REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
17 | 07 | 2019
   

Arca de Noé

5 Mitos médicos de las películas


Salvador Quiauhtlazollin

Siempre que le dicen al protagonista que tiene cáncer, debe iniciar un viaje porque le quedan semanas de vida: ¿cierto? Pues no es así: no todos los tipos de cáncer ni los enfermos son iguales, y la tasa de mortalidad varía notablemente. Así como éste, existen infinidad de errores médicos que las películas dan por ciertos. Estos son los 5 principales mitos médicos que hemos visto en el cine.

CINCO:
Análisis de ADN.
¡Ah, el acido desoxirribonucleico revelará el padre del niño o al asesino! Puede ser, sin duda, pero no en segundos, sino en semanas. Y por supuesto, no lo hace un aparatito conectado a una impresora, sino un laboratorio muy complejo con gente muy preparada, no con Sandra Bullock de jefa.

CUATRO:
Partos bellísimos
No te los creas: en la mayoría de los partos sí hay llantos, pero no propiamente del bebé que sonríe a la vida, sino de la madre adolorida hasta el paroxismo. También hay hermosura, si consideras que los pedazos de placenta, la orina y algo de excremento, son hermosos.

TRES:
Coma
No, estar en coma no es como estar durmiendo muy bellamente. Hay espasmos, muecas, baba y hasta hemorragias. Además de tubos y agujas. Y por supuesto, la enfermera no es Scarlet Johansson.

DOS:
Heridas por cuchillos o balas
Todos los heridos, lo primero que quieren hacer es sacar la bala o el cuchillo. No es recomendable: miles de personas tienen la bala en el cuerpo y viven décadas sin problemas. Y no conviene sacarte el cuchillo fuera de un quirófano: puedes destapar una arteria y desangrarte en minutos.

UNO:
Inyecciones de adrenalina al corazón
¡No imites a John Travolta! Mejor busca una arteria, es igual de efectivo. Picando el corazón sólo conseguirás una hemorragia mortal. Sólo en casos muy especiales, se drena con aguja el pericardio. Y lo hace un especialista, no un mafioso heroinómano.