REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
24 | 05 | 2019
   

Arca de Noé

Uso y abuso del suelo en la Delegación Miguel Hidalgo


Betty Luisa Zanolli Fabila

Preliminar
La Delegación Miguel Hidalgo (DMH), enclavada al noroeste del Distrito Federal, no sólo comprende una de las áreas de ocupación más antiguas en la Ciudad de México -prácticamente en gran parte de su territorio previa a la Conquista. Es, ante todo, una de las más importantes por cuanto a su estratégica posición geopolítica, desde el momento en que en ella tiene asiento la residencia oficial del Presidente de la República, Los Pinos, así como la casi totalidad de embajadas y representaciones diplomáticas extranjeras en nuestro país, predominantemente en las colonias Polanco y Lomas de Chapultepec, sin omitir que es además el espacio delegacional donde se encuentra asentada la Secretaría de la Defensa Nacional entre otras de las más importantes instituciones militares del país.
Albergue de uno de los bosques más emblemáticos en la historia de México, como es el Bosque de Chapultepec, del museo más relevante de nuestro pasado prehispánico, como es el Museo Nacional de Antropología e Historia, y sede donde se erige, majestuoso, el emblemático Castillo de Chapultepec, es también el espacio donde se pueden encontrar grandes contrastes socioeconómicos, pues lo mismo habitan en ella familias del más alto nivel económico a nivel mundial que se encuentran enclavados en el corazón de la misma barrios tradicionalmente reconocidos por su peligrosidad, como es el caso del barrio del que fuera originario el famoso Tigre de Santa Julia.
Sin embargo, hoy en día la problemática por la que atraviesa la DMH es prácticamente la que padecen el resto de las delegaciones: tras décadas de corrupción y de pésima administración política, la DMH enfrenta graves problemas ante el crecimiento desorganizado, desarticulado y sin control que el abuso del uso del suelo ha permitido, tolerado y detonado. De ahí que los nuevos proyectos de desarrollo urbano, en gran medida sustentados a través de la creación de nuevos polos de desarrollo económico, como en el caso ejemplar de Polanco, dejan mucho que desear, porque por un lado aún si lograran sus objetivos, sólo terminarán agudizando las endémicas diferencias socioeconómicas que ha presentado la delegación a través de los años, pero por otro, están contribuyendo al abandono de la mayor parte de la población asentada en su territorio, porque desde el momento en que el impulso es diametralmente disparejo, la desigualdad y la injusticia sociales terminan siendo agudizadas en medio de una realidad cada vez más compleja y vulnerable.

Marco geohistórico
De conformidad con la Ley Orgánica del Departamento del Distrito Federal, publicada el 29 de diciembre de 1970 en el Diario Oficial de la Federación, la ciudad de México quedó organizada a partir de entonces en 16 delegaciones, una de las cuales tomó el nombre de Miguel Hidalgo para rendir homenaje al padre de la Patria, don Miguel Hidalgo y Costilla, colindante al norte con la delegación Azcapotzalco, al oriente con la Cuauhtémoc, al suroriente con Benito Juárez, al sur con Álvaro Obregón y al poniente con Cuajimalpa y los municipios de Naucalpan y Huixquilucan del Estado de México.
Sus coordenadas geográficas son 19º29’ y 19º23’ de latitud norte y 99º10’ y 99º16’ de longitud Oeste, con una altitud promedio sobre el nivel del mar de 2,250 metros, siendo el Cerro de Chapultepec su mayor elevación con 2,260 metros, en tanto que abarca una superficie de 4,699 hectáreas (aprox. 46.9 km2) de suelo completamente urbanizado a excepción del terreno ocupado por el Bosque de Chapultepec, correspondiente al 3.17% del total del Distrito Federal, en donde existen 81 colonias.
