REVISTA DIGITAL DE PROMOCI脫N CULTURAL                     Director: Ren茅 Avil茅s Fabila
22 | 05 | 2019
   

Arca de No茅

La culta polaca


Por Supuesto

Canci贸n para la ocasi贸n

Perd贸n, Grilla de mi vida.
Perd贸n, pues me he descuidado.
Perd贸n, sobornito amado,
cochupo adorado, dame tu perd贸n.
Jam谩s habr谩 qui茅n supere
tu mejor cotizaci贸n,
pues siempre ser谩 tan blanca
como mi bella mansi贸n.
Si sabes que te quiero,
sin que haya corrupci贸n,
que t煤 eres, Higa m铆a,
mi mayor ilusi贸n.
Ven, calma mis angustias
con otro caser贸n,
que es todo lo que ans铆a,
pues t煤 me finans铆as
y todo negos铆as,
sin que haya corrupci贸n.

Las deudas del Modelo Educativo
El Modelo Educativo, anunciado con bombo y platillo, como 鈥渘ovedad de la Patria鈥 y festejado por los texto-servidores (atinado neologismo de Paco Rodr铆guez, para referirse a quienes alquilan su pluma), parece una vez m谩s resultado de la concepci贸n incestuosa de los tecn贸cratas que se apoyan entre ellos y no le conceden importancia a lo que los dem谩s estudian y analizan.
Citan los redactores del documento, urgidos de lecciones de Sintaxis, Prosodia, Lexicolog铆a y Sind茅resis, a presuntos especialistas de la pedagog铆a a modo, pero pasan por alto lo que un verdadero sabio, Edgar Morin 鈥揳 petici贸n de la Unesco, diagnostic贸 en un breve pero sustancioso libro: Los siete saberes necesarios para la educaci贸n del futuro, que empez贸 a circular a principios de este siglo.
Tampoco atendieron a otro sabio franc茅s, George Steiner, autor entre otros libros trascendentes de Lecciones de los maestros, que igualmente ha hecho recomendaciones sobre las reales necesidades educativas, que nada tienen que ver con esa especie de adoraci贸n de la tecnolog铆a y satanizaci贸n de la memoria (destacables en el Modelito), que Steiner exalta como parte importante de la inteligencia (Y eso que memorizar desde ni帽o se considera la mejor manera de protegerse contra el mal del siglo, el Alzheimer).
Pero ni siquiera los tecn贸cratas de la educaci贸n mexicana le hicieron caso a sus contlapaches de la OCDE (Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y el Desarrollo Econ贸mico) que ha dictaminado para M茅xico un rezago de 65 a帽os en lo que tiene que ver con la Escritura y la Lectura.
Las dos grandes deudas del Sistema Escolarizado de M茅xico, Leer y Escribir, no figuran entre las principales intenciones del Modelo Educativo, real parto de los montes, que se present贸 como 鈥渄ocumento terminado, pero no definitivo鈥, aunque un verdadero corrector de estilo tendr铆a que considerar apenas como el esbozo de un intento.
Leer y Escribir (en espa帽ol) no figura entre los grandes intereses del 鈥渘uevo鈥 Modelo Educativo, aunque s铆 pone atenci贸n en la necesidad de saber ingl茅s al t茅rmino de la ense帽anza b谩sica, primaria y secundaria, tal vez para que los alfabetizados puedan seguir con eficacia las instrucciones del Amo del Norte.
Pero el conocimiento de la lengua materna, el espa帽ol, para saber expresarse y entender lo que se lee, se encubre en palabrer铆a en torno al lenguaje. Y sin embargo, las parrafadas de Nu帽o y sus redactores son la mejor demostraci贸n de que los planes de estudio oficiales no incluyen un real aprendizaje que permita al alumno de escuelas p煤blicas o privadas saber leer y escribir (Y, por favor, que alguien le explique a Nu帽o y compinches, que s贸lo hay una prioridad 鈥搎ue significa anterioridad鈥, pues despu茅s de lo anterior, todo es posterior. 驴C贸mo hacerles entender que no puede haber Las siete prioridades de la educaci贸n?)

