REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 08 | 2019
   

De nuestra portada

El proxenetismo, una herencia cultural “De grande quiero ser padrote”. Entrevista con Rosi Orozco


Iván Téllez

La trata de personas, también llamado proxenetismo, es una tradición que se ha heredado por generaciones en el estado de Tlaxcala, ya que desde los niños se les enseñan a los habitantes de la región los beneficios que deja esta actividad, hasta el punto en que ya son vistas como normales la violencia y la explotación que implica, aseveró Rosi Orozco, presidenta de la organización Comisión Unidos vs. Trata, quien recientemente publicó su libro Explotación sexual. Esclavitud como negocio familiar (Lectorum, 2015).
Orozco (Ciudad de México, 1960), quien fuera diputada federal en 2009 y presidenta de la Comisión Especial de Lucha contra la Trata de Personas en la LXI Legislatura de la Cámara de Diputados, conversó con nosotros sobre la expansión de la trata de personas en México y los diferentes factores que han provocado que se le considere como una auténtica herencia cultural.

¿Qué factores socioculturales inciden en la trata de personas?
El proxenetismo en Tlaxcala, por lo que comentan los mismos padrotes, se ha extendido. Al hacer un cálculo de cuántas personas se dedican a la trata de personas en tan solo ocho pueblos aledaños a Tenancingo, se dio la suma de que más de 18 mil personas podrían estar dedicadas a esta actividad, dado que mientras los hombres se dedican a engañar a las mujeres, las madres de estos contribuyen a cuidar a los hijos de las víctimas, por ejemplo.
Es una tradición que se ve en los carnavales de Tlaxcala: son fiestas de sometimiento, de demostración del poder machista en la que han caído estas generaciones. Estamos hablando de una degeneración.
La trata no solo es vista por los padrotes como normal ya que, cuando hablan, de verdad creen en sus propias fantasías: que a estas mujeres les gusta ser explotadas. Es la mentalidad de una cultura que se ha convertido con el paso del tiempo en un negocio familiar.

¿El gobierno sabe lo que sucede en el Carnaval?
Lo ha habido siempre. Por primera vez, un gobernador como Mariano González Zarur afirma que ya hay sentencias y persecuciones a quienes se dedican a la trata. Pero aún hay mucho por hacer, ya que 23 de los 60 municipios tienen esta cultura proxenetista.

¿Qué relación tienen estas actividades con la pobreza?
En el estado de Tlaxcala muchos de los tratantes comienzan por ambición, dado que ellos no tienen para un techo digno o un plato en la mesa. Hay una pobreza muy marcada en ese estado y de eso abusan los que se dedican a la explotación.
Un proxeneta al que visité me explicó que a él lo deslumbraron los padrotes “de tiempo” desde niño, cuando le presumieron las riquezas que tenían: los carros, las casas y las mujeres. Al final, le financiaron su primer enganche los mismos tratantes.

Según datos de la Coneval, Tlaxcala figura entre los estados más pobres en el país, ¿por eso hace énfasis del problema en él?
Tienen focos de mucha pobreza. No hace mucho que fui a Huamantla y encontré a niños que nunca habían tenido una pelota. Los tratantes se mueven a donde hay mayor pobreza para deslumbrar a las chicas que podrán sacar de su protección familiar y llevarlas a los diferentes lugares donde las explotan. Ellos dicen “muévanse, compadres”, y “moverse” es ir a la cacería humana.

Comenta que los niños están en contacto con el proxenetismo, ¿ellos llegan a saber que es un delito o lo consideran algo normal?
En los lugares donde se incrementó este problema es donde los niños no escuchan otra cosa que no sea a sus padres, tíos y vecinos decir asuntos relacionados con este comercio y crecen pensando que es una forma normal de vivir. Conocí a los hijos de una víctima en un pueblo vecino a Tenancingo, y escuché a uno de ellos decir: “Yo, de grande, quiero ser padrote”, mientras su madre, a un lado, llena de cicatrices y quemaduras de cigarro en las piernas y en la espalda, lloraba. Hoy su padre cumple una condena de 53 años.

