REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
11 | 12 | 2019
   

Arca de Noé

"Cometas” o "estrellas con colas"


Dalia Maria Teresa De León Adams

Durante el devenir histórico han sido muchos los mitos que han surgido en torno a la procedencia de los cometas y de sus influencias sobre el ser humano.
Mitos que les han hecho considerar como mensajeros o vaticinadores; en otras ocasiones como los causantes de algunos infortunios, en tanto que para otros, portadores de buenos augurios.
En provincias se les ha considerado como los causantes del paño sufrido por algunas mujeres, en especial en el periodo de preñez.
En la Tula precolombina, a la magia se le relacionaba constantemente con los acontecimientos astrológicos, en tanto que en Europa Medieval el paso del cometa era ocasionalmente plasmado en los lienzos de algunos grandes maestro de la pintura.
Actualmente los astrólogos consideran al cometa como un posible “Eslabón Perdido” para confirmar hipótesis sobre la formación de nuestro Sistema Solar. De ahí estriba su gran importancia.
El afamado astrólogo alemán Johannes Kepler sostenía que existen más cometas en el espacio qué peces en el mar.
Según los informes de la científica mexicana Julieta Fierro, el Universo que hasta hoy se ha logrado observar data de quince millones de años de distancia.
Lo cierto es que el cometa es un cuerpo celeste constituido por hielo, polvo y rocas, aún cuando inicialmente se creyó que era compuesto de nubes de gas y polvos cósmicos que efectúan grandes recorridos dentro de las órbitas del sistema solar. Éste se desarrolla en una atmósfera que envuelve el núcleo conocido como “cama” o “cabellera” compuesto por gas y polvo con el cual forma lo que la gente distingue por “cola”.
En latín se le denomina “Ignota obscurae viderunt sydera noctes”. Es una impresión ígnita que se causa en la parte suprema del aire causada por astros y estación caliente formada por carbono y gas.
Su paso visible sobre nuestra tierra es visto ocasionalmente, pues tardan en dar la vuelta sobre su orbita de diez a veinte mil años, con excepción de algunos que cortan su recorrido como es el caso del famoso “Cometa Haley”.
En el año de 1758 éste fue descubierto por Edmund Halley por lo que el cometa lleva su nombre y reaparece de ente 74 a 79 años, tiempo que lleva en oscilar sobre su orbita.
Según información oficial el IP/Halley, como es denominado por los astrólogos, siguiendo el perihelio, se prevé que será visto desde la tierra el día 28 de julio del año 2061.