REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 06 | 2017
   
Philip Bragar



Bragar es un artista neoyorquino radicado en México desde 1954. Realizó sus estudios en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado, La Esmeralda, y desde entonces ha plasmado su pasión en la plástica, el dibujo, la escultura; sus grabados y pinturas son valorados como patrimonio cultural nacional.
En su trabajo de más de 56 años como artista plástico, pintor, dibujante, escultor, grabador, principalmente, incursiona en el uso de varias técnicas y procesos, acrílico, acuarela, óleo, escultura de madera, realizando los cortes sobre las placas de forma manual, así como también la impresión, monotipos, tintas, etc.
Ha realizado innumerable cantidad de exhibiciones individuales, colectivas y privadas. Entre las que se encuentran las del Palacio de Bellas Artes, Museo de Arte Moderno, Museo Universitario Contemporáneo de Arte, MUCA de la UNAM, entre otros más, también importantes. Fue parte del Salón Independiente donde participó en todos sus eventos y exposiciones en el país
Ha participado continuamente a lo largo de toda su carrera en eventos de beneficencia y causas sociales. Asimismo, ha impartido clases de arte a nivel universitario así como individual, concedido conferencias, participado en mesas redondas, etc. Su trabajo forma parte de varios libros y su obra se encuentra en diversas colecciones institucionales en México, Estados Unidos y Europa.
En sus pinturas al óleo, entre otras características, es muy importante su forma xpresionista siendo muy importante el notar que en sus acuarelas manteniendo los principios del expresionismo maneja puntos impresionistas.
Ha sido Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte de CONACULTA en tres ocasiones.
El pintor Roger Von Gunten escribió: “La primera exposición que vi de Bragar me dejó muy inquieto; volví varias veces porque cuando estaba en mi casa me decía: ‘no, no puede ser que sea tan buena como ahora la recuerdo’, volvía y ahí estaban estas pinturas salvajes y, sin embargo, mesuradas hasta la última pincelada. Mi conmoción ante la obra de Philip Bragar nunca ha disminuido; es de primera importancia y, sobre todo, una gran lección para nosotros los pintores por su absoluta integridad, su vitalidad y su presencia inamovible”.









Articulos relacionados

.: Los autoelogios oficiales
    (Jorge Herrera Velasco)
.: El ocaso de los Quelonios
    (Roberto Bañuelas)
.: Los demonios de la corte
    (Benjamín Torres Uballe)
.: Poema
    (Joel Gustavo Rodríguez Torall)
.: Matar en nombre de un dios
    (Hugo Enrique Sáez A.)
.: Generación de 1915
    (José Miguel Naranjo Ramírez)
.: La masa ante las puertas del paraíso
    (Gerardo Ugalde)
.: Las zapatillas rojas
    (Valeria Carrara)
.: De los ultrajes a la autoridad a los ultrajes a la gente
    (Nezahualcóyotl Luna)
.: Carta a Alicia Zendejas
    (María Helena Noval)
.: Antología poética de Pedro Garfias
    (Juan Rejano)
.: El proxenetismo, una herencia cultural “De grande quiero ser padrote”. Entrevista con Rosi Orozco
    (Iván Téllez)
.: La culta polaca
    (Por Supuesto)
.: Demasiada
    (Ángel Acosta Blanco)
.: 10 lustros de Cien años de soledad
    (José Luis Velarde)
.: "El laberinto de los enigmas" 2/2
    (Cornelia Păun Heinzel)
Obras de Philip Bragar

   Clik para ampliar y click en la imagen para cerrar.