REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
18 | 11 | 2017
   

Arca de Noé

Una casa con causa


Martha Chapa

Nació sí en una familia pudiente y encumbrada del porfiriato, que aprovechó al máximo para aportar con creces sus saberes y poderes al país.
Los viajes que hizo a Europa desde joven y su asistencia a diversas instituciones, le dieron una formación excepcional para una mujer de esa época, que en general se veían atrapadas y restringidas en el ámbito familiar como amas de casa.
Antonieta Rivas Mercado sería no sólo actriz, escritora y una gran promotora cultural, sino todo un personaje del México posrevolucionario, del propio siglo XX, y cuya iniciativas se extienden benéficamente hasta nuestros días.
Su padre, el legendario arquitecto Antonio Rivas Mercado, constructor de nuestro icónico Monumento de la Independencia, desplegó por igual talento y capacidad, erigiendo muchas otras obras que forman parte del patrimonio nacional. Heredó a su muerte una enorme fortuna, que su hija Antonieta puso al servicio de la Nación, de su vida política, cultural, educativa y social. Así, entre muchos proyectos y acciones, fue la impulsora lo mismo de la creación de la Orquesta Sinfónica Mexicana, a cargo en ese entonces del célebre Carlos Chávez, que del grupo de teatro “Ulises”, donde figuraban literatos de la talla de Xavier Villaurrutia, Salvador Novo o Gilberto Owen, e igualmente promotora del voto femenino y activista política a favor de la democracia en la campaña presidencial de José Vasconcelos. Recordemos que Antonieta nace en 1900 y muere trágicamente en 1911.
Viene todo a propósito, porque justo recientemente se inauguró como tal la Casa Rivas Mercado que construyera su padre y donde ella viviera, tras un esfuerzo inmenso para restaurarla, ya que se encontraba hasta un par de años prácticamente en ruinas. Una ameritada tarea del Patronato que se instituyó y ha trabajado activamente junto con el apoyo del actual Gobierno de la Capital, incorporando el inmueble al patrimonio histórico Cultural de la Ciudad de México, en especial gracias a Ana Lilia Cepeda, y donde en lo personal junto a otras y otros de sus miembros, tenemos la enorme satisfacción de haber contribuido a su rescate y reconstrucción.
La casa o mejor dicho casona o mansión ubicada en la colonia Guerrero, luce hoy espléndida y se convertirá en un gran centro cultural, de investigación y documentación, para bien de esa zona y nuestra propia ciudad, si bien faltará todavía restaurar instalaciones aledañas que amplíen y brinden mayores espacios y funcionalidad al conjunto.
Por cierto, hay al menos un par de libros que me parece son fascinantes y de lectura imprescindible sobre el tema: A la sombra del Ángel, de Khatryn Blair, pariente de Antonieta, así como las novelas testimoniales de Vasconcelos, como El consulado o Ulises Criollo.
Lo único que lamento, con una visión retrospectiva, es que la maravillosa Antonieta Rivas Mercado sólo haya vivido 30 años, pues como sabemos se quitó la vida en la iglesia de Notre Dame, París. Aun así, continúa entre nosotros grandiosa e inolvidable, por tantas y significativas contribuciones.

http://www.marthachapa.mx
Sala-Museo Martha Chapa:
http://www.dgb.uanl.mx/bibliotecas/burrf/salamuseomarthachapa/
Facebook: Martha Chapa Benavides
Twitter: @martha_chapa