REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
24 | 05 | 2019
   

Arca de Noé

La culta polaca


Por Supuesto

Verdades históricas
La que contó Jesús Murillo Karam el 27 de enero del presente año, no es la única “verdad histórica” que se le ha impuesto a los ciudadanos, aunque sea la que más se recuerda en México, porque con ella trató de darle, el entonces Procurador, carpetazo a una investigación que si en realidad se intentara pondría al descubierto los personajes y situaciones que subyacen en las organizaciones criminales.
Son muchas las verdades que se han hecho pasar por históricas, es decir por únicas, indiscutibles y documentadas, que no resisten un estricto análisis:
• Colón descubrió América. [Hay vestigios de que antes que él llegaron a este continente muchos otros exploradores].
• Isabel la Católica tuvo que empeñar sus joyas para financiar el viaje de Colón [Lo que le dio al genovés equivalía al costo de una de las fiestas que organizaba frecuentemente.
• Los españoles trajeron la civlización [“Nos trajeron su civilización”. Carlos Pellicer, dixit]
• Cuauhtémoc fue el último rey azteca [En realidad fue Cuitláhuac, pero no fue rey, sino tlatoani, que así se llamaban los gobernantes, no reyes ni emperadores].
• Bartolomé de las Casas fue el gran protector de los indios [Pero no de los negros, a los que mandó traer cuando empezaron a escasear los indios, por la mortandad que ocasionaron las enfermedades que trajeron los españoles y para las cuales ya había formas de inmunización que no procuró traer Las Casas].
• Benito Juárez es el autor de la frase “El respeto al derecho ajeno es la paz”. [En realidad el filósofo alemán Emmanuel Kant fue quien la formuló].
• Porfirio Díaz fue el “Héroe del 2 de abril” al vencer a los franceses en la toma de Puebla. [Las tropas francesas ya las había retirado Napoleón III, porque las necesitaba en Europa. Salieron de México el 11 de marzo].
• Porfirio Díaz modernizó a México y creó la red ferroviaria [Los ferrocarriles sirvieron para saquear la riqueza minera y agrícola. La mayoría de los trenes fueron orientados hacia el norte].
• Díaz Ordaz tenía sentido del humor. Cuando sus rivales lo acusaron de tener “dos caras”, respondió que “Si tuviera dos caras, ¿por qué usaría ésta?” [La frase la pronunció originalmente Abraham Lincoln, también de rostro poco agraciado].
• Colosio fue víctima de una conspiración, porque era un peligro para la clase política [Lo mató un asesino solitario, Mario Aburto, quien creía que al acabar con el priista salvaría a México. Colosio fue producto de políticos, no su amenaza]

Los Cuadernos de Ariadna
Pues que ahora sí, antes de que termine el año, para que pueda distribuirse como regalo navideño, va a aparecer la novela que Héctor Anaya ha venido prometiendo desde hace algún tiempo: Los Cuadernos de Ariadna.
Se trata de una obra, según ha trascendido, policiaca, política, erótica, lingüística, ahistórica, mágica, con ribetes esotéricos, situada en la década de los 60, en los sexenios del terror de Díaz Ordaz, pero que abarca acontecimientos torales de la primera mitad del siglo XX, cuya exploración arroja luz sobre lo que sucede en la actualidad: desde los fraudes electorales, la corrupción, la delincuencia organizada u oficial, los abusos policiacos, los atropellos políticos, la deshonestidad intelectual, la complejidad de la pareja y el embuste y la calumnia como plataforma partidista.
Aunque no es figura principal de la obra, sino telón de fondo de las venturas y desventuras de la protagonista Ariadna, en la novela se desmitifica a José Vasconcelos, tenido como gran educador, promotor de la lectura, y de las artes, filósofo, político mesiánico, primer “Presidente legítimo” de México, demócrata en potencia que terminó abrazando el nazifascismo, cabe esperar que esta revelación irrite a antiguos vasconcelistas y encenderá la polémica en torno a un “héroe cultural” y un santón católico
Como el padre de Ariadna fue el corrector de estilo de Vasconcelos, se documenta igualmente que no fue el prosista consumado que se ha creído, aunque haya ocupado un lugar en la Academia de la Lengua y en el Colegio Nacional.
Son varios los ejes temáticos que abarca la novela, en la que no están ausentes el amor filial, la exploración de la escritura, la pasión erótica, la indagación política y policiaca, el crimen y el castigo. Seguramente atraerá a diferentes tipos de lectores, pero en especial a los seguidores de El Búho.
Estará entre las novedades de fin de año: Los Cuadernos de Ariadna.

