REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 10 | 2017
   

Arca de Noé

La culta polaca


Por Supuesto

El misterio de Cuevas
Hace años (en 1990 y en 1993), La Culta Polaca dio a conocer, en forma festiva, como Calaveras del Día de Muertos, la anticipada y nunca deseada muerte de José Luis Cuevas, el magistral renovador del trazo y de la pintura, el colaborador hermano de El Búho, suplemento cultural de Excélsior, revista impresa después y ahora en versión digital.
La de 1993, la más reciente, ya hacía referencia a una Sala de su recién inaugurado Museo, ubicado en el Centro Histórico:
Tuvo una muerte poética,
como José Luis quería:
al abrir su Sala Erótica,
que La Giganta lo enfría.

Pero la de 1990 fue tal vez más profunda, más reveladora de la naturaleza de José Luis, y más cercana a la profecía:
Aquí yace, finalmente,
Cuevas el hipocondriaco,
se murió de un mal cardiaco,
que no cruzó por su mente.
Como San Juan se moría,
porque ya no vivía en él,
su gripa era pulmonía
y el hospital su cuartel.
Mas el campeón en amores,
fue un día víctima de un zafio.
Y aquí está hoy bajo su epitafio:
"¡Ya ven como sí, cabrones!".

¿Por qué a la profecía?, preguntará el culto lector, informado, si se supo que fue de cáncer (o de La Cancerígena) que murió y no de un problema cardiaco. Pero si no fue una cardiopatía la que acabó con él, si fue un mal del corazón, según la acusación de sus hijas y de escritores como Homero Aridjis, que culpan de sus padecimientos a su segunda esposa, Beatriz del Carmen Bazán, por haberle sorbido el seso a través del corazón (léase enamoramiento, "que no cruzó por su mente").
Y es que terminó aislado Cuevas, él tan social, tan amiguero, tan adicto a los reflectores, a las cámaras fotográficas o de video, a figurar en la prensa, tan mediático, como hoy se dice. Apartado de amigos y familiares por su nueva esposa, y sobre todo bastante ajeno a la vida cultural, él que se creía el centro de ella.
Por Supuesto, el autor de esta sección ya no fue aceptado por su nueva esposa, tal vez por haber sido bastante cercano a la anterior Berta Riestra y aunque el llamado Gato Macho insistió en que acudiera a su casa, ante el rechazo de la mujer, prefirió ya no visitarlo. Pero lo mismo pasó con otros amigos, que se vieron impedidos de frecuentarlo. Sus hijas y su hermano Alberto se quejaron ante los medios de que Beatriz del Carmen no lo cuidaba bien y hasta interpusieron demanda penal en contra de ella por tenerlo secuestrado y expuesto por mala atención médica.
Homero Aridjis, “en público de la gente”, durante el homenaje fúnebre en Bellas Artes, insinuó que podría haber sido José Luis víctima del toloache.
Al parecer murió de cáncer o más bien de la metástasis, que pudo haber sido prevista por un médico más competente. Pero no se sabe, ni se sabrá, pues se le incineró apresuradamente, según decidió la viuda, porque ni las hijas ni el hermano fueron consultados al respecto.
El misterio rodeará los últimos años de la vida de José Luis, cuya coquetería regateó a todos sus amigos tres años de su existencia, pues se organizó en Bellas Artes su fiesta de 60 años, cuando en realidad ya tenía tres más, ya que no nació en 1934 sino en 1931. Tal vez se los restó para que pareciera más precoz su presencia en las artes visuales. Aunque ni en el festejo efectuado en Bellas Artes aceptó cumplir 60, sino 30-30, si hasta se mandó hacer unas playeras que ostentaban un dibujo suyo y la leyenda 30-30 de Cuevas. El heterónimo de esta sección, Héctor Anaya, intentó ayudarlo a soportar la pena del deterioro, al señalarle ante su público femenino que el hecho de cumplir 60 años lo haría sesentón, pero no necesariamente sex-agenario.
Allí queda el mito y el misterio, para un ocioso escritor, un Dan Brown, Región 4, que podría hacer un best-seller con un Código Cuevas. Total, si Da Vinci tuvo sus secretos, sus misterios y su mito, ¿por qué no los puede tener Cuevas?

