REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
16 | 10 | 2019
   

Letras, libros y revistas

La Biblioteca de David recomienda…


David A Figueroa Hernández

Ignacio Trejo resulta un escritor polifacético, de ahí que el nombre del presente libro evoque un título sugestivo de sus estudios clásicos, sin embargo, nada tiene que ver esa concepción con el contenido ya que, como él lo mencionó durante la presentación en febrero pasado durante la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, resulta ser un valioso libro testimonial de quienes tuvieron la fortuna de vivir en la colonia Roma hace algunas décadas.
La historia gira en torno a Dionisio, un joven que llega a la ciudad en la década de los setenta y que vive singulares historias al lado de amigos que lo rodean así como de aquellas personas con quienes tiene trato diario, tal como las diferentes caseras, vecinos, compañeros de salón y hasta familiares, que componen una telaraña interesante a través de una prosa singular pero directa.
Para el lector adulto seguramente este libro representará un fiel testimonio sobre eventos que no pasaron a la ligera en la historia del país, tales como el periodo guerrillero característico de los años setenta y el terremoto de 1985 en el que fallecieron miles de personas. La realidad vivida por los personajes -aunque en realidad resultan en recuerdos del autor sobre los terribles sucesos-, ubica al lector en el lugar de los hechos y copartícipes de cada uno de los días en los que se desarrolla la historia de Dionisio.
Así, la historia gira en torno a nuestro protagonista y que se enamora de una joven enigmática cuya belleza eclipsa los sentidos. Tal vez por ello la portada resulte en una joven muy parecida cuyos ojos esmeralda paralizan cualquier inteligencia de un hombre racional. Su nombre: Leticia.
De esta forma la pareja convive amorosamente entre las virtudes de la edad propias de la adolescencia y los problemas a los que se enfrentan ante la realidad y un futuro lleno de esperanza; ambos jóvenes, siempre rodeados de sus compañeros y vecinos con los que la historia toma forma, regalan al lector una singular gama de aventuras con las que el tiempo transcurrirá sin darse cuenta de ello. Al final de la trama, el ávido lector encontrará un final diferente de lo que pensaba y comprobará el sublime poder que el escritor tiene para narrar.
Resulta curioso que esta memoria, la historia de Ignacio Trejo, esté rodeada de múltiples amigos de la juventud pero sobre todo de su vida como escritor y amante de las bellas artes. Los nombres de sus diferentes personajes evocan, tal vez por mera casualidad, a distintos nombres de grandes amigos suyos con quienes ha compartido momentos únicos y que siempre lo acompañan en sus aventuras idílicas ya sea a través de la academia o en eventos importantes.
Finalmente esta lectura resulta vivencial, con una narrativa sugestiva y con realidades que más allá de contar acciones, estados de ánimo y testimonios sobre grandes acontecimientos nacionales, se vuelven un deleite para el lector que busca lecturas entretenidas y personajes realistas.

Carta a los romanos. Ignacio Trejo Fuentes. CONACULTA-Gobierno del Estado de Hidalgo. 2013. 215 pp.

dfigueroah@yahoo.com.mx