REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
14 | 11 | 2019
   

Arca de Noé

Naderías. Comida Dominical


Mario Náder Pineda

La señora que tiene una voluntad férrea para seguir afirmando que es mi esposa, discurrió luego de su fallido intento por reconquistar Texas para los mexicanos, (pero que sigue pensando en la fórmula para cubrirse de gloria), se inventó una comida vegetariana para apapachar la panza (con la comida) de dos parejas de queridos amigos y por supuesto de nosotros mismos.
Pasadas las tres de la tarde nos avecindamos en el depa de la rumbosa colonia Roma y comenzamos a departir y conversar alegremente, acompañados de mezcal y tequila con su infaltable limón con sal aderezados con trufas de queso crema con nuez y también de dátiles; la tarde comenzó con el pie derecho.
Ya reunidos alrededor de una mesa elegantemente adornada con una vajilla, regalo de su cómplice para recuperar el estado del sur de la Unión Americana, degustamos un menú de primera.
El primer tiempo fue una sopa de espinaca con huevo (que le queda para re chuparse los dedos, pero lo aclaro: la degustamos con cuchara).
El segundo tiempo fueron fideos chinos de arroz con ajo y salsa de soya, y el tercer tiempo, ¡joya de la corona!, unos chiles poblanos rellenos de semillas secas, cubiertos de cebolla y crema cocinados al horno que eran huérfanos, (es decir ¡no tenían madre!).
El postre fue elaborado por unos de nuestros invitados, bajo la estricta y quisquillosa supervisión de la primera ministra de la casa: un pan de zanahoria, que es de sus mejores facturas y que el joven periodista quería aprender a realizar.
Todas las viandas estuvieron acompañadas de caldos tintos vertidos en tornasoladas copas de cristal, que nos regalaron su musical sonido al brindar repetidamente por el gusto de estar reunidos.
Compartimos el pan y la sal cinco comunicadores uno de ellos, además político en funciones, asimismo de una agregada cultural, y la conversación fue deliciosa e intensa; se platicó de viajes, comida, experiencias personales y por supuesto el tema del momento: política y las elecciones.
UN ÚLTIMO CHAPUZÓN: Lo hermoso de la amistad es que, a pesar de las preferencias o la filiación a diversos partidos o no, la inteligencia permite el debate, el argumento con sustento y el coincidir en consensos que alimentan la cultura política de cada uno de los presentes y alegremente la barriga.