REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
24 | 07 | 2019
   

Arca de Noé

La culta polaca


Por Supuesto

La Doctrina Peña
México para los mexicanos

Ojalá esta nueva doctrina estuviera dirigida a impedir las intervenciones extranjeras que dañan al país, como las de OHL, las de las empresas mineras o petroleras, bancarias, financieras o comercializadoras, que sólo vienen a saquear al país. Pero, la Doctrina Peña, inspirada en la Monroe, del presidente de Estados Unidos, James Monroe, que en 1823 decidió apartarse América para los americanos, o sea ellos mismos, parece perseguir otros propósitos.
La nueva de Peña Nieto, que ha sido esbozada por sus fieros defensores, Miguel Ángel Osorio Chong, en apoyo del otro hidalguense, Jesús Murillo Karam y fortalecido por la procuradora Arely Gómez y el héroe de mil batallas, Salvador (de la Patria) Cienfuegos, sólo aspira a impedir que los extranjeros vengan a juzgar lo que el gobierno nacional ha decidido.
Con el ejercicio de esta doctrina, se quieren deshacer oficialmente de los metiches del GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales) que envió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y que sólo se han dedicado a cuestionar la muy mexicana “verdad histórica”, invención nacional del ilustre jurista, Murillo Karam, aún sin reconocimiento internacional, porque son muy envidiosos los salomones del mundo que dan el visto bueno a las normas jurídicas, pero que también algún día será reconocida como Doctrina Murillo.
Se les dejó entrar al país a esos expertos internacionales, pero no para que salieran con acusaciones de que aquí se otorga impunidad a los culpables, o que se les inventan cargos a los inocentes y se protege con fueros de anticuario a los militares y a los clérigos. ¿Qué bases tienen estos extranjeros perniciosos, para dudar de lo que el jurista Murillo Karam mandó investigar y de las conclusiones a que arribó en el sentido de que con especiales habilidades dos o tres presuntos sicarios de los narcos, mataron a los 43 estudiantes de Ayotzinapa y los quemaron en un basurero de Cocula? ¿Que no habría habido suficiente combustible para convertirlos en cenizas? ¿Qué saben ellos del ingenio de los mexicanos? ¿Qué esa noche llovió copiosamente y que no habría podido prosperar la llama que los incineró? ¿Están seguros que las propias copiosas que se echaron los quema-estudiantes no habrían bastado para avivar el fuego?
Los informes de los presuntos expertos, son “calumniosos” y “denigrantes” y hacen bien en decirles ¡basta! No es la primera vez que los “expertos” extranjeros le hacen a México el flaco favor de calumniarlo: el dizque antropólogo Oscar Lewis en los años 60 puso al país muy mal con su libraco Los hijos de Sánchez, que el otro patriota que hubo entonces, Gustavo Díaz Ordaz, tuvo a bien someter a proceso, al tiempo que expulsaba del Fondo de Cultura Económica a otro pernicioso extranjero que editó el sedicente libro, el argentino Arnaldo Orfila Reynal.
La Doctrina Peña se va a estrenar con la despedida a los señores expertos forenses, a quienes se considerará non gratos para el gobierno y el pueblo de México, por lo que no volverán a tener el accesit, como llaman los diplomáticos al Vo. Bo., pues el país se basta para juzgar, y sancionar si es necesario, a los vivos y a los muertos.