Manual del Polaco indiciado
Con esta maldita invención de las redes sociales, agregada a la creación luciferina de las cámaras de video o fotografía con que se ha dotado a los teléfonos celulares, es inevitable que en cualquier momento, uno de esos insignes polacos que se autoprestigian en los medios que pagan y sostienen, quede expuesto a la malevolencia popular y a la suspicacia.
En esas circunstancias, La Culta Polaca, con el patriotismo que la caracteriza, ha elaborado un pequeño Manual de Manejo de crisis que brinda gratuitamente a los indiciados que puedan necesitarlo.
1. No acepte culpa alguna, cuando mucho conceda que hay cierta percepción y anticipe que en su momento se hará la aclaración necesaria.
2. Sírvase de términos "políticamente correctos". No hable de asesinato u homicidio, ni de muerte, sino de "acaecimiento lamentable".
3. Jamás diga, en nombre del Gobierno, ni de usted mismo, que se va a indemnizar a alguien, sino que el Estado le prestará su ayuda.
4. Cuídese de pronunciar “en público de la gente”, la expresión mal rato, al referirse a una muerte provocada o accidental, sobre todo delante de los deudos.
5. Cuando quede al descubierto su complicidad en un acto de corrupción y sea una demanda popular su dimisión, asegúrese de dejar en claro que "en cuanto mi jefe me la pida, presentaré mi renuncia" y que se entienda que usted sólo sirve al Presidente, su cuate, que lo llamó para ocupar el cargo.
6. Aunque ya se volvió lugar común, insista en que "se investigará hasta las últimas consecuencias" y sea contundente al afirmar que "se castigará, caiga quien caiga" y que "rodarán cabezas".
7. Olvide el compromiso que contrajo al asumir el cargo y mueva todas sus influencias y extorsione a quien sea necesario, para vender caro su silencio e impedir que "la Nación se lo demande".
8. Si es inevitable, acepte la transferencia a un cargo menor, inclusive, pero que le asegure el fuero y la impunidad, y jure hiperbólicamente su lealtad al jefe.
9. En el peor de los casos, si ha tenido que huir por alguna razón valedera y lo prenden en otro país, no se resista a la extradición. Recuerde el caso famoso del condenado a muerte que pide la gracia de que le apliquen la pena de muerte en México, porque si lo van a fusilar, es posible que ningún soldado del pelotón le atine al cuerpo y que quien dispare lo deje herido, pero no de muerte. Y si lo van a ejecutar en la horca, tal vez el verdugo no se presente porque está crudo y si la condena es a la silla eléctrica, siempre es posible conseguir al electricista que provoque un corto circuito... En fin, que aquí siempre será posible “arreglarse”.

Cuotas de carreteras
Primero fueron carreteras de cuota, construidas con dinero público, producto de los impuestos cobrados a los causantes (ya no son, como antes, contribuyentes), con lo que se violentó la libertad plasmada en el Artículo 11 de la Constitución en el sentido de poder circular libremente por el país. Y se restringe el derecho, cuando hay que pagar por usar las carreteras.
Hasta se creó una entidad pública denominada Caminos y Puentes Federales de Ingreso (CAPUFE), con lo que las pobres y sufridas “autoridades” se agenciaron una lanita extra para sus lujosos chuchulucos.
Luego, ya de plano, desvergonzadamente, so pretexto de la escasez de recursos, le dieron a particulares la concesión de hacer carreteras de cuota, que ellos cobrarían por determinados años, aunque desde luego tendrían que ponerse con su cuerno por dejarlos “servir” a la Patria. Los empresarios favorecidos, aceptaron el moche y condicionaron todo a que les fuera bien.
Pero en el caso de la Autopista del Sol, de México a Acapulco, no les fue bien y le dijeron al Gobierno "no me conviene, así que devuélveme lo que invertí". Y en ese momento sí hubo lana y les devolvieron lo invertido, para reponer a los pobrecitos. Ni modo que los de la libre empresa perdieran su lana. ¿Qué tal si se ahuyentaba el capital? Claro que hallaron a otro incauto a quien le volvieron a vender "el negocito".
Descubierta la nueva forma de sacarle provecho al "trabajo fecundo y creador" de la burocracia, las concesiones se han multiplicado y ya hasta los "segundos pisos" de las urbes también se cobran, pese a que el primero que hizo uno, en el D. F. López Obrador decidió que no debía cobrarse, pues para eso eran los fondos públicos.
Pero el sagaz señor Peña Nieto, cuando gobernaba el vecino estado de México, comenzó a cobrar un remedo de segundo piso y de allí en adelante se siguió e hizo muchos amigos constructores de carreteras de cuota, que de seguro se pusieron también con su cuota. Y lo mismo hizo Marcelo Ebrard en la Ciudad de México y no ha dejado de hacer el voraz señor MAME (o sea: Miguel Ángel Mancera Espinosa).
Así, las carreteras de cuota, pasaron a ser "cuotas de carretera", que es lo que tal vez explique no nada más el socavón de la carretera que rodea Cuernavaca, sino las decenas que hay en el país y que no se habían denunciado tan ampliamente. Y como, al parecer, la "cuota" por hacer una carretera es bastante alta, pues los constructores tienen que sacrificar los estudios de mecánica de suelos indispensables o los materiales de buena calidad, que son más caros.
En fin... Como la corrupción –ya justificó el Jefe Mayor– es cultural, pues qué se le va a hacer...
A menos que en un verdadero golpe de timón un nuevo gobierno acabe con la corrupción. Es una posibilidad.

