REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 08 | 2019
   

De nuestra portada

José Gordon, su apuesta por el periodismo cultural


Abraham Gorostieta M.

José Gordon puede ser descrito en una frase: No es cínico, por lo tanto, es un buen periodista. Generoso en su tiempo, brinda a quien le busca una charla, un consejo, su amistad. Sus colegas se deshacen en halagos hacia él y a su trabajo: “es un hombre leal, generoso, negado a los odios gratuitos o a fáciles aversiones, es un hombre de ciencia”, dicen unos y otros al ser consultados. Pepe, como lo conocen todos, es un periodista cultural y un divulgador de la ciencia. Nunca ha usado el periodismo para destruir sino lo contrario.
Como lo hacen los ingenieros, don Pepe construye puentes humanos y así conocemos a personas sensibles, talentosas y cultas. En su haber, ha escrito notas, reseñas, entrevistas, reportajes con el objeto de promover obras valiosas y gente interesante. El amor por los grandes maestros y los científicos es un sello en su obra periodística.
La cultura -dijo Fernando Benítez- le puso casa al periodismo mexicano y ahora vive como arrimada. La frase es demoledora y cierta. Pero Pepe Gordon no se deja vencer, crea el proyecto de Imaginantes y logra un festín sobre la ciencia, la cultura, la imaginación. En Canal 22 sus participaciones son chispeantes, salpicadas de citas sobre grandes hombres. Sus entrevistas, publicadas en la Revista de la Universidad, son referentes y lectura obligada para cualquiera que quiera estar enterado del acontecer literario, científico o de las artes en México. Su programa, La oveja eléctrica, ha sido recientemente galardonado con El Premio Nacional de Periodismo.
El periodista nos cita en un lugar que le es familiar y en donde, al parecer, siempre concede entrevistas: la librería del Fondo de Cultura Económica, Rosario Castellanos.

El pupilo
Nace en la Ciudad de México en 1953, en pleno gobierno de Ruiz Cortínez y su “moralización implacable”. Sus padres llegan a México justo en los años del gobierno de Lázaro Cárdenas. El periodista recuerda: “Mi madre era una mujer de origen polaco-judío al igual que mi padre. Ellos, como migrantes, llegan a vivir antes de la Segunda Guerra Mundial a México. Estoy marcado por la idea de lo que quiere decir que una cultura te acoja con gracia y con los brazos abiertos”.
Su padre don Salomón Gordon, de oficio mueblero se traslada con su familia a Veracruz. Don Pepe extrae de sus recuerdos: “Mi infancia también la marcan los libros. Tuve la ventaja de que mi madre, Sarita, era una muy buena lectora y entonces los libros caían libremente a mis manos. También cierta alegría que le pertenece mucho a la cultura de Veracruz y de Córdoba singularmente. Es una alegría, una sonrisa ante la vida que me define el rumbo de lo que puede ser la vida. Mi infancia está marcada por esa alegría fundamental”.
Era un México muy singular, Salvador Novo recién inauguraba su Teatro Capilla, que además de presentar obras fantásticas agasajaba a sus invitados con los platillos que él mismo preparaba. El Chachachá dejaba atrás el mambo del alemanismo, teniendo a la Orquesta Aragón y a la Orquesta América y el trompetista Enrique Jorrín como sus mejores exponentes. La “moralidad” era discurso de todos los días y se reprimía a quien intentase “violentar las funciones tradicionales de los sexos”: las mujeres, a la iglesia, la cocina y los niños. Y había un aire aspiracional de todos por pertenecer a la “alta” -como llamaba a la clase con poder monetario de sobra, don Gabriel Vargas, que editaba Pepín y La Familia Burrón en los diarios del Coronel García Valseca-. México y sus costumbres, en especial la Ciudad, eran retratados con ingenio y fidelidad. La ilusión viaja en tranvía es prueba de ello. Buñuel estrenaba Ensayo de un crimen con Miroslava como protagonista.
El maestro Usigli se consolidaba como el gran dramaturgo de la época y el FCE publicaba El llano en llamas de Juan Rulfo. Arreola era el maestro y el editor, publicada ya su obra Confabulario, publicaba por primera vez textos de Cortázar en su colección Los presentes. Fuentes debutaba con Los días enmascarados y don Octavio Paz publicaba La estación violenta, que incluía el poema “Piedra de Sol”, una de sus más grandes obras. Así, Paz, Arreola y Fuentes, más otros jóvenes entusiastas, al final de la década de los 50 se instaló en el periódico Novedades, formó el suplemento cultural bajo el ojo y dirección de Fernando Benítez, y se autoproclamó Vanguardia Artística y Cultural Heredera de Alfonso Reyes y Los Contemporáneos -antiguos rivales. Era el México de la infancia del niño Gordon, que al encender la radio, escuchaba las voces del chileno Lucho Gatica o los boleros de Álvaro Carrillo, Los tres ases, Los tecolines o Los tres caballeros, música de alta melodiosidad, versos claros y fuerte romanticismo.
Don Pepe recuerda:
Para mí la infancia queda definida por grandes maestros catalanes que marcaron mi memoria en Córdoba, Veracruz. Con una sed de conocimiento y por un enamoramiento por México, con una imaginación y una creatividad en la educación que me abrió los ojos a posibilidades muy amplias.
Su mirada se pierde en el tiempo, sus ojos claros vuelven al pasado:
En este sentido, el modelo que me plantearon mis maestros catalanes es de cómo desde diversas culturas podíamos tener intercambios importantes para agradecer la buena recepción, la acogida en tierras que no estaban invadidas por la violencia como lo era México. Sobretodo la correspondencia que se tenía que dar entre este país y nosotros.
Yo vi a mis maestros catalanes profundamente enamorados de México. Era la familia Barquez, que fue fundadora de varios Colegios Cervantes en el país. En Córdoba, ellos crearon el Colegio Cervantes así que crecí en un entorno secular marcado por maestros que sabían reconocer la importancia de otras culturas.