La trivialización de Cervantes
Mientras los ingleses lanzaron la house for the window, como diría el políglota Fox, para exaltar a la gloria de las letras británicas, ni los españoles que prohijaron a Cervantes, ni los mexicanos que son quienes más hablan la lengua de Cervantes (120 millones contra 46 millones de hispanos), le rinden el debido homenaje a quien legó una obra maestra de la literatura española, Don Quijote de la Mancha.
En México, la propia Secretaría de Cultura, encabezada por Rafael Tovar y de Teresa, se estrenó con formas trivializadas de recordar a Miguel de Cervantes y especialmente Don Quijote de la Mancha, puesto que apenas hubo uno o dos verdaderos actos culturales, en el que estudiosos como David Huerta hablaron del Quijote y del legado de Cervantes.
Hubo “lecturas en zancos”, para agasajar “al respetable”, numeritos divertidos, las inevitables lecturas públicas que no promueven el conocimiento particular de la obra de Cervantes y presentaciones dramatizadas en un teatrino japonés, kamishibal, pues alguien se percató de que El Quijote tiene gran influencia nipona y era de esperar que se utilizara esa manera de difundir la obra, porque ni modo que se utilizara el retablo de maese Pedro, que sí figura en la novela cervantina.
Y algo todavía peor: se le echó montón a lo que debiera ser relevante por sí mismo, el tetra centenario de la muerte de Cervantes (también la de Shakespeare, aunque nuestro mayor compromiso es desde luego con la cumbre de las letras hispánicas), ya que la Secretaría de Cultura aprovechó el Día Mundial del Libro, para agregar a estos verdaderamente grandes de las letras a una señora que no escribe mal, pero fue pésima persona, Elena Garro, por el centenario de su natalicio y a Juan Rulfo, por los 30 años de su fallecimiento. ¿Por qué enciman estos homenajes? ¿Para ahorrarse una lanita?
A lo mejor esta cicatería de las autoridades culturales tiene razones políticas que no se quieren exponer, pues ocurre que si hoy apareciera publicada esta novela, se tendría a Miguel Cervantes por un populista menor, trasnochado socialista (como hace tiempo definió a un Quijote moderno el director del Festival Cervantino, Jorge Volpi, que quién sabe por qué está al frente de lo que se supone es el homenaje anual al Manco de Lepanto, aunque en realidad es un desfile de espectáculos en el que hay más circo y maroma que teatro (en el que no sobresalió Cervantes, aunque Tavira jura que es buen teatrista, pese a que don Miguel en un acto de honestidad confesó que no era nadie frente al Monstruo de la Naturaleza que fue Lope de Vega) y en definitiva nada del mejor Cervantes que es el Quijote.
Aparte de exaltar la libertad, por lo que se puede arriesgar la vida, según lo plantea El Quijote, hay una exigencia de que se produzca la justicia distributiva, es decir el reparto de los bienes que entre todos producimos, lo que no es bien visto en estos tiempos de neoliberalismo, en los que impera la protección al capital y se sataniza a quienes quieren resucitar eso del reparto de la riqueza.
Así que –a diferencia de El Cid– Don Quijote sigue perdiendo batallas después de muerto: fue pobre, murió pobre y se le recuerda pobremente, por no decir que miserable y mezquinamente.

