REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
17 | 07 | 2019
   

Arca de Noé

La Culta Polaca


Por Supuesto

¿Otro Movimiento Estudiantil?
Si es verdad –como dice el refrán– que 'Perro viejo no aprende truco nuevo', los dinosaurios menos, ya que son más viejos que juntos todos los perros viejos. Así que luego del conato de “diálogo público” que en el 68 se demandó y nunca se logró, y que en la actualidad terminó siendo un montaje de Osorio Show, se está volviendo a recurrir a las viejas tretas de desprestigiar movimientos o descabezarlos.
Celebrado por la prensa y los medios oficialistas, pronto Osorio Show dejó de ser un interlocutor válido ante los inconformes politécnicos, a quienes prometió diálogo público que pronto dejó de sostener, para mandar primero a uno de sus subalternos y luego referir el conflicto del IPN al secretario Chuayffet, que tiene fama de no saber negociar.
Pareció el secretario de Gobernación ser la raposa –zorra– que Maquiavelo recomendó debiera ser el Príncipe interesado en ser más amado que temido, pero luego que no le fueron aceptadas sus soluciones con la misma algarabía que los medios de comunicación, Osorio Show se convirtió en el león que también aconsejó Maquiavelo debiera ser el gobernante.
La matanza de normalistas y el secuestro de varias decenas de estudiantes, le complicó la existencia al Gobierno, que no las tiene todas consigo desde aquel viernes trágico para el candidato Peña Nieto, que en la Ibero sufrió lo que no esperaba de una universidad privada.
Parecía fácil desarmar el conflicto politécnico, pero no funcionó el aparato estatal como creían y en tales condiciones se radicalizan las posiciones. Quién sabe si Peña Nieto esté resentido con los estudiantes que durante un buen rato en su campaña le sembraron de piedras el camino, pero de seguro que tampoco los estudiantes están muy complacidos con un estado panista o priista que les ha cancelado el futuro a los que se gradúan y no les permite aprovechar sus conocimientos para ascender en la escala socioeconómica.
Al rechazar la solución que la Secretaría de Gobernación, es decir el Gobierno entero, propuso, la actitud ante los politécnicos ha cambiado. Como siempre –y en vano los funcionarios repiten erróneamente lo que Santayana formuló bien: «Quien no conoce la historia, está condenado a repetirla»– han comenzado a utilizar los viejos recursos de difundir rumores, que una prensa y medios serviles se complacen en difundir, en el sentido de que “hay manos extrañas en el movimiento”, que ahora ya no serán las de los países comunistas ni el oro ruso de entonces, sino que ahora podrán ser los terroristas musulmanes, los narcos o los guerrilleros del EPR (Ejército Popular Revolucionario) o del ERPI (Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente), ya que el EZLN dejó de ser el coco favorito de los gobernantes.
Y como el Gobierno tiene en los medios “vendidos” la mejor caja de resonancia, puede adjudicarle la culpa a la inclemente naturaleza, al calentamiento global, a la contaminación atmosférica, a la falta de devoción o a la moda de las ongs y las redes sociales. Y si no les resulta, todavía tendrían abierto el expediente de acusar a López Obrador de querer destabilizar el sistema, aunque más bien parece encubrir a funcionarios de Guerrero.
Como los dinosaurios viejos no aprenden truco nuevo, y como no estudian la historia, no saben que la torpeza de los funcionarios y su afán castigador fue lo que en el 68 hizo crecer un problema que estaba circunscrito a una vocacional y una preparatoria particular, y que creciera hasta alcances inimaginables, que pusieron al descubierto al régimen criminal de Díaz Ordaz.
¿Están incubando el huevo de la serpiente? ¿Se dan cuenta de que pueden generar otro Movimiento Estudiantil? ¿Llegarán a otra matanza? ¿No habrá en el gabinete alguna persona con un coeficiente intelectual siquiera de 110 puntos que haga reflexionar a los halcones, que no dejan de reproducirse, aunque presuman de palomas?