Quien quiera ciudad celeste, que le cueste
Con apellido y ccomportamiento de virrey, el oficialista Jefe de Gobierno No-hay-Mancera-que-la-que-arde, acaba de avisar a los capitalinos que algún día le dieron su voto, no porque fuera el mejor sino porque los otros eran peores, que si quieren vivir en la ciudad celeste, tendrán que pagar el precio.
Por el momento, el asunto se concreta al costo del uso de las vías rápidas, cuyas tarifas las determinan los concesionarios y no el Gobierno, lo que, según él ya estaba pactado antes de que se hiciera cargo del poder en el DF. Pero dado que la pretensión es concesionar los servicios públicos, no será raro que en vez de aumentar impuestos se permita elevar las tarifas o se impongan más elevados precios a lo que proporciona el gobierno, que cada vez es menos, porque los impuestos apenas si alcanzan para pagar los salarios de la alta burocracia –como si realmente se los mereciera. Así que hay que prepararse para pagar el peaje por usar las vías rápidas, los segundos pisos, los viaductos, pasos a desnivel, túneles y si se deja el ciudadano hasta por caminar en camellones o banquetas, lo que vayan haciendo los constructores cuates.
Y de seguro el ciudadano del Distrito Federal, enterado de que esas vialidades se le han entregado a particulares, porque el presupuesto no alcanza para que el gobierno las financie y las entregue gratuitamente a la población, tendrá que preguntarse cómo es que Andrés Manuel López Obrador, cuando fue Jefe de Gobierno, sí pudo pagar con dineros públicos los 18 kilómetros del segundo piso del Anillo Periférico, inaugurado en enero de 2005. Esta vía rápida fue objeto de duras críticas, de objeciones por favorecer el automovilismo y no los transportes públicos, pero hasta los beneficiados automovilistas juraron no usarlo, porque era “innecesario” y además “tan mal construido” que pronto se caería. Hubo incluso predicciones chinas de que en cinco años se vendría abajo.
A diez años de distancia, el segundo piso sigue firme, ya resistió algunos temblores, hoy lo ocupan los que no iban a usarlo y sigue siendo gratis. ¿Por qué AMLO sí pudo hacerlo gratis para los capitalinos y los siguientes gobernantes ya no? ¿Será porque su honestidad se lo permitió? ¿O alguna potencia extranjera le habrá ayudado para que fuera su mejor carta de presentación para su campaña por la Presidencia?
La excusa de Mancera para que se sigan cobrando cuotas de peaje en las nuevas vialidades es que “ya estaba pactado”, ¿pero qué hay con los contratos que él ha suscrito para alquilar el Zócalo como escenario de una película, para convertir la Plaza de la Constitución en diamante beisbolero, pista de Fórmula Uno o carpa de Aldea Digital y quién sabe si para hacer pronto un tianguis gigantesco.
Pero como ha planteado que vivir en la Ciudad de México (entidad que él se ha inventado, porque oficialmente sólo existe el Distrito Federal), cabe esperar que pronto incremente tarifas sin que nadie proteste, como ya ocurrió con los aumentos a boletos del Metro y del Metrobús, que justificó mediante encuestas amañadas y con promesas de mejoramiento del servicio que simplemente no ha cumplido, sin que “la Nación se lo demande” como la Constitución establece.
Habrá que contestarle por lo menos que “A quien quiera vivir del dinero público como gobernante”, que demuestre en primer lugar que merece el cargo y que además pague elevados impuestos por su excesivo salario o acepte trabajar con sueldo bajo o incluso pro bono, o sea gratis, ya que él y muchos otros funcionarios presumen de su “vocación de servicio”.
Y que, además, entreguen a sus electores el instrumento legal para que el pueblo los evalúe: la revocación de mandato.