Los Cuadernos de Ariadna
y los “cuadernos de Anaya”
Apúntenlo bien, lectores de El Búho virtual: en mayo, el último día del mes, el 31, se va a presentar en el teatro Wilberto Cantón, de la SOGEM, a las 19 horas, la novela del heterónimo de esta sección, Héctor Anaya, Los Cuadernos de Ariadna, con un elenco de comentaristas, verdaderamente de primera: novelistas, críticos de arte y literatura, educadores, un artista visual que se ha mantenido al margen de presentaciones, a pesar de que en otros tiempos fue un gran exhibicionista.
El elenco intelectual llamará la atención, tanto como la novela, producto del arduo trabajo del autor, que documenta su obra de ficción, como si fuera un ensayo y abarca en su obra variados géneros: el policiaco, pues comienza planteando un crimen que está a punto de cometerse para cobrar un agravio, pero asesinato al fin; el político, pues muestra cuándo y con quiénes se instrumentó la guerra sucia que no ha terminado y las instituciones que la sostienen; el erótico, que obligará a muchos a seguir el consejo de Diderot: “hay que leer esos escritos a una sola mano...”; el esotérico, que algunos encontrarán satisfecho con la magia de un Cuaderno que da origen a profecías inversas y con los juegos numerológicos que motivan acciones políticas y reflejan la superchería de los gobernantes; el lexicológico y sintáctico que justifican la presencia del padre de Ariadna, corrector de Vasconcelos y el del profesor de redacción, Víctor, que a la postre se convierte en el amante de Ariadna, y ambos se transforman en personajes de gran intensidad erótica; y finalmente humorísticos, pues la novela tiene pasajes de amenidad, que tal vez la hagan atractiva para todos los públicos.
Ya ha empezado a levantar polémica, porque tiene como “daño colateral” quitarle el pedestal, a quien sólo la ignorancia ha convertido en “héroe cultural, José Vasconcelos, que en realidad es el verdadero Nini: ni filósofo, ni escritor, ni educador, ni gran editor, ni demócrata, ni revolucionario, ni postulador de la raza cósmica, ni amoroso padre, ni buen esposo, ni respetuoso amante, ni devoto católico, ni gran Rector, aunque Graue diga lo contrario, ni “Maestro de la Juventud”.
Pero en la novela hay más que el propósito de desmitificar a Vasconcelos, ya que también se expone al Ángel mexicano de la muerte, el que fue presidente de 1958 a 1970, y que al igual que Josef Mengele, el Ángel nazi de la muerte, nacidos ambos en 1911, y fallecidos a los 68 años, en 1979, tuvieron “vidas paralelas”.
A la novela hay que acercarse con ánimo aventurero, y con la despierta capacidad de asombro, pues Los Cuadernos de Ariadna, está lleno de sorpresas. Y una nada menor es que la belleza griega de la protagonista: rubia, de ojos azules y de cuerpo escultural, también estará presente el 31 de mayo en el teatro Wilberto Cantón.
Los lectores de esta nota harían bien en comprar la novela con anticipación, pues en virtud de la Ley del libro, en cuanto se publique no se podrá vender con descuento alguno, durante el primer año. Como la preventa no está legislada, la editorial puede ofrecer descuentos para quienes la compren antes de que se publique. Hay que llamar al 5553-2525 o escribir a abrapalabra@prodigy.net.mx, para poder apartarla y pagarla.
Pero si mayo será el mes de Los Cuadernos de Ariadna, también será el de “los cuadernos” de Anaya, los cuates de Héctor Anaya, porque aparte de que es el mes de su natalicio, comenzará el 2 de mayo a ser celebrado, pues la SOGEM le otorgará la presea Caridad Bravo Adams por su trayectoria literaria, periodística y docente. También a principios de mes la Revista de la Universidad tiene planeado publicar un fragmento de su nueva novela; el primer fin de semana participará en lo que ahora llaman performance, y que tendrá como escenario un parque de la colonia Condesa; luego, el 15 de mayo será entrevistado por Paco Prieto y Blanca Lolbee para Huellas de la historia, que trasmite Radio Red (1110 kc am los domingos a las 17:00 horas); en Radio Educación habrá una entrevista también sobre su novela el 17 de mayo y el 20 dará una conferencia sobre Cervantes y El Quijote, en la UAM de Xochimilco, a las 11:00 horas.
Otras estaciones de radio y otros canales de televisión, trasmitirán entrevistas con el autor de Los Cuadernos de Ariadna, pero aún no se precisan las fechas en que ocurrirán en Telefórmula, TV UNAM, Radio Universidad, XEW y otros medios de comunicación. Lo que sí se sabe es que en sus espacios de Radio Red, de los domingos 1, 15 y 29 seguirá hablando de su novela de y otros tópicos de la literatura y la palabra, como acostumbra, y que hará lo mismo en los tiempos que tiene en La mujer actual, de Radio Fórmula, 1470 am, con Janett Arceo, los jueves 5 y 19 de mayo.
Finalmente, el lunes 30 de mayo moderará el I Congreso Mundial de Sobredotación, que reunirá en México a los más grandes expertos en inteligencia superior, gracias a la organización y el patrocinio del Centro de Atención al Talento (CEDAT) y al día siguiente hará la presentación de su nueva obra, Los Cuadernos de Ariadna, en la que estarán varios de los mejores “cuadernos” de Anaya.

