REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
16 | 09 | 2019
   

Articulos de: Mario Náder Pineda



Naderías. Comida Dominical

La señora que tiene una voluntad férrea para seguir afirmando que es mi esposa, discurrió luego de su fallido intento por reconquistar Texas para los mexicanos, (pero que sigue pensando en la fórmula para cubrirse de gloria), se inventó una comida continúa...



Naderías 14 de febrero

Parece que San Valentín no me tiene mucho afecto y me lo ha demostrado reiteradamente.
Llegué al suntuoso hogar que nos da cobijo poco después de la media noche, luego de informar a las familias mexicanas a través de la estación radiofónica continúa...



Naderías El Viaje

Resulta que la señora que dice que es mi esposa y un atentísimo servidor trabajamos haciendo lo mismo en la emisora radiofónica Formato 21: conducimos noticiarios. Por lo tanto no tenemos la posibilidad de tomar vacaciones al mismo tiempo; imposible.
continúa...



Naderías Día de compras

Este comienzo de semana (lunes, día de la mitad de mi semana laboral), la señora que está aferrada con 20 uñas a asegurar que es mi esposa, determinó autoritariamente que sería día de compras en mi adorado centro histórico de la ciudad.
continúa...



Naderías El Viaje

Resulta que la señora que dice que es mi esposa y un atentísimo servidor trabajamos haciendo lo mismo en la emisora radiofónica Formato 21: conducimos noticiarios. Por lo tanto no tenemos la posibilidad de tomar vacaciones al mismo tiempo; imposible.
continúa...



Naderías Cuchillos y palabras

Una de mis más grandes aficiones es cocinar.
Soy asiduo de los canales televisivos que brindan recetas, las anoto con acuciosidad; tengo un acervo de libros de cocina y con la frecuencia que el tiempo me permite, las realizo agregando continúa...



Naderías Pasos en la Azotea

La señora que tiene firmados papeles por mí que le autorizan a decir que es mi esposa, y desde luego el cónyuge: yo, descansamos un par de veces a la semana en la venturosa casa que poseemos en la sureña zona de Tlalpan.
Consecuencia continúa...



Naderías Los Guisos

Dolores se casó con Mario cuando tenía tan sólo 18 años, mismos que él le llevaba de adelanto de su nacimiento.
Nunca he sido testigo de un matrimonio más armónico que el de ellos. No eran muy afectivos físicamente, pero sí en las acciones continúa...



Naderías Atardecer

Los jueves de cada semana es mi día de descanso del trabajo de la radio, en los que saliendo a la media noche normalmente paso al depa de la Roma, para instalar a la Baranya con su arnés bien sujeto a mi mini coche en la parte trasera, tal y como continúa...



Naderías

El Pan Nuestro de Cada Día

No tuve la fortuna de conocerlo, porque murió cuando mi madre era una niña de siete años, pero ella me cuenta que mi abuelo era un consumado artista panadero.
Se levantaba a las dos de la mañana continúa...



Naderías Hay de Olvidos a Olvidos…

Últimamente, no sé si por mi venerable edad, he comenzado a perder en mi intrincada memoria algunas cosas que son relativamente importantes para la vida diaria y otras que definitivamente sí lo son.
¿Dónde dejé las llaves? ¿Dónde continúa...



Naderías El Abuelo

Celebramos el 206 del aniversario de la independencia.
Estuve esperando por la tarde-noche a la señora que dice que es mi esposa con un pozole cuyo maíz revienta como una corona justo de donde se desprende de la generosa mazorca que le dio continúa...



Xochimilco

Se acercan las fiestas de fin de año (que detesto), pero como la señora que dice que es mi esposa, decidió que tenemos que ser anfitriones de las dos familias en la casa de sillar y grandes cristales, este sufrido y agobiado marido no tuvo más continúa...



Hay de Olvidos a Olvidos…

Últimamente, no sé si por mi venerable edad, he comenzado a perder en mi intrincada memoria algunas cosas que son relativamente importantes para la vida diaria y otras que definitivamente sí lo son.
¿Dónde dejé las llaves? ¿Dónde continúa...



Naderías

Es Sólo Anécdota
Desde que tengo memoria no he sido muy afecto a los juegos de mesa, cuando era niño recuerdo que a mis padres les agradaba jugar en la mesa del comedor Parcasé o Parchís, divertimento en un tablero con fichas continúa...