REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 08 | 2019
   

Confabulario

Foro de aforismos y reflexiones


Roberto Bañuelas

Cristianismo
• Jesucristo encarnaba el más alto ideal de amor, bondad y justi¬cia; los que lo asesinaron siguen viviendo, creciendo y multiplicándose.

• El cristianismo establece la verdadera felicidad a partir de la muerte; resulta extraño y contradictorio que los predicado¬res de esta idea no se apresuren a ser felices.

• Si Cristo tuviese que predicar en este comienzo del siglo XXI, afirmaría: “Amarás a la masa como a ti mismo, puesto que eres uno de sus atomizados componentes”.

• Al cristianismo, que fue una doctrina para liberar a los esclavos, la Iglesia católica lo ha transformado en una esclavitud dogmática para los libertos.

• Si Cristo se dejó asesinar como hombre, se negó a sí mismo como el Hijo de Dios. Los hombres, para purgar su culpa de haber crucificado al Elegido, matan a sus semejantes en todos los confines de la Tierra.

• Lamentablemente, así como el progreso ha producido más esclavos que seres humanos felices, el cristianismo ha generado más resignados que redimidos.

• Si Cristo viviera no sería católico; pero su simpatía hacia los pobres lo haría sospechoso y subversivo.

• Cristo estuvo con los pobres; pero Dios ha estado siempre con los poderosos.

• Mucho del éxito de Don Quijote se debe a su parecido iconográfico con Cristo, pero a caballo.

• Absurdo el mito del cristianismo al predicar durante muchos siglos la fusión genética de un espíritu con imagen de paloma y un mamífero en forma de mujer.

• El “amaos los unos a los otros” fracasa en el reparto de utilidades: el empresario se entusiasma con las ganancias, pero no las comparte con los obreros, a quienes tampoco ama.

• Cristo sigue crucificado: precaución que los poderosos han tenido durante siglos.

• Si ahora, en este inicio del siglo XXI, Cristo entrara en el Vaticano, no quedaría Papa sobre piedra.

• Aunque Cristo sólo vivió 33 años, su producción de sentencias y parábolas es muy reducida. Su deseo más ferviente y su mejor tesis revolucionaria consistieron en destruir al imperio esclavizante por medio de la pasividad y de llegar a convertir a los represores en hijos bondadosos del nuevo dios.

• Cuando Cristo estaba padeciendo la crucifixión, se convenció de que no era el hijo de Dios ni estaba salvando a la humanidad de otra hereditaria maldad, además de que al omnipotente nada le importaban su martirio y su muerte.


CRÍTICA Y CRÍTICOS
• Los críticos de arte son proclives a elogiar la mediocridad: sólo pueden amar la semejanza de su imagen.

• Los peores críticos son los improvisados; incapaces como son de realizar nada de valor, se dedican a desvirtuar el trabajo calificado del artista.

• Porque maneja el mismo lenguaje, sólo la crítica literaria es admisible y provechosa en el arte.

• Algunos críticos no saben lo que dicen; otros, fingen que saben lo que hacen.

• Abundan los críticos que han acertado en las pequeñeces y se han equivocado en las importantes.

• Un artista fracasado que se dedique a crítico, ejercerá venganza a favor de su propia falta de talento.

• Algunos críticos, en lugar de sufrir complejo de inferioridad, deberían renunciar al complejo.

• La crítica ilustrada argumenta, con mejores razones, su distancia e incomprensión del arte.

• Los críticos son protagonistas de sus prejuicios; los artistas creen serlo de sus juicios.

• Los críticos aprovechan los escombros de su fracaso, como artistas, para arrojarlos contra el talento.

• La crítica que se hace contra la persona del artista, proviene de la expresión de almas deformes aprisionadas en cuerpos dolientes.

• Si cada crítico fuese capaz de entender la realización y el valor de los artistas, dejaría de ser crítico.

• Muchos críticos tienden a estimular la mediocridad: es su mejor espejo.

