REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 08 | 2019
   

Letras, libros y revistas

Revueltas el revolucionario


José Miguel Naranjo Ramírez

El luto humano

El 20 de noviembre del presente año se cumplió el centenario del natalicio de José Revueltas (1914-1976). Fue un gran escritor, guionista, activista político, pero sobre todo, Revueltas ha sido para México una consciencia crítica que tanto nos hace falta en estos tiempos difíciles. Conocer su obra literaria es prácticamente conocer su pensamiento político, porque Revueltas varias veces declaró que su obra jamás se apartaría de la realidad por más cruda y cruel que fuera. Sobre la obra de Revueltas el Doctor Jaime Labastida señaló: “Una lección no sólo literaria, por supuesto, también humana, de conducta revolucionaria.”
La novela: El luto humano publicada en 1943 constituye una de las obras más importantes en el género novelístico de este escritor.
Es importante señalar que con Revueltas prácticamente se inicia una revolución en la forma de narrar, (recordando los otros dos momentos fundamentales con Al filo del agua de Agustín Yáñez en 1947 y Pedro Páramo de Juan Rulfo en 1955), por eso el título de este artículo: “Revueltas el revolucionario”, porque su obra al describir la realidad se convierte en una lectura moderna, universal y crítica. Lo moderno consiste en la técnica narrativa a la que se le llama perspectiva múltiple. Lo universal se encuentra en la problemática existencial, (Dios, el sentido de la vida y de la muerte, etc. todo desde un contexto nacional) y la crítica consiste en la capacidad cuestionadora de todo lo establecido, en este caso el régimen revolucionario.
La interpretación y el aporte de la novela El luto humano se puede realizar desde diferentes puntos de vista. En aparentemente tan poco contenido, Revueltas supo tocar gran variedad de temas, sin embargo, hay algo concreto, certero, que no se debe omitir y es el fracaso de la Revolución Mexicana, derivado de este fracaso Revueltas en 1943 a través de esta obra, afirmaba que el futuro de México estaba mutilado, porque la revolución había muerto.
En El luto humano todos los personajes tienen un final trágico (la propia vida de Revueltas fue grande, pero trágica). La novela inicia con la muerte de Chonita hija recién nacida de Cecilia y Úrsulo. Adán quien bíblicamente representa al primer hombre e hijo de Dios, en el pueblo donde se desarrolla la historia era un simple matón a sueldo. Por diferentes circunstancias Adán había asesinado a Gabriel su excompañero, a muchos cristeros, y el crimen más odiado y con repercusiones hacia el futuro había sido el de Natividad, un hombre que representaba el liderazgo, el progreso, “Natividad era un hijo de las masas”.
