REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
11 | 12 | 2019
   

Arca de Noé

Ese espacio prometedor


Dalia Maria Teresa De León Adams

El Espacio Sideral desde los tiempos más remotos no solo ha cautivado al poeta, quien cautivado por su belleza y majestad, se inspirara ante la luna y las estrellas, para cantarle al amor con su pluma.
El Universo entero también ha sido el punto de atención del científico. En toda época y lugar se ha manifestado la inquietud por conocerle y explicarlo.
Los antiguos chinos llegaron a pensar que el Universo debía su génesis a la conformación de un huevo cósmico. Por otro lado los babilonios partían de la idea de que el cielo era de bronce y las estrellas se suspendían por encima de un disco que flotaba sobre el agua.
Los griegos serían quienes aportaran por primera vez una idea más exacta sobre el Universo, pues debido a los aportes de Aristarco se pensó que la Tierra (término que significa errante) giraba.
Posteriormente Claudio Tolomeo afirmó que la tierra era el centro del Universo y, que el Sol y la Luna eran quienes giraban alrededor de ella; conceptos erróneos que tomarían gran importancia para el criterio conceptual teológico del “Cristianismo” en la Edad Media y Renacentista.
Esta Religión que como es bien sabido ha ido sosteniendo que tanto Dios como sus Ángeles se ubican en el Cielo, en tanto que el demonio con sus almas en pena se ubican hacia el centro o bajo la Tierra. Conceptualización hoy en día un tanto en desuso debido a los avances de la ciencia, aún cuando la religión los retoma someramente en cuanto a su ubicación.
Galileo explicaría que era la Tierra la que giraba alrededor del Sol, contradiciendo la conceptualización cristiana a este respecto; hecho que le llevó a retractarse bajo pena de muerte.
Los mayas y los mexicas construyeron grandes observatorios astrológicos, obteniendo datos casi exactos sobre la duración temporal de la tierra para cubrir un año mediante su movimiento de traslación. Ello hace aproximadamente mil setecientos años. Datos que conformarían el Calendario Azteca, entre otros estudios más acerca de los Satélites y el Sol.
Nicolás Copérnico fue otro de los grandes portadores de la Astrología al explicar la Conformación del Sistema Solar.
Posteriormente se irían incrementando datos importantísimos sobre el Complejo Galáctico, como los hoyos negros, la distancia y aproximaciones entre los planetas, satélites, astros, asteroides, cometas nebulosas y respecto a diversos fenómenos naturales, como es el caso de los eclipses.
Por fin durante el periodo presidencial de John F. Kennedy, los estadunidenses lograron por primera vez llegar a la Luna en el año de 1969. Aun cuando fue en Alemania en el gobierno de Hitler, que se logró impulsar por primera vez un cohete espacial. Poco después los rusos y americanos lo sofisticarían, dando con ello paso a la conquista del Cosmos.
Actualmente una de las preocupaciones de la NASA es el de mantener en el espacio una nave que permita deambular a una serie de personas abordo que logren sobrevivir durante un largo periodo, haciendo una vida “normal”.
Nuevas teorías como el de la Física Cuántica, así como el desarrollo de la ciencia y la tecnología han permitido el descubrimiento de nuevos planetas, el conocimiento sobre nacimientos y muertes de astros y de estrellas, se han logrado descubrir, junto con el uso de aparatos de alta tecnología que han permitido posarse en planetas como Marte, en busca de posibles nuevas rutas de vida y de supervivencia humana, ante el eminente peligro de la destrucción de NUESTRO PLANETA TIERRA.