Cultura de Secretaría
El anuncio que hizo Peña Nieto en el sentido de que crearía una Secretaría de Cultura, en vez de provocar el aplauso entre los que creen que beneficiará a los creadores y al público interesado en la cultura, debiera preocuparlos, más allá de las críticas que ha merecido por el presunto gasto que significaría en tiempos de crisis.
El costo de echar a andar una burocracia dedicada a la cultura, tal vez sea lo menos importante, ya que hasta ahora Conaculta ha sido una especie de Ministerio sin cartera y la integración a la tal Secretaría del INBA, el INAH y otras entidades relacionadas con la creación y difusión de la cultura, como ya tienen un presupuesto establecido y una burocracia sustentada, tal vez no implique nuevas erogaciones.
Lo que sí puede pasarle a la libertad creativa es ponerla al servicio del Estado, que al imponer criterios, mediante el palo y la zanahoria a los creadores, llegue a maniatar las manifestaciones que no se adecuen a las normas oficiales. Ya ha ocurrido en otros tiempos y en esas ocasiones, los escritores, los músicos, los pintores, y otros representantes de la creación artística protestaron y se marginaron de la acción oficial que halló en Siqueiros el lema impositivo: “No hay más ruta que la nuestra”.
Y no es que Por Supuesto sufra de paranoia, ya que como es bien sabido lo más que podría padecer es de paranoia, pero es que al revisar los requisitos que, por ejemplo, impone la Dirección de Publicaciones de Conaculta a los autores deseosos de ser publicados por el CNCA, permite vislumbrar lo que podrían ser otros criterios aplicados a la creación artística.
No hay hermetismo ni siquiera discreción en lo que se impone a los escritores. Para comenzar, la obligación ilegal de convertir un derecho en un deber, ya que se exige realizar previamente el registro de la obra en Indautor (Instituto Nacional del Derecho de Autor), que como su nombre lo indica está destinado a proteger un derecho y no a imponer un deber, que por otra parte le procura algunos ingresos extras al Estado. Al olvidar los leguleyos de Publicaciones el axioma legal de “Primero en el tiempo, primero en Derecho”, por el cual la sola publicación de una obra ya establece la propiedad autoral y patrimonial, exige al proponente de un texto que a lo mejor no se publica, la certificación del registro, lo que hace del uso de un derecho una obligación que en todo caso podría significar un gasto innecesario.
Luego, los nuevos Torquemadas de la edición, plantean entre los requisitos que debe acatar el aspirante, a presentar su obra en una tipografía (Courier, a 12 puntos) que uniforma todos los libros y ni remotamente se le permite al autor jugar con diferentes tipos de letras (aunque su creación lo demande o la imaginación del escritor lo haya previsto, ya que la prohibición es expresa: 'no usar fuentes tipográficas de fantasía o distintas a 'courier''.
En cuanto al formato, también hay ordenanzas militares: 'Word (Windows 2000 para arriba [sic que muestra la maestría de quien escribió lo que llamó Guía para publicar en la DGP-Conaculta]'. Siguen las instrucciones castrenses: 'Documentos Word (doc) cualquier otro formato será rechazado'.
¡Ah! Pero no se crea que esta restringida posibilidad de publicación está abierta para cualquier escritor. Una advertencia clara lo indica: 'La DGP (que no es la Dirección General de Policía -intelectual-, sino la de Publicaciones de Conaculta) sólo recibe propuestas (en realidad: proposiciones) de publicación para las siguientes colecciones propias y en los siguientes géneros: Práctica Mortal (poesía), El Guadagujas (cuento) y El Centauro (ensayo literario), de autores mexicanos y mayores de 35 años'.
Los novelistas, los teatristas, los historiadores, guionistas de cine, radio y televisión, críticos de arte y demás creadores literarios, absténganse. El Estado no los necesita, ni la cultura tampoco.
Si criterios parecidos se les van a imponer a la composición musical (Sólo clave de Sol, por ejemplo) o a la creación plástica (Sólo pintura abstracta, no figurativa y únicamente acrílico, en formatos manejables de 60 x 40 centímetros), pues mejor que no se secretarice la cultura.
Y quien crea que el autor de estas líneas exagera, que busque en internet Cómo publicar con nosotros. Conaculta y sabrá de fuente directa del úkase cultural.