Fisiográficamente se encuentra ubicada en la zona geográfica del altiplano del Eje Neovolcánico en la subprovincia de los lagos y volcanes de Anáhuac, constituyendo su sistema de topoformas en el que un 57% es lomerío con cañadas, un 19% son llanuras aluviales y un 24% lacustres. Asimismo, geológicamente las unidades litológicas corresponden a la era cenozoica y periodos cuaternario y terciario, predominando los suelos de rocas ígneas extrusivas (volcanoclásticos), aluvial, lacustre y andesita.
A su vez, conforme a la zonificación estratigráfica que presenta el Distrito Federal, la DMH se ubica abarcando las zonas I. Lomas y II. Transición. En la primera de ellas, área principalmente limítrofe con las delegaciones Cuajimalpa y Álvaro Obregón, predominan rocas y suelos firmes fuera del ambiente lacustre que se alternan con depósitos arenosos en estado suelto o cohesivo relativamente blanco con cavernas y oquedades en rocas, como es en las colonias América y Daniel Garza. En la segunda, la que abarca la mayor parte de la delegación, los depósitos se ubican a 20 metros de profundidad, por lo que su constitución es de estratos arenosos y limo-arenosos intercalados con capas de arcilla lacustre, como es el caso de las colonias Polanco, Anzures, Verónica Anzures, Tlaxpana (Santa Julia), Anáhuac y Casco de Santo Tomás.
Su clima es templado subhúmedo con lluvias en verano, con una temperatura media anual de 15.6º C y una precipitación pluvial promedio anual de 787.6 mm. Por su parte, hidrológicamente se encuentra ubicada en la cuenca del río Moctezuma y sus corrientes de agua de origen natural están entubadas como parte del drenaje de la ciudad, tal y como ocurre con los ríos de la Piedad, Tacubaya, Becerra, Tecamachalco y de la Piedad, así como de los Morales, San Joaquín y Consulado, independientemente de los dos lagos artificiales de que está dotado el bosque de Chapultepec. Al respecto, cabe destacar que justamente el límite delegacional oriental, el río Consulado, propició que sólo fuera hasta principios del siglo XX cuando esta zona se pudiera conurbar con el resto del casco antiguo de la ciudad.
De la época prehispánica datan los primeros asentamientos en la zona de Tacuba, Chapultepec y Tacubaya, área que llegaba hasta el pueblo de Mixcoac y que captaba el agua de Santa Fe y Cuajimalpa para suministrarla a través del Acueducto de Chapultepec a la Ciudad de México. A su vez, la primera demarcación en ser urbanizada fue Tacuba, a la que empezaron a rodear diversos barrios populares, como el de Santa Julia, el Imparcial, San Álvaro y Santo Tomás, a los que se sumaron los pueblos de San Joaquín, Popotla y La Magdalena.
A su vez, para 1910 en ella estaban asentadas las haciendas de Molino Prieto, Molino de Sotelo y los Morales y pronto se formaron nuevas colonias: Escandón y San Miguel Chapultepec al sur y Anáhuac al norte. Al término de la revolución se establecieron diversas instituciones públicas en el área del antiguo pueblo de Tacuba, principalmente de carácter educativo, como el Colegio Militar, la Escuela Nacional de Maestros, la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional. Más adelante, lo harían también pero ahora en el área poniente de la delegación la Secretaría de la Defensa Nacional y otras instalaciones militares como el Hospital Militar.
En los años 30 se comienza a fraccionar la colonia Lomas de Chapultepec, hacia los 40 lo hacen las colonias Tlaxpana, Santo Tomás, Nextitla, Popotla, Verónica Anzures, Anzures, Nueva Anzures, Ahuehuetes, Legaria, Pensil y Polanco, en tanto que hacia los 60 el poniente de la delegación se fortalece en colonias como Huichapan, Altamirano, Lomas de Sotelo, Periodista e Irrigación.