Hundido en sus recuerdos, el periodista explora, encuentra, trae y comparte su niñez y la aventura del conocimiento: “Recuerdo claramente en los sesenta a mi maestro Antonio Barquez, que tenía una gran creatividad y los viernes hacía una especie de cine chiquito y eso a nosotros nos llenaba de entusiasmo. Entonces nos enseñaba las transparencias que él tomaba de piezas de las culturas prehispánicas que investigaba y exploraba en distintas regiones cercanas”. Se detiene, se mira de niño en su pasado, se le ilumina el rostro:
El amor con que nos describía los símbolos y figuras de las piezas y su significado dentro de su propia cultura me hizo ver que el amor verdadero por un país podía pasar por diferentes culturas: por la de mis padres polaco-judíos; por la de mis maestros catalanes, por la de la cultura del exilio y esta idea de que hay vasos comunicantes entre distintas, diferentes y diversas culturas.

El estudiante.
“La educación en mí fue clave. Apuntó a diversos lados”, confiesa. Ya en la Ciudad de México, hizo sus estudios donde cursó la carrera de Comunicación en la Iberoamericana. Se detiene un segundo en su charla y voltea a ver al que pregunta: “Lo que agradezco en mi vida es haber tenido buenos maestros. En la universidad tuve muy buenos maestros que de nuevo me abrieron los ojos. No puedo dejar de reconocer a dos de ellos: Francisco Prieto y Froylán López Narváez”, y al decir esto, de nuevo la sonrisa en los labios. Enfático abunda:
Lo primero que me enseñó Froylán es que la comunicación es afectar. Tocar al otro. Ser tocado por el otro. Es una definición muy básica pero que hasta la fecha sigue definiendo mi trabajo. En lo que yo hago en términos de escritura, en la televisión. Siempre, para mí, está presente esa idea de encontrar el espacio donde nos tocamos, nos encontramos. Eso también tiene que ver con la idea germinal en la educación con la que me puso en contacto mi maestro Francisco Prieto.

Memorioso, don Pepe nos refiere al gran pensador Martin Buber y su maravilloso libro Yo:tú. Pronto explica: Buber nos dice que los seres vivos tenemos dos formas de comunicarnos: la relación Yo:Ello que es en donde estás hablando con las cosas y la relación Yo:tú que es donde estás tocando al otro y el otro te está tocando y no sabes dónde termina tu mirada y dónde empieza la del otro. Se detiene un instante con una voz suave dice: “Me acuerdo de esto con una frase de mi amiga Sabina Berman que dice: Mirando tus ojos que miran mis ojos que miran tus ojos mirar. Es decir, no sabes dónde termina ya ese momento en dónde estás integrado con el otro”. Vuelve a su pensamiento, mira sin ver y nos deja ver a través de sus palabras:

Son momentos privilegiados de la comunicación y mi vida gira en ver, investigar cómo se genera ese punto de encuentro y comunicación y ver si en momentos determinados tenemos la gracia, la inteligencia, la belleza y la imaginación para poner en juego ese punto de encuentro que se llama Yo: tú.

