REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 09 | 2019
   

Apantallados

La preferencia estética de cinco artistas


Miguel Ángel Muñoz

Al margen del debate de la modernidad o de la posmodernidad, que parece protagonizar la escena artística contemporánea, coexisten hoy diversos acercamientos a la obra de arte todavía vigentes y activos, que nos sitúan a una distancia apropiada para entender las calidades estéticas que la singularizan. Figurativo o abstracto, instalación o fotografía, de contenidos narrativos o gestuales lo cierto es que, entre nosotros, el arte prosigue su camino incierto con la condición de siempre. Para el artista, el laberinto planteado en cada nueva obra poco tiene que ver con los debates del gusto contemporáneo y menos todavía con la publicística que los espolea.
La selección de artistas de estos cinco intelectuales responde a una iniciativa diáfana. Se pretende acentuar en unos creadores consolidados en el mundo del arte actual, algunos ya clásicos contemporáneos como Balthus, Ràfols-Casamada o Cindy Sherman, la importancia de su lenguaje estético que ha transformado el arte de la segunda mitad del siglo XX. Son artistas de biografía y evolución diversa, a menudo encontramos incluso, con índices de aceptación y actitudes artísticas bien definidas en su mundo de arte… Pero que sin embargo, enfrentados a la fascinación de ser hedonistas por naturaleza; es decir, a esa fascinación por el placer sensorial e inmediato que no sólo da la vida, sino también el arte. Esa doctrina ética que se identifica con el bien y el placer, que ha hecho de estos diez artistas un modo de expresión y de vida a lo largo de sus dilatadas trayectorias. La selección de artistas que hemos seleccionado responde -cómo no- a la diversidad del arte de dos épocas. No queda limitada, además, a una generación ya histórica que -al margen de disonancias de espacio, sensibilidad y carácter- comparten una concepción hedonista y transformadora del arte, activa, dicho en una palabra. Dos generaciones centradas formalmente en la aceptación -crispada o benevolente- de un viejo legado ilusionista que llamamos arte. Por encima de cualquier divergencia, las obras y artistas seleccionados muestran curiosamente una complicidad compartida que por este mismo hecho parece indicar un síntoma de notable densidad para la sensibilidad estética contemporánea: el arte se repliega sobre su materia. Artistas que comparten una complicidad inicial fundamental: la preocupación, obsesiva en algunos casos, por hacer un arte nuevo.
Esta visión demuestra que el arte que se produce en las últimas cinco décadas del siglo XX ha minado cualquier noción de arte puramente visual. Las instalaciones, los performance y los trabajos en video, pintura, fotografía y escultura muestran su carácter híbrido. El lector, que conoce esta diversidad, se siente invitado a responder también con modos de mirar plurales; a pasear, sentir la experiencia de una obra en la que los sentidos están implicados; a leer y mirar, a entender y describir una teoría que se cobija bajo una instalación o una fotografía, o a sentir una mirada poética en la que sobrevuelan los significados. Por ello, he traído a la memoria a Balthus, Albert Ràfols-Casamada, Cindy Sherman, Jannis Kounellis y Frances Torres, creadores que reducen la belleza al placer de ver, oír y tocar. Cada uno posee un lenguaje plástico sorpresivo por su refinamiento e incisividad formal. Poussin, el pintor filósofo, llamaba delectación al objetivo que persigue la contemplación de toda obra de arte. Algo de lo que esta afirmación inquietante puede significar es uno de los numerosos interrogantes que el lector y espectador curioso debe plantearse frente a las obras que hemos seleccionado. Con ello demuestran que a pesar de un mercado que impone la dinámica de marcas y signos diferenciadores como calificativo último de originalidad, el artista se define todavía por la curiosidad versátil que permite renovadas sorpresas y propicia inesperados descubrimientos.
Albert Ràfols-Casamada (Barcelona, España, 1923-2009) Considerado uno de los grandes pintores abstractos de la segunda mitad del siglo XX, un teórico del arte y uno de los mayores poetas catalanes. Trabaja dentro de una abstracción lírica pura y colorista en la que el orden y el equilibrio dialogan con sensaciones lumínicas o anímicas. Cuenta con más de 200 exposiciones individuales en múltiples museos del mundo, entre ellos la Fundación Joan Miró de Barcelona en 1985, en Michael Duner Fine Arts de San Francisco en 1987, en el Centro de Artes Plásticas de Royan, Francia, 1998, en el Museo de Tourcoing, Francia en 2002, Museo de Arte Contemporáneo, Barcelona, 2004, entre muchos otros. De sus libros sobresalen: Sobre pintura, Húesped del día. Dietario (1975-1984), Policromía o La galería de los colores y Signo del aire. Obra poética (1939-1999).
