colmillo Blanco, Kiche era hija de una perra que se había apareado con un lobo, siendo cachorra Kiche vivió bajo la protección de unos indios, con el paso del tiempo Kiche se perdió y se integró a su verdadera naturaleza que era estar con lobos y rápido reaprendió a aullar y cazar a sus presas, un lobo viejo que era tuerto mató a la manada de lobos que pretendía a Kiche y el lobo viejo se quedó con la loba, de esta relación nació Colmillo Blanco junto a sus seis hermanos, pero la hambruna era muy fuerte y el único que sobrevivió fue Colmillo Blanco.
En esta parte de la historia Jack London desarrolla su visión y conocimiento que tenía de la naturaleza, narra las forma de relacionarse entre los animales de su misma especie, la forma en que uno mata al otro para su sobrevivencia, nos hace viajar por diferentes regiones a cincuenta grados bajo cero, desarrolla historias de hombres que viven de la caza, y de verdad que la novela se lee y disfruta con una serie de imágenes, que no se necesitará tanto para desarrollar un guion cinematográfico en nuestras mentes.
En un ambiente salvaje fue creciendo Colmillo Blanco, un día siendo aún cachorro salió a vagar sólo y fue encontrado por unos hombres negros, Colmillo Blanco se espantó porque era la primera vez que él veía a esos animales o cosas raras para su vista, empezó a aullar de miedo y su madre Kiche acudió en auxilio de su hijo, uno de los indios reconoció a Kiche y le gritó por su nombre, Kiche no atacó a los hombres porque también supo que eran sus antiguos amos, es en este momento de la historia ya muy avanzada donde conocemos el origen de Kiche y su hijo Colmillo Blanco platicado por los indios.
A partir del encuentro con el hombre Colmillo Blanco empezará a vivir un sinfín de historias muy desagradables, era maltratado, los perros que acompañaban a los hombres siempre lo atacaban en manadas, Kiche fue separada para siempre de su hijo, y Colmillo Blanco desde muy pequeño tuvo que aprender a sobrevivir en un ambiente de absoluto peligro, sin embargo, desde muy cachorro siempre demostró ser un perro-lobo de carácter, fuerte, y fue por su férrea voluntad que pudo sobrevivir en un ambiente hostil.
La fama de Colmillo Blanco fue creciendo, no había rival que lo pudiera vencer, a pesar de que en muchas ocasiones fue atacado por manadas de perros siempre salía victorioso, es aquí donde aparecerá la figura de un personaje llamado Bello Smith, quien con muchas artimañas logró comprarle a los indios a su singular perro. Bello Smith apropiado de Colmillo Blanco lo utilizó como perro de pelea, peleó con todo tipo de perros y no había quien le pudiera competir, Colmillo Blanco no sólo divertía a la gente, además, les hacía ganar dinero, un día lo hicieron pelear con un Bull-Dog y ambos estuvieron fuertemente atacándose, el Bull-Dog muy lastimado logró morder y no soltar del pecho a su enemigo, así estuvieron peleando hasta que llegó el único personaje humano que en esta historia es presentado como tal, Weedon Scott.
El señor Scott se impuso en el escenario y separó a los furiosos animales, ambos estaban muy lastimados, Scott y su acompañante Matt pensaron que no se salvaría Colmillo Blanco, Scott molesto trató como verdaderos animales a las personas que disfrutaban de esta batalla y compró a Colmillo Blanco para salvarle la vida. En esta parte de la historia Jack London empezará a desarrollar y presentarnos la posibilidad que un animal acostumbrado a la violencia, al salvajismo, a la barbarie, puede ser transformado a través del amor, la paciencia, el buen trato, en palabras textuales London expresa:
“Scott se había propuesto la tarea de redimir a Colmillo Blanco, o mejor dicho, de redimir a la humanidad del mal que le había causado. Era una cuestión de principios y de conciencia. Creía que el mal infligido era una deuda de la humanidad y que había que pagarla. Se había propuesto acariciarle todos los días y tomarse para ello todo el tiempo necesario.”
Para finalizar les adelantaré que Colmillo Blanco terminó viviendo en Santa Clara, junto a la civilización en una casa de un Juez y para esos años el perro-lobo era toda una celebridad. Jack London nunca lo especificó, pero me imagino que muy feliz tuvo que haber estado esta familia que vivía en Santa Clara, porque en 1903 habían perdido para siempre a su perro Buck, y en 1907 habían adquirido a su amado Colmillo Blanco.

miguel_naranjo@hotmail.com