Después de muchos crímenes ordenados, ejecutados y pagados por los de arriba, Adán recibió la orden de asesinar a Úrsulo quien se había convertido en el nuevo jefe de los huelguistas. Resulta importante señalar que el origen del nuevo liderazgo de Úrsulo fue porque él sabía que su mujer Cecilia no sólo había sido mujer de Natividad, pues ella guardaba en baúl cerrado el corpiño con la mancha de sangre que representaba su primera vez y sobre todo el amor entre ella y el desaparecido Natividad, sino que Cecilia además de amar a Natividad lo admiraba, por lo tanto, Úrsulo tenía que seguir los pasos del antiguo líder y amor de su mujer.
Adán decidió no asesinar a Úrsulo, había sido un hombre cruel en toda la extensión de la palabra, pero Úrsulo no sabía la decisión de Adán. La noche en que murió Chonita fue Adán quien acompañó a Úrsulo a buscar al cura para que le diera una despedida cristiana que la condujera al cielo. En el trayecto de ida Úrsulo pensaba que en cualquier momento sentiría la estocada final, pero Revueltas que también está inmiscuido en la historia manifiesta:
“Si tuviera un machete, una pistola, y si su hija no hubiese muerto hoy, Úrsulo lo mataría. Porque Adán era hijo de los animales; de los animales precortesianos que tenían algo de religioso, bárbaro y lleno de misterio y de crueldad. Aunque también Úrsulo descendía de esos mismos animales.”
Mi estimado lector, la mejor manera de festejar el centenario de José Revueltas es leyendo la historia completa, pero le anticipo que la parábola o metáfora transmitida por Revueltas a través de sus personajes que representan símbolos, es por ejemplo que Cecilia representa la tierra que no sabe cultivar Úrsulo, y Natividad quien representa al hombre lúcido, revolucionario, quien sí podía amar y cultivar la tierra había sido asesinado, luego entonces, de todo esto se va desprendiendo parte del fracaso de la Revolución.
Nadie puede negar la esperanza depositada en que la Revolución resolvería muchos de los problemas de México, pero: “¡Encontrar la revolución! Como si la revolución fuese una persona, una mujer, y se la buscase tangible, física, delimitada. Encontrar la revolución, ir, tomarle la mano, unírsele tan verdaderamente que de ella pudieran nacer los hijos, las casas, las tierras, el cielo, la patria entera.”
Para José Revueltas la revolución era el camino para cambiar la realidad, pero nuestra Revolución con su reforma agraria, como Chonita, estaba muerta, por eso Revueltas señala: “La revolución era eso: muerte y sangre. Sangre y muerte estériles; lujo de no luchar por nada sino a lo más porque las puertas subterráneas del alma se abriesen de par en par dejando salir, como un alarido infinito, descorazonador, amargo, la tremenda soledad de bestia que el hombre lleva consigo.”