No obstante, el momento en que la DMH comienza a crecer exponencialmente es a raíz del sismo de 1985, cuando colonias como Polanco y Lomas de Chapultepec empezaron a sufrir una tremenda presión inmobiliaria, detonando a partir de entonces un boom inmobiliario desorbitado y, por lo tanto, descontrolado, de oficinas y comercios, lo que además fomentó la aprobación de nuevas Zonas Especiales de Desarrollo Controlado que permitieron el cambio indiscriminado de uso de suelo en dichas colonias.

Demografía
Hacia 1910 el área que hoy ocupa la DMH contaba con 9,226 habitantes. Para los 60 el número era de 611,921, es decir, 8.81% del total del Distrito Federal, pero en los 70 comenzó a decrecer rápidamente hasta 605,560 habitantes. En los 80 disminuyó a 501,334 habitantes, a principios de los 90 a 404,868 y para 1995 a 364,398. Actualmente, el número de la población repuntó a 364,398, equivalente al 4.40% del total de la capital, y para 2000 a 352,640 habitantes 1. Esta situación ha detonado la disminución de la densidad bruta poblacional en la DMH, de 154.2 personas por hectárea en 1970 a 78.7 en 1995 y a 75 en 2000 (Programa General de Desarrollo Urbano del DF, 1996, 2008). A la fecha, de un total de 8’851,080 habitantes en el DF, la Delegación Miguel Hidalgo cuenta con 372 889 2, lo que significa un ligero repunte con relación al total de 1990 3. En su mayoría, la población económicamente activa es del sector terciario, seguido del secundario, en tanto que la inactiva es predominantemente de mujeres dedicadas al hogar seguidas de estudiantes y jubilados/pensionados, por lo que la actividad económica delegacional por sectores predominantemente está dedicada al comercio y a los servicios (Censos Económicos INEGI, 1994).

Uso de suelo
La DMH abarca 4,699 hectáreas (aprox. 46.9 km2) de suelo de naturaleza urbana, esto es, carece de suelo de reserva para urbanizar. Sin embargo, cuenta con áreas de valor ambiental, algunas de ellas catalogadas como Áreas Naturales Protegidas: Tercera Sección del Bosque de Chapultepec y zona de barrancas en las colonias Lomas de Chapultepec, Bosque de las Lomas, Lomas Altas, Lomas de Reforma, Real de las Lomas y Lomas de Bezares.
El Programa Delegacional de Desarrollo Urbano vigente fue aprobado por la Asamblea Legislativa del Distrito Federal en 2008, pero además existen en la DMH 6 Programas Parciales de Desarrollo Urbano (PDDU):
• El PDDU Bosque de las Lomas comprende los siguientes usos de suelo: habitacional unifamiliar; habitacional oficinas/comercio; oficinas; equipamiento de servicios; estacionamiento; área verde.
• El PDDU Lomas Altas comprende los siguientes usos de suelo: habitacional 1 viv/1000 m2 hasta 9 m de altura o 3 niveles; habitacional 1 viv/250 m2; habitacional/oficinas sin servicios; habitacional/oficinas/comercio/servicios; equipamiento servicios; área verde.
• El PDDU Lomas de Chapultepec con los siguientes usos de suelo: habitación unifamiliar; habitación plurifamiliar; habitación comercial; habitación/oficinas sin servicios; habitación / oficinas / comercio / servicios; equipamiento de servicios; área verde.
• El PDDU Polanco tiene los siguientes usos de suelo: habitacional; corredores comerciales; habitacional plurifamiliar; habitacional plurifamiliar con comercio en planta baja.
• El PDDU Lomas de Bezares comprende los siguientes usos de suelo: habitacional 1 viv/1000 m2 hasta 9 m de altura o 3 niveles; habitacional 1 viv/750 m2; habitacional/oficinas sin servicios; equipamiento servicios; área verde.
• El PDDU Tacubaya posee los siguientes usos de suelo: habitacional; habitacional mixto; habitacional con comercio; habitacional con oficinas; equipamiento; y espacios abiertos; lote con inmueble patrimonial conserva su altura actual.
