REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
25 | 05 | 2019
   

Confabulario

El tren de las 12:30 a Glasgow


Roberto Bravo

WARRINGTON BANK QUAY
Primera Parada

Entre colinas separadas por sembradíos, entre vacas, caballos y ovejas, los conos perfectos de la central nuclear pastorean el domingo como cíclopes, nada turba su tranquilidad.


WIGAN NORTH WESTERN
Segunda Parada


El cielo nublado cubre el tedio, el vulgar estilo de esta pequeña población apacible e indiferente.


PRESTON
Tercera Parada


Son las 14:39. Anuncia la estación que los vagones de primera clase están en la zona dorada del convoy. Asegura que la quietud en ellos semeja el paraíso. Esta ciudad tan igual a las otras y tan diferente, parecida al carro donde voy pertenece a la zona púrpura. Mientras el tren la deja atrás, abro la bolsa con la hamburguesa que compré en Euston.


LANCASTER
Cuarta Parada


El nombre de la estación me recuerda al actor del Gatopardo en la película de Visconti. Mis compañeros de ruta leen lecturas digeribles, y periódicos de colores brillantes que anuncian cosas.

Las colinas y los setos tienen verdes distintos.
La empleada del ferrocarril pasa entre nosotros pidiéndonos la basura originada durante el viaje.


PENRITH
THE NORTH LAKES
Quinta Parada


15:34
El día que prometió cielo abierto es ahora gris; tiene la belleza de una fotografía de tenues tonos blancos y oscuros. El acero de los rieles brilla de humillación. Los trenes pasan unos y otros encima de ellos mortificándolos.
Algunos bajaron en la estación, pero no demasiados.

CARLISLE
Sexta Parada


El viento mueve las ramas de los árboles. Sus troncos permanecen firmes.
En el techo de las bodegas, el musgo ofrece su suavidad al cielo.
Hay muchas vías en esta ciudad. Diferentes trenes se estacionan en cada una de ellas.
El ganado luce distinto. El inglés que hablan en el carro tiene el sonido de un martillo sobre un yunque, la fuerza de un hacha descargada en un tronco.
Gaviotas sobrevuelan la estación.


GLASGOW
Séptima Parada


Los valles se hacen estrechos, los bosques oscuros, las colinas más elevadas; los ríos, angostos, cristalinos, se mueven como serpientes. Las cercas son de piedras encimadas (dry stone walls), y las ovejas pastan dispersas en los cerros. Las granjas lucen humildes, discretas, cada vez más salteadas. Puentes antiguos llevan de un pastizal a otro. La niebla baja. Gotas escurren en el cristal de la ventana.

   Glasgow es amable, alegre como una joven bonita, bien educada.