Dios en la tierra

Este fue su primer libro de cuentos titulado Dios en la tierra primera edición 1944.
La grandeza de un escritor no siempre está en escribir historias extraordinarias, sino en narrar lo cotidiano que es donde se encuentra lo vivido, sufrido y gozado, las victorias y derrotas, felicidad y angustia, amores y desamores, errores que siempre se pagan y aciertos que en muchas ocasiones no son recompensados. Éste es el estilo que caracteriza a la literatura de José Revueltas, hace de lo ordinario algo extraordinario con el único propósito de que la vida sea vivida y vivible.
Dios en la tierra se integra con los siguientes cuentos: “Dios en la tierra”, “El corazón verde”. “La conjetura”, “Barra de Navidad”, “El quebranto”, “Una mujer en la tierra”, “Preferencias”, “La venadita”, “El hijo tonto”, “La soledad”, “El abismo”, “Verde es el color de la esperanza”, “La acusación”, “El Dios vivo”, “La caída”, “¿Cuánta será la oscuridad?”
En esta colección de cuentos la temática es abundante y variada, Dios, vida, amor, muerte, soledad, pasado, presente, sociedad, ideologías, costumbres, familia, fanatismos, etc. e incluso en algunos cuentos como “El quebranto y la Conjetura” se encuentra parte de la autobiografía del autor.
Es conocido que Revueltas no creía en un Dios redentor, para él, “Dios es una entidad social e histórica, y como tal entidad social e histórica, y además ideológica, expresada en la religión, no puede prescindirse de ella. Rige social e históricamente las relaciones entre los hombres y, por lo tanto, no puede prescindirse de esta entidad, bien se crea en ella o no se crea.”
La visión que tuvo Revueltas apoyado en la lectura de Feuerbach sobre ese Dios creado por el hombre que rige, organiza, que castiga más de lo que perdona, pero sobre todo fanatiza, fue determinante para escribir el cuento “Dios en la tierra”. Por eso el cuento inicia expresando el fanatismo que es sinónimo de intolerancia, odio y finalmente muerte. “La población estaba cerrada con odio y con piedras. Cerrada completamente como si sobre sus puertas y ventanas se hubieran colocado lápidas enormes, sin dimensión de tan profundas, de tan gruesas, de tan de Dios. Toda la locura y la terquedad del mundo en nombre de Dios. Dios de los ejércitos; Dios de los dientes apretados; Dios fuerte y terrible, hostil y sordo.”
Dios en la tierra era el Dios de los cristeros, que se mataban contra los federales en la conocida y trágica guerra cristera vivida en México. Independientemente si Revueltas creía o no en Dios, es innegable que la crítica fue contra ese fanatismo cruel, bárbaro, injustificable, donde no se salva ni uno, porque todos defendían a su Dios, a su verdadero Dios llamado “ intolerancia”.
Unirse para luchar, pero, ¿Por qué luchar? ¿Luchar por la fe es mejor que por la vida terrenal?
En “El corazón verde” parte de la temática consiste en el cierre de la fundición, una industria de obreros que dejaría desempleados y en la calle a muchos de los trabajadores, por eso había: “Que oponerse con toda el alma a que la fundición cerrara; levantar olas de obreros; aglomerar cosas, vientos y manos, pechos y consignas.” Sin embargo, la discusión y preocupación central del pescador y Molotov quienes eran dos activistas que organizaban la propaganda para impedir el cierre de la fundición, era Chole, una mujer que en ese momento era de los dos. “¿Quieres decir que… te acostaste con ella? Si, -¡Es una puta!- dijo a su pesar.” La moral era tan grande y poderosa que el tema de la fundición se convertía en un problema pequeño en comparación con las puterías de Chole.
Si en “El corazón verde” Chole -¡Es una puta! ¿Cómo debería llamársele a los que se acuestan con ella? Por eso en el cuento “Una mujer en la tierra”, Revueltas nos cuenta: “Esa noche la calle estaba oscura. Tan oscura como los hombres. No hubo grandes dificultades, pues abundaban los noctámbulos, los sensuales. Ellos caminan atentos y seguros en medio de la noche porque ella les pertenece. ¡Fue todo aquello tan triste, tan marchito! Bajo las cobijas sudorosas sentía el cuerpo suciamente cálido del hombre, su respirar profundo, pegajoso, de borracho harto. Una relación viva, lacerante, se establecía entre aquel hombre y el billete colocado por él en la mesa de la noche, para que de ahí lo tomase ella, sin despertarlo.”
Mi estimado lector, todos los cuentos son magistrales, la lectura podría parecer pesimista y lo es. Revueltas a través de su literatura, porque crecemos aprendiendo: “…amaras a tu prójimo… ¿Y por qué no despreciarás a tu prójimo como a ti mismo? Pues nunca amaste, antes bien despreciaste en todas tus acciones: cuando luchabas por la riqueza o la gloria o cuando creíste trabajar por sus semejantes. Y el hombre no oye esta voz sino hasta un segundo antes, cuando ya es imposible volver atrás y comenzar de nuevo.”
Jean Paul Sartre decía que las palabras son disparos. Estos disparos de José Revueltas no matan, pero sirven para despertarnos de ese letargo en que vivimos y aprender que escribir lo cotidiano es la mejor manera de comprender lo más profundo de lo humano.