Gasolina a precios de mercado
Con el Presupuesto Cero, que no afectó a la alta burocracia, ni a sectores estratégicos como la Presidencia, el Poder Judicial, el Legislativo y las fuerzas armadas, llegó también la novedad que nos reveló el eficiente Secretario de Hacienda, don Luis Videgaray, que nos hizo el favor de adelantarnos la entrada de la gasolina al mercado de la oferta y la demanda, prevista para 2018, pero como ya no hay lana en Pemex para cubrir los déficits, ideó que desde 2016 ya no será controlado el precio de los combustibles y habrá “sana competencia” conforme a las leyes de la oferta y la demanda.
O sea que si sube el precio internacional de la gasolina pagará más el consumidor mexicano, aunque sus ingresos no se comparen con los internacionales. ¿Y si baja? Es más, de entrada tendría que bajar, porque es más barata la gasolina en Estados Unidos que en México y eso que es de mejor calidad la de allá.
La medida sería buena, si es que los prestadores de servicios no se corrompen al estilo mexicano y en realidad compiten. Porque hace años, cuando se liberó el precio del gas, al principio los diferentes proveedores ofrecían tanques de gas a diferentes precios, pesos más, pesos menos, pero un día se pusieron de acuerdo todos los gaseros y al grito de “para qué pelear si todos podemos ganar”, igualaron los precios, sin que ninguna autoridad les dijera que eso no se vale. Hoy, todos cobran lo mismo. Unos roban más que otros, pero en cuanto a precios pronto se acabó la competencia.
¿Así concluirá el precio de la gasolina y demás combustibles?
O van a venir los expendedores de gasolina de Estados Unidos, como la Esso, la Texaco, Shell, Exxon, Chevron, Lukoil, Repsol y demás productores y vendedores y se les va a obligar a los actuales concesionarios de estaciones de servicio a ceder sus negocios a las trasnacionales, para que nos los acusen de “preponderantes”?

Calendarios de Cervantes y Shakespeare
Como el próximo año se cumplirá el tetracentenario luctuoso (400 años, pues) del fallecimiento de dos gigantes de las letras, Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare, el heterónimo de esta sección, Héctor Anaya, está preparando el lanzamiento de un singular calendario de pared, dedicado a estos dos grandes creadores.
Contendrá información singular sobre las cumbres de la literatura española e inglesa, datos especiales sobre sus obras principales, “plagios, recreaciones, homenajes”, representaciones gráficas; las fechas de nacimiento de numerosos escritores nacionales y extranjeros; los Premios Nobel de Literatura, por fecha de natalicio y año en que fueron galardonados.
Será un calendario ampliamente ilustrado y documentado, que no será puesto a la venta en librerías, por lo que será oportuno hacer la reservación anticipadamente, pues se tratará de una edición de colección restringida, que desvelará algunos de los misterios fabricados en torno a estos dos escritores.
Informes y ventas: abrapalabra@prodigy.net.mx y teléfono 5553-2525.