¿Qué hace México en los clubes de los ricos y los doctos?

En las listas del G-20 (el Grupo de los 20) y de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, México siempre figura en los últimos lugares en lo que hace a niveles de bienestar, de salud pública, empleos remunerados, limpieza electoral, negocios honestos y aprovechamiento escolar. Sólo figura entre los primeros, cuando se trata de corrupción, criminalidad organizada, desaparecidos políticos o muertes dolosas.
En tales condiciones, cualquier culto polaco tiene que preguntarse, ¿qué hace el país en esos clubes de ricos, bien vestidos, educados y bien peinados? Seguramente el ridículo, pues tal vez lo tienen como referente obligado de "lo que no se debe hacer".
Ni siquiera es el pariente pobre, porque los demás se apellidan Vanderbilt, Quandt, Albrecht, Morgan, Walton, Arnault, Bettencourt, Usmanov, por lo menos, o Saudi o Rockefeller. Nadie de esos clubes es von Sánchez, ni vander Sánchez, ni siquiera Sanchovich o Sanchossohn. Él es sólo Sánchez “N”, que ni sabe el lenguaje diplomático, ni puede usar correctamente los cubiertos en el banquete de los poderosos.
¿Quién lo invitó a estar en esos grupos elitistas? ¿O quién no pudo prever que era entrar a las Ligas Mayores sin los debidos méritos? ¿Se habrá colado por la puerta trasera y magnánimos los anfitriones decidieron, como en fiesta navideña, que podrían convivir con la servidumbre, aunque convenientemente sentada en mesa aparte y lejos de las sillas principales?
¿Qué nadie se ha dado cuenta de que México es el arrimado en esas fiestas? ¿Y nadie recuerda que "el muerto y el arrimado, a los tres días apesta"? Por eso lo saludan con el guante puesto y se acercan a él con la máscara antigases. ¿No se han dado cuenta de que es un trato humillante?

Calendario 2018 de la Política
El heterónimo de esta sección, Héctor Anaya, que desde hace 15 años se ha convertido en el calendólogo por excelencia (ha hecho buenos calendarios culturales), se prepara para publicar el Calendario 2018 de la Política.
Tiene méritos para hacerlo, ya que él mismo es un culto polaco, que entre sus quehaceres incluye el editorial, además no es un doxólogo de la política sino un epistemólogo (a la manera de Platón) y además es ave de alas limpias –como pedía el poeta– pues se negó siempre a cruzar el pantano de la política.
El Calendario, motivado por el hecho de que 2018 será un año crucial por la elección presidencial que podría terminar con la hegemonía del PRI-AN, tendrá las acostumbradas efemérides de escritores nacionales y universales, adicionadas ahora con las de políticos emblemáticos, no de los comunes y corrientes, tan sólo vividores de la política partidista.
Tendrá información del origen de las ideologías, de las posiciones de izquierda, derecha y centro. Aparecerán los libros que cambiaron y siguen cambiando el mundo, los teóricos de la acción política y los escritores que la supieron analizar y novelizar. Se registrarán las muestras de humor político y las frases ingeniosas de agudos políticos con sentido del humor (porque sí los ha habido, ingeniosos e inteligentes)
También tendrá este Calendario información sobre la política nacional y los partidos más poderosos del mundo. Y quien lo consulte, podrá saber de los distintos sistemas políticos y de gobierno, más comunes en el mundo.
Será un Calendario imprescindible para todo buen y culto polaco, pero hay que apartarlo con anticipación a abrapalabra@prodigy.net.mx o al 5553-2525, pues no se vende en librerías, sino directamente en la editorial, que se localiza en la colonia Condesa.
¡Reserven el suyo a tiempo, porque la edición es limitada y se acaba pronto!