En sus años universitarios realizó una investigación sobre la comunicación en México, “precisamente tratando de marcar cuáles eran los diferentes juegos de comunicación que se daban entre los grupos de poder”. Eso lo llevó a realizar reportajes para la revista Claudia que dirigía Vicente Leñero. También, al alimón realizó una revista bancaria con Ignacio Solares, “que tenía un ingrediente de literatura y de plumas diversas en donde entrábamos en la cultura organizacional pero que las anécdotas de los trabajadores se contaran en términos de fotonovelas en una página armada con un sentido lúdico para hablarnos de sus experiencias yendo siempre más allá del lugar común de lo que se trataba el juego”, extrae de sus recuerdos. Y sentencia: “Para tocar a otro tienes que ser curioso”.

El periodista
“Periodismo es afectar a través de las noticias con las que nos comunicamos y sabemos de nuestra realidad y nuestro entorno y por supuesto, tienen el prerrequisito de ser actuales, que tiene que seguir las reglas de las básicas preguntas que siempre nos hacemos en torno a cualquier hecho y sobretodo destacar lo que profundamente se vuelve relevante. Lo interesante es que hay distintos tipos de periodismo”, define y sintetiza don Pepe.
Se llega a creer con mucha facilidad que las secciones, suplementos y noticieros culturales son una especie de regocijo. Le llaman incluso como “la parte amable” del periodismo. Se llega a pensar que es un trabajo “fácil y sin broncas”. Es muy equivocado el pensar así. El periodista, apasionado de su quehacer sostiene:

Un periodismo está especializado en tocar noticias del alma, que es el periodismo cultural. Entonces la noticia es un libro, una novela, un gesto, un movimiento de una danza, un pasaje musical que te lleva a otro lado. ¿Cómo comunicar estas noticias? Porque el hecho lo puedes fechar, decir: ocurrió en este momento, apareció este libro. Lo interesante es, a final de cuentas, encontrar a través del diálogo, de la entrevista, los elementos que nos hacen ver que eso repercute más allá del día que fue fechada y en ese sentido el periodismo cultural tiene una inmensa ventaja, pues si está bien hecho y además responde a las preguntas del periodismo pero también a las del tema que está cubriendo entonces resulta que se convierte en un periodismo que responde a las expresiones artísticas con expresiones artísticas, que responde a la imaginación con imaginación que se está generando desde el otro lado y para encontrar el diálogo con un novelista realmente lo que se da es el arte de la entrevista en donde se ponen en contacto dos pensamientos, dos inteligencias, dos sensibilidades y se explora a veces en términos artísticos algo que se va revelando sobre la obra que nos habla de lo que está ocurriendo dentro de un tiempo.

En su tono suave y pausado al hablar don José recuerda a su viejo maestro y sus enseñanzas: “Esto me lo enseñó mi maestro Francisco Prieto. Me dijo que había tres cosas básicas de conocer lo que ocurría en una sociedad: uno, a través de la economía; tu lees de qué se trata el PIB de una nación o una cultura, cuáles son los productos que industrialmente genera una determinada sociedad, esto te da una cierta idea de una cultura. Dos, si quieres penetrar un poco más profundo está la sociología que te plantea las relaciones de poder entre diferentes grupos y esto te lleva a otra capa para entender cómo funciona esta sociedad. Tres, pero si de veras quieres tocar en forma más poderosa de lo que se trata una cultura están sus novelas, su arte, sus obras. Porque la literatura captura las texturas, las respiraciones, los colores, los movimientos, las sensibilidades y los sentimientos que se respiran en una determinada sociedad, sus palabras, su lenguaje, su ritmo. Entonces no hay nada como la literatura y el arte para entender profundamente una sociedad y ver y saber de qué se trata su pulsación”.
El periodista habla con sus manos, las junta, las mueve, las lleva, mueve sus dedos como si estuviera frente a un piano, sus manos, parece, cobran vida propia. Nuevamente retoma la palabra y continúa:

El periodismo cultural que tiene como tema precisamente el encontrarse con estas expresiones de arte, toca ciertas zonas de lo que está ocurriendo en una sociedad que el periodismo en sus ocho columnas de primera plana no publica y por eso no es extraño ver que hay grandes periódicos que tienen a escritores de gran calidad en sus páginas editoriales o haciendo ciertos reportajes investigados como es el caso de Juan José Millas en El País en donde para revelarnos lo que verdaderamente ocurre en el juego del poder, a veces, la herramienta de un novelista que se acerca a contarnos una historia o realiza una entrevista con un hombre de poder se vuelve más reveladora porque realmente está tomando los instrumentos de la literatura para ver qué es lo que está más allá de la superficie.