Mota no, mota sí
Primero dijo que Mota no, tal vez porque recordó que Josefina fue su rival política, ciertamente bastante débil, en la pasada contienda electoral; pero tal vez cuando le informaron que la marihuana era un estupefaciente que deja estupefacta a la gente o que es un enervante que baja los ánimos y aletarga a sus consumidores, lo que la hace menos exigente y protestosa, entonces decidió que siempre sí iba a Nueva York a decir en la ONU que se debe dejar de “criminalizar” (o sea no considerar delictuoso, en español), a quien la fuma o la usa para fines terapéuticos.
Total que va Peña Nieto a la ONU y se pone a hablar a favor de los que fuman marihuana (aunque no dejó de insistir en que personalmente él está en contra), con la exigencia de que se les aumente la dosis de consumo personal (que ahora equivaldrá a una cajetilla de cigarrillos con marca, una onza) y en todo caso se libere a cientos o miles de personas que ahora están en la cárcel por fumarse un carrujo.
Y de inmediato los comentócratas oficialistas, los que quieren quedar bien con el gobierno o simplemente los que coinciden con él, que se lanzan a elogiarlo como político profético, casi casi estadista de la yerba, que con visión de futuro pretendía de esta manera restarles campo de actividad a los narcotraficantes.
Ni siquiera se percataron de que la medida es inconsecuente, pues si bien se aumenta la cantidad de yerba que una persona puede portar para su consumo personal, como persiste la prohibición de su venta y de su cultivo, el que la traiga habrá incurrido en delito por comprársela a quien trafica con ella.

El desmadre del Poli
Que los alumnos del Instituto Politécnico Nacional se opongan a quedar adscritos a la Subsecretaría de Educación Superior de la SEP, del pentavocálico Nuño, ¿de quién creen que es la culpa?
De André Manué López Obrador, El Peje, según los periodistas, los que hacen periodismo del odio y obedecen las instrucciones de Aurelio Nuño, quien intenta revivir las campañas incriminatorias que tan buenos resultados le dieron a Calderón Hinojosa (¿no será pariente del constructor favorito del sexenio?) y dividieron al país.
El fallido Secretario de Educación, con tan pobre educación, como el resto de los secretarios, previno hace poco a los probables sufragistas que el riesgo de elegir a López Obrador para suceder en 2018 a Peña Nieto, es que tiene el propósito de derogar la Reforma Educativa y que va a cambiar la Constitución. “Delitos” que en todo caso son los que han distinguido a su jefe Peña Nieto, pero como ahora Nuño pretende evitar que prospere en el Instituto Politécnico Nacional (IPN) la pretensión de reclamar autonomía para esta institución, y quiere someterla a la autoridad de la SEP, los alumnos de lo que antes fueron las vocacionales y ahora son los Cecyt (Centros de Estudios Científicos y Tecnológicos), ante la amenaza decidieron declarar la huelga.
El honorable señor director del Poli, Enrique Fernández Fassnacht, que antes dirigió la ANUIES y también la UAM, llegó al IPN a propugnar por el incesto, ya que empezó por eliminar de puestos claves a quienes no fueran egresados del Politécnico (remember Daniel Leyva), con lo cual se puso la espada de Damocles sobre la cabeza, pues con esa lógica nunca debió haber sido rector de la UAM, ya que se formó en el IPN.
Frente a la huelga actual, no sabe qué hacer y sólo pide tranquilidad a los alumnos y ni remotamente demanda de Nuño que deje en paz al IPN. Los estudiantes se sublevan y Nuño, quien se considera capaz de rendirlos, como cree que ha hecho con los profesores, le va a ganar más enemigos al régimen y para desviar la atención le atribuye, por vía de sus corifeos, más poder político del que puede tener en realidad El Peje y divulga que el tabasqueño los está movilizando en contra de las arbitrariedades de quien aspira a ser el Zar de la Educación, para luego pretender ser candidato a la Presidencia, tal vez porque ignora que el único ex-secretario de educación pública que aspiró a ese puesto, José Vasconcelos, no tuvo el apoyo oficial que lo hubiera situado en la Primera Magistratura.
Él no llegará y lo sabe, pero intenta que tampoco lo consiga AMLO.