Aviadores en las aulas
De pronto, el sagaz pentavocálico Nuño, que despacha en la oficina principal de la Secretaría de Educación Pública, “descubrió” que entre los miles y miles de empleados (1 millón, 200 mil, según parece) había 40 mil profesores que cobraban sin presentarse a trabajar, ya sea en las aulas o en las oficinas educativas. Algunos de ellos, según informó, tenían la excusa de ser parte de las "comisiones sindicales", lo que hasta cierto punto es legal o por lo menos contractual.
Eliminar a estos “aviadores”, como se llama a quienes están dados de alta en la nómina, pero no trabajan, según el calculador Nuño, representará un ahorro para el gobierno de 5 mil millones de pesos al año, lo que, si Pitágoras no era funcionario del PRI, querría decir que cada uno ganaba el año $125,000.00, equivalente a $10,416.66 por mes.
Pero la cifra no es confiable, dado que el pensamiento matemático no es el fuerte de Nuño (y quizá ni siquiera el pensamiento), porque también en esos días de su descubrimiento anunciado, externó su interés por hacer de México un país bilingüe (o sea que hable inglés y español, ya que en muchos sentidos abundan los mexicanos bilingües que hablan español y náhuatl o maya o zapoteco o ñañú o purépecha o mixteco. ¿O qué las indígenas no son lenguas?).
Quiso fundamentar su dicho y aseguró que quien no sabe inglés está fuera del mundo globalizado, con lo que descalificó al cuate que le dio el puesto, ya que bien se sabe que el presidente Peña Nieto no va más allá del How are you o cuando mucho llega al Nice too meet you, cuando aparece junto a gobernantes que no hablan español y que difunden sus publicistas, para hacernos creer que puede dialogar con ellos.
Se supone que Nuño sí habla inglés, pues estudió quién sabe qué en una universidad quién sabe cuál y por eso le urge imponer la enseñanza del inglés en la educación básica y anunció que está preparando a 1,000 maestros que enseñarán el idioma del vecino país, con lo que en 20 años todo México será bilingüe (de inglés y español, tendría que aclarar, aunque como él sólo “piensa” en inglés, creerá que todos deben entender lo que él).
Así que suponiendo que no aumentara la población (pues según demógrafos avezados la población tenderá a disminuir), ese millar de maestros, según el presunto educador, podrá enseñar a hablar inglés a 120 millones de mexicanos, a 120 mil desglobalizados mexicanos, por teacher.
Si le parece una empresa tan sencilla, ¿por qué no empieza por enseñarle a su señor presidente?
¿Y por qué cree que su deber es preparar gente que sepa el idioma del poderoso vecino? ¿De veras supone que es más importante saber inglés que español? ¿No se ha enterado de que los cálculos de quienes sí saben indican que para el 2050, el país con más hispanohablantes será Estados Unidos? ¿Y entre las cosas que ignora, figurará que el tercer idioma que se aprende en el mundo es el español, con tendencia a desplazar del segundo lugar al francés y en todo caso igualar al del primero, el inglés? ¿Por qué los negociantes entienden que el español puede ser tan buena o mejor lingua franca que el inglés? Porque podrían establecer relaciones comerciales directas con 23 países, distribuidos en el mundo, que tienen al español como idioma materno.
Pero de esto no se ha enterado Nuño, porque no lee. Los niños han entendido que él sólo sabe ler, no leer.
Por otra parte, si “aviador” es el que cobra sin hacer el trabajo por el cual se le paga, ¿no sería bueno evaluar a los secretarios del gabinete de Peña Nieto, para averiguar cuántos de ellos son “aviadores”?