A su vez, la distribución porcentual de los distintos usos de suelo con relación a la superficie total ocupada por la DMH, hacia finales de 2007 era la siguiente: habitacional 549.31 ha (11.7%); habitacional con mezcla de comercio básico 106.80 (2.3%); habitacional con mezcla de oficinas 16.12 (0.3%); comercio 330.36 (7.0%); equipamiento 469.11 (10%); industria 104.86 (2.2%); espacios abiertos 167.90 (3.6%); PPDU 1582.65 (33.7); Bosque de Chapultepec 686.01 (14.6%); baldíos 14.38 (0.3%); vialidad 672.14 (14.3%) 4.
Una década atrás, la ocupación habitacional era 2 puntos porcentuales mayor, pero ahora la habitacional con comercio básico se incrementó, en tanto que la comercial, de equipamiento e industrial crecieron en más de 2%, cuadruplicándose en cambio en superficie el uso habitacional con mezcla de oficinas, al pasar de 4.22 ha a 16.12 ha.
La Delegación Miguel Hidalgo (DMH) presenta notorias diferencias estructurales y de infraestructura. Por un lado zonas de enorme potencial de desarrollo y por otro territorios deprimidos atrapados entre diversas vialidades, pero lo más grave es que gran parte de los usos del suelo en esta demarcación se encuentran alterados y fuera del marco jurídico debido a una elemental falta de planeación y de respeto por la normatividad vigente. Ello, no obstante que el propio Programa Delegacional alude al hecho de que fue desarrollado en el marco de un “nuevo orden urbano”, pero el hecho es que este nuevo orden sólo ha agudizado las discrepancias endémicas en la zona.

Estructura urbana
En la DMH existen centros urbanos, subcentros urbanos y centros de barrio, interconectados a través de las principales vialidades. Los dos centros urbanos son Tacubaya (72.6 ha) y Tacuba (69.2), en los que se concentran actividades administrativas, educativas y mercantiles; en Tacubaya hay una estación terminal y de trasbordo del metro, además de diversos paraderos de transporte urbano. Por su parte, en Tacuba existe la estación de trasbordo Tacuba y el paradero de transporte público en uno de sus lados. La problemática que presentan es principalmente la “carencia de estacionamientos públicos, deterioro de la imagen urbana, falta de mobiliario y señalamiento urbano y una gran cantidad de comercio informal”, lo que detona problemas diversos de saturamiento y falta de fluidez vial así como altos índices de inseguridad.
Los subcentros urbanos delegacionales: Bosques de las Lomas, Cuatro Caminos y Plaza Galerías, concentran comercio básico, oficinas y centros administrativos. Su respectiva problemática es el comercio informal, contaminación visual, auditiva y olfativa. A su vez, los centros de barrio, concentran servicios, equipamiento educativo elemental y comercio básico, por lo que están ubicados en las inmediaciones de los mercados de las colonias más antiguas: Un Hogar para Nosotros, Reforma Pensil, Reforma Social, San Miguel Chapultepec y Granada.
La DMH cuenta con diversos corredores urbanos de alta intensidad cuyos usos de suelo se han consolidado como corredores regionales: Mariano Escobedo, Anillo Periférico, Circuito Interior Bicentenario-Instituto Técnico Industrial, Calzada México Tacuba, Legaria, Avenidas Marina Nacional, Ejército Nacional, Río San Joaquín-Casa de la Moneda, Avenidas Observatorio y Constituyentes, Viaducto Miguel Alemán, Arquímedes, Viaducto Río Becerra, Avenidas Nuevo León, Patriotismo, Revolución y Benjamín Franklyn. Por su parte, los de baja intensidad, de carácter local, son las calles: Thiers, Avenidas Gutenberg, Lomas de Sotelo, Salvador Díaz Mirón, Miguel de Cervantes y Saavedra, Azcapotzalco y Golfo de Adén-Lago Chiem-Lago Hielmar, así como la calle José Martí.
