REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 06 | 2017
   
Mauricio Cervantes



Nació en la Ciudad de México, en 1965. Es Lic. en Artes Visuales por la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP), Universidad Autónoma de México (UNAM). Se tituló con El sueño de Dédalo, tesis dirigida por Francisco Castro Leñero. Estuvo tres años en el Taller de producción de Ignacio Salazar, UNAM
Apasionado por el encuentro con culturas antiguas y la metamorfosis que se opera en los vestigios de las mismas, se interesa por las metáforas visuales que recrean la erosión de los procesos químicos reales que actúan sobre la materia, o bien los que inciden sobre sus contenidos simbólicos a través de nuevas semánticas. Recrea los restos de frescos antiguos a través de códigos visuales dentro de la más clásica abstracción.
En 2006 descubre un material que identificará como la versión moderna del fresco: las baldosas hidráulicas fabricadas con cemento, que producidas con métodos mecánicos y artesanales multiplican los patrones modulares con los que habría de componer sus nuevos “lienzos pictóricos”: ensamblajes o rompecabezas de baldosas desgastadas por el tiempo en los que sustituye los pigmentos y los aglutinantes de sus antiguas telas por la alteración química de las superficies con agentes corrosivos.
Prolífico productor de telas, durante los últimos años aborda las prácticas pictóricas cuando rebasan los límites convencionales: cuando la pintura abandona el caballete para lindar con la escultura, la arquitectura y la instalación.
La naturaleza de fragmento que le ofrecen baldosas y teselas, y las composiciones modulares que puede construir con ellas, son comprendidas por Cervantes como una metáfora de la importancia atómica del individuo en relación con una totalidad: metáfora de las comunidades de insectos como las hormigas, cuya base sociológica podría equipararse a estructuras perfiladas con líneas matrilineales como las de las sociedades arcaicas que se regían con la protección de divinidades femeninas, en las que hombres y mujeres interactuaban de manera armónica y pacífica con el universo.
En relación a su obra, Teresa del Conde mencionó:
'Mauricio Cervantes, uno de los más destacados pintores de las generaciones recientes, maneja la materia pictórica como si fuera un albañil del Renacimiento que hubiera trabajado con Piero de la Francesca, pero que también se hubiera entrenado con los artífices de Cacaxtla. Pareciera, metafóricamente, que su viaje en el tiempo incluyó una estadía con el británico Ben Nicholson de pleno siglo XX. '
Ha realizado diversa exposiciones individuales y colectivas tanto en México como en otros países, destacando Italia, Cuba, Suiza, Alemania, Estados Unidos, Canadá y Puerto Rico.









Articulos relacionados

.: Colores para Elisita Punto
    (Ulises Velázquez Gil)
.: Los plásticos ahogan al Perú y al planeta
    (Francisco Carranza Romero)
.: ¿De qué violencia estamos hablando?
    (Hugo Enrique Sáez A.)
.: En Asia, la sauna rompe los tabúes
    (Francisco Carranza Romero)
.: Sobre sectas y la apropiación de la voluntad
    (Hugo Enrique Sáez A.)
.: La cordial muerte de René Avilés Fabila
    (Héctor Anaya)
.: La nueva gran literatura mexicana
    (José Miguel Naranjo Ramírez)
.: Donald Trump y el delirio de grandeza
    (Héctor Ceballos Garibay)
.: El loco propósito de existir (II)
    (Nezahualcóyotl Luna)
.: Íntimo abrazo
    (José Luis Velarde)
.: Rosas blancas… para mi Maestro
    (Alicia Dorantes)
.: La culta polaca
    (Por Supuesto)
.: El síndrome de la servidumbre voluntaria
    (Hugo Enrique Sáez A.)
.: La culta polaca
    (Por Supuesto)
Obras de Mauricio Cervantes

   Clik para ampliar y click en la imagen para cerrar.