REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
24 | 05 | 2019
   

Arca de Noé

La mujer y el voto


Martha Chapa

En nuestros días, votar es un privilegio –y una responsabilidad– para todas y todos.
Sin embargo, algunas mujeres, sobre todo aquéllas de las nuevas generaciones, se olvidan (o quizá ignoran) que para que alcanzáramos el derecho a votar y ser votadas fue necesaria una larga etapa de luchas y sacrificios en diversas partes del mundo.
México no fue la excepción: ya desde el inicio del siglo XX un grupo de lúcidas y comprometidas mujeres exigían el reconocimiento de su derecho a la igualdad política con los varones.
Viene a mi memoria, por ejemplo, el testimonio del Primer Congreso Feminista en plena época posrevolucionaria, efectuado hace justo 100 años en Yucatán. En estos días de enero de 2016 se conmemoró el centenario de tan relevante acontecimiento con diversos eventos, entre ellos un encuentro al que tuve el privilegio de ser invitada.
Recordemos que, siendo gobernador de esa entidad, el general Salvador Alvarado fue sensible ante la solicitud de las mujeres yucatecas que se empeñaron en elevar su voz para decirle a México que deseaban y estaban en capacidad de participar en los diversos ámbitos de la vida laboral y pública del país. El congreso se realizó del 13 al 16 de enero en el Teatro Peón Contreras de la capital yucateca, con la asistencia de más de 600 delegadas. En las consideraciones de la convocatoria, el general revolucionario afirmó: “... es un error social educar a la mujer para una sociedad que ya no existe [...] para que puedan formarse generaciones libres y fuertes es necesario que la mujer obtenga un estado jurídico que la enaltezca, una educación que le permita vivir con independencia...”.
Años después, Yucatán reconoció el voto femenino a nivel tanto municipal como estatal, y en 1923 tres mujeres fueron electas diputadas al Congreso local: Elvia Carrillo Puerto, Raquel Dzib Cicero y Beatriz Peniche Barrera.
La batalla por el derecho de las mujeres a la ciudadanía ocurrió en diversos puntos del país durante la primera mitad del siglo XX. En San Luis Potosí las mujeres obtuvieron el derecho a participar en las elecciones municipales en 1924 y en las estatales en 1925, derecho que se perdió al año siguiente. En Chiapas se reconoció el derecho de las mujeres a votar en 1925.
En 1937 el presidente Lázaro Cárdenas envió a la Cámara de Senadores la iniciativa para reformar el artículo 34 constitucional como primer paso para que las mujeres obtuvieran la ciudadanía. En 1938 se aprobó esa reforma pero nunca se hizo la declaratoria correspondiente porque el partido en el poder echó marcha atrás.
Años después, el 17 de febrero de 1947, durante la presidencia de Miguel Alemán se publicó en el Diario Oficial la reforma al artículo 115 de la Constitución que concedía a las mujeres el derecho de votar... pero sólo en las elecciones municipales. Esta medida, que ahora nos puede parecer extraordinariamente limitada, se consideró entonces un gran avance en vista de que otorgaba a las mujeres un lugar –aunque muy acotado– en la vida política del país.
En 1953, por iniciativa del presidente Adolfo Ruiz Cortines se modificó la carta magna para otorgar la ciudadanía a las mujeres y se reconoció, así, el derecho al sufragio femenino. En las elecciones del 3 de julio de 1955 las mujeres mexicanas emitieron su voto por primera vez en unas elecciones federales, a fin de integrar la XLIII Legislatura del Congreso de la Unión.
Desde esa fecha, nuestra importancia se ha ido reflejando cada vez más, y no sólo en cuanto a la proporción poblacional, sino por la presencia femenina en el mundo laboral, social, político, cultural y económico.
Me alegra atestiguar que ahora muchas jovencitas que ya cumplieron los 18 años acuden a emitir su voto por vez primera con enorme orgullo. Pero no sólo eso: también me entusiasma ver en cada jornada electoral a mujeres de todas las edades y condiciones socioeconómicas formadas en largas filas con el deseo de hacer valer su voluntad en los comicios. Todavía me alienta más constatar que hoy tenemos una cantidad mayor de legisladoras en las dos cámaras del Congreso federal, así como en muchos congresos estatales. A la vez, hay un número creciente de mujeres al frente de amplias responsabilidades en el servicio público, sin menoscabo de su importante misión en los sectores privado o social.
Por eso, las invito, queridas lectoras, a que cada vez que vayamos a votar pensemos en esas valiosas mujeres que fueron pioneras y que tanto lucharon, en condiciones muy adversas, por darnos un lugar equitativo en la sociedad, a la par de los varones.
Son heroínas sociales que debemos tener en mente cada vez que se celebre una jornada electoral. Tenemos que rendirles tributo, claro está, pero sobre todo debemos emular su valentía y decisión, pues se trata de mujeres que siguen presentes en el México contemporáneo, como lo presenciamos en estos días en la celebración del aniversario del Primer Congreso Feminista de Yucatán, que cumple ya un siglo.

http://www.marthachapa.mx
Sala-Museo Martha Chapa: http://www.dgb.uanl.mx/bibliotecas/burrf/salamuseomarthachapa/
Facebook: Martha Chapa Benavides
Twitter: @martha_chapa