REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
16 | 01 | 2018
   
01-08-2014 
Boris Vian, una influencia Cartesiana
Autor: Miguel Córdova Colomé
En conmemoración del 50 aniversario de la publicación de Rayuela, en los últimos años han aparecido múltiples títulos que hablan y analizan la obra de Julio Cortázar, entre los que se destacan ensayos, epístolas, análisis para profundizar la obra del autor. Además de los títulos que buscan narrar la travesía de hombre a escritor. Es importante saber quién fue este personaje que tanto maravilla a lectores por su ya famosa novela Rayuela. Pero ante toda esta gama que busca dibujar la vida del Cronopio Mayor hay un camino que nos puede trazar un mapa del hombre y su transición a las letras, hablo de las lecturas que influyeron y conformaron el matiz de su obra.
Son pocas las alusiones que dio Julio con respecto a las influencias que encausaron las características de su obra, entre estas claves encontramos su conocido libro Cuentos Inolvidables según Julio Cortázar, editado por Alfaguara. El cual incluye a autores como Edgar Alan Poe, Jorge Luis Borges y Tolstoi, entre los más significativos, sin restar valor a los demás autores que conforman esta antología. Los cuales son un pequeño acercamiento muy significativo al matiz construido a partir de las lecturas de Julio hasta el resultado que son sus obras ya conocidas.
Con esto quiero hacer referencia a un autor que conocí hace poco, recomendación de Cortázar que tomé de sus Clases de Literatura Berkeley, 1980, Alfaguara 2013, donde respondiendo a una pregunta sobre la influencia y significado de Boris Vian en su obra Julio menciona al respecto:

….es importante para nuestra literatura. Durante mucho tiempo nadie lo tomó en serio; es lo que pasa con los humoristas: la gente tiende a no tomarlos en serie hasta que finalmente un día se descubre que en el fondo ciertos humoristas estaban hablando mucho más en serio que muchos escritores autocalificados como serios...

Ante estos detalles cabría preguntarnos ¿Quién fue Boris Vian? ¿Cuáles fueron sus aportaciones a la literatura? Boris Vian nació en Ville-d'Avray, 1920, considerado y aclamado como un escritor francés multifacético: ingeniero, periodista, dramaturgo, novelista, actor, músico de jazz y compositor; dejó una obra considerada a título póstumo, como el manifiesto de la juventud existencialista. Polímata por excelencia, fue uno de los protagonistas de la bohemia intelectual, nutrida del existencialismo de Sartre.
Comenzó siendo un rebelde dentro del movimiento literario de la época, gran amigo de los surrealistas y lo que se mezcló en una serie de aventuras descabelladas como hacían los surrealistas jóvenes provocando la reticencia de los críticos serios de la literatura del momento. Además por el escándalo que causó la publicación de su novela Escupiré sobre vuestras tumbas (1946) que contiene bajo la forma de novela negra, una rabiosa denuncia del racismo.
Boris, representó un ejemplo claro de quienes con la muerte sobre los hombros dejan la huella que se encarna en nuestras mentes y en la piel de quienes se interesan en la vida del escritor como mortal. Como él, podemos nombrar a Emily Brontë, John Keats, Roberto Bolaño, como varios ejemplos que encontramos dentro de la literatura universal.
Vian tuvo una vida breve e intensa, dentro de sus diversas actividades como artista también destacó como organizador de fiestas orgiásticas, en donde el alcohol, las drogas y el sexo se desbordaban a un mundo de éxtasis reflejando la esencia del artista como bohemio capaz de conquistar el mundo construido en su colectivo social. Como suele suceder de quien vive su existencia con una conducta rebelde y desenfrenada como lo representan los bohemios franceses -Baudelaire, Rimbaud, Paul Verlaine y Antonin Artaud-, dio la impresión que no viviría mucho, razón por la cual se excedió en todo sin importar con quién podría chocar o a quien le podría importar.
Esencia que acompañaría cada una de sus obras: todas generaron polémica debido a sus contenidos de violencia y sexo. Además que reflejan su existencia al límite, filosofía de vida que Cortázar celebra en sus Clases de Literatura:

Podría decirse que casi todo lo que hizo este discípulo aventajado de Baudelaire levantó olas de indignación en la sociedad francesa.