Además de la pobreza, ¿qué hace que siga existiendo este problema?
La impunidad. A pesar de que el gobernador González Zarur y la procuradora Alicia Fragoso persiguen el delito, la mayoría de los presidentes municipales donde está el problema lo siguen negando. Muchos de los agentes del Ministerio Públicos no actúan, ya que hoy la ley los obliga a perseguir a todas las personas que se dedican a la trata. Pero aún se ve la impunidad en las carreteras donde están los moteles, las chicas.

AMOR AL DINERO
Entretanto, Rosi Orozco reconoció que se han hecho acciones en el país para reducir el problema. Aseguró que la Comisión Unidos vs. Trata convocó a todos los estados a que entregaran pruebas de acciones en contra del proxenetismo, de prevención, persecución del delito o de protección a las víctimas. Pero al llamado solo asistieron 15 estados, entre los que destacan Chiapas, Coahuila y el DF, este último con el mayor número de acciones para mitigar el problema, como el programa de readaptación de presos, el cual no se había hecho antes en ningún otro país. Por otro lado, los estados que no respondieron a la solicitud fueron Campeche, Querétaro y Tabasco.

Se anunció que mejorará Alerta Amber, ¿esto ayudará a mitigar la trata?
Fui una de las impulsoras del programa, y creo que el poder alertar a la población al momento en que desaparece un menor es lo más efectivo que hay. Si se logra emitir la alerta de manera inmediata, es más factible que encuentres al desaparecido, a comparación de que si se esperan las 72 horas para levantar la alerta, como se hace.

¿Cuál es el contexto social de los victimarios?
Hay tratantes que vienen del sufrimiento, de traumas fuertes y de pobreza; pero también hay algunos que han estado en una familia íntegra y con recursos, mientras que a otros los mueve la ambición. La mayoría de la gente que se dedica a la explotación sexual o laboral generalmente lo hace por el amor al dinero.

En Ajalpan, Puebla, la comunidad linchó a dos presuntos secuestradores. Ahora la sociedad intenta resolver los problemas.
No desaparece cualquier objeto sino un hijo. Cuando platicas con padres a quienes se los robaron, están muertos en vida. Te dicen: “Duermo sin sueño; como sin hambre; vivo sin vida”. No estoy de acuerdo con un linchamiento, que tome el pueblo la justicia con sus propias manos; pero si las autoridades no entienden que el tema de trata de personas es prioritario, cómo no se va a levantar la población en armas si les roban a sus hijos. Es prioridad resolver este problema.

¿Hay una transformación en la sociedad respecto a este problema?
Ya lo sociedad dice “basta”. Yo oí a los que estaban de autodefensas en Michoacán decir: “Se llevaron a mi esposa, y me dijeron: ‘baña a tu hija —de 10 años—, que vamos a venir por ella’”. ¿Cómo el padre no va a tomar lo que esté al alcance de sus manos para defenderla?
En las poblaciones donde más se roban a los niños hay focos rojos. Un padre que pierde a su hijo o hija ya no tiene razones para vivir. Ya no le importa nada. He llegado a escuchar a padres que dicen: “Ya fui a ver a los malos porque quiero que ellos me resuelvan el problema”.

¿Hay casos en que las víctimas de abuso se convierten en victimarias?
El caso de unas primas robadas: Karlita contaba lo que su madrota le decía: “Yo fui víctima de mi padrastro de los nueve a los quince años, y tú eres similar a mí. Tú vas a ser tres veces peor que yo”, y se le quedaban en la mente las palabras de que sería como ella. Después de meses de que la drogaran, la violaran y la llenaran de odio, si ella no hubiera escapado y no la hubieran ayudado, podría haberse convertido en victimaria.

Orozco indicó que el proxenetismo no solo se resolverá al mitigarlo en México, sino hasta que se generalicen las medidas: “Se tienen diferencia en las leyes en contra de la trata de personas, y hay otros países que ni las tienen… De Centroamérica los proxenetas traen chicas a la frontera con México, y países como El Salvador aún no persiguen el delito. En la ONU recomendamos que se buscara una solución unitaria: una ley penal que fuera básica para toda AL, que tuviera parámetros similares, porque solo así terminaremos con la trata de personas”, finalizó.