Dormir en tierra

Arriba afirmé que el libro de cuentos Dios en la tierra de José Revueltas, es una lectura pesimista y que Revueltas sólo estaba describiendo la realidad, la vida cotidiana, y pareciera que en este mundo endiosado todo está al revés. En el año de 1950 Díaz Ruanova en una entrevista que le realizó a Revueltas le hizo la siguiente afirmación. “–Se dice que tu literatura es negativa”. A lo cual Revueltas contestó:
“No creo que haya literatura negativa, a menos que sea mala literatura. Yo no soy fatalista ni existencialista, como muchos piensan. Del área inmensa de la realidad, el escritor desprende un personaje y lo instala en el centro de una situación, para someterlo a leyes dramáticas. Pienso, en principio, que un artista contemporáneo que no quiere hacerse cómplice de las mentiras y las convenciones debe gritar a los demás su propia rebeldía; inculcarles la idea de que vivimos en un mundo insoportable, insufrible, desesperante, y que si las cosas no cambian ni surgen en los hombres una nueva consciencia, acabarán muy pronto por dinamitarse” (Consultar Conversaciones con José Revueltas, publicado por la Universidad Veracruzana).
Describir a través de la literatura la realidad tal como es, tal vez, no guste mucho, pero es fundamental para ir creando una nueva consciencia social que nos ayude a construir un mundo más habitable. Para José Revueltas el artista debe estar en constante denuncia y protesta ante el mundo en que vivimos. Él, como el gran artista que fue lo siguió haciendo en 1960 cuando salió publicado su segundo libro de cuentos titulado Dormir en tierra.
La primera edición de Dormir en tierra fue publicado por la Universidad Veracruzana y se integra con los siguientes cuentos: “La palabra sagrada”, “La frontera increíble”, “Los hombres en el pantano”, “Noche de epifanía”, “La hermana enemiga”, “El lenguaje de nadie”, “Lo que sólo uno escucha…”, “Dormir en tierra”.
José Revueltas al ser un conocido activista político de ideología marxista-leninista, siempre se esperaba que su obra literaria fuera impregnada del movimiento literario denominado realismo socialista, sin embargo, lo importante de la obra de Revueltas es que hace la crítica no sólo a un sistema, se dirige a lo que más debe interesar a un escritor y es la condición humana. Pero, ¿qué es la condición humana? La respuesta puede ser muy amplia: soledad, vejez, culpa, dolor, sufrimiento y muerte. Toda esta temática y aún más, podrá encontrar en el libro de cuentos Dormir en tierra.
En el cuento “La palabra sagrada”, Alicia es descubierta por el profesor Mendizábal en pleno momento de pasiones con Andrés, no era la primera vez que Alicia lo hacía, lo grave en esta ocasión es que lo hizo en el Instituto. Andrés logró escapar pero en ese contexto alguien iba al mismo lugar donde estaba el profesor Mendizábal y Alicia, el profesor le dijo a Alicia que gritara como si él la quisiera poseer para que ella salvara su honor. Toda la trama es intensa, el padre de Alicia se entera, el Rector le preocupa se haga un escándalo y junto al padre de Alicia acuerdan guardar apariencias, sin embargo, siempre hay alguien que sabe la verdad y la tía de Alicia llamada Enedina la sabía, por eso le pronuncia la palabra sagrada a su sobrina: “¡Llora, pequeña puta desvergonzada, llora que yo no te traicionaré!”
Se puede afirmar unamunianamente que el hombre nace con el sentimiento trágico de la vida que es morir, ¿Quién puede evadir la muerte? La religión te da una respuesta fundamentada en la fe y esperanza, la ciencia es más realista y señala que después de la vida no hay nada. Lo único real es que todas las respuestas no satisfacen, porque nos aferramos a la vida y aun estando al borde de la muerte soñamos, planeamos, nos resistimos, todo porque queremos vivir.
La problemática existencial antes planteada está magistralmente narrada en el cuento “Lo que sólo uno escucha”. Rafael quien estaba cerca de la muerte, pensaba y creía que: “Todo iba a cambiar, porque acababa de tocar música con sentimientos que expresaban la bondad, el amor, la angustia, la esperanza, la serenidad del alma. Ahora cambiará todo -se dijo Rafael después de haberse escuchado-; será todo distinto. Todo cambiará.”
Rafael pensó en no decirle a su esposa el milagro de lo que acababa de tocar, porque tal vez, no lo comprendería, será mejor darles la sorpresa. “¿Estás enfermo? Preguntaron a coro y con ansiedad los niños. Rafael no respondió sino con una sonrisa lastimera y lejana. No les diré una palabra.” Mientras Rafael esperaba el momento para deslumbrar al mundo con su música, su esposa pensaba: “Ahora lo veo más encorvado y más viejo, pero con ese brillo humilde en los ojos y esa dulzura torpe en los labios que eran como un índice extraño. Es un anuncio de la muerte. Pero, ¿Cómo decírselo? ¿Cómo darle consuelo? ¿Cómo prepararlo para el pavoroso instante?”
En esta colección de cuentos José Revueltas nos enseña que vivimos en: “Un universo en el que todo está en pugna y en claroscuro acoge seres cuya íntima desgarradura es la más convincente prueba de su condición humana: seres que luchan contra un mundo imperfecto, cruel y absurdo, acaso indiferente, y deben además combatir algo que está dentro de ellos mismo.”