Existen además zonas homogéneas debido al hecho de que comparten usos de suelo, alturas de construcción, tipos de vivienda e imagen así como la zona industrial de San Lorenzo Tlaltenango y Argentina Poniente, donde se ubican industrias de nivel medio y pesado como Hérdez, Mabe, la planta fabricadora de los postes de luz, Regio Gas y la Planta San Lorenzo Tlaltenango. Una zona habitacional de tipología media baja es la localizada al norte de Río San Joaquín; la zona habitacional media y media alta está delimitada por las colonias Irrigación, Anzures, Verónica Anzures, Escandón, San Miguel Chapultepec, originalmente con un promedio de 2 niveles de construcción, pero que hoy en día se ha disparado en cuanto a este factor. Finalmente, como zona de valor ambiental está el Bosque de Chapultepec, declarado Bosque urbano en 2003.

Vialidad
La DMH cuenta con vías de acceso controlado que intercomunican con otras delegaciones y con municipios conurbados, por lo que poseen carácter estratégico, tales como Periférico, Viaducto Miguel Alemán, y las avenidas Río San Joaquín y Circuito Interior Bicentenario.
Las vías primarias, funcionales a través de semáforos, incluyen avenidas como Patriotismo, Revolución, Constituyentes, Observatorio, Benjamín Franklyn, Parque Lira, Mariano Escobedo, Paseo de la Reforma, Marina Nacional, Ejército Nacional, México Tacuba y Legaria. Las secundarias, que interconectan a las primarias con las de acceso controlado, están y no sujetas a la semaforización: Sur 128, Nopalitos, Barranquilla, Progreso, Martí, Jalisco, Vicente Eguía, Presidente Mazarik, Pedro Antonio de los Santos, Horacio, Homero, Newton, Arquímedes, Molière, Golfo de Adén, Lago Chiem, Lago Hielmar, Lago Ginebra, Miguel de Cervantes y Saavedra, Lago Alberto, Bahía de Santa Bárbara, Felipe Carrillo Puerto, Avenida de los Maestros e Ingenieros Militares. Red vial cuya superficie representa el 29.28% del total del territorio delegacional.
No obstante, son severos los problemas que se suscitan, ya que sobre todo a horas pico no hay fluidez ni vías alternas que puedan descongestionar la vialidad. México Tacuba presenta un severo tránsito de transporte público que entorpece la circulación; Carrillo Puerto está en espera de ser ampliado; las distintas vías de las colonias Pensil carecen de semáforos, hay comercio informal y los carriles en vez de ser para circulación se emplean para estacionamiento. Los semáforos de Homero, Horacio y Mazaryk no tienen coordinación y provocan severos embotellamientos. La sección delegacional que le corresponde de Reforma presenta grandes congestionamientos sobre todo a la altura del Auditorio Nacional y del Bosque de Chapultepec en el área de museos, sobre todo cuando hay conciertos masivos.
Constituyentes así como Ejército Nacional fueron objeto de un intenso programa para incrementar su velocidad. El efecto fue favorable, pero en las horas pico mantiene el mismo inconveniente, pero ahora incrementado, dado que al ser vialidades que no permiten el retorno, los vehículos quedan atrapados. Río San Joaquín, por su parte, al ser habilitado con tres carriles por las mañanas, impacta nocivamente en el tránsito vehicular que circula por Ejército Nacional, de tal suerte que día a día esta arteria se colapsa en mayor medida. Polanco es a su vez un embudo permanente. No porque falten vialidades, al contrario, está perfectamente intercomunicado y más ahora con los cambios que habilitaron el segundo piso, el problema es que el flujo vehicular sobrepasa cada vez más la carga límite que podría soportar. Circuito Interior, una de las principales arterias de la capital, sufre de igual forma el impacto masivo de los automóviles que circulan a todas horas y, sobre todo, en las horas pico de la mañana y de la tarde-noche.