Nuevos cursos de Redacción y Lecturas
El Taller Abrapalabra abrirá en mayo nuevos cursos de Redacción Literaria y Lecturas de los Clásicos Castellanos y Universales, por lo que si alguien se interesa en inscribirse, tendrá que apresurarse, pues hay gran demanda y el cupo se agota pronto.
El Taller lo dirige y es quien imparte los cursos, el heterónimo Héctor Anaya, que a diferencia de otros impartidores de parecidos cursos, no sólo tiene la formación requerida, sino sobre todo una vasta experiencia de escritor de diferentes géneros, de comunicador, editor, promotor de libros, crítico literario, presentador y hasta vendedor de los volúmenes, es decir conoce el ciclo completo del libro: desde enfrentarse a la página en blanco, que ahora es pantalla vacía, crear un libro de la nada, diseñarlo, formarlo, entregarlo a la imprenta, revisar cómo lo hacen, recibirlo, distribuirlo, promoverlo, servirse de los medios para darlo a conocer, presentarlo ante el público, negociar con los distribuidores y libreros, porque también dirige una editorial.
Como maestro, ha impartido clases en la UNAM, la UAM, el IPN, la Universidad Pedagógica, fue maestro fundador de la Escuela de Escritores de SOGEM y ha dado clases también a niños escolares del sistema oficial. De sus alumnos, muchos son los que se han convertido en escritores profesionales y han tenido relativo o total éxito.
Sigue, como profesor, el sentido magisterial que le señaló hace más de dos siglos quien fue el preceptor de Simón Bolívar, Simón Rodríguez, quien aseguraba que el deber de un profesor no es impartir conocimientos, pues para ello –decía– está la recién creada Enciclopedia (ahora se diría: para eso está la internet), sino enseñarlos a pensar. Lo que intenta siempre –y en ello sigue a Juan José Arreola– es no formar seguidores, sino impulsar a los alumnos a que encuentren su propio estilo.
Leer a los clásicos es fundamental para quien quiera escribir, no porque sin ellos no se pueda redactar una obra de ficción, sino porque descubrir lo que han hecho los grandes maestros es la mejor lección que puede recibir el cuentista, el novelista, el dramaturgo, el poeta, el ensayista. Lo que intenta el maestro Anaya es ayudar a sus alumnos a entender las obras clásicas, en primer lugar para no caer en los errores en que incurren quienes no las han leído, pero también facilitarles la contextualización de lo escrito, poner al descubierto las estructuras utilizadas y situar las obras en la historia, la geografía y el vocabulario correspondiente a su tiempo, para realmente obtener de su lectura el mayor beneficio.
Las inscripciones ya están abiertas, es más algunas personas ya cubrieron sus cuotas desde hace varias semanas, así que no es presunción pedirles a los interesados que se apresuren a darse de alta, ya que podrían quedarse fuera de los grupos.
Informes e inscripciones: 5553-2525 y abrapalabra@prodigy.net.mx

I Congreso de Sobredotación
Cada año, en todo el mundo, la mayoría de los niños más inteligentes, los que tienen una sobredotación intelectual, que supera los 130 de IQ (Coeficiente Intelectual), se pierden para la humanidad.
Para México, la pérdida puede equivaler a un millón de personas, que en diferentes ámbitos del saber humano podrían contribuir con su talento a elevar el nivel económico, social, político y cultural de la Nación. Tan sólo en la ciudad capital pueden estarse perdiendo 100 mil niños con inteligencia superior, que no son tomados en cuenta, primero por sus propios padres y familiares, y luego por sus profesores y mentores y en general por el sistema escolarizado y por la propia sociedad, que desperdicia el capital más importante que se debiera preservar: el talento humano.
Los niños talentosos no acaban de nacer, ni son producto de la última generación. Niños genios los ha habido siempre en México, pues de ese talante debieron haber sido el poeta Nezahualcóyotl, Cuauhtémoc, Chimalpopoca, Chimalpahin, Alzate, Sigüenza y Góngora, Sor Juana, Hidalgo, Morelos e innumerables mexicanos destacados.
Pero apenas hace unos cuantos años se empezó a tener conciencia del significado de la sobredotación. Y en gran medida se debe esta percepción al Centro de Atención al Talento (CEDAT), que en 5 años ha cobrado importancia no sólo nacional, sino que ha alcanzado reconocimiento internacional, a juzgar por las invitaciones que se cursan a sus directivos, a sus investigadores y a sus sobresalientes alumnos. El teléfono del CEDAT es 5534-0111.
Es por ello que esta institución privada, que ha participado en la orientación y guía de cientos de sobredotados, ahora organiza este I Congreso de la Sobredotación, que se celebrará en la Ciudad de México, el 30 de mayo y contará con la participación de los más destacados expertos en la materia, provenientes de distintos países y continentes.