Material de los sueños

Octavio Paz, Efraín Huerta y José Revueltas son llamados hijos de la Revolución, los tres están cumpliendo el centenario de su nacimiento (1914). José Revueltas nació en la ciudad de Durango exactamente el 20 de noviembre fecha en que se conmemora el inicio de la Revolución mexicana, perteneció a una familia de artistas, su hermano Silvestre, músico; Fermín, pintor; Rosaura, actriz y bailarina.
En México desde el año 1979 cada 12 de noviembre se festeja el día nacional del libro y en esta ocasión fue dedicado a José Revueltas, conocer su amplia obra es la mejor manera de recordarlo, escribió cuentos, novelas, teatro, ensayos, y guiones cinematográficos.
El tercer libro de cuentos se titula: Material de los sueños publicado en el año 1974. Es importante señalar, que fue el último libro de cuentos publicado por Revueltas, el libro se integra con los siguientes cuentos: “Hegel y yo…”, “Cama 11 Relato autobiográfico”, “Sinfonía pastoral”, “Resurrección sin vida”, “Material de los sueños”, “El reojo del yo”, “Ezequiel o la matanza de los inocentes.”
En esta colección de cuentos: “Los personajes de Revueltas están siempre en alguna situación límite, colocados en un filo de navaja entre ser lo que piensan y ser otro desconocido e inquietante. Encerrados entre los muros concretos de una prisión, inmovilizados en un cuarto de hospital, en la butaca de un cine y hasta en la celda mortífera de un refrigerador, el pensamiento los desgarra lentamente, o estalla dentro de ellos como una revelación insoportable.”
Todos los cuentos nos mantienen interesados de principio a fin, un ejemplo es el cuento “Hegel y yo…,”. De entrada el sólo título nos puede hacer pensar en alguna idea filosófica en la trama, y lo es. “Es curioso, pero aquí estamos, en la misma cárcel, Hegel y yo. Hegel, con toda su filosofía de la historia y su espíritu absoluto. Verdaderamente curioso. Debo precisar: en la misma celda, desde que me lo trajeron, de la calle, a vivir conmigo. Un auténtico regalo filosófico. Pero basta de broma.” En esta última expresión basta de broma el personaje narrador nos empieza a contar sobre el verdadero Hegel, es decir, el preso y no el filósofo.
En el asalto de un banco Hegel es herido, detenido y va a la cárcel, el banco está ubicado en la calle Hegel y en la cárcel adquirió este apodo. Lo interesante del cuento consiste en la relación que tiene el personaje narrador y Hegel. El personaje narrador estaba preso porque había asesinado a su mujer, sin embargo, para Hegel era un mal asesino porque siempre soñaba con la mujer que había asesinado, el personaje narrador le comenta a Hegel que Medarda había dejado de ir a verlo: “Medarda nomás dejó de venir. Primero un sábado, y luego otro y otro y otro, hasta que ya no vino. Quisiera verla de nuevo, su presencia irritante, ese no sentir piedad hacia ella, su talle macizo, impuro.”
El personaje narrador empieza a soñar que Medarda es la mujer que había asesinado, y dialogando con su compañero de prisión Hegel, y en plena duda existencial hace alusión a Hegel el filósofo: “Tiene razón Hegel cuando dice: la memoria no es lo que se recuerda, sino lo que olvidamos.” En una entrevista José Revueltas declaró que para el personaje narrador: “Todas las mujeres son la mujer asesinada para él y todas las mujeres son Medardas.” Mi estimado lector, cuando usted lea el cuento completo podrá realizar su propia interpretación.
Otro cuento magistral es “Sinfonía pastoral”, aquí una pareja en donde todo estaba acabado, la relación era tan fría como el aire que sale de un refrigerador, un día el esposo decidió llegar temprano a su casa (porque sí podía hacerlo) e invitar a su esposa al cine para ver Sinfonía pastoral. En plena película la esposa pensaba: “No es de las películas que me aburran de ningún modo, por el contrario le parecía irónico y grotesco que en otro tiempo hubieran leído juntos la Sinfonía pastoral de Gide.”
Todo pasaba por la mente de la esposa menos la película, pues momentos antes de que llegara el esposo para invitarla al cine, ella se encontraba en pleno romance con su amor Crisanto. Al ver la llegada inesperada del esposo escondió a Crisanto en el amplio refrigerador, el esposo la saludó quitó las llaves del refrigerador y le dijo que se alistara porque iban al cine, por eso en plena función seguía pensando: “No nos hagamos tontos. Dame la lleve del refrigerador. Tú sabes tan bien como yo misma que ahí adentro acabo de ocultar al hombre con quien te engaño.” La crítica que realiza revueltas en este cuento a la hipocresía social en que vivimos es inigualable.
Finalmente hoy a cien años de su nacimiento éste es José Revueltas, un artista de la palabra, un hombre que fue autodidacto y que unió la literatura a la vida, porque sabía que el arte es mejor que la vida.