Cursos de Redacci贸n y Lectura
Para subsanar en parte esa falla educativa de todo el Sistema Escolar, de la educaci贸n b谩sica a la superior, en lo que respecta al desarrollo de las capacidades de redactar y leer, el heter贸nimo de esta secci贸n, H茅ctor Anaya, sostiene desde hace varios a帽os, luego de su experiencia docente en la UNAM, la UAM, la Pedag贸gica, el Polit茅cnico, la Casa Lamm y de ser Maestro Fundador de la Escuela de Escritores de SOGEM, su taller particular Abrapalabra, que en cursos trimestrales de 13 sesiones, adentra a sus alumnos en la creaci贸n literaria y en el entendimiento de lo que se lee.
Este es el recado que su taller env铆a a los interesados:
芦En agosto, el Mtro. H茅ctor Anaya va a abrir sus cursos de Creaci贸n Literaria (el 23) y de Lectura de los Cl谩sicos (el 20), asignaturas que ha quedado a deber el sistema escolar, de primaria a universidad, pues seg煤n la OCDE hay un rezago de 65 a帽os en Lectura y Escritura (adem谩s de las fallas en Aritm茅tica y Matem谩ticas).
La cultura human铆stica est谩 a la baja y la tecno-cient铆fica al alza, por lo que se privilegia la invenci贸n de patentes sobre la creaci贸n autoral, aunque el progreso sin civilizaci贸n no es digno de ser considerado humano (seg煤n Bertrand Russell).
Anima a sus cursos el deseo de saber, de pensar y crear, a partir del supuesto de que la menor de las creaciones literarias es m谩s importante que la mejor de las cr铆ticas (conforme a George Steiner), as铆 como el peor jugador es preferible al mejor espectador.
Se trata de ense帽anzas muy reconocidas por alumnos que han participado, por los medios de comunicaci贸n que los recomiendan y por el INBA, que lo distingui贸 al considerarlo Maestro-Escritor. Y m谩s recientemente la Sociedad General de Escritores de M茅xico, la SOGEM, le dio una presea por su trayectoria literaria y art铆stica.
Como usted nos hizo saber su inter茅s por los cursos, le mando la informaci贸n del pr贸ximo trimestre y le recuerdo que los grupos son peque帽os, limitados a 10 personas, para que el aprendizaje sea m谩s personalizado, por lo que si le interesa participar de esta experiencia, esperamos que se ponga en contacto con nosotros. El costo de cualquiera de los cursos trimestrales, es de $3,000.00, que se pagan en una sola exhibici贸n antes de empezar el curso, ya sea directamente en el domicilio del taller Abrapalabra en la colonia Condesa o mediante dep贸sito o transferencia bancaria.
Informes y Reservaciones al 5553-2525 o a abrapalabra@prodigy.net.mx禄

Pecados polacos
Promulgada ya la Ley Anticorrupci贸n, que les garantizar谩 impunidad a los polacos, la autodenominada Clase Pol铆tica ha perdido el miedo a ser juzgada por sus delitos, que en el peor de los casos ser谩n considerados faltas administrativas, no punibles (si no han ca铆do de la gracia de los Jefazos). Pero como todos se asumen creyentes, devotos, religiosos, temerosos de Dios, seguramente no desean ser juzgados por sus pecados.
As铆 que si los partidos en el poder desean tener buenos candidatos para ocupar puestos de ministros, secretarios o simplemente funcionarios de la Alta Burocracia, bien har铆an en evaluar la proclividad que puedan tener a la comisi贸n de pecados capitales. Y como La Culta Polaca, en su soberbia se manifiesta generosa, pone a disposici贸n de los Jefes de la Grilla los siguientes reactivos para descubrir las inclinaciones pecaminosas de sus mejores 鈥渃uadros鈥, casi siempre cuadrados.
Primero, el de la Envidia (dolor por el bien ajeno):
1. Si a un amigo, de tu misma generaci贸n, lo nombran Secretario y a ti s贸lo te designan Oficial mayor:
a) Te enorgulleces de que un miembro de tu camada llegue a tan importante puesto.
b) Lo felicitas, con gran algarab铆a, frente a los amigos de ambos.
c) Consideras que el Presidente no sabe apreciar las reales capacidades.
Luego, el de la Pereza (que es el del menor esfuerzo posible).
2. Te ofrecen la Presidencia del Partido y reflexionas antes de aceptar:
a) Es mucho el trabajo y poco el reconocimiento. Si triunfas, la gloria se le atribuye al Jefe que te nombr贸. Si fallas, el fracaso es tuyo.
b) No te gusta la idea de 鈥渆star en la oficina, antes de que te necesiten e irte cuando ya no hagas falta鈥.
c) 驴Y dejar de disfrutar tus fines de semana, largos, largos, largos?
La Ira (que es la falta de Templanza)
a) Como Secretario (de Educaci贸n, por ejemplo) no aceptas que se te contradiga.
b) Te irrita que los sindicalistas libres enarbolen los 鈥渄erechos humanos鈥.
c) Sostienes que la ley es la ley, aunque no sea justa.
La Lujuria (el pecado de lujo).
a) Entiendes que tu Secretar铆a es el coto de caza de las m谩s 鈥渂uenotas鈥.
b) Piensas que las que no sean recatadas en su vestimenta, es que 鈥渜uieren鈥.
c) El hombre es hombre y no se le debe provocar.
La Gula (驴con qu茅 se come?).
a) Como Secretario de Finanzas, entiendes que los 鈥渁rreglos de impuestos鈥 se negocian mejor en una cena op铆para.
b) Si comes en la oficina, exiges por lo menos tres minutas diferentes para elegir.
c) Limitas tus placeres carnales a los gastron贸micos.
La Avaricia (驴Pr贸digo? S贸lo conmigo)
a) Tu familia puede usar los servicios p煤blicos de salud a que tienes derecho. Pero 驴t煤 por qu茅?
b) Te esmeras en convencer a tu mujer de que es mejor ir a Uruapan que a Europa.
c) Que t煤 hayas estudiado en universidades privadas, no se contrapone con que env铆es a tus hijos a instituciones p煤blicas.
La Soberbia (Dios es a mi imagen y semejanza).
a) 驴Te consideras libre de pecados?
b) 驴Crees que hay alguien que te supere?
c) Si llegaras a equivocarte, 驴lo reconocer铆as?