Hábleme sobre el género de la entrevista, se le pide al periodista cultural. Nuevamente junta sus manos y explica: “Una entrevista es una entre-visión y entre visión es “ver” a través de los datos que están visibles, empezar a asomarse a las zonas secretas, que es lo que suele hacer el buen arte, el buen periodista cultural en una entrevista penetra al personaje en sus dimensiones más intimas y complejas”. En la librería del FCE, le conocen, lo saludan con afecto: Caramba don Pepe -le dice un señor al verlo sentado dando esta entrevista-, muchas gracias por su trabajo, yo nunca me pierdo la programación del 22 y del 11. El hombre extiende la mano y la estrecha con la del periodista. Parecieran amigos de hace años que se reencuentran. El periodista agradece, intercambia un par de ideas y después sigue charlando, retoma la idea y define: “Un buen periodista tiene que aprender a ver y leer entrelíneas y hacer eso visible, aprender a hacer visibles los gestos, los trazos, los movimientos y eso es un gran reto”, dice el autor de Tocar lo invisible.
Para el periodista Víctor Roura, los suplementos culturales nacieron en 1949 y deben su inicio a Fernando Benítez1, “Él empieza a dar un orden al mundillo del arte con la primera gaceta cultural en 1949; es cuando los grandes nombres comienzan a surgir, nombres que por supuesto van saliendo (y no podría ser de otra forma) de las camarillas que circulan en torno a los grupos que fundan estas publicaciones”, explica Roura. Para el historiador, Héctor Aguilar Camín, Benítez, “es el personaje menos recordado y de mayor influencia de la vida cultural mexicana, o del periodismo cultural mexicano de la segunda mitad del siglo XX” 2.
“Uno de los periodos mejor estudiados, o cuando menos más conocidos, de la prensa cultural mexicana es el que tiene a Fernando Benítez como protagonista. No es necesario decir que él es el padre de los suplementos culturales en México” 3, sostiene el periodista José Luis Martínez, editor del suplemento Laberinto de Milenio diario. Entonces don Fernando Benítez es “el padre, la piedra angular, el personaje”. Pepe Gordon añade:

Fernando Benítez. Indiscutiblemente un referente de la cultura de los suplementos, de la idea de congregar inteligencias y de abrir las miradas en la pluralidad, es un gran inventor de las posibilidades que es el periodismo cultural. Una parte que me parece medular es la de congregar inteligencias diversas ¿Cómo podemos escapar de nuestro destino? A donde no me da mi mirada me da tu mirada, pero si tú me prestas tu mirada entonces me abriste mis ojos y eso es tocarnos. De otra manera somos monólogos inéditos, como diría José Gorostiza.

El también autor de El libro del destino, abunda en su explicación: “Si yo tengo otra mirada que en mi destino, mi historia, mi personaje, entra y me permite tocar la pluralidad, ocurre algo maravilloso que tiene que ver con las neuronas espejo. Las neuronas de la empatía. Resulta que se han descubierto neuronas espejo, en 1996, en la Universidad de Parma, Giacomo Rizzolatti va haciendo un experimento sobre las neuronas motoras que impulsan el cerebro para hacer movimientos y tomar, por ejemplo, un cacahuate, en eso consistía el experimento. Le pusieron a unos simios cacahuates y los monitoreaban con encefalogramas su actividad cerebral y cuando un mono tomaba un cacahuate se encendía una neurona y sabías que era una neurona motora responsable del movimiento de la mano. Un día, al investigador se le antojaron unos manís y comenzó a comérselos y uno de los monos al verlo, lo imitó y en ese momento, se encendieron las neuronas de la empatía. Éstas neuronas tal vez son las responsables de que cuando leemos ese libro, ese reportaje, esa entrevista, se haga más interesante, importante y apasionante, se haga nuestro. Esto es, dialogamos con el otro y entramos en su mirada”.
Hace una pausa, regresamos a lo mismo -dice-, todo está en los maestros. Para él, el periodismo cultural radica en una sólida formación, sólo así se puede lograr un periodismo más creativo e imaginativo.