Las trampas del idioma
Abundan los comentócratas que para no malquistarse con el gobierno federal, en espera tal vez de reconocimiento a sus esfuerzos, ante el fracaso del régimen, quieren atribuir la mala imagen presidencial y la caída de simpatías, a la fallida comunicación de los verdaderos afanes del pomposamente llamado Primer Mandatario.
Pero a lo mejor el asunto va más allá de los vanos esfuerzos de los comunicadores y se entronca con las raíces del lenguaje. Tal vez sean las trampas del idioma, lo que Alex Grijelmo llamó “los falsos amigos”, lo que impide que se entienda cuanto en realidad pretende el señor de Los Pinos.
Buena prueba de ello se encuentra en el Mensaje que dirigió a sus cuates reunidos en el patio de Palacio Nacional (para que no fuera interrumpido por provocadores que nunca faltan). Se lo prepararon, según hizo constar la Oficina de la Presidencia, los redactores que muestran su conocimiento del idioma con la autodenominación del “Staff Presidencia” (ni siquiera de la), tal vez porque a sus pretensiones de Primer Mundo les pareció demasiado mexicano el término castellano de “Equipo de la Presidencia”. (¿Cómo que “equipo”, pues si no es de fut o beis? Se trata de todo un corpus de intelectuales y eruditos del lenguaje. Y para la próxima, a lo mejor se presentan así, como Corpus Presidencia. Y que se jodan los que no entiendan latín).
Comienzan los redactores el tal Mensaje en el mejor estilo foxiano: “Señores y señoras” (ni siquiera caballerosamente primero las señoras) y luego sin concordancia de género, completa el saludo: “muy buenas tardes a todas y a todos”.
Ya propiamente arranca el mensaje con una frase galicada (que el Corpus sí debe saber lo que significa: introducir galicismos en un escrito) “En cumplimiento a lo establecido”, en vez de “En cumplimiento de lo establecido”, en español.
Como el equipo de redactores se adjudica la paternidad de lo dicho por Peña Nieto –aunque él tuvo que autorizarlo–, habrá que acreditarle a los anónimos genios de la pluma –o de la tecla– los barbarismos y solecismos que figuran en la versión que cualquiera puede consultar en el sitio web de la Presidencia. Va la muestra de algunas perlas:
• “...a las y los legisladores de la 63 Legislatura” [como esto equivale a “los diputados de la Diputación”, habría sido más fácil escribir “los integrantes...”
• “Esta nueva Legislatura electa el pasado 7 de junio” [no, el 7 de junio los legisladores fueron “elegidos” y ya después a algunos el INE los declaró electos. Elegidos es el participio pasado de elegir. Electos es un adjetivo].
• “representantes populares bajo nuevas reglas. Otro galicismo “sous nouveaux règles”, que debe sustituirse por “conforme a nuevas normas”.
• “Señalamientos de conflictos de interés –que incluso involucraron al Titular del Ejecutivo”. Un ente abstracto, cuyo nombre “el de la voz” desconoce. Además, fueron más que señalamientos, porque hubo acusaciones directas y no “involucraron”, pretérito del verbo “hasta las manitas”, pues no se trata de “caso juzgado”, aunque Virgilito opine lo contrario.
Como se nota, es otro idioma el que maneja el Señor de Los Pinos y así, pues, cómo entenderlo a él y a sus colaboradores cuando informan que no hay devaluación del peso, sino “deslizamiento”; que no cayó el precio del petróleo, sino que “hubo un ajuste a la baja”; que la inflación está controlada, como lo prueba el hecho de que el kilo de lentejas no ha aumentado de precio; que hay una percepción equívoca de la gente sobre el aumento de la delincuencia, ya que los muertitos son resultado de la guerra entre organizaciones criminales; que las fuerzas armadas son honorables y no han ejecutado a nadie, sino que se han batido con los delincuentes, sin sufrir bajas y en cambio han eliminado a criminales, no a todos, porque entre gitanos se leen la buena ventura.
Cómo entendernos, entonces, si el de ellos es el lenguaje de eufemiparla y el nuestro es un español de México...