Si pierde Sergio, perdemos todos
Los aguerridos criticones del Sistema dejaron solo, nada m谩s por ser de la far谩ndula, al periodista de espect谩culos Javier Parra Cort茅s (a) Alex Caffie, quien aparentemente agredi贸 con sus comentarios a la impoluta actriz y cantante Luc铆a M茅ndez (impoluta no es mala palabra, 驴eh, Luc铆a? No me vayas a demandar), por lo que habr谩 de indemnizarla con una millonaria cantidad, una vez que los se帽ores Ministros (los servidores, los criados, los menos, eso significa en lat铆n) de la Suprema Corte de Justicia, al declarar 鈥渋nconstitucional鈥 un art铆culo de la Ley de Responsabilidad Civil, que pon铆a l铆mites a lo que se podr铆a solicitar, en el caso de que fuera cierto el da帽o moral reclamado. As铆 que do帽a Luc铆a puede pedirle las perlas de la virgen al comentarista de la far谩ndula, si quiere vengarse, hundi茅ndolo en la miseria.
Con gesto parecido a 鈥渕erecido se lo tiene, por andar de chismoso鈥, los analistas serios, que no cubren sus necesidades con la ubre del presupuesto oficial, no movieron ni una pesta帽a para impugnar a la ex-estrella del canal de Azc谩rraga, ni menos a煤n cuestionaron las acciones de los ministros que dejan sin protecci贸n la libertad de comentar la vida de los personajes p煤blicos, quienes se pueden cebar contra los periodistas, si se sienten ofendidos o lastimados en su fama p煤blica.
Tal vez olvidaron la advertencia contenida en el poema de Mart铆n Niemoller, que se le ha atribuido falsamente a Bertolt Brecht:

Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los jud铆os y no dije nada porque yo no era jud铆o.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los cat贸licos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por m铆 pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada

Quiz谩 m谩s de un analista habr谩 reflexionado: 芦Yo qu茅 tengo que ver con la far谩ndula, ni me meto, ni me interesa meterme con las ex-estrellitas del espect谩culo禄. Para qu茅 entrar en broncas por defender lo indefendible. 芦隆Que se jodan los chismosos por 鈥渧entanear鈥 a la gente!禄.
Pero, cuidado, se帽ores analistas, que a partir de esos mismos trastupijes, ahora es un exgobernador el que se lanza contra un cr铆tico pol铆tico, que proviene de la Academia, Sergio Aguayo, quien a partir de los datos publicados y de la detenci贸n de Humberto Moreira en Espa帽a, por presunto lavado de dinero, hizo comentarios que, seg煤n el exgobernador de Coahuila y expresidente del PRI, afectaron su imagen p煤blica, su honorabilidad y da帽aron a su familia. Y para reparar todo esto espera cobrarle a Sergio Aguayo 10 millones de pesos (al fin que ya no hay l铆mites, seg煤n los se帽ores ministros).
Ya se sabe que Moreira escap贸 de la justicia espa帽ola, gracias a los buenos oficios del gobierno mexicano que de inmediato se moviliz贸 para que lo pusieran en libertad y lo dejaran regresar al bendito pa铆s de la impunidad. En todo caso, quienes pusieron en duda la honorabilidad de Moreira, aunque haya sido con el leve p茅talo de la sospecha, fueron los espa帽oles, a quienes debiera demandar el ex dirigente del partido oficial y no al mensajero que dio a conocer y en todo caso critic贸 al se帽or Moreira por lo que se dice de 茅l, ya que en M茅xico no se le investiga. Pero no, va sobre Sergio Aguayo, para que los dem谩s comentaristas se miren en ese espejo.
El proceso contra Aguayo est谩 abierto y si se le deja solo (aunque se tengan diferencias de opini贸n con 茅l), y se le condena a pagar o simplemente a disculparse por haber criticado a tan influyente personaje, pues entonces todo cr铆tico del Sistema y de sus funcionarios, quedar谩 en riesgo de ir a la c谩rcel o sacrificar su patrimonio para indemnizar a quien se sienta lastimado por el juicio de un opinante. Tras los escarmientos que deriven de la condena a Aguayo, 驴qui茅n se va a atrever a opinar mal de un funcionario y sugerir que su conducta y sus ingresos son reprobables?
La espada de Da帽ocles puede caer sobre su cabeza y sobre su familia. 隆Y que no corrijan a este redactor, porque la de Damocles fue otra! La de Da帽ocles es rencorosa y punitiva, que procura causar todo el desprestigio y el perjuicio econ贸mico que se le puede hacer a un comentarista que ponga en entredicho al probo funcionario.
As铆 que proteger a Sergio y protestar por el ejemplo que se quiera dar con 茅l, redundar谩 en beneficio de todo aqu茅l que tenga pensamiento cr铆tico y lo plasme por escrito o lo divulgue por ondas hertzianas o por medios digitales, cibern茅ticos o gal谩cticos.