El Calendario quijotesco
¡Ya está listo!, informa Héctor Anaya, el heterónimo de esta sección, el Calendario Quijotesco, que en una versión de escritorio, como un portarretratos, elaboró en homenaje al tetracentenario de la aparición de la segunda parte del Ingenioso Caballero Don Quijote de la Mancha, que se publicó a fines de 1615, unos cuantos meses antes de que muriera Cervantes, el 23 de abril de 1616.
El Calendario contiene las interpretaciones de pintores consagrados y de artistas visuales menos conocidos, pero igualmente valiosos. La revista Siempre!, a través de su actual directora, la licenciada Beatriz Pagés Rebollar, prestó generosamente seis importantes obras de la colección de Quijotes, que fue acumulando a lo largo de los años el Jefe Pagés, don José Pagés Llergo, quien solicitaba a los artistas más notables que plasmaran un Quijote para su portada de aniversario.
Gracias a Siempre! y a Beatriz, el Calendario Quijotesco contará con obras de David Alfaro Siqueiros, Rafael Coronel, Rodolfo Morales, Luis Nishizawa, Sofía Bassi y Miguel Carrillo, pero por amitad directa con el Mtro. Anaya, tendrá también las aportaciones de los maestros Guillermo Ceniceros, Julia López, Alfredo Cardona, Aída Emart, Luis Garzón y de los noveles artistas Derek López y Daniel Benítez.
Pero además el Calendario contendrá datos de interés para los lectores de la máxima obra de la literatura española, desde la razón por la se habla de “el idioma de Cervantes” y no del de Góngora, Quevedo, Lope de Vega, Calderón de la Barca y muchos más tan representativos de la lengua española, como Cervantes.
Sabrán los compradores del Calendario el origen de una frase atribuida a Cervantes y que no figura en Don Quijote: «Ladran, Sancho, señal de que cabalgamos»; descubrirán que el lenguaje cantinflesco ya estaba en la obra cervantina; sabrán de un presunto modelo, el Quijote venezolano; se enterarán de que el Caballero de la triste figura es globalifóbico y populista; que neófitos de amores, el autor y su personaje, no por ello está ausente la novela de arte amatorio y consejos para seducir; y podrán averiguar la razón de la frase «… de cuyo nombre no quiero acordarme».
Los compradores directos del Calendario Quijotesco, que no se venderá en librerías, recibirán un CD fuera de serie, con la versión digitalizada de El Quijote, para leer en computadora, si lo desea, pero sobre todo para indagar con el buscador cuántas palabras y acciones se le atribuyen a Cervantes y el Quijote y no están en la novela.
El Calendario es de formato pequeño (14 x 12.5 cm), para colocarlo como portarretratos en el escritorio, la mesa de trabajo o la del centro de una sala, con hojas cambiantes de todos los meses (Muy a propósito para regalo navideño). Su precio es de $75.00, y puede solicitarse al teléfono 5553-2525 o abrapalabra@prodigy.net.mx) y adquirirse directamente en el domicilio de la editorial PPC XXI que se encuentra en la colonia Condesa. Se puede enviar a domicilio ya sea en el DF o a cualquier lugar de la República, aunque desde luego genera gastos de envío.
Hay que apartar sus ejemplares, porque la edición artesanal es limitada.


Los Cuadernos de Ariadna
Como ya se ha filtrado la información de que el heterónimo Héctor Anaya está terminando una novela erótico-política-ahistórica-lingüística-policiaca, que contará con la colaboración de la poeta más erótica del momento, Antonia Robles Aragón, cuya obra, quizá por pudibundez se resisten los editores a publicarla, ha solicitado el autor que se aclare en esta sección, que los poemas de Antonia tendrán absoluto reconocimiento en la novela impresa y se acreditará la autoría de todas las frases que aparezcan en la novela Los cuadernos de Ariadna, de próxima aparición en los primeros meses de 2015.
Como el Big Brother no permite secreto alguno, pues o te graban en video o te toman fotos o simplemente escuchan tus conversaciones telefónicas o personales y se filtran rumores…
Para que los posibles lectores se vayan dando un quemón del ardiente erotismo que aguarda la novela, se ofrecen fragmentos de un texto de Antonia Robles, que aparecerá como un recado de la protagonista Ariadna a su amante:
Tan fresco tu recuerdo
tu tamaño, tu aroma…
y tan distante.
Anoche te deseaba
en el triste infinito de la noche
herida por el cierzo.
Es que...
en un lecho tan amplio
a veces uno siente
cómo se va de olvido consumiendo,
tan lejos uno de otro con su instinto animal
y sus escombros[…]

No sé si tú
en este momento de gracia inconsolable
me recuerdas un poco,
pero ya qué más da
si la lluvia se estrella en el relámpago
y ¡ay!, hay gritos desvaídos de una gata
ansiosa de un gato calenturiento o tibio.
Ese celo perverso de la gata
se desata, allá, afuera
mientras pienso
cómo es que tú y yo
estamos separados, si somos tan felinos
en los momentos codiciables, puros
de la cópula eterna y tan efímera [...]