Donde añade más adelante:

Lamento que el azar no me haya hecho encontrar con él. Es posible que nos hayamos cruzado en la calle o hayamos tomado el metro veinte veces a una cierta distancia sin reconocernos. Pero desgraciadamente murió muy joven, en un momento que estaba en plena creación.

Como analogía de vida con Roberto Bolaño, Vian sufrió una enfermedad desde temprana edad, a partir de los doce años lo acompañó un problema del corazón, limitante que ignoraría hasta sus 39 años, fecha que marcó el final de su existencia en la proyección de la adaptación de Escupiré sobre vuestras tumbas a la pantalla.
A pesar de su existencia tan corta, su obra se puede enumerar de la siguiente forma: escribió teatro, letra, obras musicales, cuentos y novelas, de esta última podemos hacer cuentas con un total de 10 novelas. Un número sobresaliente para quien la muerte sorprendiera temprano. Esto nos hace pensar en la obra basta y diversa con la que cuenta Cortázar y el humor que caracterizó varios títulos.
Así como sucede a Horacio en Rayuela, la ironía fue representativa y arma de denuncia para Boris, quien satirizó a escritores de su tiempo por sus pensamientos y formas de ver la realidad. El más representativo ejemplo es Jean Paul Sartre, el cual es bautizado como Jean Sol Partre en su novela La espuma de los días, donde el autor trató de denunciar la cultura más o menos oficial como lo harían posteriormente múltiples escritores, entre ellos Enrique Serna con su Genealogía de la Soberbia Intelectual.
Entre sus diversas obras destaco A tiro limpio, su primera novela, la cual vio la luz en el 2009 por la Editorial Tusquets, cuyo título original es Trouble dans les andains. A tiro limpio llama la atención por dos razones muy personales: primera novela del autor impresa póstumamente y el escritor es un irónico de lo surreal. Lo cual recuerda el Camino de los Ángeles de John Fante y sus experiencias juveniles con Bandini.
A tiro limpio es considerada una de sus obras más representativas. Nos presenta a cuatro amigos -el culto Adelfín, el libidinoso Serafinio, el policía Loostiló y su acompañante Antioquío-, los cuales emprenden un viaje para recuperar el ‘barbarón bífido’, misterioso artefacto desaparecido en una fiesta. En esta búsqueda viven todo tipo de desquiciadas aventuras, dejando un reguero de sangre, al tiempo que mantienen interesantes conversaciones tanto filosóficas como mundanas, encontrándose en su trayecto con personajes inclasificables: un inca -Popotepec Atlazotl- que los ayuda desde su avión de combate, por ejemplo.
Fue escrita cuando Vian tenía 23 años. La historia cuenta que fue el mismo Sartre quien en un recital de Jazz ante la noticia de los múltiples oficios del trompetista le recomendó escribir de sus preocupaciones existenciales. De esta manera Boris inicio con un trabajo muy personal: la brevedad de esta novela se caracteriza por ser un viaje loco al subconsciente del autor. Razón por la que muchos contemporáneos del autor de Otoño en Pekín le negaron aquel lugar que hoy le otorgan los lectores y el mismo Cortázar.
Es muy interesante conocer esta faceta de Cortázar con la obra de Boris Vian: amantes del Jazz, del surrealismo, de la locura que ofrece París a los jóvenes escritores; pues nos permite ver el camino que ofrece el surrealismo en su obra y deslumbrar más de cerca al hombre-lector. De esta manera se consagra al autor multifacético dentro de la literatura de Cortázar, al Boris que construye obras como va construyendo su vida: con los pies en el acelerador y la mirada sobre el camino. Un autor capaz de transcribir el mundo en la brevedad del espacio.