Escritores que no tienen madre
En M茅xico, casi todos los escritores no tienen madre.
Como en otros lugares del mundo y en distintas 茅pocas.
No se alarmen, se帽ores escritores, ni se preparen a demandar, por supuesto, a Por Supuesto, ya que la afirmaci贸n no tiene connotaciones ofensivas, aunque tampoco positivas 鈥揷onforme a la jerigonza nacional, en la que 鈥渘o tener madre鈥 es una expresi贸n admirativa鈥, aunque generalmente se elogia con el dicho, ya que si bien hay autores injustamente olvidados, no hay ninguno injustamente recordado.
Tampoco se quiere se帽alar al inscribirlos en el rubro de 鈥渘o tener madre鈥, que sean unos desmadrosos o unos jijos... No, simplemente no tener madre significa omitir en su firma el segundo apellido, el materno.
Abundan quienes son conocidos por su nombre y primer apellido, nada m谩s.
Entre los actuales, vivos, se pueden mencionar a Juan Villoro, Elena Poniatowska, Sergio Pitol, Fernando del Paso, Mar铆a Luisa Mendoza, Beatriz Espejo, Ethel Krauze, Aline Peterson, Laura Esquivel, Myriam Moscona, Rosa Beltr谩n, H茅ctor Anaya, Enrique Serna, 脫scar de la Borbolla, Beatriz Escalante, Francisco Prieto, Cristina Pacheco, Felipe Garrido, Eduardo Casar, Ignacio Solares, Joaqu铆n Armando Chac贸n, Jorge Volpi, Ignacio Padilla, Margo Glantz, Hugo Hiriart, Eduardo Lizalde, Jos茅 Agust铆n (Ram铆rez), Eduardo Langagne, David Huerta, Estela Le帽ero, Ver贸nica Murgu铆a, Jos茅 de la Colina, Alberto Blanco, M贸nica Brozon, Francisco Hinojosa, Bertha Hiriart, Evodio Escalante, Jos茅 Joaqu铆n Blanco, Carmen Galindo, M贸nica Lav铆n, Andr茅s de Luna, Silvia Molina, Bernardo Ruiz, Paco Ignacio Taibo, Gabriel Zaid, Elva Mac铆as, Enrique Krauze, Martha Robles, Agust铆n Monsreal, Agust铆n Ramos, Elsa Cross, Juan Domingo Arg眉elles, Guillermo Arriaga.
Eso, por lo que hace a los escritores que est谩n vivitos y redactando, porque si se acude a la memoria y se recuerdan los de reciente fallecimiento, se ver谩 que tampoco usaban el segundo apellido: Jos茅 Emilio Pacheco, Carlos Fuentes, Octavio Paz, Carlos Monsivais, Vicente Le帽ero, Ricardo Garibay, Gustavo Sainz, Carlos Montemayor, Jaime Sabines, Elena Garro, Arrigo Coen, Juan Rulfo, Juan Jos茅 Arreola.
Si se retrocede en la remembranza, tambi茅n se hallar谩n registros de autores que 鈥渘o ten铆an madre鈥: Rosario Castellanos, Sergio Galindo, Jos茅 Gorostiza, Salvador Novo, Carlos Pellicer, Ernesto de la Pe帽a, Alfonso Reyes, Mart铆n Luis Guzm谩n, Jos茅 Vasconcelos, Mariano Azuela, Mauricio y Vicente Magdaleno, Efra铆n Huerta, Renato Leduc, Rafael Solana, Luis G. Basurto, Wilberto Cant贸n, Jos茅 Carlos Becerra, Emilio Carballido, Sergio Maga帽a, Efr茅n Hern谩ndez, Al铆 Chumacero, Griselda 脕lvarez, Agust铆n Y谩帽ez, y un largo etc茅tera, cortes铆a del se帽or Alzheimer.
En cambio, de los vivos, quienes firman con los dos apellidos, y por tanto, 鈥渟铆 tienen madre鈥, son escasos: Ren茅 Avil茅s Fabila, Roberto L贸pez Moreno, Christopher Dom铆nguez Michael, Jorge Ruiz Due帽as, H茅ctor y Luis Miguel Aguilar Cam铆n, Rafael P茅rez Gay, Sergio Gonz谩lez Rodr铆guez.
Y si se acude al pasado inmediato, se recordar谩 a Rub茅n Bonifaz Nu帽o, Jaime Torres Bodet, Enrique Gonz谩lez Mart铆nez, Ram贸n L贸pez Velarde, Ermilo Abreu G贸mez, Margarita Paz Paredes, Julio Jim茅nez Rueda, y unos puntos suspensivos, con olor y color de 鈥渘o-me-olvides鈥.


Secretario de la Fruici贸n P煤bica
(Modelo para no ser demandado)
Atenci贸n opinantes, analistas y comentaristas serios 鈥搉o textoservidores鈥: no se expongan a quedar en la calle, por mandar derecha la flecha.
Ahora que Sergio Aguayo est谩 en riesgo de incrementar la fortuna del afortunado ex-gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, por andar poniendo en duda su honra y fama p煤blica, hay que andarse con pies de plomo y confiar en que el p煤blico lector pueda desentra帽ar lo que se quiere decir en lenguaje cr铆ptico.
Podr铆a crearse, a partir de Cervantes y su Quijote, un modelo salv铆fero, para aludir a cierto ex-funcionario de cairelitos en la frente, que acaba de renunciar y de quien se dijo que m谩s que perseguir a funcionarios corruptos, se dedic贸 a perseguir y alcanzar a una que otra empleadita de buen ver, quien para no perder el trabajo prefiri贸 no denunciar el acoso. Esto es lo que propone Por Supuesto:
'En un lugar de La Chamba, cuyo nombre prefiero omitirlo, hubo un Sexcretario de la Fruici贸n P煤bica, que se hac铆a de la vista gorda con quienes violaban la ley, pero se pon铆an a mano en la n贸mina, que por m谩s que busc贸 en el Diccionario de La Grilla, no encontr贸 el significado de 鈥淐onflicto de Intereses鈥 y en consecuencia no pudo inculpar a ninguno de los cuates que le surtieron bien la despensa y la alcanc铆a.
Dispensador de favores, fue bien correspondido y as铆 pudo retirarse a su casa, tras renunciar al servicio p煤blico, sin pesadumbre econ贸mica, sin temor a represalias y menos a煤n a la sevicia oficial, que s铆 se vuelve enconada cuando se trata de malvados maestros disidentes.