REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
15 | 08 | 2018
   
03-03-2012 
Carta de Emilio a Manuel.
Autor: Lic. Jessica Gabriela Camacho Cid de León
CARTA DE EMILIO A MANUEL
¡Hola papi! Te habla tu hijo, Emilio, si leíste bien, soy tu hijo, tu nunca fuiste mi abuelo, fuiste mi padre, mi padre murió cuando yo era más pequeño que ahora, sin embargo a mis 7 años, sabes que no sé escribir bien, se leer poco, pero si sé sentir, te amo profundamente no sabes cuanto. Todos los momentos que pasamos juntos fui muy feliz a tu lado, gracias por hacer que cada momento de mi vida fuera especial, por compartir todo tu amor, por hacerme todo tu mundo, sé que pude ser difícil mi partida de este mundo, pero también sé que serás fuerte y que lograrás estar aquí en esta vida que es maravillosa, cuando te sientas solo, cúbrete con mi ropa y me sentirás abrazándote, cuando te sientas triste y desamparado, observa el atardecer porque en cada puesta de sol yo estaré ahí, porque en cada paisaje hermoso pensarás en todo el amor que mi corazón tuvo y tendrá para ti siempre, porque cuando veas a los niños jugar y correr me verás a mi para siempre.
No me iré, siempre estaré contigo, ¿A caso no ves que yo soy tu ángel de la guarda? Te he mandado ayuda, para que mi ausencia no duela tanto, tómala papá, no hay nada de malo si tu sigues viviendo y yo no puedo estar ahí, yo te esperaré aquí y juntos seremos muy felices, todavía no es tu momento, tienes mucho que conocer, que dar, y sobre todo que aprender. Cuando estés triste, come dulces, de los que a mi me gustaban, y yo estaré disfrutándolos contigo aunque no puedas verme, iré en las noches a verte dormir para asegurarme de que no intentaras ninguna locura, cuando sientas que te hablo escúchame, soy yo, quien juega con tu cabello y te cobija mientras duermes.
Estás triste lo sé, perdóname no hubiera querido causarte este sufrimiento, te amo, pero es que…… Dios me ha llamado, quiere que juegue con él, que coma dulces y que cante alegremente todos los días, ¿me das permiso? Ándale di que si! Y mientras yo hago eso, tu puedes trabajar haciendo lo que te gusta, puedes comenzar por ti, amándote tanto como me ambas a mi, cuidándote no dejando que nada te pase así como me cuidabas a mi cuando me caí por correr y me raspe la rodilla, jugando con tus amigos, porque eso era lo que a mi me hacia feliz! Puedes leer un libro, ver películas de caricaturas! Hay no sabes cuanto me encantaban! Puedes ponerle a mi osito preferido “bebé o Vic” y así no te sentirás solo.
Sé que mi ausencia te dejara un dolor en el corazoncito, pero si me amaste mucho ¿me puedes cumplir un deseo? Ándale di que si papi!! Deseo que tú te hagas todo lo feliz que me hiciste a mi, como cuando me cargabas y me abrazabas tan profundamente, ¿sabes? ¡Me sentía tan amado y protegido!, por favor consigue un amigo que te haga sentir lo mismo. ¿Te acuerdas que me consolabas porque estaba llorando cuando mi mami me regañó? Así quiero que alguien te consuele porque yo me porte mal y me fui sin avisar, pero papito si te decía, no me ibas a dejar ir, quiero que entiendas que este era mi momento por favor, te amo papi, siempre me enseñaste a luchar, ahora lucha tú, por ti, no te des por vencido.
Cuando sientas que el dolor te invade, ve a mi parque favorito y súbete a un columpio, si ¡Ese rojo que me encantaba. Juega con mis juguetes, mi trenecito que dejé contigo porque ¡sé que lo cuidarás bien! Sé que te sentirás mejor. Visita todos los lugares donde pasamos momentos muy lindos, yo estaré ahí contigo y sé que serás muy feliz, ve cada que sientas que no puedes estar sin mi, pero lleva amiguitos porque si te caes o quieres llorar, ellos te levantaran, no te de pena llorar, porque eso es lo que siente tu corazón, ellos te verán y te darán una paletita para que pase el dolor.
Sé que soy un niño que no se mucho de nada, pero si se del amor que siento por ti, por mi mami, por mi abuelita, por toda mi familia, no quiero que estén tristes, mi partida es para que todos y cada uno reflexione sobre su propia vida, ¿Qué han hecho mal? ¿Qué has hecho bien? ¿Que cambiarias? Todo esto trae cambios y sé que cuando estén mejor, serán otras personas, lo que yo siempre vi en ustedes. Me despido no sin antes decirte abuelito, papito lindo que la vida es maravillosa porque puedes ver la luna, las estrellas, sentir el amor de nuestra familia, de tus amigos, pero también porque puedes ver el sol cada día, sentir la brisa del mar, sentir la arena bajo tus pies, el cantar de los pajaritos. Acuérdate que estoy siempre en tu corazoncito. Tengo que despedirme porque los angelitos me están esperando para jugar a la pelota! ¡Te amo!
Atentamente
Tu hijito nietecito.