Las cenizas

Hoy en día a pesar de que hay muchos emuladores de Revueltas en las calles, su obra es poco conocida. Es verdad que Revueltas es un ejemplo de consciencia crítica, de activismo político, siempre mantuvo una actitud de protesta ante el Gobierno, lo que le ocasionó estar dos veces en las Islas Marías y terminó encarcelado en Lecumberri por su participación en el movimiento estudiantil de 1968.
Su actitud de lucha por supuesto que debe servir de ejemplo, pero no se debe imitar a Revueltas sin leerlo. José Revueltas ante todo fue un hombre de letras y aunque no le gustaba el término intelectual, lo fue sin ninguna duda, porque influía en la sociedad pero con responsabilidad, por eso Revueltas declaró: “Si aceptamos la palabra intelectual no en su sentido peyorativo sino en su sentido lato, el intelectual representa parte de la consciencia social e histórica de su tiempo. Entonces de aquí se deriva su compromiso inmediato: si representa parte de la consciencia debe ser al mismo tiempo una persona actuante dentro de su terreno como escritor, actuante como filósofo, como articulista, como pensador en la labor que desempeñe.”
Hoy con la distancia de los hechos y el análisis de su obra, se puede afirmar que los golpes más certeros que dio Revueltas a través de su crítica, no fueron precisamente las grandes manifestaciones, toma de calles, actos de violencia, etc. Su mayor aporte en aquellos años, que sigue vigente, está en su obra completa.
Como José Revueltas todavía tiene mucho que decirnos, presento: Las cenizas, obra literaria póstuma de Revueltas, recopilada por su hija Andrea Revueltas (1939-2010) y su esposo Philippe Cheron. La obra se integra por fragmentos de novelas, cuentos, relatos y poemas, y como elegí presentar la obra cuentística de Revueltas sólo me referiré a la segunda parte de “Las cenizas”, integrada con los siguientes cuentos y relatos.
“Foreign Club”, “El Colegio alemán”, “En el principio fue el caos…”, “Las cenizas”, “Parábola del espantapájaros”, “Natalia”, “El encuentro”, “El diario del doctor Pangloss”, “Necesitado de vejigas para hacer metáforas”, “Pérez con alas”, “Ricardo Corazón de León”, “Cogito, ergo sum… o las dificultades de llamarse de alguna manera”, “La frontera increíble”, “El árbol último”, “In memoriam”, “¿Por qué?”, “El árbol Martínez”, “Ejercicio para probar nueva pluma”, “Acuarium, signo de Ema”.
Ningún cuento o relato tiene desperdicio, sin embargo, escogí presentar brevemente “Foreign Club” escrito en diciembre de 1937, porque este cuento nos enseñará que la obra de Revueltas tiene una vigencia asombrosa y que el sistema político en México no ha cambiado mucho, ni el motivo de las manifestaciones, la violencia y sobre todo los finales, esperemos que la actual crisis que vive México no termine como el cuento.
El cuento “Foreign Club” está dedicado al “Frente único de Trabajadores del Volante”, resulta que el combustible estaba subiendo constantemente y los taxistas muy unidos planeaban una revolución contra el Gobierno. Mientras los taxistas esperaban la hora del ataque, uno de los líderes había conseguido se aprobara unánimemente en el seno del consejo petrolero el alza al combustible y así lograr que subieran los precios de los productos.
El líder con: “Su gran calva, redonda y reluciente” disfrutaba de los placeres de la vida en el “Foreign Club”, junto a él se encontraba “la dama de las ilusiones”, esta dama que tanto le gustaba no estaba provocando lo que él esperaba, pero el problema no era ella, era él que estaba preocupado por la posible huelga de taxistas: “es que siempre me preocupa de todos modos eso de la huelga de choferes por lo de la gasolina.”
La huelga estalló: “¡Abajo el alza de la gasolina! ¡Abajo el imperialismo! ¡Viva la huelga! Ahora caminan en parejas por la amplia vía, sin separarse, sintiéndose mutuamente, hermanos. El Foreign está rodeado de lujosos y enormes automóviles bruñidos, quietos y apagados. En un momento queda la carretera bloqueada por los nuestros. Los carros del Foreign son volteados sin misericordia. Las piedras principian a llover sobre los cristales del palacio donde los señores bailaban y bebían tranquilamente.”
Mi estimado lector, cuando lea el cuento de manera completa comprobará que las formas y el fondo del Gobierno y la sociedad no han cambiado mucho, bueno mejor dicho son idénticas, aun así, alguien podría argumentarme que sí hemos cambiado, tal vez sí, pero como dice Schopenhauer: “no es lo mismo cambiar que mejorar.” ¿Viviremos siempre el mismo cuento?

miguel_naranjo@hotmail.com