El periodismo cultural se debe de formar con una enseñanza de buenos maestros. Nada sustituye a los buenos maestros, por las neuronas espejos a veces se aprende tanto de lo que se dice como la forma de mirar. Nos dan mapas, nos ahorran caminos. El otro es la curiosidad, que despierta nuestra capacidad de asombro. De querer estar al día. A sumirnos en la biblioteca universal, que es internet, y eso nos pone el desafío de aprender a discernir.

Canal 22
El 23 de marzo de 1992, el presidente Carlos Salinas echó a andar el Canal 22 de televisión. Un mes antes difundía las imágenes del controvertido Coloquio de Invierno. El escritor y ensayista, José María Pérez Gay, miembro del consejo editorial de la revista Nexos fue designado como director general.
El entonces mandatario, Salinas de Gortari, encargó al director: “el Canal 22 deberá ser el pilar de la primera red cultural nacional en dos sentidos: primero, logrando que sus transmisiones tengan mayor cobertura dentro del territorio nacional y, segundo, difundiendo los materiales de calidad que se produzcan también en las diferentes regiones de nuestro país, constituirse en una opción cultural plural que responda a una sociedad cada día más participativa. En este sentido, habrá de proveer en voz e imagen a nuevas y creativas propuestas culturales y promover la participación de colectivos sociales que tradicionalmente no han tenido acceso a los medios masivos y por encima de todo, garantizar plenamente la libertad de expresión y de creación artística” 4.
En ese entonces, don José María era director de la revista Intermedios de la Dirección General de Radio y Televisión, había estudiado Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad Iberoamericana pero su experiencia radicaba dentro de los campos de la literatura y la diplomacia. La creación del Canal 22, explicó décadas después el propio doctor Pérez Gay: “es por un desplegado firmado por 800 intelectuales, académicos, profesores, miembros de universidades, que le pedían al entonces presidente Carlos Salinas no vendiese el Canal 22, y lo convirtiera en un canal cultural. Los responsables de este desplegado fueron Carlos Monsiváis y Héctor Aguilar Camín, tres meses después se sumaron 1200 firmas 5”. En entrevista, el ensayista explica: “Cuando el presidente Salinas me nombra (había desde luego una terna), dudé mucho en aceptar porque no sabía nada de televisión, soy un escritor de profesión y francamente no sabía qué hacer con un canal; pero un canal cultural me llamaba la atención” 6.
Don José Gordon desde sus inicios trabaja en Canal 22 como conductor del noticiario cultural 9:30. Nuevamente, viaja a sus recuerdos y narra:

A Canal 22 me invita Guadalupe Alonso. José María Pérez Gay me plantea que tuviéramos comunicadores y no simple y sencillamente lectores de noticias y que no se tratara de un juego superficial sino que cuando miraras a las personas que miraban el canal te dieras cuenta de que había un mundo relacionado con la literatura, con la cultura y que ese mundo tenía que ser comunicado no por personas con un bonito rostro sino que hubiera una complicidad de miradas e inteligencias.

El noticiero cultural lo realizó durante ocho años junto con la periodista y escritora Miryam Moscona. El canal apenas comenzaba y pronto tuvieron que hacer uso del recurso que estaba a sus manos: la imaginación y la creatividad. Don Pepe, novelista, autor de El novelista miope y la poeta hindú, así como de Revelado instantáneo, que escribió junto con Guadalupe Alonso y también escribió La oveja eléctrica y la memoria del universo, libro para niños en coautoría con Micro, Ricardo García, explica:

La creatividad es básica, me interesa saber de dónde viene la creatividad y esto para mi se relaciona con la experiencia del silencio. Desde hace más de treinta años por las mañanas y por las tardes me tomo 20 minutos de mi tiempo para el descanso, para el silencio. Hago meditación trascendental y desde ese silencio al abrir los ojos, mi mente está abierta, más fresca y despierta para entrelazar ideas, para conectar mundos. Es una técnica que utilizo para descansar. Relaja el cuerpo. Elimina el estrés pero lo más interesante es que lo que estás tocando es una zona de ti mismo que está relacionada con el silencio porque nos conocemos en las faces de acción pero no nos conocemos en las fases del silencio. Entonces es un silencio vivo, un silencio despierto que no te duerme. Estás despierto en profunda alerta pero en un estado de mínima excitación de la percepción. Y lo que ocurre es que cuando tocas esa experiencia del silencio entonces puedes atrapar ideas más poderosas, más inteligentes, más creativas, porque el problema es que a veces, cuando estamos viendo lo que vivimos, repetida y obsesivamente pasamos por los mismos caminos, por los mismos canales. El silencio es como una especie de cruce de caminos en donde desde el cruce de caminos entonces de repente puedes voltear y decir he estado tomando esta dirección pero también puedo tomar esta otra dirección y eso abre perfectamente las puertas de la creatividad para conectar diversos mundos.

