REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 10 | 2019
   

Arca de Noé

Un gran foro para pensar y saborear


Martha Chapa

Ahora corresponderá a Puebla, una de las entidades que cuenta con más refinadas y exquisitas tradiciones culinarias, ser la sede del Foro Mundial de la Gastronomía Mexicana, que ya se ha constituido en el espacio de mayor nivel, seriedad y prestigio en este ámbito.
Este encuentro excepcional, que se realiza por segunda ocasión, es un logro más del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana, organismo presidido por la admirable escritora y diplomática Gloria López Morales, que tiene como objetivo la salvaguarda de las raíces, la identidad y continuidad de nuestra gastronomía.
En una reunión celebrada hace un par de semanas en el Museo Nacional de Antropología e Historia se dieron a conocer tanto los temas centrales que regirán el evento como las actividades principales que se realizarán, que lo mismo abarcan conferencias y mesas redondas que demostraciones, citas de negocios y reuniones de productores.
Esta programación vasta y diversa está diseñada con una buena dosis de imaginación. Se incluye, por ejemplo, un menú infantil, es decir, actividades atractivas e interesantes dirigidas a los niños y niñas, como “laboratorios del gusto” o “rally del maíz”. También hay un menú cultural que abarca suculentas muestra de fotografías, libros e incluso la puesta en escena de una soberbia obra de teatro mexicano: Desazón, del talentoso dramaturgo Víctor Hugo Rascón Banda, con las extraordinarias actrices Luisa Huertas, Julieta Egurrola y Angelina Peláez, quienes interpretan a tres mujeres que hablan y cocinan recuerdos. Y qué decir del intercambio de saberes y sabores entre mayoras y cocineras regionales con prestigiados chefs, además de actividades que apuntan al turismo gastronómico.
La gran celebración se aproxima: el II Foro Mundial de la Gastronomía Mexicana se efectuará del 16 al 19 de noviembre y contará con el apoyo fundamental del gobierno de Puebla y de instancias federales, como las Secretarías de Turismo y de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, así como el Instituto Nacional de Antropología e Historia y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.
Los tres conceptos rectores que se han delineado en esta ocasión y que, de hecho, guardan relación con los que conformaron el primer foro, celebrado el año pasado en Acapulco, son: “Centros de abasto, mercados tradicionales y tianguis”; “El cercano Oriente y el Mediterráneo en la mesa mexicana”, y “El paisaje de los alimentos y la cocina mexicana”.
Desde luego, ahí estaremos, pues participaré con una conferencia que lleva como título “Bodegones y cocina de México”, en tanto que Alejandro Ordorica, mi compañero, intervendrá con la conferencia magistral “La Central de Abastos de la Ciudad de México”, institución pública de la que, por cierto, él fue director general durante varios años.
Pero para hablar de la significación y trascendencia de este II Foro, mejor cedo la palabra a sus propios organizadores, que así lo describen:
“El valor patrimonial de la cocina tradicional, reconocido por la Unesco, ha ampliado el horizonte de posibilidades para el desarrollo gastronómico de México y, al mismo tiempo, ha significado un revulsivo para muchas otras cocinas del resto del mundo. La efervescencia inusitada que se nota al interior y al exterior del país, nacida de esa declaratoria, es un hecho positivo y exaltante de por sí. Sin embargo, no debe ser visto como un simple acto celebratorio sino como un claro mensaje para empeñarnos en el rescate, salvaguardia y promociones de ese valioso bien cultural. [...] El Foro Mundial de la Gastronomía Mexicana representa la plataforma emblemática en la que todos los actores y factores implicados en la cultura culinaria y el sistema alimentario pueden intercambiar conocimientos, experiencias e información y, al mismo tiempo, pueden entrar en diálogo con otros procesos semejantes, ejemplares en el mundo de la alimentación y de la gastronomía a escala global”.
El encuentro que se realizará en Puebla –un escenario muy apropiado debido a su notable historia gastronómica– es también “el espacio ideal para proyectar nacional e internacionalmente al país a través de su cocina considerada como uno de los activos más poderosos para el desarrollo sustentable, para la dignificación de su imagen y para el impulso del turismo gastronómico”.
Además, se esperan lograr avances importantes en el diseño de estrategias para educación alimentaria “que pongan en valor la ventaja de una dieta basada en las bondades de la cocina tradicional que contribuya al combate contra las enfermedades originadas por la mala alimentación”.
El II Foro constituirá, asimismo, una oportunidad “para estrechar lazos con otras grandes cocinas del mundo a través del intercambio de saberes y conocimientos y de la promoción de transacciones comerciales entre los diferentes participantes”.
En síntesis, será un “punto de encuentro de todos los que se afanan por preservar una cocina como la mexicana que es alimento, pero también cultura de culturas que eleva la condición humana a rangos de grandeza”.
De verdad, un relevante acontecimiento que no sólo podemos y debemos saborear sino que también nos abre los demás sentidos y algo muy importante: la reflexión y valoración sobre lo nuestro.

www.marthachapa.net
Facebook: Martha Chapa Benavides
Twitter: @martha_chapa