• La simulación del talento conduce al ejercicio amargo de la crítica.

• Los críticos son al arte lo que el amor al onanismo: esterilidad.

• Los críticos de arte se parecen a las mujeres estériles que siempre encuentran defectos en los hijos que no son ni pueden ser suyos.

• Cuando los críticos se ilustran, creen que con ellos comienza el arte.

• En las épocas en que se han producido las grandes obras de arte, no han aparecido los críticos: estos surgen en los períodos de mediocridad, como artistas menores que no alcanzan el grado de decadentes.

• Cuando las obras musicales son de autores célebres o de prestigio, la crítica se hace contra los intérpretes.

• En el harén de las artes, los críticos son como eunucos resentidos: ven todo lo que no pueden hacer.

• La existencia de los críticos es plural y paradójica: tienen suficiente inteligencia para comprender que carecen de talento; envidia de no poder hacer lo que critican; tristeza de no aplaudir y de no ser aplaudidos; sus opiniones son comprendidas pero no admiradas; y, finalmente, se expresan bien de los artistas muer¬tos para tener la patente de atacar a los artistas vivos.


CRUELDAD
• Que el hombre fuerte sea cruel, es la norma execrable; que sea generoso, es la excepción que lo distingue humanamente.

• Lo que en la bestia es ferocidad para la sobrevivencia, en el hombre la crueldad es instinto perverso de dominio.

• Las naciones poderosas se consideran dueños del destino -propio y ajeno-, de la razón, de la verdad y de la justicia: con programada crueldad invaden, despojan y masacran a los países débiles.


CULTURA
• La cultura es una dimensión histórica en el tiempo; la barbarie es una invasión generacional en el espacio.

• La cultura preserva y desarrolla los valores; la barbarie, al contrario, se repite en resultados atávicos de destrucción y en feroz primitivismo.

• Debe entenderse por cultura el conjunto de obras que hacen superior la vida de las generaciones y el prestigio histórico de cada país.

• Las ciudades son el monumento representativo de la cultura de cada país.

• La calidad de sentir, pensar, soñar y crear, se transforma en el fluir renovable de la cultura.

Cursi
Lo cursi es el lamentable e innecesario adorno de lo elemental.



D




DAMA
• Una dama es una mujer que, a través de la buena educación y las bellas maneras, actúa como si no tuviera sexo.

• Una verdadera dama lo es en todas las situaciones, con todos los ropajes o sin ellos.

• Las mujeres que son verdaderamente inteligentes, primero se hacen conquistar como damas.

• Una dama no le debe nada a ningún caballero.

• La verdadera dama se abstiene de cruzar una pierna sobre la otra.

• Las damas que han inspirado a los poetas resultan muy distantes a los mortales en prosa.

• Algunas damas han sido musas de los artistas; otras, más realistas, han preferido ser mecenas.

• Las bellas damitas de sociedad, con el paso de los años, se convierten en fecundos monumentos a la salud.


DEBILIDADES
• Nos creemos tan fuertes como la satisfacción de nuestras debilidades.

• Si queremos llegar a la otra orilla de cada día, debemos ser más fuertes que nuestras debilidades.

• Los débiles convierten su desventaja en el poder de pedir.

• Los débiles de vocación son seres supersticiosos: siempre están esperando que el destino, el azar, las invocaciones y los milagros se hagan cargo de su bienestar y su felicidad.

• Los débiles de carácter le pasan la factura de sus fracasos a quienes no lo son.

• Los débiles, antes de luchar contra la adversidad, deben hacerlo por ellos mismos.


DECADENCIA
• La decadencia es una vieja que insiste en hablar de su progreso.

• La decadencia, en las artes, se torna dogmática y tediosa; con el rechazo que provoca, termina al generar la correspondiente renovación.

• La decadencia es la veneración por repetir lo que ya se hizo o se dijo.

• La decadencia es la sobrevivencia del formato técnico de lo inexpresivo.

• La decadencia es el espejo en que los mediocres contemplan el apogeo de sus imitaciones.