REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 10 | 2019
   

Apantallados

Perro sin raza


Dalia Maria Teresa De León Adams

Mucha gente tal vez se ha preguntado alguna vez ¿Qué sucede dentro de una jornada diaria laboral, en un empleo burocrático? es decir, ¿qué pasa en un día habitual o rutinario dentro de una oficina, en donde hay que cubrir un tiempo determinado, siempre con la misma gente?
Tal vez la respuesta pudiese encontrarse en la obra del autor ED Harris, quien aunque la escribió en 1971, aún puede considerarse vigente.
¿Surge el amor, el tedio, el odio hacia sus dirigentes o jefes, o viceversa? ¿Se aviva la competencia? ¿Surge la rivalidad? E intriga el descifrar ¿qué puede pasar entre cuatro paredes?
Sin embargo, un dicho popular recurrente es el de que dice “la realidad excede a la ficción”. Y recurriendo a la frase que intitula a la obra teatral Perro sin raza comprenderemos que el mensaje medular estriba en, que el muchas veces ser empleado, es a condición de poder ser humillado, sobre-explotado o acosado. De tal manera que podemos ver escrito en el programa de la obra, con referencia a su temática, a manera de crítica social -“NO te pagamos para tener personalidad”. De tal manera que mantener la integridad y autoestima, algunas ocasiones resulta imposible, si se desea continuar con el puesto laboral
Sin embargo, la dramaturgia no pretende ser meramente una obra de denuncia, pues es tratada de manera que el público puede pasar un tiempo agradable, riendo en su butaca, tras de una hora con cuarenta y cinco minutos, pese al humorismo negro, bajo la cual es tratada.
La historia presenta a una jefa intolerante y autoritaria, que en base a sus frustraciones, abusa de una de sus subordinadas haciéndole cubrir a ella sola, casi toda la carga laboral, de la oficina; por lo cual debe exceder su horario de trabajo, hasta el extremo de tener que quedarse a dormir en el suelo de la oficina, en varias ocasiones.
La parte psicológica de los personajes, nos permite observar el mudo y problemático complejo, que sufren cada uno de ellos. El amor y el desamor es una constante en cada uno de ellos, quienes a fin de cuentas, están solos, con sus miserias que arrastran, a raíz de las vivencias frustrantes del pasado.
La pasión entre los personajes no los ata a una relación amorosa o afectiva. Es sólo la resultante de momentos infructuosos.
En cuanto al lenguaje utilizado en los diálogos, es totalmente coloquial, recurriéndose en muchas ocasiones al uso de palabras altisonantes, que hace parecer a los personajes más reales, roles actuados por Hernán Mendoza, Norma Angélica, Mariana Burelli, Mauricio Isaac y Rocío Verdejo
Éstas son algunas de las premisas que nos presenta la dramaturgia en un solo tiempo escénico, y le diremos que el Teatro de Bellas Artes y Lemmon Films acaban de concluir su ciclo de presentaciones de la obra teatral Perro sin raza del autor ED Harris, en el foro del Centro Cultural del Bosque, Xavier Villaurrutia.
Puesta en escena bajo la dirección artística de Fernando Rovzar, que fue realizada gracias también a la colaboración de Anglo Arts NORVID, GRUPO JULIO, MACC Cosmetics y Teatro Pa Yevar. Ésta continuará algunas funciones más en Puebla y otros lugares, debido al éxito obtenido, el cual les permitió alargar la corta temporada que había sido planeada del 22 de enero al 22 de febrero 2015.
Si Usted desea saber más sobre la misma, basta con entrar a la página Web, perro sin raza.com