Una novedosa Escuela de Escritores
A partir de este año, cuando cumple 30 de haberse fundado, la Escuela de Escritores de la SOGEM (Sociedad General de Escritores de México), está renovándose, tanto en su Plan de Estudios como en su plantilla de profesores.
Fue la pionera en entender la escritura no como academicismo, sino como un oficio que se podría aprender en talleres, lo que pronto imitaron muchos, pero nunca la han igualado. Y la primera también en procurar la profesionalización del autor, para que estuviera capacitado lo mismo para hacer una novela, que para escribir un guión de cine, radio o televisión, una obra teatral o hacer el guión de un espectáculo. Todo ello merced a la experiencia práctica y no sólo teórica de sus profesores.
El propósito original que la animaba se fue deteriorando al dejar que se anquilosaran los planes de estudio y no sustituir a los maestros-escritores que dejaron de dar clases por múltiples razones por otros de parecida calidad, sino por profesores que desde la cátedra académica predicaban, pero no con el ejemplo.
Quizá no entendieron lo que Octavio Paz sentenció: "El académico escribe con corrección, pero sin emoción". Y lo que debe procurar el verdadero escritor, narrador, ensayista, poeta, dramaturgo, guionista de cine, radio o televisión y ahora de novela gráfica, es emocionar al lector o espectador. Emocionar, proviene del latín emotio, del verbo emovere, o sea mover y es lo que se intenta despertar con las palabras: "mover algo dentro de la persona" (odio, amor, miedo, arrojo) y eso sólo sabe si lo consigue el que divulga sus escritos de todas las maneras posibles, pues no produce para el cenáculo sino para públicos amplios.
Este aspecto se descuidó y la planta docente se llenó con académicos y no con reales autores. En el pasado los maestros eran Hugo Argüelles, Vicente Leñero, Beatriz Espejo, René Avilés Fabila, Emmanuel Carballo, Óscar Oliva. Hoy se está renovando la planta y vuelven a ser autores prestigiados, conocidos, que tienen un lugar en la cultura y en las librerías, en el teatro, en el cine, la radio o la televisión: Felipe Garrido, Agustín Monsreal, Carmen y Magdalena Galindo, Andrés de Luna, Martha Robles, Xavier Robles, Mauricio Carrera, Roberto López Moreno, Pavel Granados, Ricardo Álvarez, Francisco Turón, Paco Rodríguez, Héctor Anaya, Luis Kelly, Jesús Calzada, Carmen Limón, Guadalupe Alonso, Leo Mendoza, Humberto Guzmán, Alicia García Bergua y más que seguirán llegando.
El plan de estudios abarca modalidades que antes no se consideraban en la formación de escritores: Teoría y práctica de la narrativa, cuento y novela, pero también del teatro; enfoques nuevos del trabajo en radio y televisión, lectura y escritura analítica, a partir del estudio del lenguaje y el conocimiento de los clásicos, pero también historia de la cultura, del arte, estímulo de la creación artística, la literatura de vanguardia y formas modernas de la escritura, como la novela gráfica.
El Diplomado regular se imparte de lunes a jueves, pero hay otro intensivo sabatino para quienes no pueden acudir entre semana. Y para los sábados se abrió igualmente un taller de Periodismo y Divulgación de la Ciencia, pues hacen falta divulgadores que le hagan saber a la gente la importancia que tienen la ciencia y la tecnología, pues sólo con el apoyo popular se podrá lograr que se destinen más recursos a la preparación de científicos. También se imparte los sábados un Seminario de Tesis Profesional, para que se titulen quienes ya terminaron la carrera, pero no han cumplido por diferentes razones con la obligación de presentar una tesis, en las carreras o grados en que se exigen.
Se está preparando un curso para redactores de publicidad y se van a abrir varios cursos para otro tipo de escritores, los traductores: de literatura, de ciencias sociales, de ciencias físico-matemáticas y químico-biológicas.
Además, se ha instituido una modalidad para quien sólo desee cursar una materia o exclusivamente quiera seguir a un profesor. Se le admite, no obtiene diploma pero sí constancia de asistencia.
Seguramente pronto surgirán los imitadores, pero la Escuela de Escritores de la SOGEM continuará siendo la pionera en muchos aspectos. Se ubica en Coyoacán, en la casa que fue de un poeta renovador, José Juan Tablada, en Eleuterio Méndez 11, esquina con Héroes del 47. Informes al teléfono 4125-2404 o al correo electrónico:
contactoescuela@sogem.org.mx