Yo guardo este recado, esta cartita
que no llega a poema.
Pues... para poemas... aquellos,
¡los eróticos!,
que tú y yo dibujamos en la alfombra,
en el centro del blues y sus contornos.


¿Lo natural no mata?
Se dijo, hace tiempo, que como las televisoras y radiodifusoras no saben “auto-regularse” –el generoso gobierno confió a su iniciativa aprender a ponerse límites, como si no fuera natural la tendencia del poderoso a abusar de su fuerza– se legislaría para evitar la propaganda de “productos milagrosos”.
Pero como el prometer no empobrece…
Y además aquí no se pena a nadie por no cumplir sus promesas –aunque las formulen ante notario público–, simple y sencillamente ni se les ha prohibido a los canales de radio o televisión que sigan vendiendo chatarra alimenticia ni artículos milagrosos que le van a cambiar la vida a la gente: los paralíticos volverán a correr, las feas se harán reinas de belleza, las fodongas adelgazarán sin hacer el mínimo esfuerzo y ni ejercicios que las hagan sudar, los ciegos volverán a ver y los tontos de nacimiento se convertirán en genios.
Una firma engañabobos vende la maravilla de unos productos alemanes y con la complicidad de presuntos médicos le hace creer a la gente que las chácharas que vende nunca podrán hacerle daño, porque son “naturales”.
¿Quién les ha dicho que lo natural no mata? ¿Acaso creerán que la cicuta que le dieron a beber a Sócrates –en el supuesto de que supieran quién fue Sócrates– fue un producto sintético de Bayer o de alguno de los laboratorios que apoyaron a Hitler, porque les permitió experimentar sus medicinas con judíos, gitanos, comunistas y demás seres inferiores? La cicuta, es de la familia de los inofensivos perejiles.
Si hasta los animales saben que las plantas silvestres pueden matar y por eso les sacan la vuelta a la ruda, la belladona, el estramonio, la hortensia, el tejo, la estricnina, de la familia de la nuez vómica. El toloache puede matar y lo mismo los huesos del melocotón, de las ciruelas, de las cerezas…
¿Qué no saben que los hongos también son naturales y algunos envenenan, que el peyote es una plantita natural, pero pone en órbita a la gente, que la amapola engendra narcóticos y la belladona hace alucinar a la gente?
Si no lo saben, se supone que los funcionarios de la Secretaría de Salud si deben saberlo y en todo caso para merecerse el sueldo que ganan deberían prevenir a la gente de que no se fíen de quien asegura de que lo natural no hace daño.

Si Dios quiere…
Cuando el país era laico, lo que no significa ser “matacuras”, se criticaba la mochería del periodista corrupto por antonomasia, que fue Carlos Denegri y que tuvo el final que cabe esperar, pues lo asesinó su mujer, harta de sus maltratos.
Y es que con una “devoción” que le producía buenos dividendos, acostumbraba despedirse de los noticiarios de televisión que conducía, con una frase propia de viejita beata: “Aquí estaremos mañana, Dios mediante”.
Pero el país cambió y no fue cuando el presidente poblano Manuel Ávila Camacho se atrevió a declarar “Soy creyente”, sino tal vez cuando el librepensador que presumía ser López Portillo le abrió las puertas de la polaca al clero, cuando con motivo de la visita del Papa Juan Pablo II, hubo manifestaciones de fe pública y exhibición del Papa y del alto clero en ropas talares, prohibidas por las leyes mexicanas. Se recuerda que cuando alguien le dijo al presidente López Portillo que el Papa por lo menos se merecía una multa, él externó en tono bravucón: “Yo pago la multa”.
Luego Salinas propició el restablecimiento de relaciones diplomáticas con el Vaticano, promovió un cambio en las leyes de culto religioso y finalmente Zedillo recibió en visita de Estado al Papa visitante. Tras ese largo camino, la Iglesia, especialmente la católica, salió, no del closet, sino del confesionario y propició el destape de funcionarios y empresarios, de personajes de las finanzas, de la farándula, del deporte, todos los que de una u otra forma alcanzaban la fama ya no tuvieron empacho en manifestarse creyentes.
Hoy ya no es el “Dios mediante” de Denegri el que se ha puesto de moda, sino el “Si Dios quiere”, con que la gente divulga su credo, tal vez convencida de que es una expresión católica. Pero no: es propia de los musulmanes, ya que procede de El Corán: “En scha Alá, que equivale a “Si es la voluntad de Dios”, “Si Dios quiere”.