Circuito Interior es, prácticamente, un estacionamiento salvo en determinadas horas intermedias. Otro de los grandes problemas que sufre la DMH en este rubro, es justamente el brutal impacto en el tránsito que se suscita cuando hay marchas y plantones tanto a través de Reforma como en la glorieta de El Ángel y, particularmente, en la zona aleñada a los Pinos, o bien cuando dichas marchas y plantones se realizan en las distintas embajadas y consulados extranjeros que tienen su residencia principalmente en esta Delegación. Impacto que prácticamente desquicia a todas las arterias principales y a las colonias conexas.
En el rubro de transporte, la DMH francamente presenta un importante déficit paradójicamente en colonias como Anzures, Nueva Anzures y Verónica Anzures. Al correr de los años, las rutas de autobuses y trolebús que antes las recorrían fueron modificadas. Actualmente son como islotes dentro de un marasmo vehicular que obligan a los vecinos a tener que recorrer una gran cantidad de cuadras para poder abordar el transporte público, pues la estación de metro más cercana, se encuentra a no menos de 20 cuadras de distancia.
Y si esto es el panorama actual, en el momento en que los distintos inmuebles estén ocupados, sea para vivienda o para oficina, las connotaciones serán mucho peores.

Prospectiva
Hoy en día la Delegación Miguel Hidalgo presenta graves riesgos y vulnerabilidad de distinta índole. No sólo es una delegación clave dentro del contexto capitalino por ser sede de la mayor parte de las representaciones extranjeras en el país y residencia oficial del Presidente de la República, Los Pinos. Es también espacio donde se encuentran ubicadas instalaciones estratégicas, tanto de la seguridad nacional, como de los recursos energéticos como es el caso de la sede principal de Petróleos Mexicanos y antes lo fue también de la hoy extinta Luz y Fuerza del Centro, lo que representa para la demarcación graves problemas de seguridad.
Es un hecho que principalmente es una delegación en donde el 50% de la población es flotante y el 30% de su superficie está dedicada al comercio y al equipamiento, lo que hasta hoy implica que su suelo ha sido subutilizado y expuesto a una creciente especulación inmobiliaria.
Sin embargo, debemos considerar que justamente donde está teniendo lugar una eclosión de desarrollos inmobiliarios nunca antes vista, es justamente en la zona geológica de transición, lo que implica que el riesgo sísmico tenderá a incrementarse ante la construcción de innumerables conjuntos habitacionales.
Es el caso de las colonias Verónica Anzures e Irrigación. La primera, alrededor del complejo petrolero, ha generado que hoy en día se hayan edificado decenas de edificios habitacionales y que estén en obra decenas de otros más, todos ellos fuera del uso de suelo permitido en la delegación. Por su parte, en la zona que se ubica en la parte posterior del complejo Carso, está teniendo a su vez la edificación igualmente de numerosos edificios habitacionales y de oficinas, sólo que en este caso son de mayor nivel socioeconómico. El mayor problema en esta área, es que están saturando la zona que originalmente estaba dedicada a la industria y, por lo tanto, en calles sumamente estrechas, están siendo construidos edificios en los que, de haber un connato de emergencia, sería prácticamente imposible el desalojo ordenado.
Por su parte, en el área de Polanco y de las Lomas, los vecinos desde hace más de 10 años y, sobre todo en los últimos años, han conformado múltiples asociaciones civiles, a través de las cuales han pretendido evitar las violaciones múltiples que al uso de suelo se ha dado en esta área de la demarcación.
Han denunciado así la derogación de artículos como el 41, 42 y 46 de la Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, en los cuales se posibilita que tanto por la vía de la afirmativa ficta como por la decisión discrecional de la autoridad, la Asamblea Legislativa de la capital, pueda conceder el cambio en el uso del suelo. Tal y como ha venido ocurriendo de modo arbitrario y desmedido en las tres últimas administraciones.