El también creador y conductor del suplemento literario Luz Verde en ese mismo canal, cuyo trabajo fue calificado como “dignificante de los programas culturales de la televisión” por el escritor Augusto Monterroso, abunda: “Por eso me interesa la ciencia, la literatura, la imaginación. En mí confluyen varios mundos. Justamente porque trato de darme la oportunidad de salir de los canales marcados, de los carriles en los que siempre estás. Después cuando abres los ojos, te enfrentas a las cosas con una mente más viva y despierta. Octavio Paz lo definía muy bien con unos versos maravillosos en Libertad bajo palabra. Ahí hay un poema que se llama “Olvido”: Cierra los ojos y a oscuras piérdete bajo el follaje rojo de tus parpados. Ya de entrada esa imagen es maravillosa porque nos invita a darnos cuenta que dentro de nosotros tenemos un follaje y si no lo vemos es porque estamos volcados en tanta actividad pero simple y sencillamente el hecho de cerrar los ojos, si tienes un poquito de percepción y sensibilidad, te das cuenta que siempre está ahí el follaje rojo”.
Para el difundidor de la ciencia el periodismo cultural es un trabajo que necesita de mucha imaginación:

El problema es cómo contar historias que resulten interesantes, atractivas; que no tengas otra opción más que decir: “tengo que pasar por las páginas culturales porque verdaderamente se vuelven un espejo en donde me puedo ver, leer, y entender”. Pienso que hay un problema por un lado que tiene que ver con límites y prejuicios que nos hacen pensar que esas áreas de la vida que están reflejadas en el periodismo cultural no son importantes, son de ornato, un tabloidito que es de adorno. Pero cuando te das cuenta de que la cultura tiene que ver precisamente con leerte, entenderte y entender lo que te rodea, tal vez, por aquí, por allá modificar algunos elementos con los que nos rodeamos en nuestra vida cotidiana, me parece que la cultura se vuelve imprescindible y el problema para nosotros es un problema de comunicación. De cómo decir y explicar que ese mundo que se revela en una novela es importante para lo que “tú” vas a vivir en tu casa, en tu entorno, en tu sociedad. Y esto es muy difícil de imaginar porque de alguna manera, estamos hablando del efecto mariposa pues en la literatura, el arte, el periodismo, una pequeña fluctuación de un pensamiento puede desatar un atisbo de belleza, creatividad e inteligencia.

El Canal 22 a través de los años ha logrado establecer una auténtica estructura discursiva propia, con producciones propias y una programación enfocada en la difusión de todas las artes, el Canal 22, en su corta vida, ha sido galardonado con el premio Camera, que otorga trianualmente la UNESCO a los mejores exponentes mundiales de la televisión cultural. Mantenerse en este nivel, ha sido el reto. Don Pepe acepta. “Lo que tenemos que plantearnos es que el periodismo cultural no está tocando, no está logrando el yo:tu para que verdaderamente nos emocione, nos atraiga. Necesitamos -nosotros ‘medios de comunicación’-, saber contar esas historias y traducir esas inteligencias. Saber entrevistar con la dignidad con la que se merecen esas mentes y lo que ocurre es que empiezas a tener un público que es mucho más importante de lo que te imaginas. Porque como diría José María Pérez Gay ‘las minorías del día de hoy, tienen efecto en las mayorías del mañana’”, dice y se sonríe para pronto contar una anécdota:

En alguna ocasión le pregunté al poeta ruso Yevgueni Yevtushenko qué podía hacer la poesía frente a las grandes tragedias y calamidades que vivimos cotidianamente. Qué bueno, que exista el arte pero ¿de qué nos sirve si un fusil es más poderoso? Lo que me dijo fue que en una ocasión lo mandó llamar Mijail Gorbachov y por acto reflejo se llenó de temor. Ya estando frente a Gorbachov hablaron sobre los recitales de poesía que congregaban a 10, 15, 20 mil personas en las plazas de la Unión Soviética. Yevtushenko explicaba que la poesía permite ver el alma, y permite hacer comunión. Gorbachov le confiesa que “en uno de esos recitales que usted daba, bueno, yo era uno de los jóvenes que asistían a escuchar su poesía, y quiero decirle que la Perestroika está relacionada con sus poemas porque a mí se me abrió mi percepción, mi alma y mi conciencia”. Y ahí está de nuevo, el efecto mariposa, pues uno nunca pensaría que un muchacho que fue tocado por la poesía desembocaría en un gobernante que abre un enorme cambio social. Por eso yo tengo un gran respeto por las páginas culturales de los diarios, de las revistas, aún si son mínimas y así sea que no tenemos todos los espacios, toda la complejidad y la pluralidad que quisiéramos ver. Hay aquí y allá momentos muy interesantes en nuestros suplementos culturales. Y no sabremos donde desembocan pero las historias que contamos deben de estar bien narradas, si lo que estamos planteando está bien hecho y logra tocar al otro, habremos cumplido con nuestro trabajo.

Imaginantes y la creatividad
Imaginantes son capsulas donde Pepe Gordon narra anécdotas, hace reseñas de distintos libros o diversos autores universales. Producidas por Fundación Televisa, la serie ganó el premio Promax a los proyectos más creativos de los medios de comunicación. Esta serie, cargada de imaginación y creatividad venció a producciones de las casas Discovery Channel y la BBC de Londres. El periodista nos cuenta: “En el trabajo de Imaginantes tratamos de demostrar el poder de la imaginación y el proceso creativo de mentes lúcidas. De ver cómo capturábamos ese momento invisible pero real en el que se enciende el foco de la creación de un artista, de un científico, de un cineasta, y divertirnos y jugar y alegrarnos con la sonrisa de la inteligencia”.
Hace una pausa y narra:

Juan José Millas tiene una novela maravillosa que se llama Dos mujeres en Praga que arranca de esta manera: Aparece un aviso de ocasión en un periódico que dice: Usted pone la vida, nosotros hacemos su novela. Platicando con Juan José me decía que todos merecemos una novela sobre nuestras vidas y como no las podemos tener entonces encontramos espejos de diferentes novelas y a veces nos hacen sentir y ver en qué capítulo vamos de nuestras propias vidas. ¿Cuáles son los obstáculos que estamos temiendo para verdaderamente encontrarnos en la complejidad de lo que somos, con los conflictos que tenemos, pero también con una idea de que la vida es más interesante y asombrosa de lo que imaginamos?
Cuando la literatura, el arte y la cultura se plantean desde este nivel se vuelven apasionantes. Una de las cosas que tenemos que volver a producir en los suplementos culturales, en las revistas literarias es esa sensación de estar frente a un gran maestro. Es decir, cuando estás frente a un gran maestro, por ejemplo, Ernesto de la Peña, frente a una memoria que va conectando diversos mapas del mundo y que hace que tú digas: “si yo creía que ya lo había entendido todo fue porque me acomodé en una sensación de que la vida es chata, la vida es gris y es mediocre y que vivimos en la mediocridad y ahí estamos y no tenemos más horizontes ni más mapas”. Esto pasa con grandes mentes, grandes maestros, sus clases están llenas de alumnos. En las universidades donde se supone que los jóvenes no están receptivos al conocimiento. Te das cuenta de que ahí hay algo fascinante en todo lo que ocurre. En donde hay gente que se une en torno a una de esas grandes inteligencias, lo mismo ocurre en la ciencia, con maestros como Miguel Alcubierre, Ranulfo Romo, Gerardo Herrera, y lo que estás viendo es que cuando ellos hablan la gente escucha porque transmiten conocimientos que ensanchan los límites de nuestra percepción en donde sales enriquecido.

Imaginantes cuenta con un equipo de producción conformado por jóvenes directores, ilustradores, animadores y sonidistas, con Manuel Giraldi a la cabeza, con don Pepe como creador de todo y Claudio X. González apoyando desde la Fundación Televisa.

