REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 11 | 2019
   

De nuestra portada

Apuntes sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea


Héctor Ceballos Garibay

La democracia es, sin duda, la mejor forma de gobierno que ha inventado el ser humano. Sin embargo, tal como lo demuestra el ascenso de Hitler por la vía electoral en la Alemania de los años treinta del siglo pasado, y ahora el funesto triunfo del Brexit (la salida del Reino Unido de la Unión Europea), hay ciertas ocasiones en que las mayorías se equivocan y los pueblos toman decisiones contraproducentes y dañinas no sólo contra sí mismas, sino que igualmente acarrean efectos colaterales y nefastos para todo el mundo ya que, nos guste o no, vivimos en un planeta globalizado e interdependiente.

Debido al triunfo del Brexit, puede afirmarse que la humanidad ha dado un paso hacia atrás y que serán numerosas las consecuencias negativas de este hecho en el futuro inmediato. A continuación enumero algunas de las causas y consecuencias de tan lamentable acontecimiento.

1- En las elecciones del Reino Unido ganó, por un millón y pico de votos, el electorado rural sobre el urbano, el viejo sobre el joven, el conservador sobre el progresista, el ultranacionalista sobre el europeísta, el menos educado sobre el más cualificado e ilustrado. En ciudades como Londres, Oxford y Cambridge, así como en Escocia e Irlanda del Norte, triunfó el voto de los que deseaban permanecer en alianza con Europa. A partir de esta división tajante entre dos mitades polarizadas, ya se vislumbra a mediano plazo el separatismo escocés e irlandés de lo que terminará siendo una Inglaterra cada vez más débil y endeble en todos los órdenes. Económicamente, por ejemplo, la salida de la zona euro se traducirá en un decrecimiento generalizado a lo largo de varias generaciones.
2- Fue el voto racional, ponderado e informado el que perdió en este referendo donde finalmente se impuso el voto emocional, visceral e ideológico, hábilmente manipulado por los mass media sensacionalistas y chovinistas que supieron explotar con éxito el miedo y el rencor de los ingleses tradicionalistas ante las oleadas de inmigrantes de los últimos años. El triunfo del Brexit favorece a los políticos demagogos, populistas y xenófobos como Donald Trump en Estados Unidos y los neo-fascistas que ahora proliferan en varios países de Europa. Al día siguiente de las elecciones inglesas, los líderes ultraconservadores de Italia, Francia y Holanda ya estaban pidiendo convocar a referendos que les permitan a sus países separarse de la Unión Europea, y así poder expulsar con facilidad a las minorías étnicas y religiosas de sus respectivas naciones.
3- De manera seria y autocrítica, los 27 estados que aún permanecen en la Unión Europea tienen que reflexionar sobre los errores cometidos a lo largo del prolongado proceso unionista, el cual, no obstante ser positivo en términos generales (libre circulación de personas y mercancías, subsidios y becas para estudiantes, ciencia y desarrollo sustentable, convenios de cooperación y contra el delito), ha arrojado también sus puntos negros y excluyentes: la excesiva y prepotente burocracia de Bruselas (donde reside el Parlamento Europeo) y las decisiones tecnocráticas e impositivas que priorizan las políticas monetaristas de austeridad sobre las estrategias gubernamentales que favorecen el bienestar y la igualdad ciudadanas.
4- A pesar de que varios Premios Nobel ingleses y muchos intelectuales y celebridades del arte y la cultura británicas llamaron a votar en contra del Brexit, de manera sorpresiva y desmintiendo las encuestas y al mercado de apuestas, finalmente ganó la visión más retrógrada y sectaria, una ideología maniquea que convierte a las minorías étnicas, raciales, religiosas, sexuales y políticas en el chivo expiatorio de los problemas de Inglaterra y de la humanidad entera. Esta facilidad para culpar y estigmatizar a los “otros” ya la hicieron los nazis con los judíos en tiempos del holocausto hitleriano. Ojalá no cunda el mal ejemplo y no vuelva a repetirse la historia como una tragedia del siglo XXI.

La educación y la cultura artística y humanística deben ser un valladar contra el odio, la cerrazón y la estupidez.



26 de junio de 2016, Sés Jarhani, Uruapan, Michoacán.