Los casos que al respecto han sido denunciados una y otra vez por los vecinos, son, entre algunos de los más de 120 detectados: el terreno que ocupa el Parque Reforma Social, donde el presunto hoy dueño, pretende llevar a cabo un mega desarrollo inmobiliario, lo que implicaría la pérdida de este importante espacio verde para la zona. Otros son los inmuebles ubicados en Sierra Nevada 703, Montes Himalaya 450 y 517, Montes Escandinavos 310, Monte Líbano 265, Monte Blanco 615, la esquina entre Sierra Nevada y Monte Blanco, Reforma 760, 940, 950, 960, Sierra Madre 725. Y ha llegado a tal grado la impunidad de constructoras y autoridades, que en 2007 el índice de denuncias presentadas semanalmente ascendía a 25 5.
De igual forma, los vecinos de Las Lomas han denunciado cómo sin cumplir con las medidas de seguridad establecidas, múltiples edificios han habilitado espacios en sus techos como helipuertos, lo que pone en riesgo gravemente a la ciudadanía de las zonas aledañas.
Lo increíble es que en esta zona el uso de suelo es eminentemente habitacional, pero todos los días surgen irregularidades, lo que ha prácticamente plagado de violaciones en este sentido a la DMH.
En 2012 los candidatos para ocupar el cargo de Jefe Delegacional, ofrecieron a la ciudadanía respetar la ley y regularizar estas anomalías. Hasta hoy, nada ha cambiado. Al contrario, por lo tanto ¿qué pasara con las nuevas autoridades a partir de 2015?
Ahora bien, se ha ofrecido que en Polanco, ante la presión social, no se permitirá más la construcción de edificios con más de 4 pisos ni hoteles boutiques. Sólo establecimientos de carácter mercantil ajustados a la norma y en estrecho respeto a los inmuebles catalogados por la autoridad correspondiente, al tiempo que se ha ofrecido que habrá un Polancobús para paliar la falta de transporte en la zona. Esto tal vez sea así la explicación del por qué se están detonando cada día nuevos desarrollos inmobiliarios en las colonias aledañas a Polanco. En pocas palabras, se ha transferido de sitio la problemática, pero ello lejos de ayudar a resolver el problema, sólo lo agravará.
En suma, la Delegación Miguel Hidalgo, como ocurre con el resto de las delegaciones en la capital de la República, es ejemplo vivo de la anarquía urbana, de la corrupción oficial, de la falta de planeación y de la total falta de responsabilidad a cargo tanto de la autoridad como de determinados sectores de la sociedad.
Sí, la Delegación sobrevive hasta hoy como lo hace la ciudad en pleno, pero no será por mucho tiempo. Si no se corrigen estos severos problemas, en el mejor de los casos, graves conflictos sociales tendrán lugar, pero habría otros escenarios de mayor dramatismo, como en el caso de que hubiera algún tipo de desastres provocados justamente por el hecatómbico desarrollo que se ha tolerado tenga lugar en todos y cada uno de los espacios de la antigua ciudad de los Palacios. Una ciudad que es cada día más irracional, descontrolada y deshumanizada y en la medida en que no se respete la ley o bien la ley en vez de proteger a la ciudadanía sea empleada para poder realizar toda clase de abusos y pillerías, estaremos condenándonos a padecer una ciudad irredimible, a pesar de las buenas intenciones que pueda haber en muchos millones de sus ciudadanos.

1 XI Censo General de Población y Vivienda, INEGI, 1990
2 El Programa de Desarrollo Urbano de la Delegación Miguel Hidalgo refiere que hay 353,534 según reportes del INEGI de 2010.
3 Censos de Población y Vivienda 1970, 1980, 1990, 2000 y 2010, INEGI.
4 Plan de Desarrollo Urbano de la Delegación Miguel Hidalgo, 2007.
5 “Privatizan parque en Lomas de Chapultepec; vecinos lo defienden”, octubre 24, 2011, disponible en: http://www.animalpolitico.com/2011/10/privatizan-parque-en-lomas-de-chapultepec-vecinos-lo-defienden/#axzz339VZhVSH