Crisis cultural
El país vive una de sus peores crisis. Y los síntomas se ven en todos lados, los diarios, el periodismo, no escapa. El periodista se torna serio. Hablar de crisis -que no solo económica- en el periodismo mexicano es un tema que abstrae, un poco, a don Pepe, quien explica: “Las crisis tienen un ingrediente que está detrás de todas ellas que es la falta de imaginación. Tanto en términos sociales, políticos y de relaciones interpersonales. El problema que subyace, a veces, detrás de las múltiples crisis que se expresan en estos niveles es la falta de imaginación. Decía Carlos Fuentes que uno de los grandes problemas es que no podemos imaginarnos al otro y al no poder imaginarnos al otro estallamos en crisis. No sabemos verlo en todas sus dimensiones, en todas sus complejidades. Eso es lo que pasa con nuestro país, con nuestros recursos, con nuestra imaginación”.
Mira a su alrededor. Junta sus manos y prosigue: “Por eso es tan importante la ciencia, porque es una forma de salir de las crisis. Es una forma de ir más allá de lo que los sentidos nos atrapan. Sabes, los sentidos nos atrapan de tal forma que uno ve que el Sol se mueve desde el alba, llega al cenit y se mueve al ocaso. Se necesita un conocimiento más intelectual, más profundo para darnos cuenta que el Sol no se mueve, los sentidos -la vista- nos están mintiendo y lo que ocurre realmente es que nuestro planeta es el que está en movimiento y gira sobre su propio eje y a la vez alrededor del Sol. Esto es un salto descomunal de inteligencia y de imaginación donde nos salimos de la caja para darnos cuenta de que el Sol nunca se ha movido”.
Hay veces en que el pasaje luce desolador, es posible que la crisis que hay en los suplementos culturales, no solo de imaginación, sino de poder comunicarse y encontrar nuevos lectores, haga flaquear el ánimo de los que se dedican al periodismo cultural. Actualmente, solo tres grandes diarios, de la treintena que se editan en la ciudad de México cuentan con un suplemento cultural, y cada año que corre, sus páginas adelgazan. José Gordon encuentra una palabra: “Fe. Es una palabra hermosa. Es un acto cotidiano”, se acomoda en el sillón y como si diera una clase, enseña:

Tenemos fe de que vamos a regresar a casa, tenemos fe en que vamos a encontrar a nuestros amigos, tenemos fe en que no vamos a desparramarnos, tenemos fe en que existe nuestro cuerpo que obedece leyes físicas, químicas, biológicas. La fe tiene como base que hay atrás una experiencia, entonces si hay fe en que es posible un cambio, es porque el cambio de alguna manera ya se ha vivido y de lo que se trata es de amplificarlo, de jugar con él de diferente manera, más interesante, de plantear más posibilidades.
En alguna ocasión mi hijo, en sus años universitarios, me dijo: Papá, mientras más estudio, más confirmo de que no hay una salida. ¿Cómo movernos en un horizonte en dónde no hay esperanza y no hay fe de que en el mañana no hay posibilidades? Es un problema muy complejo si examinamos la violencia, la corrupción, la necedad, la ignorancia que vemos en nuestros políticos, en nuestro entorno y de repente uno podría decir: No hay salida. Por esos años había entrevistado al doctor Mario Molina, estábamos hablando de los cambios climáticos y sobre el efecto mariposa. Una pequeña fluctuación también podría llevar a una mayor ordenación a un sistema. Esto me dejó un atisbo de esperanza que luego le dije a mi hijo.

El periodista, que en ningún momento ha dejado de comunicarse a través de sus gestos y manos; que ha capturado la atención de algunos paseantes que comenzaron a escuchar esta charla y que en medio de pilas de libros, ahí están, regados, cercanos, atentos, escuchando lo que dice don Pepe: “Mario Molina me dijo: cuando vemos el problema del cambio climático y nos damos cuenta de su dimensión pensamos que no existe salida, sin embargo, la ciencia se toma el tiempo para dimensionar las cosas, es decir, se va a acabar el mundo pero mientras se acaba vamos a ver de qué tamaño es el problema. Hubo dos grandes estudios, uno se realizó en el MIT y otro en Gran Bretaña, y mostraron que con una inversión equivalente al 2 por ciento de todo el planeta se tendrían todos los recursos necesarios para revertir los problemas del cambio climático. Es una cantidad enorme, pero es menor al costo que tienen los huracanes, las sequías, hambrunas que genera el calentamiento global. Es dimensionar el problema, no es algo que este fuera de posibilidad de hacer. Ya hay un punto de salida”, el periodista concluye.
1Víctor Roura, El Financiero, 12 de julio de 2007.
2 “Héctor Aguilar Camín, un hombre que cultiva su memoria en libros”. Revista Etcétera, abril 2015.
3 “Apuntes sobre periodismo cultural en México”. José Luis Martínez. Revista Zócalo, diciembre 2010.
4 Revista Mexicana de Comunicación. Número 23
5 Entrevista a José María Pérez Gay realizada por Huemanzin Rodríguez.
6 Ídem.