REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 09 | 2019
   

Confabulario

Tres poemas


Luis Fernando Escalona

PARQUE

                                   Para Perla

Escuché en el árbol
la amenaza de un atardecer,
en ese parlotear de ramas
y baile de viento.

A lo lejos,
una linda muchacha con tus ojos,
tu sonrisa de laurel,
tu caminar alegre
y tu sombra bebiendo
los restos de la tarde.

Hoy, como siempre,
le dije que la amaba.


EL CÍRCULO ROJO DE LA VIDA

Hierro forjado
fuego que brota del vientre:
el hallazgo de la vida.

Alas que arden,
la promesa y el desdén.

El sol se escurre en la distancia
y reposa en una tumba intranquila de luz y olas.

Ríos que llevan la sangre de los años,
llanto de rubí en tus mejillas,
tu boca es un ave
que vuela en la espalda de la noche.


Viento,
soplo inmenso en el vacío,
se me escapa tu presencia
de las manos.

Y estalla el horizonte de ira,
la piedra enorme que escupe fuego
para vengar a su amada.

La destrucción de los guerreros,
se abren las fauces de la tierra
y brota un universo,
la sonrisa roja de una célula,
la luz en el vientre:
el hallazgo de la vida.



EL SONIDO DEL AGUA

A Julieta Campos

No es el agua la que suena,
son las voces crujientes de las hojas
sobre la espalda del otoño.

No es el agua la que suena,
es el piso que se quiebra
cuando la lluvia lo golpea.

No es el agua,
es el viento que se rompe:
un velo de novia desgarrado por la ausencia.

Es el grito de un barco
en su combate de tormenta.

Son los ríos en la ventana,
el latido que estalla
del mundo al otro lado que se guarda.

Es el sonido de una torre blanca
que se eleva y se precipita
sobre los parques.

Es la respiración de quien la guarda,
la mejilla que se queja por la lágrima,
el peñasco de un hombre que resbala,
es la tierra batida por agujas y torrentes.

Y en la batalla del agua contra el agua,
no el sonido del agua misma,
es el zarpazo de un sable,
un cristal de tiempo que revienta.

El agua es silencio.
Sólo es voz cuando la habitan.