REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 11 | 2019
   

De nuestra portada

Dos libros de hispanoamérica en lenguas asiáticas


Francisco Carranza Romero

En junio de 2015 dos eventos académicos se han celebrado en Asia: uno en India y otro en Corea del Sur.

EN COREA DEL SUR
El 3 de junio se celebró en Seúl, la presentación de la traducción a la lengua coreana del libro Visión de los vencidos del mexicano Miguel León-Portilla. La traductora es la hispanista Hyesun Ko de Carranza, docente de la Universidad Dankook. La institución organizadora de este evento fue la Embajada de México en Corea.
El escritor coreano Byong-Ik Kim resaltó la importancia de este libro para los coreanos: “Me interesó más porque la historia del Tercer Mundo que los coreanos conocemos es el punto de vista de los blancos, de los países occidentales colonizadores; por tanto, nuestro conocimiento tiene erróneos puntos de vista. La Visión de los Vencidos del doctor Miguel León-Portilla nos muestra vivamente la historia del siglo XVI desde la óptica de los vencidos, una demostración de cómo los conquistadores españoles despojaron, oprimieron y exterminaron la cultura indígena y sus agentes aztecas de México.
“En dos ocasiones viajé por México. Contemplé el misterio de las pirámides mayas en la península de Yucatán, también contemplé la triste historia del pueblo mexicano en el mural del gran Diego Rivera en el Palacio Nacional de la Ciudad de México. Esto me hizo recordar la película Viva Zapata que había visto hacía tiempo. Sin embargo, debo confesar que entonces, sin conocimiento de su historia, cultura, vida y realidad, no pude comprender a México en su totalidad con sólo apreciar la arquitectura, pintura y los personajes como un dibujo de puntillismo. Gracias al libro Visión de los Vencidos, traducida al coreano por la profesora Ko, he comprendido algo del pathos y la sicología del pueblo mexicano. También, como nativo del pueblo con semejantes dolores, he visto que podemos compartir juntos el pathos intelectual y sentimental. Con motivo de la publicación en la versión coreana, los pueblos de Corea y México, y los académicos deberían dar gracias a la profesora. Este libro aportará muchísimo para la intercomprensión cultural y personal entre Corea y México. Y este aporte debe ser elogiado porque es un símbolo de la amistad intelectual y afectiva”.
Y la traductora expresó su agradecimiento al doctor Miguel León-Portilla, al gobierno de México y a la editorial coreana Minju que publicó con la seguridad del valor del libro pero dudando de la venta porque no confunde valor con precio. “En el curso de Historia Universal que se enseña en las escuelas coreanas, América Latina sólo existe con datos de los descubrimientos del Nuevo Mundo, hazañas de conquista y colonización de los europeos desde fines del siglo XV. Sólo en el curso de Historia de Corea se menciona a Colombia como país que ayudó a Corea del Sur durante la guerra coreana. Y en el caso de América Latina: En los textos de Historia Universal de la Secundaria de los países hispanoamericanos tampoco hay mención sobre Corea. Las escasas menciones sobre Corea son: la guerra coreana y el desarrollo económico logrado en corto tiempo; aunque, últimamente suena Corea entre los jóvenes por la moda de los grupos cantantes, pero lo que les interesa es imitar el estilo de baile, el estilo del peinado y la manera de vestirse.
“Las relaciones entre los países son superficiales cuando carecen de mutua comprensión cultural e histórica. ¿Quiénes deben hacer esta labor? Todos, pero, especialmente los intelectuales de Corea y de Latinoamérica. No nos quedemos mirándonos desde las orillas del mismo Océano Pacífico que nos une. He aquí el motivo de la traducción y publicación del libro Visión de los Vencidos, historia narrada no por los conquistadores, sino por los conquistados. Quizás el verdadero rostro de la historia de México y Mesoamérica”. Aprovechó la oportunidad para agradecer a los diplomáticos de GRULAC (Grupo de Latinoamérica y Caribe) y a todos los que animan a seguir traduciendo para que nuestros pueblos se conozcan mejor para respetarse y apoyarse.

EN INDIA
El mismo 3 de junio apareció en la sección Ocio y Cultura del diario La República, Lima, la noticia: “Publican a Vallejo en hindi y bengalí en la India”. El traductor es el hispanista Ganguli, docente de Jawaharlal Nehru University. Me conocí con él en Seúl con motivo de un simposio sobre César Vallejo, evento organizado por el Instituto de Estudios de Asia y América (Universidad Dankook). En esa oportunidad los hispanistas de India, China, Taiwán, Japón y Corea reconocieron que la antología de César Vallejo en lengua coreana, traducción de Hyesun Ko de Carranza, era la primera traducción vallejiana en lengua asiática. Entonces Ganguli nos prometió hacer la traducción. Gracias, colega Ganguli, por difundir la creación del poeta peruano.
Una obra bien traducida se convierte en puente entre los pueblos. Por eso es importante que se apoye esta labor porque los pueblos se benefician conociéndose y valorándose por más que haya distancias geográficas y culturales. Donde hay conocimiento y valoración hay respeto y afecto. Las relaciones internacionales no deben terminar sólo con las visitas protocolares y los acuerdos de negocios, que, innegablemente, son importantes. La cultura no tiene precio sino valor.