Francesc Torres (Barcelona, España, 1948). Su trabajo muestra una coherencia teórica de difícil ubicación, y su repertorio de ideas va afinándose tanto como lo hace su presentación visual. Es consiente de que la historia está manipulada, fragmentada y olvidada. Pretende, al revivirla en sus instalaciones, iluminar nuestro presente o viceversa. Sin lugar a dudas es un pilar indiscutible del arte moderno de las últimas tres décadas. Entre sus múltiples exposiciones sobresalen las realizadas en el Two Exercises, IIIinois Center de Chicago en 1973, en el Museo Whitney de Arte Americano de Nueva York en 1978 y 1982, en la Fundación Joan Miró de Barcelona en 1979, en la Galería Nacional de Berlín en 1987, en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 1988, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía en 1994, en el Instituto Valenciano de Arte Moderno de Valencia en 1996 y en la Fundación Telefónica de Madrid en 2000, entre otros.
Balthasar Klossowski de Rola, conocido por Balthus (1908- 2001). Este artista exigente, caprichoso, fue apadrinado por algunos de los más grandes creadores del siglo XX. El primero fue el poeta R.M. Rilke -quien prologara en 1931 una compilación de sus dibujos-, con quien mantuvo una relación cercana; otros poetas que lo alentaron fueron: Artaud, Bataille, Malraux, Camus, René Chard, Yves Bonnefoy, Eluard, Tristan Tzara, o los grandes historiadores y críticos del arte, como Rewald, Clark, Lord, Cooper, Calvo Serraller, Hess, etcétera. Y desde luego, no hay que dejar del lado, la fuerte simpatía que producía su obra en pintores como Bonnard -que tendrá sobre él una fuerte influencia hasta 1930-, Braque, Giacometti, Mondrian, y Picasso, que al principio de la carrera de Balthus le dijo: “Eres el único de los pintores de tu generación que me interesa. Los demás quieren ser como Picasso. Tú no”. Aún con todo este maravilloso telón de fondo, la obra de Balthus no ha sido de fácil asimilación para el gran público, a pesar de su orientación literaria y figurativa, que es lo que se suele alegar como requisito imprescindible para agradar al mundillo de la frivolidad. Es cierto, logró pasar casi desapercibido durante las tres cuartas partes de su existencia. Nunca le interesaron los medios de comunicación, ni mucho menos las grandes exposiciones de su obra. Fue uno de los grandes hedonistas del siglo XX.
Balthus fue un pintor que amó y entendió la pintura clásica. No sólo la entendió, sino que también dedicó tiempo preciso para mirar, y dialogar con Giotto, Masaccio, Piero della Francesca, Rafael, Ingres, Carot, Poussin o Cézanne. Por otra parte, fue un artista que estuvo vinculado a la vanguardia artística y cultural del siglo XX. Estuvo cercano al surrealismo “maldito”, y al mismo tiempo estuvo muy ligado con figuras claves de la vanguardia histórica, como André Derain. Fue un solitario, un “independiente”, que vivió en los márgenes más radicales de su tiempo, pero siempre dentro de una complaciente cercanía. Su obra está presente en casi todos los museos de Europa y Estados Unidos.
Cindy Sherman (Glan Ridge, Nuw Jersey, 1954). Considerada una de las grandes fotógrafas del siglo XX. Desde finales de los setenta hasta 1986 realiza únicamente autorretratos fotográficos. Por la pose, el maquillaje y la vestimenta, por una parte, y el decorado, la iluminación y el “estilo”, por otra, muestra tipos de mujeres inseparables de su modo de presentación: imágenes estereotipadas de una cultura que parodia. Elaborando estas imágenes, denuncia la representación de la mujer como “pasivo altar del deseo masculino” Hasta principios de los ochenta sus imágenes serán en blanco y negro y de pequeño formato, pero luego aparece el color y los formatos se amplían. Las fotografías más recientes de C. Sherman recrean un mundo en descomposición (que también puede evocar el interior de aquellos cuerpos seductores y hedonistas); de colores muy ácidos, suscitan al mismo tiempo repulsión indudable. Entre sus múltiples exposiciones sobresalen las realizadas en el Museo de Arte Moderno de Nueva Yorky en el Museo Centro de Arte Reina Sofía, entre muchas otras.
Janis Kounellis (El Pireo, Grecia, 1929). Se instala en Roma en 1956 y pinta letras, números y flechas, sobre madera o tela. Es un artista clave para entender el Arte Povera, cuya época lo lleva a realizar sacos de tela cosidos, así como sacos repletos de grano o bien de arroz. En 1969 realiza la exposición de doce caballos vivos (Galería I’ Attico, Roma) y otra dedicada a los lanzallamas de gas (Galería Iolas, París), con lo cual se sitúa en el centro del debate del arte contemporáneo. Además, en los materiales y objetos empleados en su obra -mantas, colchones o lanzallamas de gas- afloran frecuentes alusiones a la historia del siglo, siempre en su vertiente más sombría, pero al mismo tiempo, con un gran sentido hedonista del arte como parte fundamental de su obra. Sus citas con los más prestigiosos circuitos del arte mundial -Bienal de Venecia; Whitechapel Londres; Museo de Arte Moderno de París; Museo Boymans-van Beuningen, Rotterdam; Museo de Arte Contemporáneo de Chicago; Museo Ludwig in der Halle Kalk, Colonia; Museo Centro de Arte Reina Sofía, etc- han situado su trabajo a lo largo de más de cincuenta años en un lugar preeminente en el campo del arte contemporáneo.

miguelamuñozpalos@prodigy.net.mx