REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
18 | 10 | 2019
   

Arca de Noé

Andares Políticos


Benjamín Torres Uballe

ARTURO ESCOBAR Y VEGA, EL SUBSECRETARIO INCÓMODO
La reacción del gobierno mexicano ante el cobarde e injustificable ataque a los connacionales en Egipto puede calificarse de exitosa, a pesar de algunos intentos por descalificarla. Esto cobra especial relevancia al momento en que la administración del presidente Enrique Peña Nieto y no pocas instituciones gubernamentales enfrentan una severa crisis de confianza ante la sociedad, debido a los tremendos escándalos conocidos en todo el país y que han dado la vuelta al mundo.
No obstante, pareciera que dicho logro fue tan sólo flor de un día, pues la semana pasada cobró fuerza el repudio a una decisión tomada —todo parece indicar— desde la Residencia Oficial: la imposición de Arturo Escobar y Vega, militante del Partido Verde Ecologista de México, como subsecretario de Prevención del Delito y Participación Ciudadana en la Secretaría de Gobernación.
Resulta difícil comprender a plenitud el empecinamiento del señor Presidente por colocar a un político controvertido —y muy cuestionado— en una posición relevante y estratégica, hecho que sólo se puede explicar plenamente como el pago de las perniciosas cuotas por el servilismo que el partido del tucán ha dispensado sin recato alguno al Revolucionario Institucional en el Congreso, especialmente en la aprobación de las reformas constitucionales y a la hora del “mayoriteo”.
Escobar y Vega es el clásico “trapecista” que va de un puesto público a otro, con todos los inconmensurables beneficios que ello significa. Asambleísta, diputado federal y senador de la República, son algunas de las posiciones que ha ocupado el ex vocero del Verde Ecologista.
Pero la probidad de este personaje ha sido puesta en duda desde el 2009, cuando previamente a un proceso electoral fue detenido en el Aeropuerto de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, con una maleta que contenía un millón 100 mil pesos en efectivo, lo cual no pudo explicar a cabalidad y que irónicamente fue recordado por María Elena Morera, presidenta de Ciudadanos por una Causa en Común, en su cuenta de Twitter, al conocerse la designación de Escobar: “¿Qué sabe Arturo Escobar de prevención? Seguramente sabe meter dinero en una maleta y que ya no lo cachen”. Y la activista fue aún más irónica al escribir el mismo día otro tuit: “¿Con qué calidad moral llega Arturo Escobar a la Subsecretaría de Prevención del Delito?”.
Organizaciones sociales, académicos, investigadores y ciudadanos manifestaron sin tardanza, en un comunicado, su rechazo al nombramiento de Arturo Escobar, ya que “carece de los conocimientos necesarios para ocupar la Subsecretaría de Prevención y Participación Ciudadana”, y, además, “ha promovido en materia de seguridad iniciativas de corte meramente punitivo, es altamente preocupante para la sociedad”, son los argumentos esgrimidos.
A las manifestaciones de repudio expresadas por amplios sectores de la sociedad, exigiendo la revocación del nombramiento de Escobar y Vega, se han sumado, tal y como se esperaba, las voces oportunistas de los partidos de oposición, que piden la cabeza del flamante subsecretario.
Mientras tanto, el PAN y PRD no desperdician la oportunidad para rasgarse las vestiduras por esa designación y protestan muy fuerte, con tal de hacerse notar en los medios y exhibir, al mismo tiempo, las componendas políticas entre el PRI y su vasallo el PVEM.
El error en la imposición de Arturo Escobar y Vega es evidente y coloca nuevamente —sin necesidad— en el centro del escándalo a la administración peñista, que lo que menos necesita es un alboroto más y la desaprobación unánime a una decisión a todas luces equívoca, la cual ha sido interpretada incluso como una burla a los mexicanos, tal como lo señaló el periodista Carlos Puig.
Por lo pronto, queda en el aire el cuestionamiento de Sergio Aguayo en Twitter el pasado 10 de septiembre: “Me pregunto ¿qué sabe Arturo Escobar del PVEM, un ambientalista farsante, sobre prevenir el delito? El gobierno de EPN se autoinmola”, nosotros también permanecemos en la duda. Esperamos que el desdén hacia la voz social no esté presente en Los Pinos una vez más.

TAMAULIPAS: SIGUE LA VIOLENCIA
Mientras en el gobierno se habla de cifras alegres en materia de seguridad, los hechos demuestran lo contrario en el país. En el norte de Veracruz fueron encontrados asesinados Juan Manuel Gómez Fernández y Juan Manuel Gómez Monteverde, padre y hermano del cineasta Alejandro Gómez Monteverde, secuestrados en Tampico, Tamaulipas, el pasado 4 de septiembre.
Un solo secuestro en México es indignante y hiere dolorosamente a toda la nación, amén de evidenciar la incapacidad del gobierno para terminar con ese flagelo. Cuando no son plagios, son fosas clandestinas, cobros de piso, balaceras, migrantes masacrados…, en fin, se evidencia la falta persistente del estado de derecho en Tamaulipas y una ausencia total de voluntad para solucionarlo a fondo.

EL BRONCO Y LAS DESLEALTADES
Nada fácil la tiene Jaime Rodríguez, El Bronco. Ya empezaron los jaloneos en su equipo de trabajo para adueñarse de las mejores posiciones. Por lo pronto, en un error garrafal, relegaron a Guillermo Rentería, Juventino Sánchez, Manuel González y Carlos Pacheco, los estrategas y artífices de su exitosa campaña en las redes sociales y medios que lo llevaron a obtener la gubernatura. Ojalá que esto no le pese y eche por la borda todo lo bien ganado por don Jaime y nuestros amigos regios.

@BTU15